Regresión de edad (en terapia)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La regresión de edad en terapia, se entiende en general, como la técnica empleada, para que los sujetos puedan evocar y revivir situaciones pasadas de sus vidas, incluso no recordadas conscientemente. En psicología clínica, muchos autores tienen su propia definición: “La absorción intensificada en los recuerdos y su utilización”,[1] “El regreso a estadios de desarrollo o experiencias anteriores en el tiempo mediante sugestiones hipnóticas,[2] etc. Es utilizada en diversas especialidades como técnica terapéutica, cada una con sus propios métodos. En general se trata, con diferentes procedimientos, de enfrentar al sujeto con esos eventos pasados y tratar de resolver conflictos psicológicos, enfermedades o disfunciones psíquicas.

La regresión de edad, terapéuticamente, nada tiene que ver con la llamada “regresión a vidas pasadas”(en:Past life regression)(es:Regresión), en las que el sujeto supuestamente evoca vidas anteriores a la suya actual (Brian Weiss, Raymond Moody, etc.). Aunque en diversas terapias regresivas, suele mezclarse con la regresión de edad (Psicología transpersonal, Rebirthing, etc.).

Origen[editar]

“La regresión de edad”, o “regresión temporal”, proviene originalmente del psicoanálisis. Sigmund Freud divide la regresión bajo tres formas, “regresión tópica”, “regresión formal” y “regresión temporal”, siendo ésta: “el retorno a un modo de funcionamiento psíquico más simple, característico de un estado anterior del desarrollo psicológico.[3] Y de esta forma, es como se entiende generalmente en psicología, definiéndolo más concretamente:

Dentro de un proceso psíquico que comporta una trayectoria o un desarrollo, se designa por regresión un retorno en sentido inverso, a partir de un punto ya alcanzado, hasta otro situado anteriormente

Diccionario de Psicología[4]

Dichas regresiones pueden tener un carácter permanente o pasajero. Generalmente es producido como mecanismo de defensa, ante situaciones estresantes y dolorosas para el sujeto, desde un punto de vista psíquico.

Posteriormente, con el afianzamiento de la hipnosis regresiva en la psicología clínica, se amplió dicho concepto a los métodos terapéuticos de otras especialidades que podían producir un efecto similar.

La regresión de edad como fenómeno[editar]

La “regresión temporal” no es el simple acceso mental a un recuerdo, puesto que para que se haya regresión tal como se produce en terapia, el sujeto debe reexperimentar la situación pasada como si estuviera sucediendo en el momento, en la que además de visualizarla debe sentirla con toda o parte de la carga emocional que se produjo en el pasado. Y para ello, debe estar en determinadas condiciones no ordinarias.

En la década de los 70 se verifica científicamente, el neurofisiólogo y cirujano Wilder Penfield explica que al estimular eléctricamente los lóbulos temporales del cerebro, los pacientes experimentan recuerdos vívidos y detallados de episodios pasados de sus vidas.[5] [6] [7] [8]

No eran sueños. Eran activaciones eléctricas del registro secuencial de la consciencia, un registro que se había ido formando durante la experiencia anterior del paciente. El paciente revivía todo aquello de lo que había sido consciente en ese periodo anterior de su vida como una película retrospectiva.

Wilder Penfield[9]

También se ha estudiado mediante la ingestión de diversos alucinógenos. Quizás los experimentos con Ácido lisérgico (LSD), durante las décadas de los 50 y 60, llevados a cabo por el psiquiatra Stanislav Grof –cocreador de la Psicología Transpersonal- sean de los más relevantes. Grof, encontró que incluso se producían regresiones intrauterinas, mostrando datos que en numerosos casos fueron confirmados.[10] [11]

Igualmente se han estudiado con diversos tipos de máquinas. Los Drs. Elmer Green (descubridor del biofeedback) y Alice Green, entrenaron a sujetos con aparatos de biofeedback, y estos informaban de evocaciones extraordinariamente vívidas de sucesos olvidados de su infancia, no siendo únicamente rememoraciones de experiencias, sino revivir intensamente el evento pasado.[12] [13]

Asimismo posible, y relativamente frecuente, es la regresión temporal de forma espontánea por Memoria Asociativa (regresión de edad espontánea). Un suceso determinado, un olor, una pieza musical, etc., en presencia de una determinada emoción, pueden hacer revivir intensamente sucesos pasados, incluso no recordados conscientemente.[14] [15]

También hay que indicar que la regresión de edad constituye uno de los elementos para comprobar la susceptibilidad y profundidad hipnótica de los sujetos: Por ejemplo en la Escala de LeCron Bourdeaux dividida en 50 grados de profundidad, la regresión de edad se sitúa en la gradación 42.[16] [17] Igualmente en la Escala de Susceptibilidad Hipnótica de Stanford, forma C (SHSS:C), se sitúa en el ítem 7 de 12 posibles.[18] [19]

Por otra parte hay que resaltar, que la regresión de edad aplicada en terapia ha sido ampliamente estudiada, fundamentalmente desde la hipnosis. Por ejemplo, los primeros estudios y experimentos se hallan registrados en la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos e Institutos Nacionales de Salud de EUA (PubMed), desde los años 40 y 50.[20] Desde entonces los estudios y trabajos científicos han sido muy numerosos, tanto en si misma, como por su utilidad o no, su utilización con otras técnicas, etc. Entre ellos:

La regresión de edad en terapia[editar]

Indica el psicólogo clínico Michael D. Yapko:

Las técnicas de regresión de edad consisten en guiar al cliente mientras se remonta en el tiempo hasta alguna experiencia para reexperimentarla (se denomina «revivificación») como si estuviera sucediendo aquí y ahora, o simplemente haciendo que la persona recuerde la experiencia la más vívidamente posible (se denomina hipermnesia). En la revivificación el cliente está inmerso en la experiencia, reviviéndola de modo muy parecido a como cuando se fue incorporando en la memoria en el momento en que realmente ocurrió. En la hipermnesia el cliente está en el presente mientras que simultáneamente evoca vívidamente detalles del pasado.

Michael D. Yapko[1]

La regresión de edad es utilizada como método terapéutico por varias especialidades: en general se trata de que el sujeto reviva y vivencie dichos recuerdos (que pueden ser no conscientes), enfrentarlos con ellos y mediante diversos métodos tratar de resolver los conflictos, enfermedades o disfunciones psíquicas que aquejan al sujeto.

Las más conocidas:

  • Psicología clínica: En esta especialidad, la regresión es una más de las técnicas utilizadas (Hipnosis regresiva) en su proceso terapéutico. Para ello emplea la hipnosis profunda. En la escala de LeCron Bourdeaux, el trance profundo se sitúa en la gradación 28, alcanzando la regresión de edad 42.[16] [47] Se puede inducir directamente o surgir espontáneamente en el curso de una sesión hipnótica (“regresión espontánea”).[48] Esta técnica, es quizás la más antigua en la medicina moderna y la más utilizada. Los procedimientos para producir dicha regresión dentro de la psicología clínica son muy variados. “Cualquier patrón de sugestión que ayude a que el sujeto experimente subjetivamente que se remonta en el tiempo es un método de regresión temporal”.[49] Y puede servir de instrumento terapéutico para evocar y comprender eventos pasados, los sentimientos que producen en relación con el presente, redefinir la propia imagen y sacar nuevas conclusiones más adaptadas[2] [1] O como indica el profesor de psicología de la Universidad de Chile y Diego Portales, Mario Pacheco León:

    La regresión de edad posee más usos terapéuticos que solamente tratar eventos traumáticos, también es útil para: (1) extraer recursos que el paciente ha adquirido en su vida y de los cuales no está consciente, y (2) la creación de pseudo-recuerdos terapéuticos que modificarán la experiencia actual del paciente

    Mario Pacheco León[50]
  • Psicología transpersonal: Grof, junto a su esposa Cristina, creó una técnica llamada Respiración Holotrópica, en la que combinando una serie de elementos, como control de la respiración, música, dibujo, trabajos en grupo, etc., supuestamente se consiguen regresiones incluso perinatales y a vidas anteriores(en:Past life regression)(es:Regresión), experiencias místicas, experiencias metafísicas de vida, etc. Se utiliza como instrumento de desarrollo y sanación mediante el acceso a la génesis de los problemas emocionales y psicosomáticos, la autocomprensión y la expansión del yo.[51] [52] Indica Grof:

    la Respiración Holotrópica,…, nos permite acceder a estados no ordinarios de conciencia en los que el material biográfico significativo procedente de nuestra temprana infancia emerge a la superficie desde las primeras sesiones. De este modo, las personas no solo tienen acceso a recuerdos procedentes de su niñez y de sus primeros años sino que también suelen conectar vívidamente con su nacimiento, la vida del feto e, incluso, aventurarse en dominios de la experiencia que se hallan más allá de su vida intrauterina… Todo es experimentado con una inusual viveza y claridad.

    Stanislav Grof[53]
  • Anatheóresis: La regresión de edad es la base de esta psicoterapia creada por Joaquín Grau. El método utilizado es una relajación profunda a la banda theta de ritmos cerebrales llamada IERA (Inducción al estado regresivo anatheorético), y con la que también, supuestamente, se consiguen regresiones a la niñez, al parto y a la vida en el útero materno. Pero especifica que no deben ser simples recuerdos, sino experiencias vivenciadas:

    La vivencia no es historia, tampoco es simple proyección fantasmal, la vivencia es el hecho real -con toda la carga emocional- que se encuentra por debajo del recuerdo que de ese hecho hemos formado al compensarlo... Vivenciar, por tanto, no es un ejercicio que nos permite fantasear. Cuando se vivencia solo puede autoproyectarse el hecho concreto vivido, con toda su realidad energética

    Joaquín Grau[54]
    En su terapéutica, el principal instrumento utilizado es la llamada Dialéctica anatheorética (DA). En ella se han de evitar las características verbales del hemisferio cerebral izquierdo y se trata de que el sujeto, consciente pero en IERA, llegue a la comprensión profunda de las causas de sus disfunciones, mediante el enfrentamiento de sus procesos emocionales actuales con las vivencias regresivas. Y con ello pueda llegar la liberación emocional y la curación[55]
  • Rebirthing (de Rebirthing-Breathwork en inglés, abreviado a Rebirthing) o Renacimiento en castellano: Es una técnica creada por Leonard Orr en Estados Unidos en las décadas de 60 y 70. El Renacimiento emplea una serie de métodos de respiración controlada mezclados con técnicas de pensamiento creativo. El objetivo del rebirthing, es la integración en contraposición a la represión. Trata de recrear el pasado buscando las represiones, encontrarlas y trabajarlas para su integración como nuevas creencias positivas. Considera que se puede llegar a una nueva comprensión de la vida, sanación, incremento de la sabiduría personal y desarrollo de las capacidades psíquicas, mediante lo que llama Orr, Limpieza del impulso de muerte. Acepta como cierta la reencarnación y por tanto también, supuestamente, realiza regresiones a vidas pasadas(en:Past life regression)(es:Regresión).[56] [57]
  • Psicoanálisis: En primer lugar hay que señalar, que en psicoanálisis no existe como objetivo la regresión de edad en si misma, pero en el proceso psicoanalítico se puede dar. La herramienta a través de la cuál ocurre es la llamada Asociación libre. Inicialmente esta técnica, creada por Freud, se empleó en la interpretación de los sueños, pero luego se convirtió en el principal instrumento dentro de la terapia psicoanalítica, o como el propio Freud la llamó, “Regla fundamental”. Es a raíz de observar (años 30) dichas regresiones, y las catarsis o abreacciones consiguientes en sus pacientes, y que por aquel entonces eran consideradas como un obstáculo para la terapia, cuando Sandor Ferenczi crea la Regresión terapéutica. Aunque, posteriormente se retiró de la práctica psicoanalítica, fue clave en la introducción de una serie de elementos positivos de la regresión formal para la consideración analítica.[58]

De las cuatro primeras han surgido gran número de otras terapias. Terapeutas formados en aquellas especialidades, por diversos factores, han creado otras, copiando y ó mezclando de todas o de varias de ellas sus soportes teóricos y prácticos. En general suelen mezclar la regresión de edad y la regresión a vidas pasadas.

Estados no ordinarios de conciencia[editar]

Desde el punto de vista conceptual, no existe una definición única o consensuada de lo que es un Estado Alterado de conciencia (EAC) o un estado no ordinario de conciencia. Cada especialidad o cada autor, lo define particularmente, aunque todas coinciden en que se caracterizan por cambios sensibles en la percepción.[59] [60] [61] Desde el punto de vista fisiológico, se puede decir que el estado ordinario de conciencia se caracteriza por altos trenes de ritmos cerebrales de ondas beta, con poca actividad alfa, y prácticamente nula actividad de ondas lentas (theta y delta), es el estado de vigilia. Por todo ello, las distintas especialidades indican que las regresiones de edad en terapia, en general, se producen en estados no ordinarios o estados alterados de conciencia (EAC).

Tanto la Psicología transpersonal como el Rebirthing, postulan que trabajan con EAC.

El eje central en la Psicología Transpersonal es precisamente los estados alterados de conciencia. Sobre ellos indica el Dr. Grof:[62]

La conciencia puede ser profundamente alterada en una amplia variedad de situaciones y de modos diferentes; no obstante, no todos los ENOC (estados no ordinarios de conciencia) poseen significado heurístico y potencial terapéutico...un subgrupo amplio e importante de tales estados poseen gran significado teórico y práctico. He acuñado para ellos el término “holotrópico” (literalmente orientado hacia la totalidad, del griego holos, totalidad y trepein, ir en dirección hacia algo).

Y es la Respiración holotrópica la que supuestamente permite el acceso a dichos estados, y en ellos se pueden producir las regresiones.[52]

Rebirthing indica que la respiración controlada lleva a un estado alterado de conciencia, permitiendo entrar en el inconsciente, pero siendo totalmente conscientes para acceder a nuestros recuerdos y a nuestras memorias olvidadas.[57]

Las técnicas de control de respiración para producir la regresión, tanto en Respiración holotrópica como en Rebirthing, conllevan una sobre-respiración e hiperventilación, y se ha detectado tanto un cambio perceptible de la percepción como un incremento notable de las ondas theta y delta.[63]

En la psicología clínica, a pesar de que tampoco existe unanimidad sobre este tema, se cree que en el estado hipnótico hay una alteración del estado normal de conciencia, en el que se produce una mayor receptividad emocional y un mayor acceso a los procesos inconscientes.[64] “Desde la perspectiva intrapersonal se ha considerado que la hipnosis es un estado único y separado del estado “normal” de conciencia del individuo”.[65] También se ha comprobado que la potencia de las ondas theta tiende a incrementarse sustancialmente cuando alguien entra en hipnosis.[66]

Anatheóresis, prefiere hablar de estado no ordinario de conciencia. La inducción se realizaría directamente a una relajación profunda en la banda de ondas theta (IERA), pero sin producir una pérdida sustancial de conciencia activa, como ocurre en la hipnosis profunda. Con lo que, indica, se puede mantener una sincronización de los dos hemisferios cerebrales, clave en su proceso terapéutico.[67]

Otra diferencia entre el método empleado por las dos especialidades anteriores, es que en ese estado hipnótico se produce amnesia post hipnótica y en anatheóresis no.[68] En la mencionada escala de LeCron Bourdeaux, la amnesia se produce en la gradación 31 y 32, mientras la regresión se sitúa en la 42.[16] La psicología clínica considera que debe existir esa amnesia para su proceso terapéutico, incluso se pueden realizar inducciones para producirla o afianzarla.[69] Por el contrario anatheóresis estima que toda la información obtenida debe salir a la luz de la conciencia.[70]

El psicoanálisis, por su parte, no contempla la posibilidad de estados alterados de conciencia, los interpreta como regresiones patológicas del ego.[71]

Controversia y falsos recuerdos[editar]

Hay controversia sobre si la hipnosis realmente recupera recuerdos fiables o si lo que el paciente recuerda es siquiera real. Existe abundante literatura científica que apunta a que es muy fácil implantar falsos recuerdos cuando el paciente se encuentra en estado hipnotico, incluso de forma inadvertida por el terapeuta.

En los años 80 y 90 se inauguró, sobre todo en EE. UU., Gran Bretaña y Australia, un verdadero enfrentamiento entre “expertos”, defendiendo posiciones contrarias, con respecto a la bondad o no de las regresiones. En años más recientes la discusión se ha hecho aún más polémica y ha despertado el interés de grandes medios de comunicación internacionales debido a la presentación de nuevos casos judiciales.[72]

Una serie de factores han sustentado esta controversia, pero dos de ellos coparon los medios de comunicación:

En primer lugar, la gran cantidad de casos sobre supuestos abusos sexuales en la infancia que surgieron en sesiones de algunas terapias regresivas. Supuestos abusos sexuales que en muchos casos acabaron en los tribunales de justicia. Incluso, de ello derivó la creación del Síndrome de falsa memoria o falsos recuerdos. Las personas afectadas por este síndrome fundamentalmente describían casos de supuestos abusos sexuales. Se critica que la Terapia de la Memoria recuperada (TRM)(en:Recovered memory therapy), cuyo objetivo es que el paciente recupere la consciencia del recuerdo de antiguos traumas sexuales y de recuerdos corporales reprimidos podría provocar justamente lo contrario: inducir la instalación de falsos recuerdos en la memoria del paciente.[73]

El segundo factor desencadenante, fue la publicación del libro Communión: A true story de Whitley Strieber,[74] seguido de otro escrito por el psiquiatra y profesor de la Universidad de Harvard, Jhon E. Mack, Abduction: Human Encounters with Aliens.[75] En ambos casos se hablaba de abducciones, supuestos casos de contactos más o menos traumáticos con extraterrestres, y que salieron a la luz en sesiones regresivas.[76]

Ambos sucesos, más la propia controversia académica, desencadenó lo que se llamó “guerra de los recuerdos” o “debate de los falsos recuerdos”, y que se reprodujo tanto en tribunales, en artículos y libros como en los grandes medios de comunicación. Durante un tiempo, en algunos países, sobre todo anglosajones, los datos aportados en regresiones podían ser considerados pruebas en los tribunales de justicia, siempre y cuando el terapeuta tuviera un título oficial. Pero a raíz de varios casos en los que se probó la falsedad de aquellos datos (en general supuestos abusos sexuales) y el escándalo siguiente, se desestimó la aportación de dichas pruebas, retirándose en muchos estados de EEUU y quedando en otros, en Gran Bretaña y en Australia como una fuente más de información a corroborar, y usándose además con muchas precauciones.[77]

El “debate de los falsos recuerdos” giró en torno a tres cuestiones fundamentales, que hoy siguen totalmente vigentes:

  • Los recuerdos traumáticos pueden estar encerrados y sería posible encontrar una forma de recuperarlos.[78] [79] Pero no siempre puede probarse que salgan a la luz tal como ocurrieron los hechos en su día. La memoria es un proceso dinámico y se basa en percepciones subjetivas. A causa de esa naturaleza subjetiva y sugestionable, también se pueden modificar los recuerdos, sea con intención o no. Igualmente puede alterarse por el paso del tiempo, dado que constantemente surgen nuevas experiencias que pueden afectar a las anteriores, así como salir disfrazados mediante símbolos y arquetipos.[80] [81] [82] “Sin pruebas objetivas que corroboren un recuerdo no hay tecnología conocida para determinar su veracidad”.[83]
  • Las mismas técnicas empleadas en la búsqueda, localización y recuperación de los recuerdos, pueden contaminar o distorsionar tales recuerdos.[84] Incluso dichas técnicas podrían ser perjudiciales en algunos casos. Por ejemplo, algunos terapeutas de Rebirthing en USA, han tenido problemas con la justicia por la utilización de sus técnicas. El caso más conocido, dada la repercusión mediática mundial, es el de Candace Elizabeth Newmaker(en:Candace Newmaker), niña de 10 años que murió en el año 2000 por asfixia, en el transcurso de una sesión.[85]
  • Los terapeutas o incluso los mismos pacientes, pueden crear falsos recuerdos, dado que estos han demostrado ser muy receptivos a la influencia externa o interna, es la llamada “confabulación”.[86] El terapeuta, puede generar por sugestión indebida un recuerdo. Un problema con todos los métodos que incluyen imaginación guiada es que el terapeuta puede favorecer el desarrollo de fantasías que no son tomadas como tales, ni por el paciente ni por el terapeuta. Y el mismo paciente, también inconscientemente debido a la carga emocional a la que está sometido, puede distorsionarlos, modificarlos e incluso crear nuevos recuerdos.[87] [88] [89]

Algunas de las especialidades mencionadas, tratan de resolver estos problemas con diferentes métodos. En general deben pasar por evitar, en lo posible, las sugestiones directas, las preguntas orientadas, la imposición por parte del terapeuta de sus propias creencias, transformar los símbolos y arquetipos que puedan aparecer, no dar por cierto todo aquello que cuente el paciente en primera instancia, etc.

Pero algunas de estas terapias, están imbuidas por fuertes creencias metafísicas y filosóficas, que en última instancia pueden condicionar a los mismos terapeutas, a los pacientes y por tanto la práctica misma de tales terapias.

Notas[editar]

  1. a b c Yapko, Michael D. Tratado de Hipnosis Clínica. Palmyra. 2007. p. 360. ISBN 978-84-96665-34-7
  2. a b Brian M. Alman y Peter T. Lambrou. Técnicas de autohipnosis para la salud y el desarrollo personal. Urano. 1994. p. 363. ISBN 84-7953-069-3
  3. Françoise Parot y Roland Dorot. Diccionario Akal de psicología. Akal. 2004. p. 485. ISBN 978-84-460-1258-0
  4. Estudio del Psicoanálisis y Psicología: Diccionario de Psicología
  5. Penfield, Wilder. El misterio de la mente: Un estudio crítico del sentido y del cerebro humano. Pirámide, 1977. ISBN 84-368-0060-5
  6. Vallejo Ruilova, Julio. Introducción a la Psicopatología y la Psiquiatría. Elsevier España, 2006. pp. 156, 176. ISBN 978-84-458-1659-2
  7. Talbot. Michael. El universo holográfico. Palmyra. 2007. pp. 25-28. ISBN 978-84-96665-21-7
  8. La misteriosa materia de la mente
  9. cit. en Talbot, M. op. cit. p. 26
  10. Jiménez Vélez, Carlos A. La inteligencia lúdica. Magisterio, 2005. pp. 34, 39-55, 60. ISBN 978-958-20-0828-4.
  11. Talbot, 2007. op. cit. pp. 84-90.
  12. Green, Elmer and Alice. Beyond biofeedback. Dell (USA), 1978. ISBN 978-0-440-50549-5.
  13. Grau, Joaquín, Tratado teórico práctico de Anatheóresis: Las claves de la enfermedad. Edición Joaquín Grau Martínez. 1996. p. 403. ISBN 8460557202.
  14. Talbot. op. cit. p. 35-37.
  15. Yapko. op. cit. pp. 361.
  16. a b c Ramos Gascón, C. Hipnosis y Psicoterapia. Edaf. 2002. ISBN 84-414-1050-X. pp. 117-119
  17. Weitzenhoffer, A. M. Técnicas generales de hipnotismo. Paidós. 1964.
  18. Lamas González, J.R. et al. Datos normativos de la escala española de susceptibilidad hipnótica de Stanford, forma C. Psicothema, 1996. Vol. 8, nº 2, pp. 369-373. ISSN 0214-9915 CODEN PSOTEG
  19. Sánchez-Armáss, O y Barabasz, A. F. Normas Mexicanas para la Escala de Susceptibilidad Hipnótica de Stanford, Forma C. The International Journal of Clinical and Experimental Hypnosis. Volume 53, Number 3, July 2005, Spanish
  20. GIDRO-FRANK L, BOWERSBUCH MK. A study of the plantar response in hypnotic age regression. J Nerv Ment Dis. 1948 May;107(5):443-58. TRUE RM. Experimental control in hypnotic age regression states. Science. 1949 Dec 2;110(2866):583. KLINE MV. Hypnotic age regression and intelligence. J Genet Psychol. 1950 Sep;77(1):129-32. ZECKEL A. Authenticity and advantages of age regression in hypnotherapy. Folia Psychiatr Neurol Neurochir Neerl. 1950 Dec;53(6):906-14. ORNE MT. The mechanisms of hypnotic age regression: an experimental study. J Abnorm Psychol. 1951 Apr;46(2):213-25. MAIOROV FP, SUSLOVA MM. Experience with hypnotic age regression. Tr Inst Fiziol Im I P Pavlova. 1952;1:290-5.
  21. Granone F. Regression and revitalization in hypnosis. Doubts and certainties, therapeutic utility. (Article in Italian). Minerva Med. 1981 May 12;72(19):1179-88.
  22. Christensen C, Barabasz A, Barabasz M. Effects of an affect bridge for age regression. Int J Clin Exp Hypn. 2009 Oct;57(4):402-18.
  23. Barabasz A, Christensen C. Age regression: tailored versus scripted inductions. Am J Clin Hypn. 2006 Apr;48(4):251-61
  24. Perry C. Can anecdotes add to an understanding of hypnosis? Int J Clin Exp Hypn. 2004 Jul;52(3):218-31.
  25. Martínez-Taboas A. The role of hypnosis in the detection of psychogenic seizures. Am J Clin Hypn. 2002 Jul;45(1):11-20.
  26. Mastronardi V. Breaking the drinking habits of alcoholics with hypnosis. Psychological and technical dynamisms. (Article in Italian). Minerva Med. 1980 Apr 28;71(17):1265-7.
  27. Torem MS. The use of hypnosis with eating disorders. Psychiatr Med. 1992;10(4):105-18.
  28. Chiurco GA, Bizzi B. Hypnoanalysis (age regression) in a patient with anxiety neurosis and uterine cancer. (Article in Italian). Minerva Med. 1972 Mar 3;63(16):974-7.
  29. Twerski AJ, Naar R. Guilt clarification via age regression. Am J Clin Hypn. 1976 Jan;18(3):204-6.
  30. Sexton RO, Maddock RC. The treatment of functional impotence with hypnosis and age-regression. J Tenn Med Assoc. 1979 Aug;72(8):579-82.
  31. Sexton RO, Maddock RC. Age regression and age progression in psychotic and neurotic depression. Am J Clin Hypn. 1979 Jul;22(1):37-41.
  32. Palan BM, Lakhani JD. Converting the "threat" into a "challenge": a case of stress-related hemoptysis managed with hypnosis. Am J Clin Hypn. 1991 Apr;33(4):241-7
  33. Rowen R. Hypnotic age regression in the treatment of a self-destructive habit: trichotillomania. Am J Clin Hypn. 1981 Jan;23(3):195-7.
  34. Vandenberg B. Hypnotic responsivity from a developmental perspective: insights from young children. Int J Clin Exp Hypn. 2002 Jul;50(3):229-47.
  35. Lynn SJ, Maré C, Kvaal S, Segal D, Sivec H. The hidden observer, hypnotic dreams, and age regression: clinical implications. Am J Clin Hypn. 1994 Oct;37(2):130-42.
  36. Spinhoven P, van Wijk J. Hypnotic age regression in an experimental and clinical context. Am J Clin Hypn. 1992 Jul;35(1):40-6.
  37. De Pascalis V. EEG spectral analysis during hypnotic induction, hypnotic dream and age regression. Int J Psychophysiol. 1993 Sep;15(2):153-66.
  38. Fromm E. Spontaneous autohypnotic age-regression in a nocturnal dream. Int J Clin Exp Hypn. 1965 Jul;13(3):119-31. Spiegel D, Rosenfeld A. Spontaneous hypnotic age regression: case report. J Clin Psychiatry. 1984 Dec;45(12):522-4. Miller J. 'Spontaneous' age regression: a clinical report. Am J Clin Hypn. 1983 Jul;26(1):53-5. Barolin GS, Bartl G, Krapf G. Spontaneous controlled age regression in guided affective imagery (author's transl). (Article in German) Psychother Psychosom Med Psychol. 1982 Jul;32(4):111-7.
  39. Van Denburg EJ. Hypnotic age regression and the autokinetic effect. Am J Clin Hypn. 1990 Jul;33(1):50-5.
  40. Crawford HJ, Wallace B, Nomura K, Slater H. Eidetic-like imagery in hypnosis: rare but there. Am J Psychol. 1986 Winter;99(4):527-46. Spanos NP, Ansari F, Stam HJ. Hypnotic age regression and eidetic imagery: a failure to replicate. J Abnorm Psychol. 1979 Feb;88(1):88-91. Wallace B. Restoration of eidetic imagery via hypnotic age regression: more evidence. J Abnorm Psychol. 1978 Dec;87(6):673-5. Walker NS, Garrett JB, Wallace B. Restoration of eidetic imagery via hypnotic age regression: a preliminary report. J Abnorm Psychol. 1976 Jun;85(3):335-7.
  41. Nadon R, D'Eon J, McConkey KM, Laurence JR, Perry C. Posthypnotic amnesia, the hidden observer effect, and duality during hypnotic age regression. Int J Clin Exp Hypn. 1988 Jan;36(1):19-37.
  42. Perry C, Chisholm W. Hypnotic age regression and the Ponzo and Poggendorff illusions. Int J Clin Exp Hypn. 1973 Jul;21(3):192-204. Porter JW, Woodward JA, Bisbee CT, Fenker RM Jr. Effect of hypnotic age regression on the magnitude of the Ponzo illusion: a replication. J Abnorm Psychol. 1972 Apr;79(2):189-94.
  43. Fourie DP. Confirming false memories: social construction of "useful" meanings. Percept Mot Skills. 1998 Oct;87(2):536-8. Kihlstrom JF. Hypnosis, memory and amnesia. Philos Trans R Soc Lond B Biol Sci. 1997 Nov 29; 352(1362):1727-32. Lynn SJ, Milano M, Weekes JR. Pseudomemory and age regression: an exploratory study. Am J Clin Hypn. 1992 Oct;35(2):129-37.
  44. Page RA, Handley GW. An attempt to induce lower moral reasoning under hypnotic and task-motivated age regression. J Psychol. 1988 Mar;122(2):119-31. Page RA. Hypnotic age regression and moral reasoning. J Psychol. 1985 Jan;119(1):71-80. O'Brien RM, Kramer CE, Chiglinsky MA, Stevens GE, Nunan LJ, Fritzo JA. Moral development examined through hypnotic and task motivated age regression. Am J Clin Hypn. 1977 Apr;19(4):209-13.
  45. Kluft RP. Preliminary observations on age regression in multiple personality disorder patients before and after integration. Am J Clin Hypn. 1986 Jan;28(3):147-56. Spanos NP, Weekes JR, Menary E, Bertrand LD. Hypnotic interview and age regression procedures in the elicitation of multiple personality symptoms: a simulation study. Psychiatry. 1986 Nov;49(4):298-311.
  46. Fromm E. Age regression with unexpected reappearance of a repressed childhood language. Int J Clin Exp Hypn. 1970 Apr;18(2):79-88. Fellows BJ, Creamer M. An investigation of the role of 'hypnosis', hypnotic susceptibility and hypnotic induction in the production of age regression. Br J Soc Clin Psychol. 1978 Jun;17(2):165-71. Staples EA, Wilensky H. A controlled Rorschach investigation of hypnotic age regression. J Proj Tech Pers Assess. 1968 Jun;32(3):246-52. Raikov VL. Hypnotic age regression to the neonatal period: comparisons with role playing. Int J Clin Exp Hypn. 1982 Apr;30(2):108-16. McConkey KM, Bryant RA, Bibb BC, Kihlstrom JF. Trance logic in hypnosis and imagination. J Abnorm Psychol. 1991 Nov;100(4):464-72. Raikov VL. Age regression to infancy by adult subjects in deep hypnosis. Am J Clin Hypn. 1980 Jan;22(3):156-63.
  47. Weitzenhoffer, A. M. Técnicas generales de hipnotismo. Paidós. 1964.
  48. Yapko. op. cit. pp. 552, 553.
  49. Yapko. op. cit. p. 367
  50. Pacheco León, Mario. La realidad de las realidades hipnóticas. p. 16 Revista de Terapia Psicológica, Año XV, Vol. VI(4), Nº 28, 1997, 47-65
  51. Grof, Stanislav. La Mente holotrópica. Los niveles de la conciencia humana. Kairós. 1994. ISBN 978-84-7245-288-6
  52. a b Grof, Stanislav. Psicología Transpersonal: Nacimiento, Muerte Y Trascendencia En Psicoterapia. Kairós. 1998. ISBN 978-84-7245-307-4
  53. Grof. La mente holotrópica. pp 42 y 43
  54. Grau. op.cit. p 186
  55. Grau. op.cit.
  56. Minett, Gunnel. Respiración y Espíritu. Kier. 2000. pp. 205-216. ISBN 978-950-17-0738-0
  57. a b Ray. Sondra y Orr, Leonard. Renacimiento en la nueva era. Neo-Person Ediciones. 2003. ISBN 978-84-88066-03-9
  58. Biografía de Sandor Ferenczi
  59. Yapko. op. cit. pp. 101, 102
  60. Varios. Más allá del ego. Kairós, 1994.. ISBN 978-84-7245-137-7
  61. Tart, Charles. Altered status of consciouness. Harper (USA) 1990. ISBN 978-0-06-250857-7
  62. David Lorimer. Más allá del cerebro. La expansión de la conciencia. Grof, S. Estados no ordinarios de conciencia: Potencial sanador y heurístico. p. 168. Kairós, 2003. ISBN 8472455491
  63. Sobre-Respiración voluntaria
  64. S. Lynn & J. Rhue. Theories of hipnosis: Current models and perspectivas. Guilford (USA) 1991. pp. 171-194, 241-274. ISBN 9780898623437
  65. Yapko. op.cit. p 101
  66. Sabourin, M., Cutcomb, S., Crawford, H. & Pribram, K. EEG correlatos of hypnotic susceptibility and hypnotic trance: Spetral análisis and coherente. Intenational Journal of Psychophysiology, nº 10, 1990, pp 125-142
  67. Grau. op. cit. pp. 155-158
  68. Grau. op. cit. pp 155-158
  69. Yapko op. cit. pp. 378-385
  70. Grau. op. cit. p. 157
  71. Varios. Más allá del ego. Kairós, 1994. p. 17. ISBN 978-84-7245-137-7
  72. Morin, Hervé (17 julio de 2008). «LES MÉTAMORPHOSES DE LA MÉMOIRE 3/6 - Tous les souvenirs sont faux» (en francés). Le Monde. Consultado el 10 de octubre de 2010.
  73. Terapia de Recuerdos Recuperados y Síndrome de Falso Recuerdo
  74. Strieber, Whitley. Comunión. Printer Colombia; Círculo De Lectores. 1989. ISBN 978-958-28-0018-5
  75. Mack, Jhon E. Contactos: 13 casos reles de secuestros por extraterrestres. Editorial Atlántida. 1995. ISBN 978-950-08-1404-1
  76. Yapko. op. cit. pp. 363-365
  77. Carta al COP-PV sobre hipnosis clínica
  78. Blume, S. Secret survivors. Ballantine Books, 1998 USA. ISBN 978-0-345-41945-3
  79. Fredrickson, R. Repressed memories. Simon & Schuster, 1992. USA. ISBN 978-0-671-76716-7
  80. Loftus, E. & Hoffman, H. Misinformation and memory: The creation of new memories. Journal of Experimental Psychology: Genral. nº 118, 1989. pags 100-114.
  81. Sheenan, N. Memory distortion in hipnosis. Intenational journal of Clinical and Experimental Hipnosis. Nº 36. 1988. Pags. 296-311
  82. Grau. op. cit. pp. 237-248
  83. Yapko. op. cit. p. 362
  84. Ready, D. Bothwell, R & Brigham, J. The effects of hypnosis, contex reinstatement and anxiety on eyewitness memory. International Journal of clinical and Experimental Hypnosis, nº 45, 1. 1997. Pags. 55-68
  85. La psicología científica y las pseudopsicologías
  86. Yapko. op. cit. p. 362
  87. Lynn, S. Weekes, J. Milano M. Reality vs. Sugestión: Pseudomemory in hipnotizable and simulating subjects. Journal of Abnormal Psychology. Nº 98. 1989 Págs. 137-144
  88. E. Fromm & M.Nash. Comtemporary hypnosis research. Guilford Press, 1992. USA. Págs. 405-426. ISBN 978-0-89862-893-7
  89. Pettinati, Helen M. Hypnosis and memory. Guilford Press (USA). 1988. ISBN 978-0-89862-338-3

Referencias[editar]

Véase también[editar]