Rapto de la novia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Posible secuestro de una novia en Asia Central, en torno a 1870

El rapto de la novia, también conocido como matrimonio por secuestro, es una práctica repetida a lo largo de la historia en todo el mundo. Consiste en un hombre que secuestra a una mujer con intención de casarse con ella. Esta práctica sigue dándose en países que abarcan desde el Asia Central, el Caúcaso y zonas de África. También entre pueblos tan diversos como el gitano en Europa, los Hmong en Asia o los Tzeltal en México. En la inmensa mayoría de los países el rapto de la novia está considerado un delito más que una forma válida de matrimonio. En algunos de sus usos el término puede referirse a las fugas para contraer matrimonio sin consentimiento y puede incluir también matrimonios pactados. Concretamente en Kirguistán y Chechenia si bien está contra la ley, esta se muestra laxa al respecto.

Cabe distinguir el rapto de la novia, un hombre y sus familiares secuestran a una mujer, de aquellos raptos masivos de mujeres por grupos de hombres, generalmente en tiempo de guerra, como el que retrata el Rapto de las sabinas.

Trasfondo[editar]

Aunque las motivaciones que llevan al rapto de la novia varían en función de la región, las culturas que tradicionalmente han empleado el matrimonio por secuestro suelen tener un carácter patriarcal y un fuerte estigma sobre el embarazo fuera del matrimonio y los nacimientos ilegítimos.[1] En sociedades agrícolas, donde es más frecuente el rapto de la novia, los niños trabajan para sus familias. Además, cuando la mujer se casa abandona su familia de nacimiento y se convierte en miembro de la familia de su esposo. Debido a esta pérdida de mano de obra las familias de las mujeres no quieren que sus hijas se casen jóvenes y exigen una compensación económica por su marcha. Esto choca con los intereses del hombre y su familia que desean esa nueva mano de obra que supone la esposa.[2] en ciertos sistemas legales el consentimiento de la mujer no es un factor a tener en cuenta para dar valided al matrimonio. Igualmente la posibilidad de un secuestro es citada como uno de los motivos por los cuales las jóvenes apenas participan en ciertos sistemas educativos.[3]

Rapto de la novia en África[editar]

Son tres los países africanos donde se han reportado raptos de novias, frecuentemente seguidos de una violación

Ruanda[editar]

El rapto de la novia se considera frecuente en áreas de Ruanda.[4] A menudo el raptor secuestra a una mujer en su propia casa o la sigue hasta poder secuestrarla. El secuestrador y sus acompañantes probablemente violen a la mujer para asegurar su sumisión al matrimonio.[5] La familia de la mujer se sentirá entonces más inclinada a consentir la unión o sencillamente se verá obligada a aceptarla en caso de que la mujer quede embarazada en la violación pues una mujer embarazada no es apta para elegir matrimonio.

Frecuentemente el matrimonio tiene lugar en una ceremonia sólo unos días después del secuestro. En estas ceremonias el secuestrador pedirá a los padres de la novia perdón por haber secuestrado a su hija.[5] Igualmente el hombre probablemente ofrezca dinero, una vaca o algún bien en reparación para la familia de la novia.[6]

Los raptos de la novia en Ruanda suelen concluir con malos resultados. Los trabajadores pro derechos humanos informan de que aproximadamente uno de cada tres hombres que secuestra a una mujer para convertirla en su esposa acaba por abandonarla. Este abandono es especialmente grave pues la mujer queda sin apoyo ninguno e imposibilitada para encontrar otro matrimonio. Muchas de estas mujeres acaban por convertirse en meras concubina del raptor.[5] Igualmente es extremadamente frecuente en Ruanda la violencia contra la mujer que no se encuentra penada ni perseguida.[7]

El rapto de la novia no se encuentra especialmente fuera de la ley en Ruanda, pero los secuestros violentos están penados como las violaciones. De acuerdo con un oficial de justicia criminal, los raptores de novias no han sido nunca juzgados en un proceso legal. Como afirma el citado oficial, en el departamento de Nyagatare Cuando nos enteramos de algún secuestro capturamos a los raptores e incluso, en ocasiones, al marido. Pero nos vemos obligados a dejarles marchar a todos unos días después.".[5] Grupos de defensa de los derechos de la mujer han intentado cambiar la situación mediante campañas de concienciación y promoviendo la igualdad de género. Lo cierto es que los progresos han sido muy reducidos.[5]

Etiopía[editar]

En partes de Etiopía un hombre, de forma coordinada con sus amigos, puede raptar a una mujer o una niña, generalmente usando un caballo para facilitar la huida[8] El secuestrador probablemente esconda a su esposa y la viole hasta lograr que se quede embarazada. El secuestrador, alegando la paternidad sobre el hijo, puede reclamar a la mujer como su esposa.[9] Posteriormente el secuestrador intentará negociar una dote matrimonial con los familiares o con los ancianos de la aldea para así legitimar definitivamente el matrimonio[9] Se ha comprobado que jóvenes de hasta once años han sido secuestradas con intención de lograr un matrimonio.[10] A pesar de que Etiopía ha criminalizado estos secuestros y aumentado la edad legal para contraer matrimonio hastal los 18 años en 2004, esta ley no ha sido implantada de forma efectiva.[11]

La esposa de un matrimonio forzado puede sufrir tanto secuelas físicas a consecuencia de la temprana actividad sexual y embarazo como secuelas psicológicas por el maltrato y el final abrupto de su educación[12] Secuestros de niñas en edad escolar tiene lugar aún en Oromiya, por ejemplo.[13] Por supuesto estas mujeres están mucho más expuestas a enfermedades de transmisión sexual como el sida.[12]

Kenya[editar]

Los matrimonios forzosos continúan siendo un problema para las jóvenes en Kenya. El Departamento de Estado de los Estados Unidos ha informado sobre el hecho de que niñas o adolescentes muy jóvenes (más de diez años) estén en ocasiones casadas con hombres que tienen veinte años más que ellas.[14]

El matrimonio por secuestro solía ser, y hasta cierto punto sigue siendo, una forma de derecho consuetudinario para el grupo étnico Gusii. La práctica solía consistir en un hombre que secuestra a una mujer por la fuerza y la viola para provocar un embarazo. Esta pareja, cohibida por el estigma social que supone haber sido violada y el embarazo acabará por aceptar como esposo al secuestrador. Pese a que este modo de matrimonio era mucho más habitual entre finales del siglo XIX y los años 60 aun hoy se registran casos ocasionales.[15]

Asia Central[editar]

Mapa de Asia Central

En Asia Central, el rapto de la novia se da en Kirguistán,[16] Kazajistán,[17] Turkmenistán,[18] y Karakalpakia, una región autónoma de Uzbekistán.[19] Los origines de esta tradición en esta zona están discutidos,[20] pero en todo caso el número de matrimonios no consensuados está en aparente auge en varios países de Asia Central en relación con los cambios políticos y de índole económica.[21]

Kirguistán[editar]

A pesar de ser ilegal[22] en muchas zonas rurales del país el rapto de la novia, conocido como ala kachuu (en español coger y volar), es una forma habitual y aceptada de conseguir una esposa.[23] Según los estudios del investigador Russell Kleinbach aproximadamente la mitad de todos los matrimonios de Kirguistán incluyen el rapto de la novia. De todos estos raptos, dos tercios son no consensuados.[24]

Uno de los modelos de rapto de la novia que está presente en Kirguistán consiste en un joven que, tras decidir que quiere casarse, pide a sus padres que le indiquen una esposa adecuada o, en otro caso, los padres del joven le indican que es el momento de casarse y asentarse para lo que debe escoger una esposa con las características requeridas. Podría considerarse que esta forma de matrimonio tiene relación con el matrimonio acordado cuando en realidad sólo ha sido acordado por una parte de los implicados. Tras la decisión, el novio y sus amigos o familiares de sexo masculino secuestran a la chica escogida (antes a caballo, ahora en coche) y la llevan a la casa familiar. Una vez allí los familiares del novio intentan convencer a la mujer para que acepte el matrimonio y se coloque en la cabeza el jooluk, un pañuelo ceremonial de boda, que simboliza su aceptación del matrimonio.[25] Probablemente intenten convencer a la mujer señalando las ventajas de la unión, como la riqueza o su granja para que vea lo que obtendría si se uniera a la familia. Igualmente, las familias suelen utilizar la fuerza o amenazar con maldecir a la mujer si decide irse. Ésta última es una buena treta en un país sumamente supersticioso.[26] También se producen casos en los que la familia mantiene a la mujer como rehén durante varios días para debilitar su voluntad. En otros casos, la familia la dejará marchar si insiste en negarse a aceptar el matrimonio; la mujer, por ejemplo, se mantendrá desafiante y rechazará sentarse o comer como muestra de que no desea la hospitalidad. Durante este período, el novio no ve a la novia hasta que ella ha decido aceptar o, al menos, quedarse. Igualmente la familia de la mujer secuestrada tomará parte, ya sea presionando a la mujer para que acepte casarse ( si considera el matrimonio como ventajoso) o, por el contrario, urgiendo para su liberación si se oponen al matrimonio.[27]

En otros modelos de rapto de la novia presentes en Kirguistán y otras áreas de Asia Central, la mujer raptada puede ser una desconocida para el hombre hasta el momento del rapto.[28] En ocasiones, el novio y su familia, más que elegir una mujer concreta a la que raptar, escogen una casa; de ese modo podrán raptar a una de las hermanas de la mujer deseada en caso de que ésta no se encuentre en casa.[29] Al igual que en otras sociedades, los hombres que deciden raptar a una mujer son indeseables socialmente por múltiples razones; pueden ser violentos, tener un pasado criminal o ser drogadictos.[30]

El rapto de la novia en Kirguistán a menudo incluye la violación.[31] Incluso si dicha violación no ocurre, una vez que la mujer ha pasado retenida la noche (aunque sólo sea una noche), su virginidad es puesta en duda. Con su honra mancillada, la joven tendrá muy pocas opciones de casarse con otro hombre. Así sucede que, tras una noche capturada, la joven se ve obligada e impulsada a casarse con el hombre que la retuvo.[26] Este enorme estigma social va asociado a la mujer aunque rechace casarse y, muchas veces, las mujeres raptadas sienten que no tenían opción más allá de aceptar. Muchas de las que finalmente rechazan casarse acaban, incluso, por suicidarse.[32]

El asunto es más confuso por el uso local del término "rapto de la novia" para reflejar práticas, a modo de continuo, que abarcan desde un rapto seguido de una violación (y después, inevitablemente, el matrimonio) hasta algo parecido a un matrimonio con fuga acordado por los jóvenes que, una vez ocurridos los hechos, hacen que sus padres acaten y consientan el matrimonio.

Pese a que esta prácica es ilegal en Kirguistán, aquellos que secuestran novias en raras ocasiones son perseguidos por la justicia. Esta reticencia a la hora de hacer cumplir la ley está causada en parte por el sistema plural de legalidad que rige el país. Muchos pueblos están regidos de facto por consejos de ancianos y tribunales aksakal que siguen el derecho consuetudinario, apartados del control legal del estado.[33] Los aksakal no sulen tomar en serio el rapto de la novia y en muchas ocasiones son invitados a la boda y animan a la familia de la novia a aceptar el matrimonio.[34]

La historia del rapto de la novia en Kirguistán es un asunto disputado. Rusia primero y la Unión Soviética después prohibieron, como poderes colonizadores, antiguas prácticas de los nómadas pero, con la disolución de la Unión Soviética, muchas de estas costumbres han resurgido como forma de asentar una identidad cultural.[35] Rechazar un secuestro es, a menudo, culturalmente inaceptable para las mujeres y se percibe como un rechazo a algo propio de la cultura de Kirguistán.[36]

Esta práctica se asocia también con una muestra de afirmación de la masculinidad.[37] Algunos estudios recientes afirman que el rapto de la novia solía ser frecuente. Según historiadores del país y el Programa Fulbright, además del estudioso Russell Kleinbach, el rapto de la novia era raro hasta la época soviética. La tradición del rapto de la novia se ha incrementado de manera dramática en el siglo XX.[38] Este aumento de raptos de novias puede estar relacionando con la dificultad de pagar el kalym, o precio requerido por la novia.[39]

Según informes de la Embajada de los Estados Unidos, dos estadounidenses fueron secuestradas con la finalidad de contraer matrimonio en una zona rural del país en 2007.[40]

Según un estudio de 1992, el precio de una esposa entre la etnia Dugan fluctúa entre los 240 y 400 rublos. Los Dugan más pobres suelen encontrar una esposa entre mujeres kirguizas o casarse con mujeres tártaras o sart. Los dugans también secuestran en secreto a mujeres kirguizas para casarse con ellas.[41]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. See Brian Stross, Tzeltal Marriage by Capture, Anthropological Quarterly, Vol. 47, No. 3, Kidnapping and Elopement as Alternative Systems of Marriage (Special Issue) (Jul., 1974), pp. 328-346 (describing Tzeltal culture as patriarchal with a few opportunities for "pre-marital cross-sex interaction")[hereinafter Stross, Tzeltal Marriage by Capture]; Sabina Kiryashova, Azeri Bride Kidnappers Risk Heavy Sentences, Institute of War and Peace Reporting, November 17, 2005, http://www.iwpr.net/?p=wpr&s=f&o=258105&apc_state=henpwp (discussing the shame brought on Azeri kidnap victims who spend a night outside of the house); Gulo Kokhodze & Tamuna Uchidze, Bride Theft Rampant in Southern Georgia, http://www.iwpr.net/?p=crs&s=f&o=321627&apc_state=henh (discussing the Georgian case, where "great social stigma attaches to the suspicion of lost virginity.". Compare with Barbara Ayres, Bride Theft and Raiding for Wives in Cross-Cultural Perspective, Anthropological Quarterly, Vol. 47, No. 3, Kidnapping and Elopement as Alternative Systems of Marriage (Special Issue) (Jul., 1974), pp. 245. ("There is no relationship between bride theft and status distinctions, bride price, or attitudes toward premarital virginity. The absence of strong associations in these areas suggests the need for a new hypothesis.".)
  2. Human Rights Watch, Reconciled to Violence: State Failure to Stop Domestic Abuse and Abduction of Women in Kazakhstan, Vol. 8, No. 9, Sept. 2006, p. 117 ("Families in Kyrgyzstan generally exploit the labor of new brides as a way of adding to the resources and productivity of the household with little cost to the family.Families in Kyrgyzstan generally exploit the labor of new brides as a way of adding to the resources and productivity of the household with little cost to the family."); Sabina Kiryashova, Azeri Bride Kidnappers Risk Heavy Sentences, Institute of War and Peace Reporting, Nov. 17, 2005, http://www.iwpr.net/?p=wpr&s=f&o=258105&apc_state=henpwpr ("Even more sinister are reports of kidnapped brides being taken abroad or used as slaves at home. “There have been cases when girls were abducted and used as housekeepers,” said Saida Gojamanli from the Human Rights and Legislation Protection Bureau.")
  3. Save the Children, Learning from Children, Families and Communities to Increase Girls' Participation in Primary School
  4. Julius Adekunle, Culture and Customs of Rwanda, Published by Greenwood Publishing Group, 2007, p. 106
  5. a b c d e Tom Streissguth, Rwanda in Pictures, p. 39; Jean Ruremesha, RIGHTS-RWANDA: Marriage by Abduction Worries Women's Groups, Inter Press Service, Oct. 7, 2003.
  6. Streissguth, p. 39.
  7. U.S. Department of State, Rwanda: Country Reports on Human Rights Practices -- 2007, March 11, 2008
  8. BBC, Ethiopia: Revenge of the Abducted Bride, http://news.bbc.co.uk/2/hi/africa/371944.stm, June 18, 1999.
  9. a b BBC, Ethiopia: Revenge of the Abducted Bride.
  10. UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs, ETHIOPIA: Surviving forced marriage, http://www.irinnews.org/Report.aspx?ReportId=69993
  11. UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs, ETHIOPIA: Surviving forced marriage, http://www.irinnews.org/Report.aspx?ReportId=69993; State Department Human Rights Report -- Ethiopia, http://www.state.gov/g/drl/rls/hrrpt/2007/100481.htm
  12. a b UN Office for the Coordination of Humanitarian Affairs, ETHIOPIA: Surviving forced marriage
  13. LEARNING FROM CHILDREN, FAMILIES, AND COMMUNITIES TO INCREASE GIRLS’ PARTICIPATION IN PRIMARY SCHOOL Save the Children USA report
  14. United States State Department, Kenya: Country Reports on Human Rights Practices - 2007, March 11, 2008, http://www.state.gov/g/drl/rls/hrrpt/2007/100487.htm
  15. Immigration and Refugee Board of Canada, Kenya: Information on Kisii marriage customs and whether women are, at times, abducted and coerced into marriage, http://www.unhcr.org/refworld/topic,463af2212,469f2e452,45f147f811,0.html
  16. Human Rights Watch, Reconciled to Violence
  17. Werner, Cynthia, “Women, marriage, and the nation-state: the rise of nonconsensual bride kidnapping in post-Soviet Kazakhstan,” in The Transformation of Central Asia. Pauline Jones Luong, ed. Ithaca, NY: Cornell University Press, 2004, pp. 59–89
  18. United Nations Population Fund, Bride Kidnapping Fact Sheet, www.unfpa.org/16days/documents/pl_bridenapping_factsheet.doc
  19. Uzbekistan: No love lost in Karakalpak bride thefts, http://www.wluml.org/english/newsfulltxt.shtml?cmd[157]=x-157-64561
  20. SeeRuss Kleinbach & Lilly Salimjanova, Kyz ala kachuu and adat: Non-consensual bride kidnapping and tradition in Kyrgyzstan, Central Asian Survey, (June 2007) 26:2, 217 - 233; Handrahan, Lori, Hunting for Women, International Feminist Journal of Politics, 6:2,(2004) pp. 207 — 233
  21. See Handrahan, p. 208 (Kyrgyzstan); Kleinbach & Salimjanova, p. 218 (Kyrgyzstan); Werner, pp. 82-84.
  22. Bride kidnapping is criminalized in Article 155 of the Criminal code. See Russ Kleinbach & Lilly Salimjanova, Kyz ala kachuu and adat: Non-consensual bride kidnapping and tradition in Kyrgyzstan, Central Asian Survey, (June 2007) 26:2, 217 - 233, available at http://faculty.philau.edu/kleinbachr/2007_study.htm.
  23. United States State Department, Kyrgyz Republic: Country Reports on Human Rights Practices - 2007, March 11, 2008, http://www.state.gov/g/drl/rls/hrrpt/2007/100616.htm
  24. Kleinbach & Salimjanova, Kyz ala kachuu and adat: Non-consensual bride kidnapping and tradition in Kyrgyzstan, Central Asian Survey, (June 2007) 26:2, 217 - 233.
  25. PBS, Kyrgyzstan: The Kidnapped Bride, http://www.pbs.org/frontlineworld/stories/kyrgyzstan/thestory.html; Handrahan, Lori, Hunting for Women, International Feminist Journal of Politics, 6:2,(2004) pp. 207 — 233, at 209; Alex Rodriguez, Kidnapping a Bride Practice Embraced in Kyrgyzstan, Augusta Chronicle, July 24, 2005.
  26. a b Craig S. Smith, Abduction, Often Violent, a Kyrgyz Wedding Rite, N.Y. Times, April 30, 2005.
  27. Human Rights Watch, Reconciled to Violence: State Failure to Stop Domestic Abuse and Abduction of Women in Kyrgyzstan, p. 86, http://hrw.org/reports/2006/kyrgyzstan0906/kyrgyzstan0906webwcover.pdf
  28. Human Rights Watch, Reconciled to Violence: State Failure to Stop Domestic Abuse and Abduction of Women in Kyrgyzstan, p. 91, http://hrw.org/reports/2006/kyrgyzstan0906/kyrgyzstan0906webwcover.pdf; Craig S. Smith, Abduction, Often Violent, a Kyrgyz Wedding Rite, N.Y. Times, April 30, 2005.
  29. Luong, Pauline Jones. The transformation of Central Asia : states and societies from Soviet rule to independence. Ithaca: Cornell University Press, 2004.
  30. See Rodriguez, Kidnapping a Bride Practice Embraced in Kyrgyzstan.
  31. Human Rights Watch, Reconciled to Violence: State Failure to Stop Domestic Abuse and Abduction of Women in Kyrgyzstan
  32. Burulai Pusurmankulova, Bride Kidnapping: Benign Custom Or Savage Tradition?, June 15, 2004, Voice Of Freedom Initiative Of The Human Rights Working Group, [1]
  33. See Judith Beyer, Kyrgyz Aksakal Courts: Pluralistic Accounts of History, Journal of Legal Pluralism, 2006; Handrahan, pp. 212-213.
  34. Human Rights Watch, Reconciled to Violence, p. 106
  35. Human Rights Watch, Reconciled to Violence: State Failure to Stop Domestic Abuse and Abduction of Women in Kyrgyzstan, pp. 87-88, http://hrw.org/reports/2006/kyrgyzstan0906/kyrgyzstan0906webwcover.pdf; Handrahan, pp. 212-213.
  36. Hanrahan, p. 222.
  37. International Human Rights Law and Bride Kidnapping in Kyrgyzstan, http://www.eurasianet.org/departments/insight/articles/eav012400.shtml; Handrahan, p. 222.
  38. Russ Kleinbach & Lilly Salimjanova, Kyz ala kachuu and adat: Non-consensual bride kidnapping and tradition in Kyrgyzstan, Central Asian Survey, (June 2007) 26:2, 217 - 233, at 230, available at http://faculty.philau.edu/kleinbachr/2007_study.htm.
  39. Aijan Rakhimdinova, Kyrgyz Bride Price Controversy, Institute of War and Peace Reporting, Dec. 22, 2005, http://www.iwpr.net/?p=wpr&s=f&o=258820&apc_state=henpwpr
  40. Warden Message, United States Embassy, Kyrgyzstan, http://bishkek.usembassy.gov/december_10_2007.html
  41. Asian Folklore Institute, Society for Asian Folklore, Nanzan Daigaku. Jinruigaku Kenkyūjo, Nanzan Shūkyō Bunka Kenkyūjo (1992). Asian folklore studies, Volume 51. Nanzan University Institute of Anthropology. p. 256. Consultado el 28-06-2010.