Reconstrucciones del Templo de Salomón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

A lo largo de la historia se han sucedido multitud de intentos de evocar, replicar o reconstruir el Templo de Jerusalén, ya sea en libros, pinturas, maquetas o edificios auténticos, basándose en las descripciones escritas del Templo de Salomón o el Segundo Templo de Herodes en Jerusalén o en la idea que se tenía en las diferentes épocas del mismo.


Maquetas[editar]

En el siglo XVII, el rabino Jacob Judá León de Ámsterdam (1602-1675) construyó una conocida maqueta del templo basada en su comprensión de las especificaciones bíblicas y talmúdicas.[1]

Otra destacada maqueta fue construida por Gerhard Schott (Hamburgo, 1641-1702). La maqueta de Schott puede contemplarse en la Hamburgmuseum en Hamburgo.[2]

Conrad Schick construyó una serie de réplicas del templo judío. Su maqueta del Tabernáculo bíblico fue contemplada por muchos reyes, y se exhibió en el Reino Unido y en la Feria Mundial de Viena de 1873. Fue comprado por el rey de Württemberg, que concedió el título de caballero a Schick en reconocimiento a su labor. Schick también construyó una réplica del Monte del Templo con la Cúpula de la Roca para el sultán otomano. Su última maqueta representaba el Monte del Templo en cuatro épocas diferentes, y fue mostrada en la Feria Mundial de St. Louis de 1904.[3] [4] Una maqueta a escala se podía ver en el Yeshiva Chachmei Lublin, pero fue destruida durante la Segunda Guerra Mundial. Dos de los modelos de Schick se encuentran en el sótano de la Escuela Schmidt para niñas en el Este de Jerusalén, cerca de la puerta Nablus.

Entre los Museos que exhiben destacadas maquetas del Tempolo se incluyen el Museo Bijbels del Templo ("Museo Bíblico") en Ámsterdam , el Museo de Israel en Jerusalén, que ahora alberga el modelo de Jerusalén en el Período Tardío con el Segundo Templo, construido originalmente por el arqueólogo Michael Avi-Yonah en el hotel Holyland y el Museo de la Universidad Yeshiva en Manhattan, que cuenta con maquetas del arquitecto y arqueólogo Leen Ritmeyer.[5] El Centro Norte de Visitantes de la Manzana del Templo, en Salt Lake City, Utah, cuenta con una maqueta de Jerusalén tal y como la conoció Cristo.[6]

Alec Garrard de Norfolk, en el Reino Unido, trabajó durante treinta años en la creación de un modelo a escala 1:100 del Templo de Herodes. Para algunos su maqueta es la versión más auténtica del templo.[7] [8]

El Parque de Palestina en los terrenos de la Chautauqua Institution en Chautauqua, Nueva York tiene una pequeña réplica del templo, parte de un mapa topográfico de Tierra Santa, con el Mar de Galilea, el río Jordán, el [[Mar Muerto] y las costas del lago Chautauqua que representan al Mediterráneo.[9]

La Holy Land Experience es un parque temático cristiano en Orlando, Florida, que cuenta con una gran maqueta del Templo de Herodes dentro de una réplica de la Jerusalén de los tiempos de Jesús.[10]

Edificios[editar]

Un gran número de iglesias y sinagogas han sido diseñados con la idea de evocar el Templo de Salomón. Algunos lo intentaron literalmente. otros por motivos diferentes, como para señalar que se trataba de la Domus Dei, la Casa de Dios. Por ejemplo, la Iglesia de San Poliecto en Constantinopla fue construida con las proporciones exactas que refiere la Biblia del Templo de Salomón.[11]

  • 1906: Templo de Israel, Boston, Massachusetts. Este edificio fue pensado para ser una réplica de la Templo.[18]
  • 1909: Instituto Hebreo de Herzliya,Tel Aviv. El edificio fue diseñado por Joseph Barsky, pretende evocar el Templo de Salomón con una clara inspiración en las famosas imágenes de Charles Chipiez.[19]

Pinturas[editar]

  • 1505: Rafael de Urbino, Los desposorios de la Virgen: el fresco muestra el templo con claras reminiscencias formales de la Cúpula de la Roca, la mezquita que ocupa en la actualidad el solar del Templo de Salomón. Durante mucho tiempo los europeos creyeron que la Cúpula de la Roca había sido construida como una réplica arquitectónica del Templo. Varios edificios fueron diseñados como evocaciones del templo con la forma de la Cúpula de la Roca, muchos de ellos vinculados a los Templarios, la orden de los Caballeros del Templo de Salomón, que tuvieron sus cuarteles en la cercana Mezquita de Al Aqsa. Otras réplicas octogonales del Templo son la iglesia de San Giacomo en Italia (s. XV) y la Sinagoga de Budapest (s. XIX) al estilo neomorisco, ubicada en la calle Rumbach. También Las bodas de la Virgen de Perugino muestra el Templo como una versión renacentista de la Cúpula de la Roca.
  • Ca. 1588: Pellegrino Tibaldi, frescos en el claustro del Monasterio de El Escorial: el italiano realizó varias variaciones del Templo, todas con floridas columnas salomónicas: en La expulsión de los mercaderes del Templo forman un pórtico al fondo, junto al altar; la Presentación de la Virgen reproduce ese elemento en otro escenario que es a la vez un interior (A juzgar por la bóveda del fondo a la derecha) y un exterior (si nos atenemos al pórtico de la izquierda); los Desponsorios están más próximos a la tradición de Giulio Romano con una bóveda central marcada en escorzo por columnas salomónicas con una cúpula insinuada en el centro.
  • 1892: Enrique Simonet, Flevit super illam: el cuadro muestra el pasaje del Evangelio según San Lucas en el que Jesús llora por Jerusalén (Lucas 19:41) (episodio conocido como Flevit super illam en Latín) anticipando las desgracias que la esperan. El episodio transcurre en el Monte de los Olivos y al fondo puede verse el Segundo Templo. Para la ejecución de la obra Simonet viajó a Jerusalén para documentarse.

Libros[editar]

  • 1492: Nicolás de Lira, Biblia. Postillae perpetuae in universam S. Scripturam, París. Se trata de una vasta recopilación de notas y comentarios escrita entre 1322 y 1331. Fue el primer comentario bíblico en ser imprimido, en Roma en 1471. Una exposición lúcida y concisa y observaciones sensatas hicieron del Postillae el manual de exégesis más consultado hasta el siglo XVI. El texto incluye interesantes reconstrucciones del Templo de Jerusalén, ilustrando el Libro de Ezequiel. La influencia de Maimónides se deja ver en la forma rectangular del conjunto, pese a especificar el texto que in circumitu habens quotibet laterum quingentos calamos. Lira se cuidaba mucho de citar fuentes judías para no ser tachado de judaizante, manteniéndose así en la tradición cristiana de considerar el Templo de Jerusalén profetizado por Ezequiel en su aspecto espiritual y no material.
  • 1493: Hartmann Schedel, Liber chronicarum, Nuremberg. Aunque las láminas sobre el Templo de Ezequiel tienen demasiado parecido con la obra de Lira, destacan las imágenes de la Jerusalén de su época y la destrucción de la ciudad por Tito. En estas imágenes se asimila el Templo de Salomón con el Domo de la Roca de aspecto centralizado, idea que coincidía con la que traían los peregrinos de Tierra Santa. El Templo aparece elevado sobre una escalinata en el centro de una Jerusalén circular con murallas concéntricas, en el que un sólo muro le separa del exterior. Los numerosos grabados son nuevos, excepto unos pocos tomados de la Biblia de Koberger (1481), de las Postillae de Nicolás de Lira (ed. 1483) y de la Biblia italiana de Gugliemo Anima Mia (1490-1493), reproducida posteriormente por Holbein.
  • 1561: Sebastián Castellion, Biblia interprete Sebastiano Castalione una cum ejusdem annotationibus, Basilea. A las primeras reconstrucciones de la era de la imprenta pertenecen las ilustraciones del Ezequiel del helenista y teólogo protestante francés Sèbastien Castalion, Castellion o Châteillon (Bresse 1515 - Basilea 1563). Vivió en Lyon, Ginebra, Estrasburgo, Lausana y, finalmente, Basilea, donde obtuvo la cátedra de griego. Su abierta postura a favor de la tolerancia religiosa le llevó a graves diferencias con Calvino y sus seguidores. En la ilustración del Templo de Salomón sólo representa el Santuario, ya que considera que su exterior era igual que el de Ezequiel. Su propuesta de éste último es de clara centralidad criciforme, lo que le lleva a colocar el Santuario en el centro del atrio interior y de la composición. La puerta occidental sustituye al edificio que la Biblia situaba detrás del Sancta Sanctorum, favoreciendo la simetría radial del conjunto. El atrio exterior queda así partido en cuatro espacios cuadrados de 200 codos de lado con los patios cuadrados de las cocinas en cada esquina, haciendo una cruz perfecta. Esta composición favorece la idea renacentista de que el Templo de Jerusalén prefiguaba a la Iglesia fundada por Cristo.[1]
  • 1565-69: Galeazzo Alessi, Libro dei misteri. Progetto di plianificazione urbanistica, architettonica e figurativa dil Sacro Monte di Varallo in Valsesia, ed. facs. A. Forni, Milán, 1974. La plaza central de su proyecto del Sacro Monte di Varallo incluía una recreación del Templo de Salomón con un interior ortodoxamente proporcionado a las medidas rectangulares de la Biblia, pero con un curioso exterior octogonal, en el que intenta conjugar la importancia iconográfica del Domo de la Roca en la tradición implantada por los peregrinos. El mismo Alessi escribe el siguiente texto en la lámina del interior del Templo: "so uoluto poi ridur la parti di fuori ni figura ottangola, accio 'sicópiaccia alla impressione che hanno molti cha hanno uisto assai spesso dipingire detto timpio in diversi luoqui di figura ottangulari [...]". En este sentido, el aspecto bulbado de la cúpula es una perfecta evocación de la Cúpula de la Roca en Jerusalén.
  • 1596-1604: Juan Bautista Villalpando, In Ezequielem Explanationes, Roma. El jesuita cordobés imaginó un edificio majestuoso y proyectado por Dios, según lo describía el profeta Ezequiel en la Biblia. Fue discípulo de Juan de Herrera y un gran estudioso y defensor de Vitruvio, por quien relaciona la forma y dimensiones del Templo con las proporciones del cuerpo humano. Se imprimieron en total, tres volúmenes que fueron editados entre 1598 y 1606, a pesar de que tienen fecha el primero en 1596 y los dos últimos en 1604. La obra fue publicada en Roma, gracias al mecenazgo de Felipe II. Villalpando (su socio Jerónimo de Prado murió antes de ver publicada la obra al completo) entendía que para comprender bien el Templo de Salomón no bastaba con la lectura de su descripción, sino que era necesaria una representación gráfica del Templo. Creía que las medidas que citaba Ezequiel debían ser las mismas del de Salomón, ya que no tenía sentido que Dios hubiera hechos dos proyectos perfectos diferentes. Su Templo era de planta cuadrada de 500x500 codos, y atribuía esa forma a la distribución de las tribus de Israel en el desierto. Las torres de 50x50 codos simbolizarían las tiendas de cada tribu. El conjunto del Templo está dividido en siete atrios de 100x100 codos, y un rectángulo central de 100x200 codos, donde estaría ubicado el Santuario. Hay planos de sus tres plantas, un alzado de la fachada oriental, y una sección de los muros de la bóveda del santuario. Los patios de las cocinas se situarían en los sótanos del edificio.
  • 1615: Martín Esteban, Compendio del rico aparato y hermosa architectura del templo de Salomón..., ed. Juan Gracián, Alcalá. El jesuita madrileño mezcló sus propias lecturas bíblicas con el libro de su maestro Villalpando. Si bien sólo incorporó un esquema de la planta de Villalpando, incluyó un interesante estudio teórico sobre las medidas hebreas.[2]

Referencias[editar]

  1. Al L. Shane, Jacob Judah Leon of Amsterdam (1602-1675) and his models of the Temple of Solomon and the Tabernacle, Ars Quatuor Coronatorum, 96, 1983, pp. 145-169
  2. The Temple of Jerusalem by Simon Goldhill, Harvard University Press, 2005, p. 140
  3. Simon Goldhill, The Temple of Jerusalem, Harvard University Press, 129
  4. H. Goren and R. Rubin, "Conrad Schick's Models of Jerusalem and its Monuments", PEQ 128 (1996), pp. 103-124
  5. http://www.cjh.org/programs/exhibitionarchive.php?action=show&id=57
  6. http://www.lds.org/placestovisit/location/0,10634,1881-1-1-1,00.html
  7. A model of biblical proportions: man spends 30 years creating a model of Herod's Temple
  8. Pensioner spends 30 years building amazing model of Herod's Temple ... but admits he won't be around to finish it
  9. Imagining the Holy Land: maps, models, and fantasy travels by Burke O. Long, Indiana University Press, 2002, pp. 28 ff.
  10. sacred space in Orlando's Holy Land Experience theme park
  11. Hamblin, William J. and Seeely, David Rolph, Solomon's Temple; Myth and History, Thames and Hudson, 2007, p. 109
  12. Juan Rafael de la Cuadra Blanco (2005). «King Philip of Spain as Solomon the Second. The origins of Solomonism of the Escorial in the Netherlands», en The Seventh Window. The King's Window donated by Phillip II and Mary Tudor to Sint Janskerk (1557), p. 169-180 (concept & editing Wim de Groot, Verloren Publishers, Hilversum edición). ISBN 90-6550-822-8. 
  13. "The Rise of Eclecticism in New York, Talbot Hamlin, Journal of the Society of Architectural Historians, Vol. 11, No. 2 (May, 1952), pp. 3-8.
  14. "The Architecture of Minard Lafever, Jacob Landy New York, Columbia University Press, 1970, pp. 230, 287.
  15. 2 Nephi 5:16, Libro de Mormón: «Y yo, Nefi, edifiqué un templo, y lo construí según el modelo del Templo de Salomón, salvo que no se construyó de tantos materiales preciosos, pues no se hallaban en esa tierra; por tanto, no se pudo edificar como el templo de Salomón. Pero la manera de su construcción fue semejante a la del templo de Salomón; y su obra fue sumamente hermosa.»
  16. Hamblin, William J. and Seeely, David Rolph, Solomon's Temple; Myth and History, Thames and Hudson, 2007, p. 191–3
  17. http://www.ldschurchtemples.com/
  18. The Jews of Boston, Sarna, Jonathan D., and Smith, Ellen, editors, Boston, 1995, p. 177
  19. Sergey R. Kravtsov, "Reconstruction of the Temple by Charles Chipiez and Its Application in Architecture", Ars Judaica, vol. 4, 2008