Río Igurey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Igurey o Ygurey, escrito en mapas antiguos Ygureý (en portugués Igureí) es un río de América del Sur cuya localización ha sido motivo de disputa entre las coronas de España y Portugal y luego entre el Paraguay y el Brasil.

Para los hispano-paraguayos el Igurey era el río que los luso-brasileños denominan río Ivinhema (en el Mato Grosso del Sur), pero para estos últimos se trataba del mucho menos importante (mucho menos prolongado y mucho menos caudaloso) río que los hispano-paraguayos denominan río Carapá (ubicado inmediatamente al sur de los Saltos del Guairá). Luego de la Guerra de la Triple Alianza, se impuso la opinión luso-brasileña, de tal forma que actualmente es frecuente en la cartografía paraguaya denominar Igurey al Carapá.

Tratado de Madrid[editar]

Como la línea limítrofe fijada por el Tratado de Tordesillas había sido traspasada ampliamente por los portugueses, quienes habían fundado establecimientos en el Mato Grosso, ambas coronas decidieron declarar la caducidad de la línea anulándola y para solucionar los conflictos firmaron el Tratado de Madrid en 1750.

Se convino en dejar bajo la jurisdicción portuguesa el recorrido que los bandeirantes de São Paulo realizaban desde esa ciudad a Cuiabá en el Mato Grosso. Este recorrido seguía el río Tieté hasta el río Paraná, luego por éste hasta el río Pardo. Continuaban por este río hasta sus nacientes en la cordillera de Maracajú, tras sortear las montañas, bajaban por el río Taquarí hasta alcanzar el río Paraguay, río que finalmente remontaban hasta alcanzar Cuiabá en el río de su nombre.

De acuerdo a la opinión española, se convino en tomar como límite el río caudaloso más inmediato al río Pardo, río que en el mapa de las misiones que el jesuita Jean Baptiste Bourguignon D'Anville confeccionó en 1733 figuraba como Igayrí. Trascripto luego por José María Cabrer como Igueyrí y por Arrowsmith como Iguegrí o en el mapa realizado en 1860 —ya en vísperas de la Guerra de la Triple Alianza— y señalando al río reclamado por Paraguay como límite N.E. del estado paraguayo por S.Agustus Mitchell con el nombre de Yaguari [1]. Escrito en el tratado como Igurey. Pasadas las cordilleras de Maracajú y Amambay, el límite debía seguir por un afluente desconocido del río Paraguay, más próximo a las fuentes del Igurey, el cual los portugueses pretendían fuese el Corrientes o río Apa, pero que se ignoraba si lo era.[1]

Artículo V:

(...) hasta la cabecera principal del río más vecino, que desemboca en el grande de Curitibá, que por otro nombre llaman Iguazú; por las aguas de dicho río, más vecino del origen del Pepirí, y después, por las del Iguazú, o Río Grande de Curitibá, continuará la raya hasta donde el mismo Iguazú desemboca en el Paraná por su ribera oriental y desde esta boca seguirá, aguas arriba del Paraná, hasta donde se le junta el río Igurey, y por su ribera occidental.

Artículo VI:

Desde la boca del Igurey continuará, aguas arriba, hasta encontrar su origen principal, y desde él buscará en línea recta, por lo más alto del terreno, la cabecera principal del río más vecino que desagua en el Paraguay por su ribera oriental, que tal vez será el que llaman Corrientes; y bajará, con las aguas de este río, hasta su entrada en el Paraguay; desde cuya boca subirá, por el canal principal que deja el Paraguay en tiempo seco, y por sus aguas, hasta encontrar los pantanos que forma este río, llamados la Laguna de los Xarayes, y atravesando esta laguna, hasta la boca del río Jaurú.

El tratado fue anulado restableciendo la línea de Tordesillas.

Tratado de San Ildefonso[editar]

Para poner fin a la guerra entre ambas coronas, se firmó en 1777 el Tratado de San Ildefonso, mediante el cual se retomó el límite en el Igurey:

Artículo VIII:

(...) continuará a encontrar las corrientes del Río San Antonio, que desemboca en el Grande de Curitibà, que por otro nombre llaman Iguazú; siguiendo este, aguas abajo, hasta su entrada en el Paraná por su ribera oriental, y continuando entonces, aguas arriba del mismo Paraná, hasta donde se le junta el río Igurey por su ribera occidental.

Artículo IX:

Desde la boca o entrada del Igurey seguirá la raya, aguas arriba de este, hasta su origen principal; y desde él se tirará una línea recta por lo más alto del terreno, con arreglo a lo pactado en el citado artículo VI, hasta hallar la cabecera o vertiente principal del río más vecino a dicha línea, que desagüe en el Paraguay por su ribera oriental, que tal vez será el que llaman Corrientes. Y entonces bajará la raya por las aguas de este río hasta su entrada en el mismo Paraguay, desde cuya boca subirá por el canal principal que deja este río en tiempo seco, y seguirá por sus aguas hasta encontrar los pantanos que forma el río, llamados la Laguna de los Xarayes, y atravesará esta laguna hasta la boca del Jaurú.

Demarcación del tratado[editar]

Cuando el virrey del Río de la Plata, Juan José de Vértiz y Salcedo tomó conocimiento del tratado de límites, consultó con el brigadier José Custodio de Sáa y Faría, conocedor de la región a demarcar. Sáa y Faria le informó que no existían ríos con los nombres de Igurey y Corrientes y propuso que en su sustitución se tomara como límites a los ríos Iguatemí (o Igatimí, inmediatamente al norte del Salto del Guairá), e Ypané. En vista de ello, el virrey lo propuso a Madrid y ambas coronas aceptaron la propuesta. El rey de España dictó en consecuencia la Real Instrucción del 6 de junio de 1778:

Juntas en la boca del Igatimí, las dos mitades de la subdivisión española y portuguesa, han de empezar en este su demarcación, tomándolo por límite, pues no hay río alguno que se conozca en el país con el nombre de Igurey; y el Igatimí es el primero caudaloso que entra en el Paraná por su banda occidental, pasado su Salto grande; y subiendo a su origen se ven no distantes de él las vertientes de otro río, que corriendo al poniente desemboca en el río Paraguay, conocido por el nombre de Ipané, el cual deberá tomarse por límite, por no hallarse por esta parte río alguno que tenga el nombre de Corrientes.

El límite en el Ypané dejaba en jurisdicción portuguesa a la villa de Concepción y extensos yerbales, por lo que, enterada la corona de ello dictó la Real Orden del 7 de abril de 1782, explicando que la línea del Ypané se mantendría, dejando a salvo a Concepción y los establecimientos españoles al norte del río.

Opuestas las autoridades portuguesas del Brasil a fijar la línea Iguatemí-Ypané, adujeron que la Real Instrucción del 6 de junio de 1778 era condicional, en el supuesto de no hallarse los ríos Igurey y Corrientes.

Félix de Azara[editar]

El comisario demarcador español Félix de Azara estuvo de acuerdo con los portugueses en considerar que la Real Instrucción era condicional y se propuso hallar al Igurey.

En tanto los demarcadores portugueses, valiéndose en la similitud de los nombres, sostuvieron que el Igurey era el río situado al sur del Salto de Guairá (el Carapá) que D'Anville en su mapa llamó Iguarií, Cabrer Guarey, Arrowsmith Iguarey y que Azara denominó Garey.

Azara adujo que la Real Instrucción de 1778 asumía que el Igurey se hallaba al norte del Salto del Guairá y por lo tanto no podría ser el Garey, ubicado al sur. Además, su contracorriente más próxima que desaguaba en el Paraguay era el río Jejuí, lo que dejaba en poder portugués los extensos yerbales en donde se hallaban San Pedro del Ycuamandiyú, Concepción, Belén y Tacuatí. Dedujo que el Igurey debía ser el río conocido como Iguarey, Yaguarey, Monici o Ivinhema, el cual debía haber sido mal transcripto en los tratados omitiendo una a, lo que probaba diciendo que Igurey no significa nada en guaraní. La contracorriente hacia el Paraguay de este río es el río Miranda, llamado Corrientes por los demarcadores de 1750, que salvaba perfectamente los establecimientos españoles.

El virrey ordenó a Azara levantar un mapa, el cual fue elevado a la corona, que aprobó las observaciones de Azara por la Orden Real de 6 de febrero de 1793, anulando la Real Instrucción de 1778.[2]

Guerra de la Triple Alianza[editar]

Al producirse la independencia paraguaya en 1811, este país consideraba que los límites con el Brasil eran el Igurey (Ivinhema).

Por el Tratado Secreto de la Triple Alianza (1865) los aliados acordaron:

Artículo XVI:

(...) El Imperio del Brasil quedará dividido de la República del Paraguay, en la parte del Paraná, por el primer río después del Salto de las Siete Caídas que, según el reciente mapa de Mouchez, es el Igurey, y desde la boca del Igurey y su curso superior hasta llegar a su nacimiento. En la parte de la ribera izquierda del Paraguay, por el Río Apa, desde su embocadura hasta su nacimiento. En el interior, desde la cumbre de la sierra de Mbaracayú, las vertientes del Este perteneciendo al Brasil y las del Oeste al Paraguay, y tirando líneas, tan rectas como se pueda, de dicha sierra al nacimiento del Apa y del Igurey.

Terminada la guerra, Brasil impuso al Paraguay un tratado de límites, imponiendo sus opiniones en relación al Igurey (Carapá) y Corrientes (Apa). Finalmente cedió un poco su pretensión, retrotrayéndola hasta el límite en el Salto del Guairá también llamado Salto de las Siete Caídas -límite septentrional de la navegación en el río Paraná- mediante el tratado del 9 de enero de 1872; el límite del Guayra y la baja cordillera de Baracayú-Iguatemi se ubica a solo unos 28 km al norte de la desembocadura del Carapá, concretamente tal pequeño retroceso de las pretensiones brasileñas obedeció a dos causas: más compensaciones económicas por parte de Paraguay incluyendo un control prácticamente absoluto sobre el estratégico Salto del Guayra -o de Kanindeyú- y el establecimiento de una frotera seca en las bajas y suaves lomadas de Iguatemi que dificultan una acción defensiva por parte de Paraguay.

Referencias[editar]

  1. [http://www.bvp.org.py/biblio_htm/audibert/audivert3.htm LOS LIMITES de la ANTIGUA PROVINCIA del PARAGUAY por el DOCTOR ALEJANDRO AUDIBERT - CAPÍTULO XVI]
  2. [http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/09252841966881839732268/p0000001.htm Informe del virrey don Nicolás de Arredondo a su sucesor don Pedro Melo de Portugal y Villena, sobre el estado de la cuestión de límites entre las Cortes de España y Portugal en 1795