Real Casa y Patrimonio de la Corona de España

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escudo de Armas de Juan de Borbón con Toisón y Orden de Carlos III león gules.svg

La Real Casa y Patrimonio de la Corona de España es la institución que rigió la organización de la Corte Real española desde la época de los Austrias y, en concreto del reinado de Felipe I que trajo la llamada etiqueta borgoñona de la corte de su padre Maximiliano I, hasta al reinado de Alfonso XIII, bisabuelo del actual Rey de España, en todo aquello que afectaba al propio esqueleto de la Corte así como al ceremonial, etiqueta o protocolo. Quedó suprimida como tal institución tras la proclamación de la Segunda República Española el 14 de abril de 1931. Es el antecedente histórico de la moderna Casa de Su Majestad el Rey de España

Estructura básica[editar]

En lo que se refiere a la organización básica de la Real Casa durante el reinado de Alfonso XIII que reinó entre 1885 y 1931, la estructura diferenciaba en su cúspide a la Mayordomía y a la Camarería mayor de palacio. Asimismo con independencia orgánica existían el Comandante General del Real Cuerpo de Alabarderos, el Intendente General de la Real Casa y Patrimonio y el Procapellán y Limosnero mayor.

En primer lugar, y a la cabeza de la Mayordomía, se hallaban el Mayordomo mayor del Rey de España, el Sumiller de Corps y el Caballerizo mayor. Prácticamente durante todo el reinado de Alfonso XIII, los dos primeros cargos fueron ejercidos por la misma persona.

Al Mayordomo mayor del Rey de España correspondía lo relativo a la etiqueta y organización de los actos en que interviniera el Monarca, la inspección de los edificios reales y la jefatura del personal al servicio del Rey (médicos, farmacéuticos, criados, oficios). Además, si ostentaba también el título de Guardasellos, le correspondía la gestión ordinaria de la firma de documentos oficiales por el Rey.

Al Sumiller de Corps le correspondía la jefatura de la llamada “regia servidumbre” conformada por los nobles y personas de alta posición que acompañaban al Rey mientras éste se hallara en Palacio, a excepción de la clase de Gentilhombre Grande de España con ejercicio y servidumbre que, de igual categoría que el Mayordomo mayor, dependía de éste.

Al Caballerizo mayor le correspondía, finalmente, acompañar al Rey fuera de Palacio así como la jefatura de las Reales Caballerizas y, por tanto, la gestión de los vehículos y transporte del Monarca.


La Mayordomía[editar]

Así, dependientes del Mayordomo mayor del Rey de España se hallaban el Mayordomo mayor de la reina, el Inspector General de los Reales Palacios, cargo creado en 1852, el Secretario Particular del Rey, los Médicos y Farmacéuticos de Cámara, la clase de Rey de armas y la de Ujier de Cámara y Saleta. Existía también una Secretaría de la Mayordomía mayor y Etiqueta que despachaba los asuntos diarios con el Mayordomo mayor y – en su condición de Guardasellos - una Secretaría de la Real Estampilla, que gestionaba la firma del Monarca, que autorizaba todos los documentos de los Ministerios que el Rey no firmaba de su mano, y que, por tanto, representaba el enlace de la Real Casa con la Administración del Estado.

Por otra parte, dependiente del Sumiller de Corps se hallaba la “regia servidumbre”, es decir, los Mayordomos de semana o “semaneros” que se turnaban por semanas para prestar servicio cerca del Rey, asistiendo a las audiencias y actos oficiales junto al Sumiller de Corps, siempre dentro de Palacio. Igualmente dependientes del Sumiller de Corps se hallaban los Gentilhombres de Casa y Boca que en el reinado de Alfonso XIII no tenían ya funciones claramente distinguidas y las clases de orden simbólico de Gentilhombre de cámara con ejercicio y de Gentilhombre de Entrada.

Por último, dependientes del Caballerizo mayor, que durante el reinado de Alfonso XIII unió a este cargo el de Montero mayor, se hallaban el Caballerizo mayor de la reina, el Primer Caballerizo, el Primer Montero, los Caballerizos de campo, los Monteros de campo y el Director General de las Reales Caballerizas.


La Camarería y otras unidades independientes[editar]

En segundo lugar, al frente de la Camarería mayor – a la que correspondía la etiqueta y organización de actos en que interviniera la Reina así como la jefatura de la “regia servidumbre” que acompañaba a la Reina dentro y fuera de Palacio - se hallaba la Camarera mayor de palacio, con igual categoría que el Mayordomo mayor del Rey y de la que dependían las clases de Dama de la Reina, y de Dama al servicio particular de la Reina. A la Camarera mayor asistía también el Mayordomo mayor de la Reina, que siempre ostentaba el cargo adicional de Caballerizo de la Reina y que, dependiente del Mayordomo mayor del Rey, tenía funciones de jefatura del personal directamente adscrito a la persona de la Reina, así como de asistencia fuera de Palacio y de gestión de sus vehículos y transporte. Por último, en esta área de la Real Casa existió, mientras vivió la Reina viuda, una Camarera mayor de la Reina madre con igual categoría y tratamiento que la Camarera mayor de palacio.

Independiente de la Mayordomía y de la Camarería se hallaba el Comandante General de Alabarderos que asumía la Jefatura de la Casa Militar del Rey y de quien dependían el Oficial mayor, encargado de las llaves de palacio, los Ayudantes de Campo del Rey y los Ayudantes a las Órdenes del Rey , procedentes de las diversas armas y cuerpos de tierra, mar y aire. Asimismo dependían del Comandante General, los Monteros de Cámara, llamados “Monteros de Espinosa” que eran 12 caballeros con limpieza de sangre probada cuyo expediente se hacía ante el juez municipal de Espinosa de los Monteros. Hacían guardia ante los dormitorios del Rey y la Reina durante la noche y acompañaban sus cuerpos desde el momento de su fallecimiento hasta la entrega de sus restos en el Monasterio de El Escorial.

Igualmente independiente se hallaba el Intendente General de la Real Casa que era el jefe superior administrador económico de los bienes del Patrimonio de la Corona. De él dependían el Cajero, el Archivero general, el Real bibliotecario, los Jefes de negociado, los Administradores de los Reales Sitios, los Reales Patronatos y la Secretaría de la Intendencia.

El tercer cargo fuera de la Mayordomía y la Camarería era el Procapellán y Limosnero mayor del Rey que era el jefe de la real capilla, siendo el prelado doméstico de palacio, y del cual dependían el Secretario Eclesiástico, los Sumilleres de Cortina, los Capellanes de Honor tanto del Banco de Castilla como del Banco de Órdenes y el Teniente limosnero. Durante el reinado de Alfonso XIII este puesto fue desempeñado por el Obispo de Sion, Patriarca de las Indias.

La Real Casa en 1931[editar]

En el momento de la proclamación de la Segunda República Española, el 14 de abril de 1931, los principales cargos palatinos estaban siendo ocupados por las siguientes personas:

Mayordomo mayor del Rey y Sumiller de Corps: Luis María de Silva y Carvajal, duque de Miranda

Caballerizo y Montero mayor del Rey: Baltasar de Losada y Torres, conde de Maceda

Comandante General de Alabarderos: Teniente General Pío López Pozas

Mayordomo y Caballerizo mayor de la Reina: Lorenzo Piñeiro y Fernández de Villavicencio, marqués de Bendaña

Intendente General de la Real Casa: Miguel González de Castejón y Elío, conde de Aybar

Camarera mayor de Palacio: María Luisa de Carvajal y Dávalos, duquesa de San Carlos

Mayordomo y Caballerizo mayor del Principe de Asturias: Ignacio Fernández de Henestrosa y Gayoso de los Cobos, marqués de Camarasa

Existían, además, en ese año 1931 las siguientes Casas particulares:

También durante el reinado de Alfonso XIII existió, hasta su fallecimiento en 1929, una Casa particular de la Su Majestad la Reina Madre Doña María Cristina de Habsburgo-Lorena que dirigían la Camarera mayor de la Reina madre y el Caballerizo mayor de la Reina madre.

No se constituyó, sin embargo, hasta bien entrado el año 1930 una Casa particular para el Príncipe de Asturias Alfonso de Borbón y Battenberg a pesar de contar éste con 22 años en el momento de su institución.

El Patrimonio de la Corona de España[editar]

El Patrimonio de la Corona de España, gestionado por el Intendente General de la Real Casa, se regía por una Ley de 30 de junio de 1876 y sucesivos decretos. Es la institución que constituye el antecedente histórico del Patrimonio Nacional.

Estaba configurado durante el reinado de Alfonso XIII en primer lugar por el Palacio Real de Madrid, lugar de residencia del monarca donde se ejercían las funciones oficiales y que contaba, en el emplazamiento de los actuales jardines de Sabatini, con las Reales Caballerizas.

Las Reales Caballerizas estaban conformadas por Capilla, Guadarnés General, Guadarnés de diario, Enfermería de ganado, Cuadras, Herrería, Pajares, Picadero, Cocherones de Gala (con 13 carrozas de gala) y diario (con 122 coches), Talleres de reparación de automóviles (con 13 automóviles, 2 omnibuses y 5 camiones), guarniciones y vestuario así como 142 habitaciones para empleados de las mismas.

Asimismo existía en Palacio una Real Oficina de Farmacia.

También formaban parte del Patrimonio de la Corona la Real Casa de Campo que era utilizada como cazadero, campo de Polo, campo de tiro de pichón amén de surtir al Palacio con sus huertas y campos de cultivo, la Casita del Príncipe del El Escorial, la Casita de Abajo también en El Escorial, la Casita del Príncipe en El Pardo, el Palacio de la Zarzuela, el Palacio Real de Aranjuez, el Palacio Real de El Pardo, el Palacio Real de La Granja de San Ildefonso donde veraneó la familia real hasta 1916, el Palacio Real de Riofrío, el Palacio Real de La Almudaina, y los Reales Alcázares de Sevilla. En 1926 se incorporó el Palacio de Pedralbes de Barcelona por donación.

El Rey Alfonso XIII contaba además, como patrimonio personal, con el Palacio de La Magdalena donde veraneó la familia real desde 1917 hasta 1931 y la Reina María Cristina de Habsburgo-Lorena, con el Palacio de Miramar.

Todos los edificios anteriormente citados eran supervisados por el Inspector de los Reales Palacios.

Los Reales Patronatos eran el Monasterio de las Descalzas Reales, el Real Monasterio de la Encarnación, el Real Monasterio de Santa Isabel, el Real Monasterio de Santa Clara de Tordesillas , el Real Monasterio de las Huelgas, el Hospital del Buen Suceso de Madrid donde tenía su residencia el Procapellán y los Reales Colegios de Alfonso XII y María Cristina de El Escorial.

Referencias[editar]

  • Enciclopedia Universal Europeo-Americana Espasa Calpe. Tomo XLIX. Hijos de J. Espasa, Editores. 1923.
  • Guía Oficial de España. Sucesores de Ribadeneyra. Madrid. 1930.