Regulación Macroprudencial

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término de regulación macroprudencial se caracteriza por el enfoque en la regulación financiera dirigida para mitigar el riesgo del Sistema financiero como un todo (o “riesgo sistemático"). Tras la crisis financiera, a finales del decenio de 2000, hubo un creciente consenso entre los responsables políticos y los investigadores económicos acerca de la necesidad de reorientar el marco regulatorio hacia un perspectiva macroprudencial.

Historia[editar]

Como se documenta por Clemente (2010),[1] el término "macroprudencial" fue usado por primera vez a finales de 1970 en documentos publicados por el Comité Cooke (el precursor del Comité de Basilea de Supervisión Bancaria) y del Banco de Inglaterra. Pero solo en la temprana década del 2000—después de dos décadas de las recurrentes crisis financieras en el sector industrial y muy a menudo, los países de mercados emergentes[2] —por qué el enfoque macroprudencial del marco regulatorio y de la supervisión son cada vez más promovidas, especialmente por autoridades del Banco de Pagos Internacionales. Un más amplio acuerdo en esa relevancia ha sido alcanzado como resultado la crisis financiera de los años 2000.

Objetivos y justificación de la regulación macroprudencial[editar]

El principal objetivo de la regulación macroprudencial es para reducir el riesgo y los costos macroeconómicos de la inestabilidad financiera. Es reconocida como un ingrediente necesario para llenar el vacío entre la política macroprudencial y la tradicional regulación microprudencial de las instituciones financieras.[3] ).

Perspectivas macro y microprudencial: comprender las diferencias[editar]

Siguiendo a Borio (2003),[4] las perspectivas macro y microprudenciales difieren en términos de sus objetivos y comprensión en la naturaleza del riesgo. La regulación macroprudencial tradicional busca mejorar la seguridad y solidez de las instituciones financieras individuales como oposición a la vista macroprudencial, que se centra en el bienestar del sistema financiero en su conjunto. Además, el riesgo es tomado como exógeno dentro de la perspectiva macroprudencial, en el sentido del supuesto de algún choque potencial desencadenando una crisis financiera, tiene su origen más allá del comportamiento del sistema El enfoque macroprudencial, por otra parte, se reconoce que los factores de riesgo pueden configurar de forma endógena, es decir, como un fenómeno sistémico. En línea con estas razones, la política macroprudencial dirige la interconexión de diversas entidades financieras y mercados, así como su exposición a factores económicos de riesgo comunes. También se centra en el comportamiento procíclico del sistema financiero y en el esfuerzo para fomentar su estabilidad.

Table macroprudential vs microprudential.
Differencias entre enfoques macro- y microprudencial (Fuente: C. Borio, 2003).

Justificación teórica para la Regulación Macroprudencial[editar]

En el terreno teórico, se ha argumentado que una reforma de la regulación prudencial debería integrar tres paradigmas diferentes:[5] el paradigma de agencia, el de externalidades del paradigma, y el cambios de humor del paradigma. El papel de la regulación macroprudencial se mueve especialmente con los dos últimos. El paradigma de la agencia destaca la importancia de los problemas del agente principal. El principal argumento es que, en su papel de prestamista de último recurso y proveedor de los seguros de depósitos, el gobierno altera los incentivos de los bancos para llevar a cabo los riesgos. Ésta es una manifestación del problema principal-agente conocido como el Riesgo moral. Más concretamente, la coexistencia de los seguros de depósitos y cartera de los bancos insuficientemente regulados inducen las instituciones financieras a tomar riesgos excesivos.[6] Este paradigma, sin embargo, asume que el riesgo proviene de la maleficencia individual, y de ahí está en desacuerdo con el énfasis sobre el sistema en total que caracteriza el acercamiento macroprudencial. En el paradigma de exterioridades, llaman al concepto clave la exterioridad pecuniaria. Esto es definido como la exterioridad que surge cuando la acción de un agente económico afecta el bienestar de otro agente por efectos sobre precios. Argumentado por Greenwald y Stiglitz (1986),[7] cuando existen distorsiones en la economía (por ejemplo, mercados incompletos o información imperfecta [8] ) intervención política puede hacer que todos estén mejor en un sentido de la eficiencia de Pareto. De verdad, un número de autores han mostrado que cuando la cara de agentes toma prestado coacciones u otros tipos de fricciones financieras, exterioridades pecuniarias surgen distorsiones diferentes, aparece como el sobre préstamo, la toma de riesgos excesiva y los niveles excesivos de deuda a corto plazo.[9] en estos entornos la intervención macroprudencial puede mejorar la eficacia social. Un estudio de la política del Fondo Monetario Internacional sostiene que las externalidades de riesgo entre las instituciones financieras y de ellos a la economía real son las fallas de mercado que justifican la regulación macroprudencial. .[10]

En el paradigma de los cambios de humor, Espíritus animales de Keynes pueden influir críticamente en el comportamiento de los directivos de las instituciones financieras, provocando un exceso de optimismo en las buenas y la reducción repentina de riesgos en el camino hacia abajo. Como resultado, las señales de los precios en los mercados financieros pueden ser ineficaces, lo que aumenta la probabilidad de problemas sistémicos. El papel de un supervisor macroprudencial a futuro, la moderación de la incertidumbre y de alerta ante los riesgos de la innovación financiera, por lo tanto, está justificado.

Indicadores del Riesgo Sistemático[editar]

Con el fin de medir el Riesgo sistémico, la regulación macroprudencial depende de varios indicadores. Como se ha mencionado en Borio (2003),[11] una distinción importante es entre las medición de las contribuciones al riesgo de cada entidad (la dimensión de la sección transversal) y medición de la evolución (p.ej. procíclicidad) del Riesgo sistémico a través del tiempo (la dimensión temporal).

La dimensión temporal del riesgo puede ser monitoreada por la información de seguimiento del balance—el total de los activos y sus, responsabilidades y la estructura de capital— así como el valor de los títulos comerciales de las instituciones y los títulos disponibles para la venta. Además, otras herramientas financieras sofisticadas y los modelos han sido desarrollados para evaluar la interconexión a través de intermediarios (como puede ser CoVaR[12] ) y la contribución de cada institución al Riesgo sistémico (identificado como "Déficit Marginal Esperado" en Acharya et al., 2011[13] ).

Al llevar la dimensión temporal del riesgo, un amplio conjunto de variables se utilizan normalmente, por ejemplo: relación entre el crédito a PIB, bienes activos precios, proporción de no-núcleo de las responsabilidades principales del sector bancario, y los agregados monetarios. Algunos indicadores de alerta temprana se han desarrollado que abarca estas y otras piezas de datos financieros (véase, por ejemplo, Borio y Drehmann 2009 [14] ). Por otra parte, se utilizan las pruebas de tensión macro para identificar las vulnerabilidades en la estela de un resultado adverso simulado.

Herramientas Macroprudenciales[editar]

Una larga lista de instrumentos has sido propuestos;[15] sin embargo, no hay un acuerdo sobre cuál debe desempeñar el papel principal en la implementación de la política macroprudencial. La mayor parte de estos instrumentos son dirigidos a prevenir la procíclicidad del sistema financiero en los activos y los pasivos, tales como:

Las siguientes herramientas sirven para el mismo propósito, pero adicionalmente con funciones adicionales que han sido atribuidos a ellos, como se indica a continuación:

  • Anticíclica requisito de capital - para evitar la excesiva contracción del balance de los bancos en problemas.
  • Tapa al apalancamiento (finanzas) - para limitar activos el crecimiento mediante la vinculación de activos de los bancos a su capital (financiación).
  • Tasa sobre los pasivos no básicos - para mitigar las distorsiones de precios que causan excesivo activos crecimiento.
  • [Encaje []] variable en el tiempo - como un medio para controlar los flujos de capital con fines de vigilancia, especialmente para las economías emergentes.

Para prevenir la acumulación de deuda a corto plazo:

  • Liquidez Índice de cobertura
  • Liquidez por riesgo que penalizan la financiación a corto plazo
  • Requerimiento de capital recargos proporcional al tamaño de desfases de vencimiento
  • Requisitos mínimos de corte de pelo en valores respaldados por activos

Además, los diferentes tipos de instrumentos capital contingente (p.ej., "convertibles contingentes" y "seguro de capital") han sido propósitos para facilitar la recapitalización del banco en un evento de crisis.

Implementación de Basilea III[editar]

Varios aspectos de Basilea III reflejan un enfoque macroprudencial approach de la regulación financiera.[16] En efecto, el Comité de Basilea reconocen la importancia sistématica de las instituciones financieras en el texto de las reglas. Más concretamente, dentro de los requisitos de capital de los bancos de Basilea III han sido reforzados y un nuevo requisito de liquidez, una tapa de apalancamiento y un colchón de capital anticíclico se han introducido. Además, se requiere que los bancos más grandes y activas a nivel mundial para mantener más capital y de mayor calidad, lo cual es consistente con el enfoque de sección transversal para el riesgo sistémico.

Efectividad de las herramientas macroprudenciales[editar]

Para el caso España, Saurina (2009)[17] argumenta que las provisiones para pérdidas de préstamos dinámicos (introducido en julio de 2000) son provechosas de tratar con prociclidad en la banca porque los bancos son capaces de construir parachoques para malos tiempos. Utilizando los datos del Reino Unido, Aiyar et al. (2012)[18] encontramos que los bancos irreguladores en el Reino Unido han sido capaz de cambios en la oferta del crédito, inducido por los requisitos de capital mínimo que varían en el tiempo sobre los bancos regulados para compensaciones parcialmente. Por lo tanto, infieren una "fuga" potencialmente sustancial de la regulación macroprudencial del capital bancario. En la esfera de los mercados emergentes, varios bancos centrales han aplicado políticas macroprudenciales (p.ej., el empleo de exigencias de la reserva) al menos desde la secuela de la Crisis financiera asiáticaen 1997 y la Crisis financiera rusa en 1998. La mayor parte de las autoridades de estos bancos centrales consideran que tales instrumentos con eficacia contribuyeron a la resistencia de sus sistemas domésticos financieros tras la crisis financiera de finales de la década de 2000.[19]

Costo de la regulación macroprudencial[editar]

Hay disponible evidencia teórica y empírica acerca del efecto positivo de las finanzas a largo plazo con crecimiento económico. Como consecuencia, se ha planteado el impacto de las políticas macroprudenciales en el dinamismo de los mercados financieros y, sucesivamente, en las inversiones y el crecimiento económico. Popov y Smets (2012)[20] recomiendan que las herramientas macroprudenciales sean empleadas más fuerza durante los auges costosos impulsados por un sobreendeudamiento, la orientación de las fuentes de externalidades, pero preservando la contribución positiva de los mercados financieros para el crecimiento.

En el análisis de los costos de mayor requisitos implica un enfoque macroprudencial, Hanson (2011)[21] reportan que los efectos a largo plazo sobre las tasas de préstamos para los prestatarios deben ser cuantitativamente pequeña.[22]

Algunos estudios teóricos indican que las políticas macroprudenciales pueden tener una contribución positiva al crecimiento promedio de largo plazo. Jeanne y Korinek (2011),[23]  por ejemplo, muestran que en un modelo con externalidades de las crisis que se  presentan en contextos de liberalización financiera, un buen diseño de la  regulación macroprudencial reduce el riesgo de crisis e incrementa el crecimiento a largo plazo  como  la  ya que mitiga los ciclos de la auge y caídas.

Aspectos Institucionales[editar]

La autoridad de supervisión macroprudencial puede ser dada por una sola identidad, existe (tal como el banco central) o una nueva, o ser una responsabilidad entre diferentes instituciones (autoridades monetarias y fiscales). Ilustrativamente, la administración del riesgo sistémico en Estado Unidos es centralizado en la Foro de Estabilidad Financiera, establecida en 2010. Es presidida por la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos y sus miembros son el presidente del Sistema de la Reserva Federal y todos las principales cuerpos regulatorios de Estados Unidos. En Europa, la tarea también ha sido asignada desde 2010 a un nuevo cuerpo, la Junta Europea de Riesgo Sistémico, cuya secretaría está asegurada por el Banco Central Europeo. A diferencia de Estados Unidos, la Junta Europea de Riesgo Sistémico carece de ejecución directa.

El papel de los bancos centrales[editar]

En persecución de su objetivo de conservar estabilidad de precios, los bancos centrales permanecen atentos a la evolución de la realidad y de los mercados financieros. Así, una relación complementaria entre macroprudencial and política monetaria ha sido defendida, aunque la autoridad supervisora macroprudencial no es dada por el mismo banco. Esto es bien reflejado por la estructura organizativa de las instituciones como el Foro de Estabilidad Financiera y Junta Europea de Riesgo Sistémico, donde los banqueros centrales tienen una participación decisiva. La cuestión de si la política monetaria debe contrarrestar directamente los desequilibrios financieros permanece más polémico, a pesar de que de hecho se ha propuesto como una herramienta complementaria provisional para hacer frente a las burbujas de precios de los activos.[24]

Dimensión Internacional de la regulación Macroprudencial[editar]

En el plano internacional, hay varias posibilidades de fugas y de arbitraje de la regulación macroprudencial, tales como el préstamo de los bancos vía extranjera y préstamo directo fronterizo.[25] También, como economías emergentes imponen controles en los flujos de capitales con propuestas prudenciales, otros países pueden sufrir negativamente efectos indirectos.[26] Por lo tanto, la coordinación global de políticas macroprudenciales son consideradas cono necesarias para fomentar su eficacia.

Véase También[editar]

Referencias[editar]

  1. Clement, P. (2010). The term "macroprudential": origins and evolution. BIS Quarterly Review, March.
  2. See Reinhart, C. and Rogoff, K. (2009). This time is different: Eight centuries of financial folly. Princeton University Press.
  3. Bank of England (2009). The role of macroprudential policy. Bank of England Discussion Paper, November.
  4. Borio, C. (2003). Towards a macro-prudential framework for financial supervision and regulation? BIS Working Papers No 128, February.
  5. de la Torre, A. and Ize, A. (2009). Regulatory reform: Integrating paradigms. The World Bank. Policy Research Working Paper 4842.
  6. See Kareken, J. and Wallace, N. (1978). Deposit insurance and bank regulation: A partial-equilibrium exposition, Journal of Business, 51: 413-438.
  7. Greenwald, B. and Stiglitz, J. (1986). Externalities in economies with imperfect information and incomplete markets, Quarterly Journal of Economics, 101: 229-264.
  8. http://www.econport.org/content/handbook/Imperfect-Information.html
  9. For surveys in this literature, see e.g. Bianchi, J. (2010). Credit externalities: Macroeconomic effects and policy implications. American Economic Review: Papers & Proceedings, 100: 398-402; and Korinek, A. (2011). The new economics of prudential capital controls: A research agenda. University of Maryland. Mimeo.
  10. De Nicolo, G., G. Favara and L. Ratnovski (2012). Externalities and macroprudential policy, IMF Staff Discussion Note 12/05.
  11. Borio, C. (2003). Op.cit.
  12. See Adrian, T. and Brunnermeier, M. (2011). CoVaR. NBER Working Papers 17454, National Bureau of Economic Research.
  13. Acharya, V., Pederssen, L., Phillipon, T. and Richardson, M. (2010). Measuring Systemic Risk. New York University. Mimeo.
  14. Borio, C. y Drehmann, M. (2009) Evaluación del riesgo de crisis bancarias -. Revisited. Informe Trimestral del BPI, marzo.
  15. See, inter alia, Shin, H. (2011). Macroprudential policies beyond Basel III. In: BIS Papers No 60, December; Hanson, S., Kashyap, A. and Stein, J. (2011). A macroprudential approach to financial regulation. Journal of Economic Perspectives, 25: 3-28; Goodhart C. and Perotti, E. (2012). Preventive macroprudential policy. VoxEU.org, 29 February; and the references in Galati, G. and Moessner, R. (2011). Macroprudential policy -- a literature review. BIS Working Papers No 337, February.
  16. See Borio, C. (2011). Rediscovering the macroeconomic roots of financial stability policy: journey, challenges and a way forward. BIS Working Papers No 354, September.
  17. Saurina, J. (2009). Dynamic provisioning: The case of Spain. The World Bank. Note Number 7, July.
  18. Aiyar, S., Calomiris, C. and Wieladek, T. (2011). Does Macro-Pru leak? Evidence from a UK policy experiment. NBER Working Papers 17822, National Bureau of Economic Research.
  19. For the case of some Latin American countries, see e.g. Castillo, P., Contreras, A., Quispe, Z. and Rojas, Y. (2011). Política macroprudencial en los países de la región. In: Revista Moneda, Central Bank of Peru.
  20. Popov, A. and Smets, F. (2012). On the tradeoff between growth and stability: The role of financial markets. VoxEU.org, 3 November.
  21. Hanson, S., Kashyap, A. and Stein, J. (2011). A macroprudential approach to financial regulation. Journal of Economic Perspectives, 25: 3-28.
  22. See also Schanz, J., Aikman, D., Collazos, P., Farag, M., Gregory, D. and Kapadia, S. (2011). The long-term economic impact of higher capital levels. In: BIS Papers No 60, December, as well as the references cited therein.
  23. Jeanne, O. and Korinek, A. (2011). Booms, Bust and Growth. Johns Hopkins University and University of Maryland. Mimeo.
  24. See Bernanke, B (2008). Monetary policy and the housing bubble. Speech at the Annual Meeting of the American Economic Association, Atlanta, Georgia. January 3, 2010.
  25. Bank of England (2009), Op.cit.
  26. Korinek, A. (2011), Op.cit.

Bibliografía y enlaces externos[editar]