Recarga inalámbrica

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Diagrama de recarga inductiva

La recarga inalámbrica (también conocida como recarga inductiva) es la transferencia de electricidad a través de ondas que llegan a las máquinas de recepción, haciendo que el dispositivo se cargue. En el mercado se encuentran bases sobre cuya superficie se colocan dispositivos, creándose una carga eléctrica. Se considera en un futuro la posibilidad de recargar vehículos eléctricos. Esta idea fue desarrollada por primera vez por una empresa llamada HaloIPT[1] , actualmente integrada en Qualcomm, con un concepto llamado Transferencia Inductiva de Energía (en inglés Inductive Power Transfer - IPT).[2]

Transferencia Inductiva de Energía[editar]

La transferencia inductiva de energía se basa desde la plataforma de transmisión ubicada en el suelo hasta la almohadilla de recepción en el interior del coche eléctrico esto es para transmitir la energía a través de la resonancia magnética. Es decir, que el dispositivo solo tiene que estar cerca de la almohadilla para recargar su energía.

La fuente de alimentación energiza una bobina en el rango de 5-125ª conectada a una corriente eléctrica. La bobina puede necesitar la compensación de condensadores en serie o en paralelo para reducir el voltaje y las corrientes en el circuito de suministro.

El impacto de los puntos de carga sobre el entorno es mínimo, ya que simplemente se necesitan almohadillas de carga. Es decir, que se pueden instalar en cualquier sitio. Por otro lado, el efecto de la resonancia magnética del IPT sobre los usuarios es similar a la de un cepillo eléctrico. Para protegerlo contra el vandalismo, el sistema no se puede desmontar sin una herramienta específica. Además, como el sistema es sencillo y no está formado por piezas móviles o contactos, su desgaste es mínimo y la duración larga. Otra ventaja de esta tecnología es que permite que el flujo de energía se invierta y que el vehículo pueda devolverla a la red.[3]

Existen 2 tipos de Recarga Inalámbrica:

  1. Recarga Electromagnética: Este tipo de carga es inductiva utiliza un campo electromagnético para la transferencia de energía se requiere de una estación el cual manda la energía a las baterías de un dispositivo, este tipo de recarga es a corta distancia y requiere contacto con los dispositivos.
    1. Ventajas: No hay un riesgo de recibir una descarga ya que en la carga de los dispositivos por conductores, la persona tiene contacto directo con la energía, corriendo un cierto riesgo. Es segura de ocupar aun en contacto con agua.
    2. Desventajas: El dispositivo que se encarga de la transferencia de energía produce una gran cantidad de calor en comparación con un sistema de carga alámbrico.
  2. Recarga por Resonancia: Este tipo de recarga se da a una distancia de 3-5 metros, en la cual se utilizan dos bobinas de cobre, una que hace el trabajo de enviar la energía la cual contiene una fuente de poder y la otra va conectada con el dispositivo a cargar la cual recibirá la energía. La transferencia de energía se da cuando las dos bobinas tienen la misma frecuencia y están cerca.

Potencia y usos[editar]

La recarga inalámbrica puede tener diferentes utilidades tanto para recuperar la batería de dispositivos electrónicos, como de vehículos eléctricos, sin necesidad de utilizar cables.

La carga inalámbrica de baja potencia para electrónica de consumo - como cepillos eléctricos- y ahora para teléfonos móviles y portátiles lleva funcionando varios años, transfiriendo unos pocos vatios desde una distancia en el aire de unos pocos milímetros. Esta tecnología ha dado un salto adelante, ya que se pueden transferir kilovatios de energía desde una distancia en el aire de cientos de milímetros, sin las pérdidas que existían anteriormente en las transferencias de energía de poca eficiencia[4] y se viene utilizando en muchas aplicaciones industriales para la automatización industrial y ensamblado automovilístico, además de comenzar su aplicación a la recarga de vehículos eléctricos[5] .

Vehículos eléctricos[editar]

Demostración de un punto de recarga inalámbrica en el Salón del Automóvil de Tokio 2011.

La recarga inalámbrica de vehículos eléctricos (en inglés, Wireless Electric Vehicle Charging - WEVC)[6] , cuenta con dos tipos principales de sistemas:

  • Sistemas estáticos o estacionarios: se utilizaría mientras el vehículo está estacionado, tanto en casa, como en la vía pública. Actualmente compañías como Toyota en colaboración con una empresa llamada Witricity pretenden implementar este tipo de sistemas de recarga a vehículos eléctricos no sólo en el hogar, sino también en vías públicas. Por otro lado, Bosch ha llegado a un acuerdo con Evatran[7] para ofercer un sistema, denominado Plugless L2,que es compatible con los dos modelos más populares en estos momentos, tanto Chevrolet Volt como Nissan Leaf[8] , además de en Rolls Royce Phantom 102EX y Citröen C1.El sistema carga el vehículo eléctrico tan rápido como una estación enchufable Nivel 2 (240V) – aproximadamente 8 horas para el Nissan LEAF y 3 para el Chevrolet Volt[9] .
  • Sistemas dinámicos: tienen por objetivo de cargar un vehículo mientras éste está en movimiento, como sucede con el la versión dinámica de Qualcomm Halo[10] [11] [12] .


La tecnología WEVC utiliza la resonancia magnética para acoplar la energía desde una Unidad de Carga Base (Base Charging Unit - BCU) a una Unidad de Carga del Vehíuculo (Vehicle Charging Unit - VCU). La energía se transfiere desde al pad VCU por medio de acoplamiento magnético y se utiliza para cargar las baterías del coche. Las comunicaciones entre el VCU y BCU aseguran un impacto mínimo en la red eléctrica[13] .

Las recargas se utilizarán para los siguientes tipos de vehículos:

Vehículo Todo-Eléctrico: Es un vehículo que genera su tracción y es impulsado por un motor eléctrico, la corriente generado de la energía solar, nuclear o energía química. Las ventajas que tienen es que son silenciosos y la recarga de la batería para un automóvil es de 3 horas en promedio (30 minutos hasta 8 horas, depende de la fuente) y son menos contaminantes que los autos normales, existe la posibilidad de desarrollar un ambiente más limpio. En promedio de mantenimiento de un vehículo eléctrico mucho menos de un coche gasolina, se reducen los problemas de mantenimiento de vehículos como el aceite o inspección por gases contaminantes o ajustes.[14]

Vehículo Híbrido Eléctrico: Un "vehículo híbrido" en los términos actuales, significa cualquier auto con una combinación de un motor eléctrico y otro de ignición a gasolina o diesel. Los principales componentes de un vehículo híbrido son un motor de encendido a gasolina más un motor que funciona con electricidad, un generador, un depósito de combustible, baterías y transmisión. Hay dos clases de motores para los autos híbridos: la primera es un Híbrido en Paralelo, el motor a gasolina y el motor eléctrico trabajan separadamente para desplazar al vehículo. La segunda variante de un híbrido es conocida como Híbrido en Serie, la gasolina o el diesel no mueven al vehículo si no al generador eléctrico que suministra energía a las baterías o al motor eléctrico que se conecta a la transmisión y es el que moviliza al automóvil.[15]

Estandarización[editar]

SAE, IEEE y CENELEC están trabajando en estándares de recarga inalámbrica[16] .

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]