Raza vasca

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Raza vasca fue un término antropológico utilizado por historiadores, literatos y etnógrafos entre los siglos XIX y XX.[1] La mayoría de los autores localizaba a esta raza en los territorios de Álava, Vizcaya, Guipúzcoa y Navarra en España, y en Baja Navarra, Labort y Sola en Francia, y en aquella época aludían a dicho concepto de raza en alusión a los términos actuales de «etnia» o «pueblo», mezclándolo con connotaciones socioculturales, y no sólo relativo a definiciones biogenéticas.

Políticamente el nacionalismo vasco político creado hacia mediados del XIX y en paralelo a otros renacimientos político-culturales en Europa de entonces tras la reunificación alemana e italiana, alegaba en sus inicios que dicha raza coincidiría territorialmente con los límites físicos de su patria, Euskadi o Euskal Herria y la raza vasca era usada como elemento identitario y como base de una teoría de reconstrucción nacional en el sentido que el derecho romano identificaba como nación o pueblo a una gens determinada de etnia o costumbres y leyes propios aun dentro del Imperio, y de neo-construcción política para plasmarlo hacia un estado mas o menos independiente, en contraposición a los conceptos de raza ibérica o raza latina independientemente de diferencias culturales o etnográficas como lengua, costumbres o leyes que eran usados por los nacionalistas españoles para basar la unidad estatal de los territorios o gentes en ellos heredados por la monarquia Borbonica, teniendo en los primeros escritos de Sabino Arana su máximo exponente. Arana, según mantienen algunos historiadores, fundó una doctrina política que consideraba que sólo los vascos de raza pura podían forman parte de la nación vasca y que la "raza vasca" era superior en todos los aspectos a la degenerada "raza española" ("maquetos") que había "invadido" Vizcaya.[2]

Durante el siglo XIX, "raza" fue un concepto central de la antropología[3] y el concepto de "raza vasca" se usaba mayoritariamente como elemento diferenciador, pero sin atribuirle una superioridad respecto a las otras razas.[4] [5] [6]

La alusión generalizada a la raza pervivió a principios del siglo XX hasta que cayó universalmente en desuso al utilizarlo la ideología nazi para promulgar el exterminio de las razas presuntamente inferiores. En la actualidad hace alusión a los caracteres peculiares que siguen siendo observables en los habitantes de esas tierras.[7] [8]

Polémica sobre el origen de la «raza vasca»[editar]

El origen de los vascos surge ya desde la idea mítica de que, los vascos provenían de Tubal, nieto de Noé, (véase Tubalismo) o de un ancestro legendario llamado Aitor, por lo que persiste hoy día la polémica sobre el origen de los vascos y de su lengua.

Cuando en 1801, Humboldt, intelectual y diplomático prusiano, fundador de la Universidad de Berlín, llegó al País Vasco, se sorprendió de que sus habitantes no fueran conocidos por un nombre común:

Cuando se quiere nombrar a todo el conjunto de la nación vasca cae uno en la perplejidad y se busca en vano el término aceptable a la vez por españoles, franceses y alemanes. Los franceses no conocen ninguna denominación general. Dicen Biscayens, cuando hablan de los de la península; Basques cuando hablan de los vasco-franceses; y en caso necesario recurren al nombre antiguo, Cantabres. (...) Los habitantes mismos se nombran según las provincias: vizcaínos, guipuzcoanos, alaveses... así ha perdido este desdichado pueblo hasta la unidad de su nombre.

Finalmente concluye:

Cuando se trate de todo el pueblo esparcido por el país vasco-francés, provincias vascongadas y Navarra: Vascos.

La sorpresa del anterior queda acreditada actualmente porque han sido múltiples y diversas las teorías sobre el origen de los vascos, muchas de ellas vinculadas a orientaciones políticas muy concretas que tienen como objetivo acreditar o desacreditar los principios nacionalistas vascos o españoles de cada una de ellas:

  • origen caucásico: una de las teorías más conocidas y generalizadas debida a ciertas similitudes del idioma con el idioma georgiano y algunas otras costumbres. De hecho la ciudad de Bilbao se hermanó con Tiflis y el lehendakari fue proclamado Doctor Honoris Causa de la Universidad de Tbilisi. Se da la circunstancia de que en Georgia existe una «Iberia caucásica», que era el nombre usado por los griegos y romanos antiguos para designar al antiguo reino georgiano de Kartli, lo que confundía a los geógrafos antiguos.
  • origen beréber / berberí: debido a las semejanzas idiomáticas entre ambas poblaciones, otros autores han señalado su falsedad dado que se intentaba asemejar las lenguas bereberes con neologismos o con préstamos latinos del euskera.
  • origen íbero: debido a que se parecerían sus lenguas (véase Vascoiberismo). Otros autores afirman que sólo un escaso 8% de la desconocida lengua íbera se puede traducir basándose en el euskera, por lo que niegan tal afirmación.
  • origen celta: debido a la similitud de muchos monumentos prehistóricos dispersos por su geografía. En 1999, Mariano Grondona, escribió en el diario argentino La Nación un artículo llamado Paz en Irlanda, Guerra en España[9] afirmando que:

Los celtas resistieron todos los intentos por destruir su identidad y su lengua. Hoy convertidos en irlandeses, escoceses, galeses, vascos, gallegos, santanderinos (cántabros), asturianos y portugueses, persisten triunfalmente al iniciar su quinto milenio.

A lo que muchos otros contestaron, entre otras cosas, que los vascos surgen en el 10.000 a. C. y los celtas del 1200 a. C.
  • origen vasco: esta teoría afirma que fueron los vascos los que crearon su propio idioma. Apoya esta teoría el hecho de que se hayan encontrado cráneos definidos por algunos autores como Barandiaran como del «tipo vasco» en yacimientos neolíticos, o que palabras como hacha (aizkora o haizkora) se formen a partir de la palabra roca (aitz o haitz).

Sobre la morfología vasca[editar]

Los rasgos somáticos de los vascos, según diversos estudios realizados, son: constitución robusta, cráneo braquicéfalo, cara de contorno triangular y sienes muy acusadas, «cabeza de liebre con las sienes salientes» (tête de lièvre á tempes gonflées); orificio occipital muy inclinado con el punto más anterior (basio) mucho más próximo al vértice que el posterior (opistio). Particularidad causa del alto ortognatismo (ángulo del perfil de la cara próximo a los 90º). Color de los ojos con frecuencia café o verde, nariz alta, saliente y barbilla puntiaguda.

Los artistas vascos, como José Arrúe, han repetido el mismo modelo facial del vasco, hombre o mujer, en sus pinturas, haciéndolo canónico, con los que eran rasgos definitorios ortodoxos racialmente: nariz prolongada, orejas grandes, boca hundida y mentón prominente. Este canon minoritario, sin embargo, se ha vuelto modelo exclusivo en las representaciones iconográficas idealizadas del "vasco".

Los vascos, por su morfología, por su lengua y por su etnia, aparecen netamente individualizados entre las razas del sudoeste de Europa, lo que parece plantear la conclusión de la singularidad somática del pueblo vasco, con lo que cabría hablar, no ya de un pueblo, sino de una raza.

Augusto Panyella. Director del Museo Etnológico de Barcelona

El cráneo vasco es típicamente europeo en todos los aspectos (...) su más próximo parecido es el británico, común de la era de hierro y no dista mucho del etrusco.

Encyclopedia Britannica, vol. 3, p. 186

Los dos cráneos hallados en Urtiaga, fechados hace 7.000 años, y depositados en el Museo de San Telmo de San Sebastián ya coinciden con el tipo vasco actual: el fruto de una evolución local de Cro-Magnon que los antropólogos llaman «Pirenaico».

El antropólogo, Aita Barandiaran

De todos modos, la morfología vasca, ha resultado ser poco generalizable, dado el elevado número de diferencias entre individuos participantes en estudios poblacionales recientes. Por ejemplo, el fenotipo del color de pelo demostró ser variable según la región estudiada: existe una amplia gama de colores que van del negro oscuro (Bizkaia), al rubio intenso (Álava), aunque sí se llegó a determinar un predominio del color oscuro. Muy interesante resultó asimismo el hallazgo de individuos con cráneos dolicocéfalos en la región del Duranguesado, y que el predominio de la mandíbula sea de tipo rectangular en esta región, así como los ojos oscuros y prominencias cigomáticas notables, que confieren una conformación de «cara rectangular».

Sobre la genética vasca[editar]

En 1949, Arthur E. Mourant[14] publicó un estudio por el que, estudiando el Rh de los vascos, descartaba cualquier parentesco con sus vecinos:

Los grupos sanguíneos dan gran frecuencia del grupo O y la más baja en B de todo el continente. Respecto al Rh, muestran la más alta frecuencia de Rh negativo —cerca del 30% de individuos— hallada en cualquier población Europea. Resumiendo, la posición de los vascos en el extremo final de la escala de frecuencia de estos dos aspectos —grupo sanguíneo y Rh— muestra que son diferentes en origen de los demás pueblos, y que sus vecinos más inmediatos han contribuido muy poco a su linaje.

G.M Morant, A.E. Mt. (Biometrika, vol. 21, London 1949)

En 1993, el ex presidente del PNV, Xabier Arzalluz, fue tildado de racista al hablar del origen de los vascos y su Rh negativo, en referencia a los estudios realizados por la Universidad de Florida (EEUU), cuyo responsable manifestó que el vasco:

"Es un pueblo muy interesante, porque se cree que desciende directamente de los cromañones, grupos paleolíticos que pintaron Altamira y Lascaux. Representan un enclave, un refugio que existía en la península durante la última glaciación y que dio origen a diferentes expansiones de ese foco".

En 1997, un estudio sobre las poblaciones ibéricas, realizado por Arnaiz-Villena y Jorge Martínez Laso del departamento de Inmunología del Hospital 12 de Octubre de Madrid y profesores de Medicina de la Universidad Complutense determinó que los vascos estaban más cercanos genéticamente al resto de habitantes de la Península y a los norteafricanos de origen bereber que al resto de poblaciones europeas. En toda su investigación, también hallaron un haplotipo (A11-B27-DR1) que se encuentra únicamente en los vascos. Los métodos utilizados por Arnaiz-Villena y sus insólitas conclusiones han sido criticados por respetados genetistas (Cavalli-Sforza, Alberto Piazza y Neil Risch).[15]

En este sentido opinan Anne Cambon Thomsen, de Toulouse, y los doctores Pandya y Tyler-Smith, de la Universidad de Oxford, que encontraron claras similitudes entre vascos y los norteafricanos; por su parte, Santachiara-Benerecetti, de Pavía, las halló entre vascos y sardos utilizando para ello marcadores del cromosoma Y.

La sección de Antropología del Departamento de Biología Animal de la Universidad de Barcelona,[16] al igual que otros estudios,[17] realizó de 1999 a 2000 un estudio de ADN encontrado en restos prehistóricos vascos:

Los resultados muestran claras diferencias mutacionales respecto a la secuencia más común de los europeos actuales. En ninguna de las 12 muestras analizadas se detecta el haplogrupo V, objeto de debate en la literatura científica actual sobre el origen de los vascos. La aportación de estas secuencias supone un salto cualitativo en los estudios de prehistoria. A causa del aún bajo efectivo de individuos disponible no pueden extraerse conclusiones de carácter general.

En 2001, Bryan Sykes, catedrático de genética humana de la Universidad de Oxford tras analizar el ADN mitocondrial de un gran número de europeos, afirma que los vascos están estrechamente emparentados con el resto de los europeos y pertenecen mayoritariamente al «clan Helena», el más exitoso de los clanes femeninos europeos, con un 41% de los europeos perteneciendo a alguna de sus ramas. Dicho clan surgió hace 20.000 años entre los valles del Dordoña y Vezere en el sur-centro de la actual Francia.[18]

Hay una larga historia sobre los vascos porque se consideran a sí mismos genéticamente diferentes, y un grupo separado. Una especie de reliquia de los europeos de antes de que comenzara la agricultura. Pero en realidad son muy europeos. Si analizas su ADN mitocondrial son más europeos que los europeos… de manera que están bastante relacionados. Su principal peculiaridad es que entre los vascos, es más extraño que en ningún otro grupo europeo, encontrar descendientes del clan de Jazmín, (único clan no originario de Europa, al que pertenecen alrededor de un 12% de los europeos nativos), que vivió en oriente medio hace aproximadamente 8.500 años, pero cuyos descendientes entraron en Europa con los primeros agricultores. Y aunque la agricultura y ganadería llegaron al país vasco más tarde que al resto de Europa…, es muy extraño encontrar descendientes de Jazmín entre los vascos. Esa es la diferencia principal con el resto de los europeos; pero no es una gran diferencia.

En 2001, un estudio científico revela que vascos y celtas son «genéticamente hermanos de sangre». A esta conclusión ha llegado un equipo de investigadores de la University College London (David B. Goldstein, Cristian Capelli y otros) que, después de haber analizado y comparado los modelos genéticos de vascos, celtas de Gales y celtas de Irlanda, ha concluído que el patrón de transmisión masculina de ambos grupos (cromosoma Y) es muy similar y estadísticamente indistinguible.[19] [20]

De 2001 a 2003, estudios realizados entre otros por Comas, Calafell, Plaza,[21] Bosch[22] de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, y otros autores,[23] contradicen las conclusiones de Arnaiz-Villena y confirman el estrecho parentesco entre poblaciones ibéricas y europeas y la importante barrera genética que ha supuesto el estrecho de Gibraltar.

En 2006 dos equipos independientes relacionan a los británicos nativos con los vascos y con tribus íberas de la costa respectivamente. El primer estudio encabezado por Stephen Oppenheimer, sostiene que una parte importante de los británicos proceden de la expansión postglaciar de cazadores recolectores procedentes del refugio vasco en un período que podría oscilar entre 15.000 y 7.500 años.[24] El segundo estudio, dirigido por Bryan Sykes postula que la población indígena británica (celta) tiene prácticamente la misma huella genética que una tribu de Íberos de la costa que pudo cruzar el Golfo de Vizcaya hace 6000 años.[25] [26]

En 2007, el genetista Spencer Wells, director del Genographic Project de National Geographic ha señalado que genéticamente los vascos son idénticos al resto de los íberos. Aun así tienen ligeras frecuencias distintas, propias de una población aislada.[27]

A partir de una serie de estudios sobre la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, más conocida como mal de las vacas locas, se descubrió que en el País Vasco existía una mutación genética que podría dar más pistas sobre el polémico origen de los vascos. Lo mismo se podría decir de un tipo de Parkinson hereditario que sufre un 10% de la población guipuzcoana.

En 2010, un estudio de Laayouni, Calafell y Bertranpetit publicado en la revista Human Genetics evidenciaba que la peculiaridad genética de los vascos no estriba en su origen, el mismo que el del resto de los europeos, sino en los factores ambientales y patógenos a los que han estado expuestos durante su estancia en Europa, objetivos de la selección natural en las poblaciones ancestrales. Según afirmaron: "Nuestro análisis muestra que, desde el punto de vista del genoma, los vascos no se diferencian de otras poblaciones ibéricas".[28] Si bien, un estudio posterior afirmaba que los vascos componen un grupo "homogéneo" y "genéticamente distinto" de otras poblaciones europeas por ser una población relativamente aislada. Entre las poblaciones estudiadas, no hay ninguna de otras regiones españolas, por lo que no se ha determinado la cercanía genética entre vascos y otros españoles.[29]

En cualquier caso, parte de la sociedad vasca urbana actual, al igual que muchas sociedades contemporáneas, lejos de pertenecer a una raza homogénea, es plural y sin identidad a muchos niveles — lo cual no quiere decir que viven sin un deferente cultural que se podria trasladar o identificar con muchos de los componentes de la sociedad andina de Bolivia o Chile, o los mismos referentes en la sociedad bávara o napolitana, o en la Americana sean de origen europeo o indio compartiendo un mismo punto geografico, como en la gitana ya sedentaria en varios países europeos y otros del medio oriente, seria una exageración simplista que ignora la ciencia antropológica —, ya que es producto de la mezcla de los habitantes autóctonos con los nuevos vascos procedentes de las varias oleadas de inmigrantes (finales del siglo XIX y mediados del siglo XX) que desde el resto de España se trasladaron a vivir al País Vasco.[30] [31] [32] [33]

Sobre el idioma vasco: el euskera[editar]

Según la región, se le llama euskara, euskala, eskuara, eskuera, eskara, eskera, eskoara, euskiera, auskera, oskara, uskera, uskaa, uska o üskara. Los especialistas, una vez más, no se ponen de acuerdo respecto al origen de esta lengua.

Dicho idioma ha tenido influencia en las lenguas romances españolas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. E. Collignon.- "La Raza Vasca: estudio antropológico"(Paris, 1899)
  2. José Luis de la Granja Sáinz, El "antimaketismo": la visión de Sabino Arana sobre España y los españoles, en Norba. Revista de historia ISSN 0213-375X, Nº 19, 2006, págs. 191-203. Consultado: 08-3-2011.
  3. Razas y Pueblos de la tierra, por Deniker (Paris, 1900).
  4. Miguel de Unamuno aludía constantemente al término de raza vasca, por ejemplo: "Si hay algún hombre representativo de mi raza, es Íñigo de Loyola, el hidalgo guipuzcoano que fundó la Compañía de Jesús, el caballero andante de la iglesia, el hijo de la tenacidad paciente. La Compañía, me decía una vez un famoso exjesuita, no es castellana, como se ha dicho, ni española, es vascongada. Y vascongada hasta en sus defectos. Es vascongada en su terquedad pacienzuda, en su espíritu a la vez autoritario e independiente, en su horror a la ociosidad, en su pobreza de imaginación artística, en su fuerza para acomodarse a los más distintos ambientes, sin perder su individualidad propia". "Sí; las Filipinas las ganó para España mi paisano Legazpi - uno de los hombres más representativos de mi raza vasca, como lo fue también muy representativo de ella, la suya y la mía, Urdaneta; - y las ganó con el cerebro y no con el otro órgano de donde han sacado sus determinaciones no pocos de los conquistadores á lo Pizarro, de espada y tranca."
  5. "Los trece hombres de la costa tenían el sello característico de la raza vasca: cabeza ancha, perfil aguileño, la pupila muerta por la constante contemplación de la mar, la gran devoradora de hombres. El Cantábrico los conocía; ellos conocían las olas y el viento." (Pío Baroja)
  6. [1] "... lo que demuestra el amor inmenso que siente Ud. por la justicia y por la raza vasca, a la que Ud. pertenece" (Colecciones Mexicanas. Españoles en México-Siglo XIX.C11, E9, D7, reg. 1864. Folio 200.)
  7. [2] "Loyola era una vasca de raza y una persona con mucha generosidad"" (Federico Trillo al fallecimiento de Loyola de Palacio)
  8. "Cortos en palabras, pero en obras largos" (Tirso de Molina, primer acto de "La prudencia en la mujer")
  9. La celticidad de los vascos
  10. Ingleses e irlandeses descienden de los vascos, según un genetista de la Universidad de Oxford. Izaronews.com
  11. Dan Bradley genetista de la Universidad Trinity College: «Hay una concordancia significativa entre los orígenes genéticos irlandeses y vascos». 12 de abril del 2006. Gara.net
  12. Irlandar eta britainiar gehienek euskal herentzia genetikoa dute. Faktoria, Euskadi Irratia. Eitb.com (en euskera)
  13. Britainiar eta irlandarren euskal jatorriaren teoria. Wikipedia en euskara (en euskera)
  14. Obituary: Arthur Mourant (1904-1994)
  15. [3], "Three respected geneticists, Luca Cavalli-Sforza, Alberto Piazza and Neil Risch, criticised Arnaiz-Villena's methodology. They stated that "Using results from the analysis of a single marker, particularly one likely to have undergone selection, for the purpose of reconstructing genealogies is unreliable and unacceptable practice in population genetics. The limitations are made evident by the authors’ extraordinary observations that Greeks are very similar to Ethiopians and east Africans but very distant from other south Europeans; and that the Japanese are nearly identical to west and south Africans. It is surprising that the authors were not puzzled by these anomalous results, which contradict history, geography, anthropology and all prior population-genetic studies of these groups." Arnaiz-Villena et al. countered this criticism in a response, stating "single-locus studies, whether using HLA or other markers, are common in this field and are regularly published in the specialist literature"
  16. Hacia el origen de los vascos. Secuencias de DNA mitocondrial antiguo del País Vasco. sección de Antropología del Dpto. de Biología Animal de la Universidad de Barcelona
  17. An mtDNA Analysis in Ancient Basque Populations: Implications for Haplogroup V as a Marker for a Major Paleolithic Expansion from Southwestern Europe. Summary: mtDNA sequence variation was studied in 121 dental samples from four Basque prehistoric sites, by high-resolution RFLP analysis. The results of this study are corroborated by (1) parallel analysis of 92 bone samples, (2) the use of controls during extraction and amplification, and (3) typing by both positive and negative restriction of the linked sites that characterize each haplogroup. The absence of haplogroup V in the prehistoric samples analyzed conflicts with the hypothesis proposed by Torroni et al., in which haplogroup V is considered as an mtDNA marker for a major Paleolithic population expansion from southwestern Europe, occurring ∼10,000-15,000 years before the present (YBP). Our samples from the Basque Country provide a valuable tool for checking the previous hypothesis, which is based on genetic data from present-day populations. In light of the available data, the most realistic scenario to explain the origin and distribution of haplogroup V suggests that the mutation defining that haplogroup (4577 NlaIII) appeared at a time when the effective population size was small enough to allow genetic drift to act—and that such drift is responsible for the heterogeneity observed in Basques, with regard to the frequency of haplogroup V (0%–20%). This is compatible with the attributed date for the origin of that mutation (10,000–15,000 YBP), because during the postglacial period (the Mesolithic, ∼11,000 YBP) there was a major demographic change in the Basque Country, which minimized the effect of genetic drift. This interpretation does not rely on migratory movements to explain the distribution of haplogroup V in present-day Indo-European populations. (The American Journal of Human Genetics, Volume 65,Issue 1, Pages 199 - 207. N. Izagirre, C. de la Rúa)
  18. Oxford ancestors "The clan of Helena (Greek for light) is by far the largest and most successful of the seven native clans with 41% of Europeans belonging to one of its many branches. It began 20,000 years ago with the birth of Helena somewhere in the valleys of the Dordogne and the Vezere, in south-central France. The clan is widespread throughout all parts of Europe, but reaches its highest frequency among the Basque people of northern Spain and southern France."
  19. Genes link Celts to Basques, BBC, abril de 2001.
  20. [4], The New York Times, mayo de 2003
  21. Polimorfismo de inserciones Ibéricas y Norte-Africanas: Evidencia de una fuerte barrera genética a través del Estrecho de Gibraltar
  22. Genética e historia de las poblaciones del norte de África y la Península Ibérica
  23. Relaciones Filogenéticas entre las Poblaciones Autóctona Vasca, Georgiana (Cáucaso) y Bereber (Mauritania) desde la Perspectiva de la Región Hipervariable del ADN Mitocondrial y Polimorfismos del Cromosoma Y"Finalmente, la conclusión general a la que puede llegarse es que tanto los linajes matrilineales del análisis de los segmentos hipervariables HVI y HVII del ADNmt, como los linajes patrilineales de los SNPs del cromosoma Y han demostrado que no hay indicios que demuestren que exista o haya existido una relación genética estrecha entre las poblaciones analizadas, autóctonos vascos, georgianos y bereberes. Además, de este estudio se desprende que no puede asumirse una clara diferencia entre la población autóctona vasca y sus poblaciones vecinas europeas que permitiera determinar que pertenecen a dos poblaciones fundadoras diferentes."
  24. [5], Prospect, Myths of British ancestry.
  25. [6], Mail Online, septiembre de 2006.
  26. [7], We're nearly all Celts under the skin
  27. El periódico
  28. Los genes de los vascos no son diferentes, Público, 19 de febrero de 2010.
  29. Los vascos ahora son "distintos genéticamente", Público, 10 de mayo de 2010.
  30. José Aranda Aznar, La mezcla del pueblo vasco, en Empiria: Revista de metodología de ciencias sociales, ISSN 1139-5737, Nº 1, 1998, pp. 121-180. Consultado: 10-3-2011.
  31. "This includes what Bradley describes as the “Atlantic façade”, places along the Atlantic seaboard where the Celtic languages were spoken including Brittany, Scotland, Wales, Cornwall and also northern Spain, particularly in the Basque regions.". Irishtimes.com (en inglés)
  32. "RTE’s programme “Blood of the Irish” showed that some of the first people to arrive in Ireland originated from the Basque region in Northern Spain. Following the programme, many people would like to trace their ancestral roots through DNA testing. ". Ancestors.ie (en inglés)
  33. "Their studies show that the Irish, with the Basques, are the last great repository for a group of genes that were common across Europe dating back to pre-neolithic times before the discovery of agriculture and the consequent dilution of populations." Clare County Library. Clarelibrary.ie (en inglés)

Enlaces externos[editar]