Rómulo Augústulo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Rómulo Augusto
Emperador del Imperio Romano de Occidente
RomulusAugustus.jpg
Tremisis de Rómulo Augusto.
Información personal
Nombre secular Flavius Romulus Augustus
Reinado 31 de octubre de 475
4 de septiembre de 476
Nacimiento 461/463
Rávena
Fallecimiento Después de 476
Castellum Lucullanum, Nápoles
Predecesor Julio Nepote
Sucesor Odoacro como Rey de Italia Caída del Imperio romano de Occidente
Familia
Padre Flavio Orestes

Flavio Rómulo Augusto, llamado despectivamente por sus detractores "Augústulo" (pequeño Augusto), nació en el año 461/463 en Rávena, fue el último emperador romano de Occidente (475476). Curiosamente, este último emperador llevaba el nombre del fundador y primer rey de Roma, Rómulo, y del primer emperador, Augusto.

Era hijo del general Flavio Orestes y fue ascendido a emperador por su padre con el nombre de Rómulo Augusto. Sin embargo, el emperador de Oriente Zenón no lo reconoció como tal. La presión de los hérulos reclamando la entrega de tierras en el centro de la península Itálica provocó la caída de Rómulo cuando contaba tan solo 15 años de edad. En su lugar, el general de los hérulos Odoacro reclamó el trono de Italia (476), confinando a Rómulo en Lucullanum, hoy Castel dell'Ovo, en la bahía de Nápoles. La fecha de su muerte es desconocida ya que, a pesar de que a partir de 476 se pierde su rastro histórico, existen algunos indicios que podrían testimoniar su supervivencia hasta por las décadas de 520 o 530.[1] [2]

Se considera que su deposición marca el fin del Imperio romano, aunque su parte oriental sobrevivió hasta 1453. Este hecho llevó a numerosos historiadores a considerarla como el comienzo de la Edad Media.[3] De hecho aunque Odoacro reclamó el trono de Italia, no mostró interés en aspirar a la dignidad imperial y envió las insignias del poder a Constantinopla reconociendo a su monarca como único emperador. Este episodio sirvió como justificación jurídica a los emperadores de Bizancio para considerarse legítimos soberanos del Imperio Romano y, eventualmente, intentar la reconquista de los territorios occidentales ocupados por los reinos bárbaros.

Su vida[editar]

El padre de Rómulo, Orestes, era un ciudadano romano, proveniente de Pannonia, que había servido como secretario (notarius) de Atila el Huno y más tarde ascendió en el ejército romano.[4] El futuro emperador fue llamado Rómulo en honor a su abuelo materno, un noble de Nórico, y apellidado Augusto que era el cognomen imperial. Muchos historiadores han destacado el hecho de que el último emperador occidental llevara los nombres del fundador de Roma y de su primer emperador.[5]

El despectivo apodo por el cual se le conoce; Rómulo Augústulo, proviene del sufijo latino -ulus un diminutivo; de ahí que Augústulo literalmente signifique 'Pequeño Augusto'; en el sentido de insignificante o sin importancia. Algunos escritores griegos llegaron a transformar su nombre sarcásticamente en Momylos, 'pequeña desgracia'.[6]

El Imperio Occidental (en púrpura) y el Imperio Oriental (en rosado) hacia 476.

Orestes fue designado Magister militum por Julio Nepote en 475. Un poco después de su nombramiento, Orestes dirigió una rebelión el 28 de agosto de aquél año y capturó Rávena, la capital del Imperio de Occidente desde 402. Nepote escapó a Dalmacia, donde su tío había gobernado un estado semiautónomo hacia 460.[7] Orestes, «por algún motivo secreto»[8] rechazó proclamarse emperador, e instaló a su hijo sobre el trono el 31 de octubre de 475.

El Imperio occidental era una sombra de lo que había sido alguna vez. La autoridad imperial se había retirado a las fronteras italianas y parte del sur de Galia,[9] y el emperador oriental trataba a su colega occidental como el soberano de un estado cliente. De hecho, León, que murió en 474, ya había designado a los emperadores occidentales Antemio y Julio Nepote. Sin embargo, Constantinopla tomó el golpe de estado de Orestes con indiferencia, y ni Zenón, ni Basilisco, los dos generales que luchaban por hacerse con el trono oriental en el momento del ascenso de Rómulo, lo aceptaron como autoridad legítima.[6]

La caída del Imperio Romano de Occidente[editar]

Rómulo Augústulo renuncia a su corona ante Odoacro.

Como el poder era controlado por su padre, Rómulo no tomó ninguna decisión y no construyó monumentos, aunque las monedas que llevan su nombre fueron acuñadas en Roma, Milán, Rávena, y la Galia.[6] Varios meses después de que Orestes asumiera el poder, una coalición de hérulos, esciros y torcilingios exigieron que se les otorgasen la tercera parte de las tierras de Italia para establecerse como federados.[8] Cuando Orestes rechazó la exigencia, las tribus se rebelaron bajo el mando del jefe esciro Odoacro. Orestes fue capturado cerca de Piacenza el 28 de agosto de 476 y fue rápidamente ejecutado.

Odoacro avanzó hacia Rávena, capturando la ciudad y al joven emperador. Obligó a Rómulo a abdicar al trono el 4 de septiembre de 476. Esta acción es vista, tradicionalmente, como el final del Imperio romano de Occidente, pero la deposición de Rómulo no causó ninguna interrupción significativa entonces. Roma ya había perdido su hegemonía sobre las provincias, los germanos dominaban los ejércitos «romanos» y hacía ya mucho tiempo que generales 'bárbaros' como Odoacro eran el verdadero poder detrás del trono.[10] Roma e Italia sufrieron mayores devastaciones durante el siguiente siglo, cuando el emperador Justiniano I envió sus tropas para reconquistarlas.

Después de la abdicación de Rómulo Augusto, el Senado romano, Odoacro y Julio Nepote enviaron representantes al emperador Zenón. El Senado reconoció a Zenón como único emperador, Odoacro presentó una solicitud para que se le otorgara la posición de regente imperial (una suerte de virrey) en Italia.[10] [11] mientras que Julio Nepote pidió su restauración en el trono. La solicitud de Odoacro fue aceptada con la condición de que él sería vicario de Italia del legítimo emperador de Occidente, Julio Nepote.[6] Las monedas que llevan el nombre de Nepote fueron acuñadas en Italia y también en los dominios en Galia que estaban bajo el control del general romano Afranio Siagrio, hasta la muerte de Nepote en 480.[12] Odoacro, con el rango formal de Patricio, se autotituló rex Italiae (Rey de Italia) y fue reconocido como tal por el emperador. No obstante, las relaciones con Constantinopla se deterioraron y en 489, con el apoyo del emperador Zenón, los ostrogodos al mando de Teodorico el Grande, invadieron el reino de Odoacro, destruyeron su ejército forzándole a rendirse en 493. Fue muerto por Teodorico quien asumió el poder sobre Italia.

Después de la abdicación[editar]

El Reino de los Ostrogodos, que sucederá al Imperio romano de Occidente. Para cuando Rómulo Augusto abdicó a su trono, la autoridad imperial no se extendía más allá de Italia.

El destino final de Rómulo es desconocido. El Anónimo Valesiano escribió que Odoacro, «compadeciendo su juventud», perdonó la vida de Rómulo y le concedió una pensión anual de seis mil solidus antes de enviarlo a vivir con sus parientes en Campania.[6] [13] Jordanes y Marcellinus Comes, sin embargo, sólo indican el exilio campano sin mencionar ninguna suma de dinero.[6] [13]

Las fuentes coinciden en que Rómulo estuvo confinado en Villa Lucullana (el actual Castel dell'Ovo), un castillo antiguo construido en sus orígenes por la familia de los Escipiones en Nápoles, Campania.[13] A partir de este punto los historiadores contemporáneos dejan de mencionarlo. En su Historia de la Decadencia y caída del Imperio romano, Edward Gibbon nota que los discípulos de San Severino de Nórico fueron invitados por una «dama napolitana», Barbaria, posiblemente la madre de Rómulo,[14] a traer su cuerpo al castillo en 488, «al lugar de Augústulo, quien probablemente ya no estaba más allí».[15] El mismo castillo fue convertido en un monasterio, hacia el año 500, para cobijar los restos del santo.[13]

Casiodoro, entonces secretario del rey Teodorico el Grande, escribió una carta a un tal «Rómulo» en 507 confirmando el pago de una pensión.[6] Thomas Hodgkin, traductor de las obras de Casiodoro, escribió en 1886 que era «seguramente posible» que el Rómulo de la carta fuera la misma persona que el último emperador occidental. La carta avalaría, en ese caso, la descripción del golpe de Odoacro dada por el Anónimo Valesiano, y Rómulo podría haber estado vivo todavía a principios del siglo VI. En Europa de la Alta Edad Media, Roger Collins también sugiere que Rómulo podría haber vivido en un retiro tranquilo hasta el año 510 más o menos. Sin embargo, Casiodoro no suministra ningún detalle sobre su corresponsal o el monto y naturaleza de su pensión, y Jordanes, cuya historia del período abrevia un trabajo más temprano de Casiodoro, no hace ninguna mención de la misma. La conexión entre el último emperador occidental y el «Rómulo» mencionado esta carta es, a lo más, incierta.[16]

El último emperador: ¿Julio Nepote o Rómulo Augusto?[editar]

Julio Nepote en un Tremisis de oro.

Como Rómulo era un usurpador, Julio Nepote legalmente sostuvo el título de emperador cuando Odoacro asumió el poder. Algunos historiadores han argumentado que Nepote, quien gobernó en Dalmacia hasta su asesinato en 480, debería ser reconocido como el último emperador romano occidental, haciendo notar que Odoacro acuñó monedas con el nombre de Nepote y no tomó el título imperial para sí. A pesar de su legalidad de los contemporáneos de Nepote en Italia (Dalmacia y Galia siempre fueron leales a Nepote) estuvieron dispuestos a apoyar su causa después de que él escapara de Rávena. Inmediatamente después del golpe de Odoacro, el Senado romano envió una carta a Zenón, diciendo que «la majestad de un monarca exclusivo es suficiente para llenar y proteger, al mismo tiempo, tanto el Este como el Oeste»,[11] pese a que Zenón respondió al Senado que Nepote era el legítimo emperador, no insistió en las consecuencias de esta declaración, de hecho, reconoció a Odoacro como representante imperial en Italia, y cuando éste le envió las insignias imperiales, las aceptó con gratitud.[5]

Rómulo Augusto en la ficción[editar]

Rómulo Augústulo es el personaje principal de la obra teatral de Friedrich Dürrenmatt Romulus der Große (Rómulo el Grande), que gira alrededor de los días anteriores de la caída del Imperio.

También es uno de los personajes en la novela de Valerio Massimo Manfredi, La última legión, en la cual sobrevive a su deposición y se exilia a la lejana Britania, donde da origen a las leyendas del ciclo artúrico.

Filmografía[editar]

La novela de Manfredi fue convertida en película en 2007

Año Película Director Personaje
2007 La última legión Doug Lefler Thomas Sangster


Predecesor:
Julio Nepote
Emperadores romanos

475 - 476

Sucesor:
Caída del Imperio Romano de Occidente
(Zenón como emperador romano de Oriente)

Referencias[editar]

  1. Según se colige de Casiodoro (Variae III, 35).
  2. FERNÁNDEZ, Gonzalo. La agonía del Imperio Romano de Occidente. en revista Gerión 2005, 23, núm. 1 325-328
  3. Fernández, Gonzalo. La controversia historiográfica en torno al fin de la Edad Antigua. Versión electrónica en:http://revistas.ucm.es/index.php/GERI/article/viewFile/GERI0202220585A/14275
  4. Gibbon, Edward, Historia de la decadencia y caída del Imperio romano, David Womersley, ed. London; Penguin Books, 1994. Vol. 3, p. 312
  5. a b Gibbon, p. 405
  6. a b c d e f g De Imperatoribus Romanis
  7. Gibbon, p. 391; p. 400
  8. a b Gibbon, p. 402
  9. Hollister, C. Warren, Medieval Europe: A Short History. New York; McGraw Hill, 1995, p. 32
  10. a b Norwich, 54
  11. a b Gibbon, p. 404
  12. «Iron Age Braumeisters of the Teutonic Forests». BeerAdvocate. Consultado el 2 de junio de 2006.
  13. a b c d Gibbon, p. 406
  14. http://www.roman-emperors.org/auggiero.htm
  15. Gibbon, p. 407
  16. Cassiodorus, Variae, iii, 35.

Fuentes[editar]

Enlaces externos[editar]