Reaganomía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Reaganomics»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Reagan pronuncia un discurso televisado desde el Despacho Oval, destacando su plan de reducción de impuestos. (julio de 1981)

El término Reaganomía (procedente del inglés reaganomics) es un contracción de las palabras Reagan y economía que se usa para describir la política económica del gobierno de Estados Unidos presidido por Ronald Reagan durante los años ochenta, basada en las teorías propugnada entre otros por el Nobel de Economía, Milton Friedman, y que tuvo como objetivo central el dar el protagonismo económico a la iniciativa y la acción individual frente al Estado. Los cuatros pilares de esta política fueron:

  1. Reducir el crecimiento del gasto público.
  2. Reducir los tipos marginales de los impuestos que gravaban el trabajo y el capital (Impuesto sobre la renta e Impuesto sobre las ganancias de capital).
  3. Reducir la regulación de la actividad económica.
  4. Control de la oferta monetaria y reducir la inflación.

Reagan tomó posesión del cargo durante un periodo de alta inflación y desempleo (denominada normalmente como estanflación), que había sido drásticamente reducida cuando dejó el cargo. Sigue siendo materia de debate hasta qué punto esto fue a causa de las políticas fiscales de Reagan o cuanto influyeron otros factores, tales como la política monetaria antiinflacionaria de la Reserva Federa dirigida por Paul Volcker y una vertiginosa caída de los precios del petróleo causado por la crisis de oferta en el Medio Oriente.

Políticas[editar]

La Reaganomics tenía sus raíces en dos de las promesas de la campaña de Reagan: bajar impuestos y reducción del tamaño de la actividad gubernamental. Reagan redujo la tarifa del impuesto sobre la renta, de una forma regresiva. Durante su mandato, los tipos más altos de las tarifas del impuesto sobre la renta se redujeron significativamente, bajando en siete años desde el 70% hasta el 28%. Por el contrario aumentaron los impuestos sobre las nóminas, así como los tipos impositivos efectivos de la población con menores ingresos para mantener así la financiación de la Seguridad Social.

El Producto interior bruto real se incrementó fuertemente después de la recesión de 1982, creciendo a un tipo del 3,4 por ciento anual durante sus años de mandato. El desempleo alcanzó un máximo de más del 10,7% en 1982 en medio de la recesión que se redujo y la inflación disminuyó significativamente. Se produjo también un aumento del empleo neto de alrededor de 16 millones de puestos de trabajo.

Al mismo tiempo Reagan, propuso la reducción de los programas federales de carácter civil, aunque las fuerzas políticas evitaron que se llevaran a cabo las grandes reducciones que pretendía. Buscó eliminar diversas regulaciones del gobierno federal, comenzando con la eliminación del control federal del precio del petróleo, y dio más autonomía al sector privado.

Sin embargo, Reagan también había prometido una aceleración en la carrera armamentísrica en Estados Unidos para enfrentarse a la Unión Soviética lo que se tradujo en un aumento dramático de los contratos del gobierno y en definitiva del gasto público. La lucha contra la inflación se combinó con promesas quebradas de recortar el déficit fiscal, llevando el ratio Gasto público/PIB a sus niveles más altos desde la Primera Guerra Mundial. Consecuentemente, ha habido una discusión sin fin acerca de si los logros económicos de los años de Reagan vinieron realmente del mercado libre, o del estímulo de la demanda agregada provocado por el mayor gasto gubernamental en línea con la visión keynesiana.

Con el Acta de reforma fiscal de 1986, Reagan y el Congreso intentaron ampliar la base impositiva y reducir los créditos fiscales. En 1983, los demócratas Bill Bradley y Dick Gephardt ya habían propuesto limpiar y ampliar la base de impuesto; en 1984 Reagan elaboró su propio plan en este sentido. La nuevas disposiciones de 1986 tenían como objetivo ser neutral desde el punto de vista cuantitativo: mientras que reducía los tipos marginales superiores, también "limpió" aunque solo sea parcialmente la base de impuesto reduciendo lagunas existentes y vías de escape de la legislación del impuesto, preferencias, y las excepciones, aumentando así la imposición efectiva del impuesto, especialmente en actividades favorecidas anteriormente por la legislación.

La mayoría de los economistas de distintas tendencias se han mostrado a favor de la simplificación de la legislación del impuesto sobre la renta, puesto que las preferencias y las excepciones del impuesto "distorsionan" las decisiones económicas.

La experiencia histórica de Reaganomics está de una nivelación apagado del gasto de la no-defensa después de las décadas de la no-defensa de aumento que pasan anteriormente, de los gastos para defensa crecientes, y del déficit federal elevado.

Desregulación[editar]

El economista, premio nobel, Milton Friedman ha señalado como evidencia de la política antiregulatoria de Reagan el descenso en el número de páginas agregadas al registro federal cada año (el registro recoge las reglas y regulaciones que las agencias federales publican por año). El número de páginas añadidas decayó intensamente desde el comienzo de la presidencia de Ronald Reagan y rompíó de esta forma un aumento constante y claro desde 1960. El aumento en el número de páginas agregadas por año volvió a tener una tendencia ascendente, aunque menos escarpada, después de que Reagan abandonara su cargo. En contraste, el número de las páginas que han sido agregadas cada año ha evolucionado de forma creciente bajo el mandato de Gerald Ford, Jimmy Carter, George H.W. Bush, Bill Clinton y otros.

La cuestión de qué parte de la tendencia total de la desregulación puede ser debida a Reagan sigue siendo polémico. Los economistas Raghuram Rajan y Luigi Zingales precisan que muchos de los principales esfuerzos de la desregulación se produjeron, o al menos habían empezado antes de la llegada de Reagan (Se cita la desregulación de líneas aéreas y de camiones con el presidente Carter y el comienzo de la reforma dereguladora en ferrocarriles, teléfonos, gas natural, y banca). Por estas razones ellos argumentan que "el movimiento hacia los mercados precedió a Reagan que es visto como uno de sus salvadores." (en su libro Salvad el capitalismo de los capitalistas p. 268. El economista William Niskanen, miembro del consejo de asesores económicos de Reagan y último presidente del Cato Institute, escribe que la desregulación tenía una baja prioridad dentro de la agenda de Reagan y que éste no pudo sostener el ímpetu desregulador iniciado en los años 70." La contradicción evidente con los datos de Friedman puede ser resuelta considerando Niskanen como referir a la desregulación estatutaria y a Friedman a la desregulación administrativa. En suma, un largo estudio de los economistas Paul Joskow y Roger Noll concluye que los cambios en la regulación económica no reflejan simplemente un cambio ideológico repentino en la visión del poder ejecutivo federal....muchos de los cambios significativos en la regulación económica comenzaron durante la administración de Carter y fueron iniciados por demócratas liberales, no es particularmente productivo referir a un movimiento genérico de la desregulación o pensar en ella como consecuencia de la elección de Ronald Reagan." (Política económica americana en los años 80, ed. Martin Feldstein, NBER 1994, pp. 371-72.)

Justificación teórica[editar]

En sus discursos de la campaña electoral de 1980, Reagan presentó sus ofertas económicas como una simple vuelta a los principios de la economía de libre empresa que habían estado vigentes antes de la gran depresión. Al mismo tiempo atrajo a seguidores del movimiento de Economía de la oferta, formados en la oposición a la política keynesiana de estímulos a la demanda. Este movimiento produjo algunos de los partidarios más fuertes para las políticas de Reagan durante su término en oficina.

La creencia de algunos autores en apoyo a las Reaganomics de que los tipos impositivos corta más que la paga para sí mismos estaba influida por la Curva de Laffer, un modelo teórico sobre la imposición fiscal que estaba particularmente en boga entre algunos conservadores americanos durante los años 70. El modelo de Laffer establece que los tipos fiscales excesivos reducen la recaudación fiscal, provocando un descenso del incentivo a la producción.

Antes de la elección de Reagan, las Reaganomics eran consideradas extremas por el ala moderada del partido republicano. En el año 1980 George Bush, mientras competía contra Reagan para la nominación republicana, manifestó que las Reaganomics eran un verdadero "vudu económico". De manera similar, en 1976, Gerald Ford había criticado seriamente la oferta de Reagan de dar vuelta atrás a una gran parte del presupuesto federal de los Estados. Desde la presidencia de Reagan, sin embargo, los políticos republicanos han apoyado de forma continuada, los programas de bajada de impuestos y de crecimiento del sector privado.

Soporte empírico[editar]

Según un estudio del 1996 del Think tank liberal Cato Institute

  • En 8 de cada 10 variables económicas examinadas de la economía americana mejoraron durante los años de Reagan más que durante el periodo previo y posterior.
  • El desarrollo económico creció un promedio del 3,2 por ciento durante los años de Reagan contra 2,8 por ciento durante los años de Ford-Carter y un 2,1 por ciento durante los años Bush-Clinton.
  • La renta familiar real media creció 4.000$ durante el período Reagan después de no experimentar ningún crecimiento en los años pre-Reagan y experimentó una caída de casi 1.500$ en los años post-Reagan.
  • Los tipos de interés, la inflación, y el desempleo bajaron más rápidamente bajo el periodo Reagan que inmediatamente antes o después de su presidencia.
  • La única variable económica que empeoró en el período de Reagan en comparación con los periodos anteriores y posteriores fue el ahorro, que experimentó una fuerte bajada en los años 80. La tasa de productividad era más alta en los años de preReagan pero baja mucho en los años de posteriores a Reagan.

Crítica a las Reaganomics[editar]

La política impositiva de Reagan fue acusada de generar un gran déficit de la Balanza de pagos y del presupuesto federal y elevar signficativamente el nivel de endeudamiento. Los economistas de oferta, defensores de la curva de Laffer, aducen que los recortes de impuestos provocaron que los ingresos por impuestos casi se duplicaran, pasando de 517 mil millones de dólares en 1980 a unos 1.032 mil millones en 1990), por lo que en su interpretación, tales déficits fueron causados por el incremento en el gasto público. Sin embargo, los críticos argumentan que la subida de los ingresos público es significativamente menor si se tiene en cuenta el ajuste por inflación (1.077,4 mil millones de dólares en 1981 contra 1.235,6 mil millones en 1988, medidos en dólares del año 2000) y también un análisis del Center on Budget and Policy Priorities argumenta que "la historia muestra que la grandes reducciones de impuestos a las ganancias, en 1981, fueron seguidos de un anormalmente bajo crecimiento en los ingresos por el impuesto a las ganancias, mientras que los incrementos en las tasas del impuestos a las ganancias llevados a cabo en 1990 y 1993 fueron seguidos de un importante incremento en los ingresos por impuesto a las ganancias." Específicamente, el análisis calculó que la tasa media de crecimiento anual del ingreso real por impuesto a las ganancias por persona en edad laboral fue del 0,2% en el período desde 1981 a 1990, y que este fue mucho mayor, 3,1% en el período que va de 1990 a 2001.

Una recesión ocurrió en 1982, el segundo año de ejercicio de Reagan. Este hecho fue central en la campaña del secretario del tesoro Paul Volcker contra la inflación: aplicando la Curva de Phillips o la teoría NAIRU, un alto desempleo (superior al 10% de la fuerza laboral, tanto en 1982 como en 1983) redunda en una reducción de la inflación. Reagan se benefició del hecho de que Volcker aflojó su política (pasando a una política monetaria más expansionista) después de que la inflación había sido dominada en mayor medida. Adicionalmente, la súbita caída del precio del crudo circa 1986, ayudó a la economía a lograr un crecimiento de la demanda sin inflación a finales de la década del 80. El crecimiento del empleo durante la administración Reagan tuvo un promedio del 2,1% anual, lo que la ubica en la media de las logradas en las presidencias del siglo XX.

Otra crítica recienta a las políticas de Reagan surge de la "Tax Reform Act" de 1986" y su impacto en el "impuesto mínimo alternativo" (AMT). La reforma fiscal ostensiblemente estaba destina a reducir o eliminar las deducciones de impuestos. Esta legislación expandió la AMT de una ley destinada a inversores ricos que no estaban gravados con otros impuestos a una re-enfocada sobre los americanos de clase media con hijos, que eran propietarios de su hogar, o vivían en Estados con alta carga impositiva.[1] Este sistema impositivo paralelo golpeó duramente a los americanos de clase media por la reducción de sus deducciones, logrando un aumento efectivo de sus impuestos, al tiempo que aquellos con más altos ingresos (excendiendo el millón de dólares) eran proporcionalmente menos afectados. De esta forma la carga impositiva fue quitada del 0,5% más rico pasándose al conjunto de la clase media[2] En el 2006 el reporte "National Taxpayer Advocate" del Internal Revenue Service (IRS) señalo al AMT como el más serio problema individual del código impositivo.[3] Hasta el 2007 el AMT redundo en un mayor ingreso por impuestos que el impuesto regular que se ha hecho dificultoso al Congreso reformar.[2]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]