Rehabilitación Somatosensorial del Dolor

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La rehabilitación somatosensorial del dolor, es un método, cuyo objetivo es el de disminuir la hipoestesia para así disminuir el dolor neuropático[1] . Esta rehabilitación lleva a una rigurosa evaluación del umbral de percepción de la presión para definir la calidad del tacto. A veces, la presencia de tacto como dolor dificulta el acceso a la piel. En ese caso la desaparición de la alodinia mecánica es necesaria para el tratamiento de la hipoestesia subyacente. Este método está basado en la plasticidad neuronal del Sistema somatosensorial. Existe una correlación entre el descenso del límite de percepción de la presión y el puntaje del Cuestionario de Dolor McGill.

Historia[editar]

En la Historia, en 1869 el cirujano francés Jean-Jacques Emile Létiévant[2] fue el primero en trazar un mapa de la sensibilidad alterada de la sensación cutánea: Estesiografía. En 1872, durante la Guerra de Secesión el neurólogo estadounidense Silas Weir Mitchell[3] fue el primero en observar la correlación entre las fibras alteradas cutánea y el dolor ardiente que llamó la causalgia. . Para él, la convivencia de las fibras cutáneas alteradas y no alteradas era la etiología de este síntoma de dolor neuropático. En 1909, los cirujanos ingleses Wilfred Trotter y H. Davies Morriston estudiaron en voluntarios la recuperación sensorial en la sensibilidad alterada de la piel.[4] En 1915, durante la Primera Guerra Mundial el cirujano alemán Paul Hoffmann[5] y el neurólogo francés Jules Tinel[6] descubrieron una señal de recuperación sensorial: el signo de Hoffmann-Tinel o de Tinel. En 1954, después de la Segunda Guerra Mundial, un consejo de cirujanos definió una clasificación de la recuperación sensorial.[7] En 1978, el cirujano de mano A Lee Dellon creó una nueva herramienta para seguir la recuperación sensorial: la prueba de discriminación de 2 puntos en movimiento.[8] En 1981, publicó su primer libro de texto sobre las pruebas después de la lesión del nervio y reparación, y fue el primero en proponer una re-educación de la sensibilidad.[9] En 1997, hizo su concepto más claro al proponer un nuevo título para su libro de texto: Prueba Somatosensorial y Rehabilitación.[10] En 1998, Rosen Birgit y Lundborg Göran crearon una nueva herramienta para testear la sensibilidad alterada.[11] Propusieron un tratamiento multisensorial (sentido auditivo y somatosensorial) y publicaron sus trabajos sobre re-aprendizaje sensorial.[12] La prueba somatosensorial es a la vez test y rehabilitación. Para hacer más claro el concepto Claude J. Spicher propuso, en el 2006, el concepto de rehabilitación somatosensorial en su Manual (Prólogo: Alee Dellon).[13] A medida que el sistema somatosensorial es, desde 2008, considerado como el centro de una de las etiologías de dolor neuropático, Spicher[14] propuso cambiar el concepto, en la versión francesa de Wikipedia[11] el concepto de Rehabilitación Somatosensorial por Rehabilitación Somatosensorial del Dolor, con el fin de iluminar el objetivo de este método, que consiste en reducir el dolor neuropático. En 1979, Ulf Lindblom[15] - en ese momento el presidente de la Asociación Internacional para el Estudio del Dolor - insistió en el hecho de que el dolor es en sí misma el centro de preocupación tanto para el paciente y el médico, pero las alteraciones sensoriales, que a menudo se producen en el área del dolor son importantes también.

Método[editar]

El objetivo de la rehabilitación somatosensorial[16] es aumentar la calidad del tacto o incluso normalizar la sensación del tacto.[17] Porque, cuando disminuye la hipoestesia, el dolor neuropático disminuye[18] [19] La evaluación periódica y rigurosa de la calidad de hipoestesia en términos del umbral de percepción de la presión es una parte importante de la rehabilitación.[20] [21] A veces, el territorio de hipoestesia está enmascarado por un parche de piel que es doloroso al tacto y por tanto no accesible. Desde 1979, este dolor inducido por el estímulo es llamado alodinia en la medicina. La definición original proviene de Merksey y Bogduk (1994) "el dolor producido por un estímulo que normalmente no provoca dolor".[22] En tales situaciones, mientras se hacen las pruebas de diagnóstico de las lesiones axonal en la primera sesión de terapia ocupacional y física, la prueba de la discriminación de dos puntos[23] [24] es imposible. La presencia de alodinia mecánica,[25] dificulta otros tratamientos físicos. Por la razón de que, cualquier contacto en el territorio hipersensible, aunque puede ser soportable en el momento, puede inducir un efecto posterior de dolor de varias horas o incluso varias noches sin dormir. Esta hipersensibilidad al tacto es inducida por la lesión de nervios periféricos de las grandes fibras mielinizadas A-beta.[26]

En otras palabras, después de una lesión del nervio periférico, un brote aberrante se produce en el asta dorsal que puede explicar que un estímulo no nocivo sea percibido como nocivo.[27] Este es uno de los modelos explicativos de los diferentes mecanismos de sensibilización central.

Enseñanza[editar]

Este método Somatosensitivo de Rehabilitación se imparte en Inglés, francés y alemán sobre la base de un manual.[28] [29] El Centro, donde se ha iniciado este método se practica en Friburgo Suiza, y se ha expandido desde el año 2000 a Europa, Norte de América, Australia y Argentina.

Palabras clave[editar]

Alodinia – Contra estimulación vibrotactil a distancia- Umbral de percepción de la presión – Cuestionario de Dolor McGill - pacientes con dolor neuropático

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Desfoux, N., Bender, A., Schönenweid, F., Spicher, C.J. (2008). Dolores neuropàticos invalidantes del miembro inferior izquierdo. e-News for somatosensory rehabilitation 5(3), 98-99 [1]
  2. Spicher C, Kohut G (2001). «Jean Joseph Emile Létiévant: a review of his contributions to surgery and rehabilitation». J Reconstr Microsurg 17 (3):  pp. 169–77. PMID 11336148. 
  3. Mitchell, S.W. (1872) Injuries of Nerves and their Consequences. Philadelphia: JB Lippincott Co
  4. Trotter W, Davies HM (1909). «Experimental studies in the innervation of the skin». J Physiol 38 (2-3):  pp. 134–246. PMID 16992967. [2]
  5. Hoffmann P, Buck-Gramcko D, Lubahn JD. (1983). «The Hoffmann-Tinel sign». J Hand Surg Br 18 (6):  pp. 800–5. PMID 8308447. [3]
  6. Tinel, J. Nerve wounds. London: Baillère, Tindall and Cox, 1917
  7. Zachary R B (1954). Results of nerve suture. In H.-J. Seddon (Ed.), Peripheral Nerve Injuries (pp. 354-388). London, England: Her Majesty's Stationery Office. Medical Research Council Special Report Series n° 282
  8. Dellon AL (1978). «The moving two-point discrimination test: Clinical evaluation of the quickly adapting fiber/receptor system». J Hand Surg 3 (5):  pp. 474–81. PMID 568154. 
  9. Dellon AL (1981). Evaluation of Sensibility and Re-education of Sensation in the Hand. Baltimore: Williams & Wilkins [4]
  10. Dellon AL. (1997). Somatosensory Testing & Rehabilitation. Bethesda Maryland: American Occupational Therapy Association [5]
  11. Rosen B, Lundborg G (1998). «A New Tactile Gnosis Instrument in Sensibility Testing». J Hand Ther 11 (4):  pp. 251–57. PMID 9862262. 
  12. Rosen B, Bjorkman A, Lundborg G (2006). «Improved sensory relearning after nerve repair induced by selective temporary anaesthesia - a new concept in hand rehabilitation». J Hand Surg Br 31 (2):  pp. 126–32. PMID 16352379. 
  13. Spicher CJ. Handbook for Somatosensory Rehabilitation. Montpellier, Paris: Sauramps Médical, 2006. [6]
  14. Treede RD, Jensen TS, Campbell JN, Cruccu G, Dostrovsky JO, Griffin JW, Hansson P, Hughes R, Nurmikko T, Serra J (2008). «Neuropathic pain: redefinition and a grading system for clinical and research purposes». Neurology 70 (18):  pp. 1630–5. PMID 18003941. 
  15. Lindblom U, Hansson P (1979). «Sensory functions in chronic neuralgia». J Neurol Neurosurg Psych 42 (5):  pp. 422–35. PMID 448382. [7]
  16. Dellon, AL. (2000). Somatosensory Testing & Rehabilitation. Baltimore: The Institute for Peripheral Nerve Surgery
  17. Spicher, C.J., Desfoux, N. & Sprumont, P. Atlas des territoires cutanés du corps humain; Esthésiologie de 240 branches. Montpellier, Paris: Sauramps Médical, 2010[8]
  18. Spicher, C.J. & Clément-Favre, S. (2008).Chronic Neuropathic Pain decreases through Somatosensory Rehabilitation. RAE : Recueil Annuel francophone belge d'Ergothérapie, 1, 25-37.
  19. Mathis, F., Degrange, B., Desfoux, N., Sprumont, P., Hecker, E., Rossier, Ph. & Spicher, C.J. (2007). Diminution des douleurs neuropathiques périphériques par la rééducation sensitive. Rev Med Suisse, 3(135), 2745-2748[9]
  20. Frey von, M. Untersuchung über die Sinnesfunktion der Menschlichen Haut : Erste Abhandlung: Druckempfindung und Schmerz. Des XXII Bandes der Abhandlungen der mathematisch – physischen Classe der Königl. Sachsischen Gesellschaft des Wissenschaften, n°III:175-266, Leipzig: S. Hirzel,1869]
  21. Semmes, J., Weinstein, S., Ghent, L. & Teuber, H.L. Somatosensory changes after penetrating brain wounds in man. Cambridge, MA : Harvard University Press, 1960
  22. Merskey & Bogduk (Eds.) Classification of Chronic Pain. Seattle: IASP Task Force on Taxonomy, 1994
  23. Weber, EH. (1834). De pulsu, resorptione, auditu et tactu. Leipzig: Koehler. Its 4th section is translated as: Weber, EH. (1978). Sense of Touch. London: Academic Press
  24. Novak CB, Mackinnon SE, Kelly L. (1993). «Correlation of Two-Point Discrimination and Hand Function Following Median Nerve Injury.». Ann Plast Surg (31):  pp. 495-498. PMID 8297078. 
  25. Spicher, C.J., Mathis, F., Degrange, B., Freund, P. & Rouiller, E.M. (2008). Static Mechanical Allodynia is a Paradoxical Painful Hypoaesthesia: Observations derived from neuropathic pain patients treated with somatosensory rehabilitation. Somatsens Mot Res, 25(1), 77-92. http://doc.rero.ch/lm.php?url=1000,43,2,20080507152616-JF/rouiller_sma.pdf
  26. Devor M (June 2009). «Ectopic discharge in Abeta afferents as a source of neuropathic pain». Exp. Brain Res. 196 (1):  pp. 115–28. doi:10.1007/s00221-009-1724-6. PMID 19242687. 
  27. Kohama I, Ishikawa K, Kocsis JD (2000) Synaptic reorganization in the substantia gelatinosa after peripheral nerve neuroma formation: aberrant innervation of lamina II neurons by Abeta afferents. J Neurosci 20: 1538-49
  28. Spicher, C.J. Handbook for Somatosensory Rehabilitation. Montpellier, Paris : Sauramps Médical, 2006. [10]
  29. Mackinnon, S.E. & Novak, C.B. "Book Review" : Handbook for Somatosensory Rehabilitation.J Hand Surg (Am) 2007;32(8):1306(one page)

Enlaces externos[editar]