Raging Abe Simpson and His Grumbling Grandson in "The Curse of the Flying Hellfish"

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Raging Abe Simpson and His Grumbling Grandson in "The Curse of the Flying Hellfish"
Episodio de Los Simpson
Episodio n.º Temporada 7
Episodio 150
Código de producción 3F19
Guionista(s) Jonathan Collier
Director Jeffrey Lynch
Fecha de emisión 28 de abril de 1996 en EE. UU.
Gag del sofá Homer desenchufa el televisor, y luego todo desaparece.[1]

Raging Abe Simpson and His Grumbling Grandson in "The Curse of the Flying Hellfish", llamado El furioso Abe Simpson y su descentrado descendiente en 'La Maldición del Pez Volador' en España y Mi héroe, el Abuelo en Hispanoamérica, es un episodio perteneciente a la séptima temporada de la serie animada Los Simpson, emitido originalmente el 28 de abril de 1996.[2] El episodio fue escrito por Jonathan Collier y dirigido por Jeffrey Lynch.[1] En el episodio se parodian muchas obras de arte vistas por última vez en la Segunda Guerra Mundial.

Sinopsis[editar]

Todo comienza cuando la relación entre Bart y el Abuelo se deteriora, luego de que los comentarios del anciano avergüencen a Bart en la escuela. Unos días más tarde, Asa Phelps, uno de los anteriores compañeros de armas del Abuelo en la Segunda Guerra Mundial muere, dejando al Abuelo y al Sr. Burns como los únicos sobrevivientes de la vieja escuadra del ejército, The Flying Hellfish (se tradujo en hispanoamérica como Los Peces del Infierno y en España como Los Peces Voladores).

The Flying Hellfish era uno de los escuadrones más valientes del ejército norteamericano que había participado en la batalla de las Ardenas de 1944, en la Segunda Guerra Mundial. Lo componían soldados todos nacidos en Springfield: eran comandados por el abuelo Simpson como sargento, Asa Phelps, Iggy Wiggum (padre del jefe Wiggum), el oficial Sheldon Skinner (padre de Seymour Skinner), Griff McDonald, Milton "Ox" Newman-Haas, Etch Westgrin, el soldado de tercera clase Arnie Gumble (padre de Barney Gumble) y el por aquel entonces petulante soldado raso Montgomery Burns, la "oveja negra" del escuadrón, quién había sido degradado por obstruir una investigación.

En los días finales de la guerra, los Peces habían sacado a los alemanes de un castillo "abandonado", cuando Burns había descubierto muchísimas pinturas. En tiempos de guerra no podían venderlas, pero por sugerencia de Burns, se decidió efectuar una tontina: se haría un contrato en conjunto en el que la últma persona del escuadrón que seguiría con vida sería el propietario de las pinturas. El grupo había arreglado depositar las obras en un cofre, y cada miembro recibiría una llave para abrir el cofre. Cuando todos los otros miembros hubiesen muerto, el último sobreviviente recibiría las pinturas.

Como el Sr. Burns deseaba las pinturas lo más pronto posible, manda asesinar al Abuelo, pero el anciano logra escapar del asesino. Para salvarse, el Abuelo se muda a la casa de los Simpson, en donde la familia lo deja dormir en la habitación de Bart. El Abuelo le cuenta a su nieto la historia de por qué Burns lo perseguía, pero el niño no lo cree, hasta que Burns irrumpe en la casa dispuesto a llevarse la llave. Luego de una ingeniosa maniobra de Bart, el niño logra recuperar la llave de su Abuelo y la de Burns. Junto con el Abuelo, van en busca de las valiosas pinturas.

Por la noche, ambos llegan al cementerio y con las dos llaves restantes, activan la cámara mortuoria de Los Peces del Infierno; su estatua emite una luz que les llevará a la ubicación del tesoro: el fondo del lago, por lo que roban el bote de Ned Flanders para lanzarse a buscarlo. Bart logra sacarlo del fondo del lago y el Abuelo abre el cofre, pero el Sr. Burns aparece y, a punta de pistola, roba las obras. Bart, enojado, le dice que es un cobarde y una vergüenza para los Peces, y, en respuesta, Burns lo patea hacia el lago y escapa. El Abuelo rescata a Bart y persigue a Burns, y, antes de que el bote llegue a tierra, el Abuelo (quien era superior a Burns en la guerra) le da un discurso sobre que lo deshonraba por haber intentado asesinar a su superior.

El Abuelo, entonces, anuncia que las pinturas eran suyas, pero, de pronto, aparece en el lugar el Departamento de Estado de EE.UU. En lugar de arrestar al Abuelo o a Burns, simplemente toman las pinturas y se las devuelven a su dueño original para evitar un conflicto entre los Estados Unidos y Alemania. El "verdadero" propietario, un joven alemán de carácter hosco llamado Baron Herzenberger, asegura ser un descendiente de un político alemán durante la Segunda Guerra Mundial. El Abuelo, entonces, le dice a Bart que todo lo que habían hecho había servido al menos para demostrarle que no siempre había sido un anciano patético. Bart le dice que nunca lo había sido, arreglando su relación y dándose un abrazo. Al final, el Baron Herzenberger regresa arruinando el momento diciendoles que busquen un hotel.

Referencias[editar]

  1. a b Martyn, Warren; Wood, Adrian (2000). «Raging Abe Simpson and His Grumbling Grandson in "The Curse of the Flying Hellfish"» (en inglés). BBC. Consultado el 16-06-2008.
  2. «Raging Abe Simpson and His Grumbling Grandson in "The Curse of the Flying Hellfish"» (en inglés). TheSimpsons.com. Archivado desde el original el 2009-09-01. Consultado el 16-06-2008.

Enlaces externos[editar]