Regla de los cincuenta movimientos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La regla de los 50 movimientos es una regla recogida en las Leyes del Ajedrez de la Federación Internacional de Ajedrez,[1] que establece que una partida puede ser tablas si cada jugador ha hecho los últimos 50 movimientos consecutivos sin que haya habido ningún movimiento de peón ni captura de pieza.


Enunciado de la regla[editar]

El artículo 9.3 de las Leyes del Ajedrez postula:

9.3 La partida es tablas, bajo una correcta reclamación del jugador que está en juego, si:

a) escribe en su planilla y declara al árbitro su intención de realizar una jugada que dará lugar a que, en los últimos 50 movimientos consecutivos por cada jugador, no se haya movido ningún peón ni se haya capturado ninguna pieza,
o
b) Los últimos 50 movimientos han sido hechos por cada jugador sin mover ningún peón ni capturar pieza.[2]

Historia[editar]

La Regla mencionada ha sido actualizada en cuanto a número de movimientos con el paso del tiempo a causa de jugadas descubiertas por la Federación Internacional de Ajedrez.

Consecuencias matemáticas[editar]

La versión actual de la regla implica que no existe ninguna regla que necesariamente hace terminar una partida de ajedrez después de un número finito de pasos. Eso convierte al ajedrez en un juego potencialmente infinito, y por tanto, invalida algunas deducciones del teorema del minimax realizadas a partir de la asunción de que el juego es finito. No obstante el teorema del minimax puede deducirse para el ajedrez aunque su deducción requiere una deducción más compleja.[3]

Referencias[editar]

  1. Manual de la FIDE, 2000.
  2. Reglas de ajedrez FIDE, 2008. Sitio web en inglés
  3. Christian Ewerhart (2002): "Backward Induction and the Game-Theoretic Analysis of Chess", Games and Economic Behavior 39, p. 206-214.

Véase también[editar]