Receptor opioide

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los receptores opioides son receptores celulares para neurotransmisores presentes en el sistema nervioso de los grandes mamíferos, a los que se unen los opioides (ya sean estos de procedencia endógena o exógena).

Su existencia se postuló en los años 70 ante la multiplicidad de respuestas farmacológicas que produce la administración externa de opiáceos. En 1973 se descubrió su existencia y se denominaron, de forma genérica, receptores opioides.

Los opioides, ya sea endógenos (producidos por el propio organismo) o exógenos (administrados externamente), se unen de forma específica y reversible a estos receptores, y producen de este modo sus acciones biológicas.

Localización[editar]

Los receptores opioides se encuentran localizados predominantemente en el sistema nervioso (en el encéfalo, especialmente en el área tegmental ventral, y a lo largo de la médula espinal y en la periferia).

Tipos de receptores[editar]

Han sido identificados, al menos, tres tipos de receptores opioides:

La nomenclatura varía en función de la literatura empleada, si bien la Unión Internacional de Farmacología recomienda la primera de todas ellas. Todos ellos presentan una gran similitud estrucural, son receptores de membrana de tipo metabotrópico acoplados a proteínas G, aunque poseen diferentes ligandos y producen, en consecuencia, algunas acciones similares y otras diferentes.

Efectos de su activación[editar]

De forma genérica, la consecuencia del acoplamiento de opioides a sus respectivos receptores es una clara inhibición de la actividad bioeléctrica de la neurona y, en la terminación nerviosa, una reducción de la capacidad para liberar el neurotransmisor debido a la apertura de los canales de potasio.

Los receptores opioides representan el sustrato neurobiológico común que media las propiedades reforzadoras de la mayoría de las sustancias adictivas de abuso, así como la dependencia física (farmacodependencia). Liberan dopamina en el núcleo accumbens, un fenómeno común de todas las sustancias adictivas, principalmente mediante la inhibición de las interneuronas del área tegmental ventral.

Efectos de los agonistas puros sobre los receptores opioides[editar]

  • efectos centrales
    • sedación
    • euforia
    • analgesia
    • depresión respiratoria
    • supresión de la tos
    • miosis
    • náuseas y vómitos
    • acciones neuroendocrinas
    • otros
  • efectos periféricos
    • gastrointestinales
    • cardiovasculares
    • liberación de histamina
    • renales y urinarios
    • otros

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • Álvarez, Y. y Farré, M. (2005). «Farmacología de los opioides». Adicciones 17. 21-40. 
  • Cabrera, R. y Torrecilla, J.M. (Eds.) (2006). Manual de drogodependencias.  Parámetro desconocido |publiación= ignorado (ayuda)
  • Kandel, E.R., Schwartz, J.H. y Jessell, T.M. (2005). Neurociencia y conducta. Madrid: Prentice Hall. 
  • Lorenzo, P., Ladero, J.M., Leza, J.C. y Lizasoain, I. (2003). Drogodependencias: farmacología, patología, psicología, legislación. Madrid: Editorial Panamericana. 
  • Organización Mundial de la Salud (2005). Neurociencia del consumo y dependencia de sustancias psicoactivas. Washington: OMS. 
  • Valverde, O. y Maldonado, R. (2005). «Neurobiología de la adicción a opiáceos». Adicciones 17. 41-56.