Río de piedra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Río de piedra en el Monte Kent, isla Soledad.
Río de piedra en el Vitosha, Bulgaria.
Río de piedra en Pensilvania, Estados Unidos.

Un río de piedra[1] es un accidente geográfico formado por acumulaciones de bloques de piedra y rocas de distinto tamaño no mayores de los tres metros (canto rodado, guijarros, detritus rocosos) en antiguos cauces de ríos producto de la erosión y las glaciaciones, especialemente la última Edad de Hielo en el Cuaternario.[2] En el proceso de formación de estos "ríos" intervienen las heladas, la meteorización y la solifluxión.[3] [4] Cabe destacar que estos ríos son diferentes que las morrenas que se forman en los glaciares

En las islas Malvinas, los ríos de piedra se producen en pendientes de entre 1 y 10 grados, y son el producto de la masa-movimiento y separación de las piedras durante los períodos anteriores de clima frío. Están asociados con depósitos de solifluxión ricos en arcilla.[5]

Distribución geográfica[editar]

Mejor conocido por su excepcional diversidad, el tamaño y la abundancia son los ríos de piedra de las Islas Malvinas (principalmente en las Alturas Rivadavia),[6] [7] y los ríos de piedra de la montaña Vitosha, en Bulgaria. La combinación muy específica de las condiciones climáticas particulares y variedades de roca que existieron allí durante el Cuaternario explica tanto la formación de piedras en estos dos territorios, y su ausencia en áreas con condiciones de la naturaleza que sean equivalentes.[8]

Otros ejemplos de ríos de piedra, pero pequeños, se producen en Inglaterra, sobre todo en Stiperstones, Shropshire.[9] [10] También son conocidos en Pensilvania.[11]

En las islas Malvinas[editar]

Los ríos de piedra 'Puertas de la ciudad' y 'Anfiteatro' en la isla Soledad (Dom Pernety, 1769).

Una primera descripción de los ríos de piedra de las Malvinas se dio en razón de la exploración de las islas de Antoine-Joseph Pernety durante la expedición francesa de 1763-64 bajo Louis Antoine de Bougainville, que estableció el asentamiento de Port Saint Louis en la isla Soledad. Al cruzar el cuello entre la bahía de la Anunciación y la bahía de la Maravilla describió con detalle dos elementos de piedra particulares que él llamó 'Puertas de la ciudad' y 'Anfiteatro'.[12]

Estos ríos también fueron nombrados por Charles Darwin en su visita a las islas entre 1833 y 1834:

Pernety ha dedicado varias páginas a la descripción de una colina de las ruinas , los sucesivos estratos de la que justamente se ha comparado con los asientos de un anfiteatro. (...)


En muchas partes de la isla, los fondos de los valles se cubren de una manera extraordinaria por grandes fragmentos angulares sueltos innumerables de roca de cuarzo, formando "ríos de piedras". Estos han sido mencionados por la sorpresa por cada viajero desde la época de Pernety. Los bloques varían en tamaño de uno o dos metros de diámetro y diez, o incluso más de veinte veces más. Ellos no son lanzados juntos en montones irregulares, pero se extienden en hojas nivel o en grandes corrientes. No es posible determinar su espesor, pero el agua de pequeños arroyos se puede escuchar goteando a través de las piedras muchos metros por debajo de la superficie. La profundidad real es probablemente grande, porque las grietas entre los fragmentos inferiores se deben hace mucho tiempo ya que se han llenado de arena. La anchura de estas láminas de piedras varía desde unos pocos cientos de metros a un kilómetro y medio, pero el suelo de turba invade todos los días en las grietas, e incluso hace que algunos fragmentos pasan a estar juntos. En un valle al sur de la Bahía de la Anunciación, que algunos de nuestro grupo lo llamó el "gran valle de fragmentos", ya que era necesario cruzar una banda ininterrumpida de media milla de ancho, saltando de una piedra puntiaguda a otra. (...)[13]

Estos ríos se encuentran principalmente en las Alturas Rivadavia, al norte de Lafonia en la isla Soledad y están formados por bloques de cuarcita dura. Lo que contrasta con el paisaje de los cerros redondeados por el viento. El más extenso posee 5 kilómetros la largo. Los de la isla Gran Malvina y en las islas menores poseen dimensiones más pequeñas. El "Gran valle de fragmentos" de Darwin, posteriormente fue renombrado "Princes Street Rock Run" por el de Princes Street de Edimburgo[3] que fue empedrado en ese momento. Posee unos 4 km de largo y 400 m de ancho en un valle poco profundo con tendencia este-oeste. El sitio está situado junto a la carretera a Puerto Soledad, a unos 20 km al noroeste de Puerto Argentino/Stanley.[14] [15] [16] [17]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Río de piedra en la Isla San José (Malvinas).
  1. Vitosha Nature Park: Basic Information. Landscape. Vitosha Nature Park website.
  2. Mather, Kirtley F. (1967). Source Book in Geology, 1900-1950. Harvard University Press. pp. 125–129. 
  3. a b Stone, Phillip. Periglacial Princes Street - 52° South. The Edinburgh Geologist. Issue No 35, 2000.
  4. Harris, Stuart A. Climatic Zonality of Periglacial Landforms in Mountain Areas. Arctic, Vol. 47, No. 2, June 1994, pp. 184-92.
  5. ALDISS, D T, and EDWARDS, E J. 1999. The Geology of the Falkland Islands. British Geological Survey Technical Report, WC/99/10.
  6. Geografía de las Islas Malvinas
  7. Relieve de las Islas Malvinas
  8. Hall, Kevin.Review of Present and Quaternary periglacial processes and landforms of the maritime and sub-Antarctic region. South African Journal of Science, Vol. 98, January/February 2002. pp. 71-81.
  9. GOUDIE, A S, and PIGGOTT, N R. 1981. Quartzite tors, stone stripes, and slopes at the Stiperstones, Shropshire, England. Biuletyn Periglacjalny, Vol. 28, 47-56.
  10. CLARK, R. 1994. Tors, rock platforms and debris slopes at Stiperstones, Shropshire, England. Field Studies, Vol. 8, 451 - 472.
  11. SMITH, H T U. 1953. The Hickory Run boulder field, Carbon County, Pennsylvania. American Journal of Science, Vol. 251, 625-642.
  12. Dom Pernety, Antoine-Joseph. Journal historique d'un voyage fait aux Iles Malouïnes en 1763 et 1764 pour les reconnoître et y former un établissement; et de deux Voyages au Détroit de Magellan, avec une Rélation sur les Patagons. Berlin: Etienne de Bourdeaux, 1769. 2 volumes, 704 pp. Online vol. 1 & vol. 2, in French. Abridged English version.
  13. Darwin, C.R. Journal of researches into the natural history and geology of the countries visited during the voyage of H.M.S. Beagle round the world, under the Command of Capt. Fitz Roy, R.N. 2nd edition. London: John Murray, 1845. Scanned by John van Wyhe 2006. pp.196-98.
  14. Andersson, J.G. 1907. Contributions to the geology of the Falkland Islands. In: Wissenschaftliche Ergebnisse der Schwedischen Südpolar-Expedition 1901-1903, ed. O. Nordenskjöld, Stockholm, Vol. 3.
  15. Onshore Geology – the stone runs. British Geological Survey website.
  16. Aldiss, Donald and Phillip Stone. The Falkland Islands Stone Runs. Falklands Island Government and British Geological Survey Publication, 2001.
  17. Rosenbaum, M.S. Stone runs in the Falkland Islands. Geology Today. Vol. 12, 1996. pp. 151-54.

Enlaces externos[editar]