Quiché (Guatemala)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Quiché
Departamento de Guatemala
Bandera de El Quiché
Bandera

Escudo de El Quiché
Escudo

Ubicación de El Quiché
Coordenadas: 15°02′N 91°09′O / 15.03, -91.15Coordenadas: 15°02′N 91°09′O / 15.03, -91.15
Capital Santa Cruz del Quiché
Idioma oficial Uspanteko, ixil, sakapulteko, k'iche' y español
Entidad Departamento
 • País Bandera de Guatemala Guatemala
 • Cabecera Santa Cruz del Quiché
 • Región Región VII o Noroccidental
Subdivisiones 21
Fundación
Admisión
1872
Superficie Puesto 4.º de 22
 • Total 8378 km²
Altitud  
 • Media 2021 msnm
Clima templado, frío
Población (2014) Puesto 5.º de 22
 • Total 953 027 hab.
 • Densidad 113,75 hab/km²
Gentilicio Quichelense
ISO 3166-2 GT-QC
[editar datos en Wikidata]

El Quiché, es un departamento que se encuentra situado en la región noroccidental de Guatemala. Limita al norte con México; al sur con los departamentos de Chimaltenango y Sololá; al este con los departamentos de Alta Verapaz y Baja Verapaz; y al oeste con los departamentos de Totonicapán y Huehuetenango.

Historia[editar]

Conquista española[editar]

Vista de una ladera de montaña densamente arbolada y cumbres escarpadas más allá, separado de ellos por una masa de nubes bajas.
El terreno difícil y la lejanía de los Cuchumatanes, hicieron su conquista difícil.

En los diez años después de la caída de Zaculeu, diversas expediciones españolas se dirigieron hacia la Sierra de los Cuchumatanes para contribuir en la compleja y gradual conquista de los pueblos chuj y kanjobal (Q'anjob'al).[1] Los españoles fueron atraídos a la región montañosa por la esperanza de extraer oro, plata y otras riquezas, pero su lejanía, la dificultad del terreno y la densidad de población relativamente baja hicieron que su conquista y explotación resultaron difícil.[2] Se estima que la población de los Cuchumatanes contaba doscientos sesenta mil habitantes antes del contacto con los europeos. A la llegada de los españoles en la región, la población ya había caída hasta ciento cincuenta mil habitantes como consecuencia de las enfermedades del Viejo Mundo que les habían precedido.[3]

Después de que la parte occidental de la sierra de los Cuchumatanes cayó a los españoles, los ixiles y uspantecos(uspantek) eran suficientemente aislados para evadir la atención inmediata de los españoles. Los uspantecos e ixiles eran aliados y en 1529, cuatro años después de la conquista de Huehuetenango (departamento), los guerreros uspantecos estaban hostigando a las fuerzas españolas, y Uspantán estaba tratando de fomentar la rebelión entre los quichés. La actividad uspanteca se hizo lo suficientemente problemática como para que los españoles decidieron que era necesario tomar medidas militares. Gaspar Arias, magistrado de Guatemala, penetró en los Cuchumatanes orientales con una infantería de sesenta soldados españoles y trescientos guerreros aliados indígenas.[4] A principios de septiembre había logrado de temporalmente imponer la autoridad española sobre los pueblos ixiles de Chajul y Nebaj.[5] El ejército español luego se marchó al este hacia Uspantán. En ese momento, Arias recibió aviso de que el gobernador en funciones de Guatemala, Francisco de Orduña, lo había destituido como magistrado. Arias entregó el mando al inexperto Pedro de Olmos con el fin de volver a enfrentar de Orduña. A pesar de que sus oficiales lo desaconsejaron, Olmos decidió lanzar un desastroso asalto frontal a la ciudad. Tan pronto como el asalto español comenzó, fueron emboscados por la parte posterior por más de dos mil guerreros uspantecos. Las fuerzas españolas fueron derrotados con grandes pérdidas; muchos de sus aliados indígenas fueron muertos, y muchos más capturados con vida por los guerreros uspantecos sólo para ser sacrificados en el altar de la deidad maya Ixbalanqué. Los sobrevivientes que lograron escapar, regresaron, hostigados, a la guarnición española en Q'umarkaj.[6]

Un año más tarde Francisco de Castellanos salió de Santiago de los Caballeros de Guatemala encabezando una nueva expedición militar contra los ixiles y uspantecos, con una fuerza de tarea de ocho cabos, una caballería de treinta y dos hombres montandos, una infantería de cuarenta soldados españoles y cientos de guerreros aliados indígenas. La expedición descansó en Chichicastenango, reclutando a fuerzas adicionales antes de marchar siete leguas hacia el norte a Sacapulas y subir las empinadas laderas del sur de los Cuchumatanes. En las laderas más altas se enfrentaron con una fuerza de entre cuatro y cinco mil guerreros ixiles de Nebaj y asentamientos cercanos. Siguió una larga batalla en la que la caballería española logró flanquear al ejército ixil, forzándola a retirarse a su fortaleza situada en la cumbre de la montaña de Nebaj. Las fuerzas españolas asediaron la ciudad y sus aliados indígenas lograron escalar las paredes, penetrar en la fortaleza y le prendieron fuego. Muchos guerreros defensores ixiles se retiraron para combatir el fuego, lo que permitió a los españoles a tomar por asalto la entrada y romper las defensas.[6] Los españoles detuvieron a los defensores sobrevivientes y el día siguiente Castellanos ordenó que todos fueron marcados como esclavos para castigarles por su resistencia.[7] Los habitantes de Chajul, al recibir la noticia del resultado de la batalla, inmediatamente se rindieron a los españoles. Los españoles continuaron hacia el este, hacia Uspantán para encontrar que el sitio era defendido por diez mil guerreros, incluyendo las fuerzas de Cotzal, Cunén, Sacapulas y Verapaz. Los españoles apenas eran capaces de organizar una defensa, cuando el ejército defensor atacó. Aunque ampliamente superados en número, el despliegue de la caballería española y el uso de las armas de fuego de la infantería española finalmente decidieron la batalla en favor de los españoles. Los españoles ocuparon Uspantán y nuevamente marcaron como esclavos a todos los guerreros supervivientes. Los pueblos en los alrededores también se rindieron y en diciembre 1530 se finalizó la fase militar de la conquista de los Cuchumatanes.[8]

El pueblo ixil luego fue dividido en cuatro pueblos, formando así Nebaj, Cotzal, Chajul, e Ilom.[cita requerida]

Según fray Francisco Ximénez, O.P. (siglo XVII-XVIII), la palabra quiché o k'iche' significa ‘bosque, selva, muchos árboles’. Se compone de las voces ki: ‘cuántos’; che: ‘árboles’, que produjo también la palabra quiché kechelau, que significa ‘bosque’. Actualmente se tienen nuevos estudios de estas racíces, que literalmente son: k'i "muchos" (que es diferente a cuántos, según Ximénez) y che' "árbol".

El territorio fue habitado por el gran Reino quiché, cuya capital y principal ciudad, Gumarcaj (Utatlán), estaba ubicada cerca de la actual cabecera departamental.

Las crónicas indígenas indican que cuando la población creció hubo necesidad de asentar nuevas poblaciones en el lugar denominado Chi-Quix-Ché.

Época colonial[editar]

Durante el período colonial, Quiché formaba parte de las provincias de Totonicapán o Huehuetenango y de Sololá o Atitlán.

Se ha teorizado que la primera versión del Popol Vuh fue una obra escrita alrededor del año 1550 por un indígena que, luego de aprender a escribir con caracteres latinos, capturó y escribió la recitación oral de un anciano. Pero este hipotético autor «nunca revela la fuente de su obra escrita y en su lugar invita al lector a creer lo que quiera del primer folio recto»,[9] la cual utilizó fray Francisco Ximénez, O.P. para hacer la traducción del libro. Si existiera tal documento, dicha versión habría permanecido oculta hasta el período 1701-1703, cuando Ximénez llegó a ser cura doctrinero de Santo Tomás Chicicastenango (Chuilá).

Popol Vuh
Portada
Portada
Preámbulo
Preámbulo
Creación
Creación
El manuscrito del padre Ximénez contiene el texto más antiguo conocido del Popol Vuh. Está escrito de forma paralela en k'iche' y español, como se ve en el recto y verso del primer folio.

Ximénez transcribió y tradujo el texto en columnas paralelas de k'iche' y español y más tarde hizo una versión en prosa que ocupa los primeros cuarenta capítulos del primer tomo de su Historia de la provincia de Santo Vicente de Chiapa y Guatemala que empezó a escribir en 1715.[Nota 1] Los trabajos de Ximénez permanecieron archivados en el Convento de Santo Domingo hasta 1830, cuando fueron trasladados a la Escuela de Ciencias de Guatemala tras la expulsión de los dominicos de los estados de la Federación Centroamericana. En 1854 fueron encontrados por el austríaco Karl Scherzer, quien en 1857 publicó el primer tallado de Ximénez en Viena bajo el título primitivo Las historias del origen de los indios de esta provincia de Guatemala. Por su parte, el abate Charles Étienne Brasseur de Bourbourg sustrajo el escrito original de la universidad, lo llevó a Europa y lo tradujo al francés. En 1861 publicó un volumen bajo el título Popol Vuh, le livre sacré et les mythes de l'antiquité américaine. Fue él, pues, quien acuñó el nombre Popol Vuh.[9]

Estudios posteriores demostraron que el padre Ximénez no tradujo fielmente el contenido del libro de los k'iche's y que modificó el texto para facilitar su tarea predicadora. No obstante, otras investigaciones arqueológicas han encontrado evidencias de los dioses mencionados en el Popol Vuh en diferentes ciudades y monumentos mayas.[10] [Nota 2]

Después de la independencia de Guatemala[editar]

El artículo 2.º del decreto 63 de la Asamblea Constituyente del Estado de Guatemala, promulgado el 27 de octubre de 1825, concedió el título y denominación de villa a la cabecera. Por acuerdo gubernativo del 26 de noviembre de 1924 se eleva a la categoría de ciudad a dicha población.

Franja Transversal del Norte[editar]

Mapa de la Franja Transversal del Norte, en donde está localizado el triágulo ixil.

Tras la contrarevolución de 1954, el gobierno guatemalteco creó el Consejo de Planificación Económica (CNPE) y empezó a utilizar estrategias de libre mercado, asesorado por el Banco Mundial y la Administración de Cooperación Internacional (ICA) del gobierno de los Estados Unidos. [11] El CNPE y la ICA creó la Dirección General de Asuntos Agrarios (DGAA) la cual se encargó de desmantelar y anular los efectos del Decreto 900 de Reforma Agragia del gobierno de Jacobo Árbenz Guzmán.[12] La DGAA se encargó de la faja geográfica que conlindaba con el límite departamental de Petén y las fronteras de Belice, Honduras y México, y que con el tiempo se llamaría Franja Transversal del Norte (FTN).[13]

En 1962, la DGAA se convirtió en el Instituto Nacional de Transformación Agraria (INTA), por el decreto 1551 que creó la ley de Transformación Agraria. En 1964, el INTA definió la geografía de la FTN como la parte norte de los departamentos de Huehuetenango, Quiché, Alta Verapaz e Izabal y ese mismo año sacerdotes de la orden Maryknoll y de la Orden del Sagrado Corazón iniciaron el primer proceso de colonización, junto con el INTA, llevando a pobladores de Huehuetenango al sector de Ixcán en Quiché.[14]

El INTA siguió colonizando; y en 1970 el gobierno del general Carlos Arana Osorio declaró la zona como zona de desarrollo agrario por el decreto No. 60-70, que oficialmente creó la Franja Transversal del Norte (FTN); en la FTN estaban incluídos los municipios: San Ana Huista, San Antonio Huista, Nentón, Jacaltenango, San Mateo Ixcatán, y Santa Cruz Barillas en Huehuetenango; Chajul y San Miguel Uspantán en el Quiché; Cobán, Chisec, San Pedro Carchá, Lanquín, Senahú, Cahabón y Chahal, en Alta Verapaz y la totalidad del departamento de Izabal[15]

Tras el derrocamiento de Lucas García el 23 de marzo de 1982, subió al poder un triunvirato militar encabezado por el general Efraín Ríos Montt, junto con los coroneles Horacio Maldonado Shaad y Francisco Gordillo. El 2 de junio de 1982, periodistas internacionales le realizaron una entrevista a Ríos Montt, quien dijo lo siguiente referente gobierno de Lucas García y la Franja Transversal del Norte:

  1. ¿Cuáles fueron las causas del golpe de estado?
    Hubo muchas causas; había llegado a tal forma de descomposición el gobierno que él mismo estaba cortándose sus raíces; ya no tenía raíces ni en el pueblo ni en las instituciones. Como consecuencia se cayó; así, simple y llanamente.[16]
  2. ¿Había corrupción en el gobierno anterior?
    Tengo entendido que muchísima corrupción. Se llegó a tal grado con la corrupción que, siendo Guatemala un país con grandes reservas económicas, en dos años se acabaron las reservas económicas; y además dejaron hipotecado todo el país con las grandes construcciones que hicieron, como anillos periféricos que realmente no tenían ningún concepto de planificación desde el punto de vista de tránsito y de tráfico.[17]
  3. Durante el gobierno de Lucas García había muchos proyectos sociales, mucho más que en gobiernos anteriores, excepto en los gobiernos revolucionarios (1944-1954). ¿Cómo va a ser diferente este gobierno?
    No fue Lucas García sino que el gobierno en sí; ellos dieron parcelas a las orillas de la Transversal del Norte, para sacar (a los campesinos) de los terrenos en donde había petróleo. Después dieron tierras porque compraron tierras para quedarse con el dinero de la venta de fincas. Había unos terrenos de un determinado dueño, y agarró a esa gente y la tiró a lo largo de la Transversal del Norte, por eso hicieron la carretera a la Transversal del Norte: para paliar nada más la protesta de esta gente que fue sacada de sus terrenos, en donde había petróleo.[18]

Guerra Civil de Guatemala[editar]

En Nebaj actuó el Ejército Guerrillero de los Pobres, el cual justificaba los atentados a la infraestructura que cometía argumentando que afectaban, por un lado, los intereses económicos del Estado y de los sectores productivos, y por el otro, que vulneraban al Ejército: «Destruir infraestructura con el concepto de decir vamos a destruir la infraestructura del país, para dañar el país, eso no. Siempre tenía una explicación ... en relación a la guerra que estábamos viviendo y en relación al momento táctico que para qué íbamos a volar este puente, sí lo íbamos a volar para que el Ejército no pasara y para que no siguiera con su barbarie ... para cortarle el avance y la retirada ... Pero lo que es de Nentón para el norte, la carretera se cerró [finales 81 inicio 82], no entraba el Ejército, no entraba ninguna autoridad, estaban cortados los postes de telegrafía que eran los medios de comunicación que habían aparte de la carretera».[19] «Al cortar la energía que llegara al cuartel (del Ejército) se cortaba la energía de toda la población, creando descontento entre el pueblo. Después, esos sabotajes se generalizaron para provocar ya un descontrol total en todo el país e ir preparando condiciones para pasar a un período casi de pre-insurrección.[20]

Fecha Responsable Objetivo Resultado
19 de julio de 1981 EGP Municipalidad de Chichicastenango, Quiché Quemaron parcialmente las instalaciones por medio de una bomba incendiaria; luego impidieron el ingreso de los elementos de socorro.[21]
13 de noviembre de 1981 EGP Municipalidad de Zacualpa, Quiché Destrucción de la sede municipal.[21]
16 de noviembre de 1981 EGP Instalaciones eléctricas del INDE en Santa Cruz del Quiché Dejó sin energía eléctrica a todos los municipios aledaños.[22]
16 de diciembre de 1981 EGP Municipalidad, oficinas de correos y estación de policía de Tecpán, Chimaltenango Destrucción de las instalaciones y asesinato de seis personas; además se hicieron pintas en la localidad y sabotearon la carretera interamericana.[21]
18 de diciembre de 1981 EGP Puente «El Tesoro» en Quiché Destrucción total del puente, cortando el acceso al Ejército.[23]
21 de diciembre de 1981 EGP Municipalidad y oficinas de correos y telégrafos de Cunén, Quiché Quemaron los documentos del registro civil y luego las instalaciones de la municipalidad.[24]
19 de enero de 1982 EGP Instalaciones del Instituto Nacional de Electrificación (INDE) en Villa Nueva y Escuintla Se interrumpió el suministro eléctrico en veintiuno de los veintidós departamentos de la República.[22]
19 de enero de 1982 EGP Planta de energía eléctrica del INDE en Santa Cruz del Quiché Una bomba destruyó la planta de energía, dejando sin suministro a todos los municipios que la rodean.[22]
27 de enero de 1982 EGP Puentes que comunican las poblaciones de San Miguel Uspantán, Nebaj y Chajul en Quiché Destrucción total de los dos puentes, cortando el acceso al Ejército.[23] [Nota 3]

Para contrarrestar el auge de la ofensiva guerrilla tras el triunfo de la Revolución Sandinista en Nicaragua en 1979, el gobierno de Lucas García inició la ofensiva de Tierra Arrasada en la región en donde operaba el Ejército Guerrillero de los Pobres, en el área de Chajul, Nebaj e Ixcán en Quiché, región rica en petróleo de la Franja Transversal del Norte; como parte de esta ofensiva, se dieron intensos ataques a poblaciones civiles que resultaron en masacres que fueron registradas por el informe REHMI[25] y los informes de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico[26] . Para la descripción de masacre, el informe REHMI definió los asesinatos colectivos asociados a destrucción comunitaria; la mayoría de las masacres registradas por el informe REHMI corresponden al Departamento de Quiché; le siguen Alta Verapaz (63), Huehuetenango (42), Baja Verapaz (16) Petén (10) y Chimaltenango (9), pero también aparecen en otros departamentos. Los datos sobre las fuerzas responsables revelan la importancia de las masacres como parte de la política contrainsurgente. Después de octubre de 1981 hay más testimonios de masacres y se caracterizan por un patrón más indiscriminado, lo que sugiere que después de esa fecha las masacres fueron más importantes, estaban planificadas con mayor premeditación y llevaron a cabo una destrucción más global de las comunidades, en congruencia con la gran ofensiva desarrollada por el Ejército a partir de Chimaltenango hacia grandes áreas del Altiplano. Una de cada seis masacres se realizó en un día importante para la comunidad; ya fuera en día de mercado, de fiesta, o de reuniones de carácter religioso, los ataques en días señalados trataban de aprovechar la concentración de población para desarrollar de manera más masiva sus acciones y en algunos casos tenían un claro significado simbólico. Este aspecto, junto con la concentración de la población, y el control de la situación mostrado por el Ejército, muestra que los ataques fueron planificados. [25]

Junto con la quema y destrucción de las casas, las torturas, atrocidades masivas y las capturas de la población aparecieron en más de la mitad de los ataques. Los enterramientos en fosas comunes, a menudo excavadas por las propias víctimas, se describen también en una parte importante de los testimonios; estos enterramientos clandestinos en fosas comunes fueron utilizados muchas veces como una forma de ocultar las pruebas de los asesinatos. En otras ocasiones las masacres se dieron en el marco de operativos a gran escala con gran despliegue de fuerzas militares y apoyo de la aviación que bombardeó esas zonas. Al menos una de cada nueve comunidades analizadas sufrió bombardeos asociados a masacres, ya fuera en los días anteriores o después del bombardeo.[Nota 4] Después del ataque lo más frecuente fue que la gente huyera (40%) como forma de defender su vida, ya fuera a la montaña, al exilio o a otra comunidad; una de cada seis aldeas que sufrieron masacres quedó completamente arrasada.[Nota 5]

Quema de la embajada española en Ciudad de Guatemala[editar]

En enero de 1980, un grupo de campesinos entre los que se encontraba el habitante de Uspantán Vicente Menchú[Nota 6] viajó a la Ciudad de Guatemala para presentar por la vía legal un pliego de peticiones contra abusos que el Ejército de Guatemala estaba cometiendo en El Quiché.[27]

Documental fílmico Ni uno vivo
Guatemala 31 de enero de 1980:

Secciones Descripción
Ni uno vivo: Tragedia en la Embajada de España en Guatemala Documental sobre los hechos acontecidos el 31 de enero de 1980 en la Embajada de España en Guatemala. Presenta entrevistas con los principales participantes, entre sobrevivientes y periodistas que cubrieron los hechos.

El 31 de enero de 1980, el grupo de campesinos llegó al Campus Central de la Universidad de San Carlos, en donde estudiantes de la misma, les asesoraron para hacer pública su precaria situación. Cuando los periódicos del país no se atrevieron a publicar sus demandas por temor a serias represalias,[27] y luego de que se agotaron todas las vías legales para ser escuchado, el grupo decidió tomar las instalaciones de la Embajada de España y utilizar dicha toma como palestra de sus demandas aprovechando la inviolabilidad diplomática del recinto.[Nota 7] La reacción del gobierno del general Fernando Romeo Lucas García fue enérgica: la policía rodeó las instalaciones de la Embajada y tras varias horas de asedio, la situación terminó con el incendio de la habitación en la que se habían refugiado todas las personas que se encontraban dentro de la embajada, incluyendo a todo el personal de la misma y a prestigiosos profesionales del derecho de Guatemala, quienes estaban en una reunión con el embajador ese día para concertar un congreso de Derecho.[Nota 8] [27] Tras el hecho, los únicos dos sobrevivientes fueron el Embajador Máximo Cajal López[Nota 9] y Gregorio Yujá Xona, quien se salvó por haber quedado debajo de todos los que se encontraban dentro de la habitación, aunque este último fue secuestrado y asesinado esa misma noche.

Operación Sofía[editar]

Operación Sofía: documento emitido por el ejército de Guatemala en 1982.

Del 8 de julio al 20 de agosto de 1982, ya durante la jefatura de estado del general Efraín Ríos Montt el ejército guatemalteco implementó el plan Operación Sofía.[28] El informe de inteligencia militar indicaba que tras la fuerte ofensiva lanzada contra la insurgencia en el último trimestre de 1981, la guerrilla había sido vencida y no había logrado su objetivo de alcanzar el poder en marzo de 1982; pero, en enero de 1982 la guerrila había iniciado una ofensiva político-militar para superar la crisis que le había representado la ofensiva del Ejército.[28] El informe de inteligencia también afirma que la ofensiva guerrilla se había incrementado en la región de Nebaj, en El Quiché debido a la ayuda internacional que los insurgentes habían recibido del extranjero y que se habían formado dos frentes nuevos, el Fronterizo y el Afganistán, los cuales contaban con aproximadamente 30 combatientes cada uno, y estaban convenientemente equipados con armamento y equipo de primeros auxilios.[28] En cuanto a los civiles que habitaban en el área, el informe de inteligencia indica que todos los habitantes de la región habían sido concientizados por la guerrila, se escondían del ejército en cuevas alejadas de sus pueblos y no proporcionaban la información que se les requiere.[28]

El documento del plan «Operación Sofía» incluye telegramas del Servicio de Transmisiones del Ejército, en donde se menciona que se evacuaron civiles del área, y se solicita que los capturados seran reincorporados a su vida normal:

  • 22 de julio: «Hoy 1100 horas, capturáronse inmediaciones Salquil 87-12, dieciocho personas mayores, doce niños, solicito apoyo esa superioridad efecto control subsistencia y reincorporación a su vida normal.»[29]
  • 24 de julio: «1500 horas fueron evacuadas de área conflictiva diez familias encontrábanse amenazadas por subversión, las que incluyen cinco hombres, diez mujeres, diecisiete niñas, quince niños, una recién nacida. Quedando pendiente familias por ser evacuadas.»[30]
  • 25 de julio: «Aumento número de evacuados a ocho hombres, trece mujeres, diecisiete niños, un recién nacido.»[31]
  • 26 de julio: «Número de evacuados ha sido de veinte hombres, veintisiete mujeres, seis niños, veinticinco niñas, una recién nacida.»[32]

También, en el documento se encuentran ejemplos de panfletos del ejército y la guerrilla, los cuales formaban parte de la guerra psicológica que se estaba llevando a cabo y para la cual el ejército guatemalteco solicitaba al Estado Mayor una pequeña transmisora radial y la implementación de un equipo de operaciones psicológicas, pues la gran mayoría de la población de la localidad estaba muy convencida de la doctrina guerrillera, era analfabeta, y conocía muy poco el castellano:[33]

  • Ejemplo de panfleto militar:
«Pueblo de Nebaj, es tiempo de meditar, es tiempo de pensar, pongamos en orden nuestro pensamiento, la experiencia del pasado nos tiene que guiar hacia el futuro de Nebaj; debemos de pensar en nuestro pueblo, por aquí viven nuestros hijos y es aquí también donde descansan nuestros abuelos, nuestros antepasados. El ejército no reprime y mata como nos han hecho creer, no debemos tenerles miedo. Acerquémonos a ellos y veremos que no son como nos lo han hechos creer esos malos hombres que están en la montaña escondidos. Ya nadie viene a comprar nuestras telas por miedo al camino, son los subversivos los que nos han traído este sufrimiento, antes éramos felices con lo poco que teníamos, ahora ya no tenemos nada y si seguimos así no nos llegarán granos, i verduras, tenemos que ayudar al ejército para acabar con esta gente subversiva que se dice llamar guerrilleros. Debemos ayudar al ejército con la verdad, el ejército está lleno de gente como nosotros, en su mayoría campesinos que se se sacrifican por nuestra patria, por la libertad de Guatemala. Pueblo de Nebaj, los subversivos no creen en Dios; tú sí crees en Dios, debemos arreglar nuestras iglesias que son la fuenta de nuestra fe cristiana.»[34] «Los hermanos ixiles que ayudan a estas bandas de maleantes está engañados con falsas promesas, ayudemos a nuestros hermanos a sacarlos de estas organizaciones que sólo les traerá la muerte a ellos y a sus familias. Debemos tener presente que esta gente subversiva jamás podrá triunfar, ya que nosotros estamos convencidos que esta lucha sólo nos traerá la muerte y pobreza. El ejército está mejor capacitado y entrenado pero con la de Dios y de nosotros acabaremos con estos bandidos. A la gente de confianza, organizarla para salvar Nebaj. No es posible que unos pocos bandidos siembren el terror y la desconfianza; sólo organizados defenderemos Nebaj, ya estamos cansados de tanta violencia. Violencia que nos trajeron ellos mismos que dicen llamarse guerrilleros. Es ya hora de pagarles con su propia medicina. Ayuda al ejército que en esta forma ayudarás a tu pueblo.[35]
  • Ejemplo de panfleto de la guerrilla:
«La autodefensa son todas aquellas medidas que la población organizada tiene que poner en práctica para defenderse del enemigo, para sufrir el menor número de bajas y daño cuando éste ataca, para evitar que su economía (siembras, cosechas, comercio, etc.) sufra grandes pérdidas, para que su moral revolucionaria y combativa no se quiebre, para poder golpear al enemigo aunque este se lance atacando a la población. En la última ofensiva que el enemigo lanzó en nuestro frente en los meses de enero, febrero, marzo del presenta año se vió que las poblaciones que no pusieron en práctica las medidas de Autodefensa en forma correcta y con conciencia revolucionaria sufrieron bastantes pérdidas de vidas: hombres, mujeres, ancianos, niños, hasa mujeres embarazadas, muchos de ellos fueron quemados dentro de sus ranchos, despedazados con machetes, los torturaron y muchas mujeres las violaron. Estas dolorosas pérdidas se debieron en gran parte a que estos compañeros no llegaron a entender ni a conocer la verdadera intención asesina del enemigo; se confiaron creyendo que se les iba a perdonar la vida por el hecho de no salir huyendo cuando ellos se acercaban. Las principales deficiencias y errores que se vieron en la recién pasada ofensiva enemiga en cuanto a la población, de las medidas de Autodefensa son las siguientes:[36]
  1. En algunas poblaciones la gente organizada se quedó en sus casas a pesar de que sabía que el ejército había reprimido cruelmente en algunas loclaidades mientras que a unas pocas las había respetado; esta forma de engaño logró confundir a compañeros que se quedaron en sus casas, los cuales fueron masacrados. Algunos de estos compañeros fueron capturados y torturados, y con la presión de la tortura y amenaza de muerte se quebraron, convirtiéndose en guías del ejército e informadores de nuestas estructuras; con su actitud pusieron en peligrola vida de miles de compañeros, nuestras actividades guerrilleras y nuestra propia organización.
  2. En la mayoría de las aldeas la población no puso en práctica la orientación tantas veces dada por los organismos de hacer los buzones estratégicos para esconder sus cosechas de granos básicos.
  3. No se guardaron las medidas de compartimentación sobre los puntos de concentración de los grupos de la población para su plan de emergencia.
  4. Hay fallos en las postas, algunos compañeros hacen más poste que otros, muchos compañeros todavía no han comprendido la importancia de las mismas.
  5. Las señas de alarma para avisar que el enemigo se acerca todavía no se han afinado ni mejorado.
  6. En algunos lugares las FIL no se han hecho cargo de la dirección de la Autodefensa, todavía no han comprendido que la mayor responsabilidad de la Autodefensa les toca a ellos.
  7. En muchos pocos lugares se hicieorn trampas y en casi ninguno se han hecho armas populares (lanzas, arcos, flechas, bombas molotov, etc.)
  8. en la mayoría de las aldeas no se prepararon abastos para los momentos en que la ofensiva del enemigo se puso muy dura.[36]
  9. En muchas localidades se estuvo esperando que las fuerzas guerrilleras alzadas las llegaran a defender, y aunque es correcto porque estas son la semilla del ejército del pueblo que debe defenderlas, por el momento no es real que éstas puedan defenderas en la mayor parte de lugares a donde el enemigo llega a masacrar.[37]
En el pueblo de Viet Nam la Autodefensa fué la forma de defenderse que le permitió conservar la vida de la mayoría de la población, a pesar de que los franceses, japoneses y gringos hicieron todo lo posible por quebrar el espíritu de lucha de un Pueblo. El Pueblo vivía debajo de la tierra cuando los ataques del enemigo lo exigía; dentro de los túneles, en los caminos y en muchos lugares hicieron miles de trampas con los cuales lograron hacer muchas bajas al enemigo y desmoralizarlo.»[37]

Ambos panfletos están orientados a educar a los pobladores de la región, pero ambos evidencian un fuerte desconocimiento de la población a la que van dirigidos: por un lado, el lenguaje utilizado en el panfleto guerrillero es sumamente sofisticado, evidenciando que quienes lo escribieron eran personas de alto grado académico luchando por un ideal marxista, pero sin la capacidad de expresar las mismas ideas en un lenguaje sencillo y directo que pudiera entenderse fácilmente por las comunidades rurales analfabetas. Por otro lado, el lenguaje del ejército es mucho más accesible para los pobladores, pero no es convincente por las noticias que circulaban en el área por las acciones del ejército. En ambos casos, falta una interpretación indígena de los hechos: no hay ninguna referencia a las creencias de los ixiles, y mucho menos escritos en su idioma nativo que hiciera llegar los mensajes en forma efectiva.

Luego, el reporte del ejército sobre los resultados de la Operación Sofía del 19 de agosto de 1982, indica que la misma «fue exitosa tanto en el aspecto militar como en el de operaciones psicológicas. Durante toda la operación se mantuvo presión sobre el enemigo, no se tuvo ninguna baja debido al combate, ni administrativo, habiéndose logrado cortar las bases de apoyo logístico del área, habiéndose logrado destruir el período que se reporta 10 buzones grandes y desativados treinta y tres trampas, quince viviendas subterráneas todo lo cual fue destruido. En operaciones de control de la población se logró quitar gran apoyo a la guerrilla, lográndose evacuar hacia el municipio de Nebaj ciento veintidós personas los cuales quedaron bajo el control del Destacamento Militar de dicho municipio. La Primera compañía de paracaidistas formaron un destacamento en la Aldea Salquil con el fin de reunir en esta aldea a los moradores de los diferentes cantones reportando haber reunido y controlado a setecientos treinta y siete personas, las cuales están recibiendo ayuda y seguridad de parte de la Fuerza de Tarea Gumarkaj. El 5 de agosto doscientas cuarenta y seis personas vecinas de Salquil y sus alrededores se presentaron a las autoridades militares del municipio de Aguacatán, solicitando protección.»[38]

Comunidades de Población en Resistencia[editar]

En el período 1981-82, en el que más de cuatrocientos pueblos y aldeas fueron arrasadas y miles de guatemaltecos asesinados, la reacción de los sobrevivientes atrapados entre dos fuegos[Nota 10] fue huir, o ponerse bajo el control del Ejército forzados a participar en las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC) o reubicados en las «aldeas modelo», en donde fueron concentrados. Unas cincuenta mil personas totalmente desposeídas escaparon a zonas selváticas del departamento del Quiché[Nota 11] pasando esos años escondidos del mundo exterior y fuera de control gubernamental.[39]

Una década después aproximadamente la mitad se mantenían aún allí, aunque las ofensivas del Ejército entre Amachel y Sumal entre 1987 y 1989 hicieron salir de allí a unas cinco mil personas. Posteriormente otras se establecieron por su cuenta fuera de las CPR, al norte de Uspantán. A mediados de 1992, quedaban unos diecisiete mil habitantes de las CPR de la Sierra y unos seis mil en el Ixcán, o sea un total aproximado de veintitrés mil personas.[40]

Étnicamente las CPR del Ixcán eran en su gran mayoría k'iche's mientras que en las comunidades de la Sierra eran mayoritariamente ixiles, siendo el resto chajuleños, cotzaleños y k'iche's, así como ladinos.[39] Las comunidades visitadas resaltaron la convivencia en pie de igualdad de sus miembros de todo origen.

Durante 1992 y 1993, numerosos observadores nacionales e internacionales visitaron a las CPR tanto en la Sierra como en Ixcán, e indicaron que «eran civiles desarmados que vivían en gran pobreza y que apenas podían sobrevivir plantando maíz, frijoles, y criando animales de chacra.»
—Christian Tomuschat
Experto Independiente para Guatemala de Naciones Unidas[39]

En enero de 1994, las CPR de Ixcán hicieron público su propósito de asentarse pacíficamente a partir del 2 de febrero en sus ubicaciones anteriores entre los ríos Ixcán y Xalbal en tierras de la Cooperativa del Ixcán Grande, cuyos socios son en su mayoría miembros de las CPR, e invitaron a la CIDH a comprobar su situación en lo que se refiere a derechos humanos. El 9 y 10 de marzo de 1994, las CPR fueron Quiché fueron visitadas por miembros de la Comisión Iberoamericana de Derechos Humanos (IDEH); las comunidades visitadas fueron Santiaguito, San Luis, San Francisco, Los Altos y La Esperanza, (Ixcán) y las CPR en Cabá y Santa Clara (Sierra). La Comisión visitó también poblaciones cercanas en Centro Veracruz, (Ixcán) y Asunción del Copón (Sierra), así como "trabajaderos"[Nota 12] de algunas de las CPR y se entrevistó con patrullas militares operando en esos territorios. En dichos viajes la Delegación pudo observar también otras poblaciones del área, así como los cuarteles abandonados por el Ejército en Tercer y Cuarto Pueblo.[40]

Comunidades perdidas[editar]

Las comunidades perdidas eran asentamientos espontáneos incomunicados, que estaban fuera del sistema de las CPR pero cercanas a ellas en áreas prácticamente incomunicadas del El Quiché y de Alta Verapaz, y que se encontraban en pésimas condiciones de supervivencia. Dichas poblaciones decidieron conscientemente reubicarse en áreas remotas no consideradas de insurgencia y desarrollar su vida fuera del alcance de los grupos armados, de las patrullas y del Ejército, desarrollando una economía de subsistencia, y evitar llamar la atención pública. Algunas de las familias que la integran formaron parte en el pasado de las CPR y han decidido reubicarse fuera de la zona de conflicto. Estas comunidades aisladas estaban ubicadas en el área de Uspantán, donde existían entre sesenta y noventa comunidades de este tipo con una población que variaba entre treinta a cincuenta familias cada una.[41]

Geografía[editar]

Hidrografía[editar]

El departamento de El Quiché está bañado por muchos ríos. Entre los principales sobresalen el río Chixoy o río Negro (que recorre los municipios de Sacapulas, Cunén, San Andrés Sajcabajá, Uspantán y Canillá, y posee la represa hidroeléctrica Chixoy); el río Blanco y el Pajarito (en Sacapulas); el río Azul y el río Los Encuentros (en Uspantán); el río Sibacá y el Cacabaj (en Chinique); y el río Grande o Motagua en Chiché.

Además están las lagunas de Lemoa y la de La Estancia (en Santa Cruz del Quiché), y la laguna de San Antonio (en San Antonio Ilotenango).

Orografía[editar]

La configuración geográfica del Quiché es bastante variada. Sus altitudes oscilan entre los 2310 y 1196 msnm; por consiguiente sus climas son muy variables, predominando el frío y el templado, aunque hay algunas zonas de clima cálido. Sin embargo, hay alturas hasta de 3000 msnm en la cordillera que atraviesa el departamento de oeste a este.

Este departamento está atravesado por tres sistemas orográficos diferentes: la sierra de Chamá (al norte), la de los Cuchumatanes (al centro) y la de Chuacús (al sureste), lo que determina los diferentes climas, que se manifiestan desde los fríos templados hasta los más cálidos.

Tiene también otras montañas importantes que son: las de Joyabaj (en el municipio del mismo nombre); y la de La Cumbre y la de Chuxán (en San Bartolomé Jocotenango).

Entre los cerros están el de Poquijil (en Chichicastenango), el Pocbalam (en San Bartolomé Jocotenango), el Pachum (en Joyabaj) y los Achiotes (en San Andrés Sajcabajá).

Zonas de vida vegetal[editar]

En el departamento de El Quiché existen siete zonas de vida vegetal, según la clasificación propuesta por Holdridge en 1978:

  • bs-S: bosque seco subtropical
  • bh-S (t): bosque húmedo subtropical templado
  • bh-S (c): bosque húmedo subtropical cálido
  • bo-S: bosque pluvial subtropical
  • bmh-S (c): bosque muy húmedo subtropical cálido
  • bh - MB: bosque húmedo montano bajo subtropical
  • bmh-MB: bosque muy húmedo montano subtropical

Vías de comunicación[editar]

El departamento de El Quiché está intercomunicado, a través de la ruta nacional n.º 15, que en la aldea Los Encuentros, municipio de Sololá, entronca con la Carretera Interamericana CA-1; la ruta n.º 15 que parte de Los Encuentros, atraviesa Chichicastenango, Santa Cruz del Quiché, San Pedro Jocopilas, Sacapulas y Cunén y llega hasta Chajul. Así como la carretera 7W, que se origina en el departamento de Alta Verapaz, cruza El Quiché aproximadamente de este a oeste y termina en el departamento de Huehuetenango.

Cuenta también con varias carreteras departamentales y municipales que unen a sus municipios entre si.

Geología[editar]

Tipos de suelo que sobresalen en el departamento de El Quiché:

  • JKfs: jurásico-cretácico, formación Todos Santos, jurásico superior-neocomiano (capas rojas), incluye la formación San Ricardo.
  • Qa: aluviones cuaternarios
  • Tsp: terciario superior oligoceno-plioceno, predominantemente continental: incluye formaciones Cayo, Armas, Caribe, Hereria, Bacalar y White Maris.
  • Pe: paleoceno-eoceno, sedimentos marinos.
  • PC: pérmico, formación Chochal (carbonatos).
  • Kts: cretácico-terciario, formación Sepur, campaniano-eoceno. Predominantemente sedimentos clásticos marinos. Incluye formaciones Toledo, Reforma y Cambio y grupo Veraoaz.
  • Ksd: cretácico, carbonatos neocaomiano-campanianos, incluye formaciones Cobán, Ixcoy, Campur, Sierra Madre y grupo Yojaa.
  • Qp: cuaternario, rellenos y cubiertas gruesas de cenizas pómez de origen diverso.
  • Tv : terciario, rocas volcánicas sin dividir. Predominantemente mio-piloceno. Incluye tobas, coladas de lava, material lahárico y sedimentos volcánicos.
  • I: rocas plutónicas sin dividir, Incluye granitos de dioritas de edad prepérmico. Cretácico y terciario.
  • TT: rocas ultrabásicas de edad desconocida, predominantemente serpetinitas. En parte pre-maestrichtiano.
  • Pzm: paleozoico, rocas metamórficas sin dividir. Filitos, esquistos cloríficos y dioritas y granitos prepérmicos, cretácicos y terciarios.

Uso actual de la tierra[editar]

En el departamento de El Quiché, por su clima, tipos de suelo y la topografía del terreno, sus habitantes siembran gran diversidad de cultivos anuales, permanentes o semipermanentes, encontrándose entre estos los cereales, hortalizas, árboles frutales, café, caña de azúcar, etc. Además, por las cualidades con que cuenta el departamento, algunos de sus habitantes crían varias clases de ganado.

La existencia de bosques, ya sean estos naturales, de manejo integrado, mixtos, etc., compuestos de variadas especies arbóreas, arbustivas o rastreras dan al departamento un toque especial en su ecosistema y ambiente, convirtiéndolo con esa gracia natural en uno de los lugares típicos para ser habitados por visitantes no solo nacionales, sino también extranjeros. Es de esta forma como usted lector se puede formar una idea de cómo en este departamento el uso de la tierra es aprovechado en ocasiones de manera intensiva y en otras de manera pasiva.

Capacidad productiva de la tierra[editar]

Para evidenciar con que capacidad productiva de terreno se cuenta en este departamento, en Guatemala de acuerdo con el Departamento de Agricultura de los EE. UU., existen 8 clases de clasificación de capacidad productiva de la tierra, en función de los efectos combinados del clima y las características permanentes del suelo. De estas 8 clases agrológicas la I, II, III Y IV son adecuadas para cultivos agrícolas con prácticas culturales específicas de uso y manejo; las clases V, VI, y VII pueden dedicarse a cultivos perennes, específicamente bosques naturales o plantados; en tanto que la clase VIII se considera apta sólo para parques nacionales, recreación y para la protección del suelo y la vida silvestre.

En El Quiché están representadas cinco de las ocho clases agrológicas indicadas, predominando las clases VII, IV y VI.

División administrativa[editar]

El departamento de El Quiché se encuentra integrado por 21 municipios que son:

  1. Canillá
  2. Chajul
  3. Chicamán
  4. Chiché
  5. Chichicastenango
  6. Chinique
  7. Cunén
  8. Ixcán
  9. Joyabaj
  10. Nebaj
  11. Pachalum
  12. Patzité
  13. Sacapulas
  14. San Andrés Sajcabajá
  15. San Antonio Ilotenango
  16. San Bartolomé Jocotenango
  17. San Juan Cotzal
  18. San Pedro Jocopilas
  19. Santa Cruz del Quiché
  20. Uspantán
  21. Zacualpa

Costumbres y tradiciones[editar]

Sus ceremonias religiosas son presididas generalmente por los sacerdotes mayas, que son personas especializadas y contratadas por los vecinos para que sirvan como intermediarios ante los seres del más allá (Dios, Jesucristo, los santos, el Dios Mundo, los espíritus de los antepasados, etc.) mediante un pago simbólico. Estas ceremonias se efectúan tanto dentro como fuera de la iglesia, y aún en los montes en lugares especiales que llaman «quemaderos». En estas ceremonias llevan ofrendas como inciensos, copal, pom, aguardiente (guaro), candelas y otras cosas.

Fiestas patronales[editar]

Danzas Folclóricas[editar]

Quiché tiene dos centros de danzas importantes. Uno en Santa Cruz del Quiché su cabecera, y el otro es Joyabaj. En Santa Cruz la danza principal es la de La Culebra, en Chichicastenango la del Torito, y en Joyabaj la del Palo Volador, llamado por sus pobladores como Palo de los Voladores. En sus demás municipios también realizan las danzas de El Venado, Tantuques, El Torito, Mexicanos, La Conquista y Convites.[42]

Idioma[editar]

Quiché es uno de los departamentos antiguamente más poblados de la nación y es el territorio que ―junto con Huehuetenango― posee más idiomas. El idioma uspanteco se habla en el municipio de Uspantán, el ixil en Nebaj, Chajul y San Juan Cotzal, el sacapulteco en Sacapulas, el kekchí en la parte norte del departamento el kiché en la parte sur.

Economía[editar]

Producción agrícola[editar]

La agricultura es uno de los principales renglones en la vida de sus habitantes, pues la variedad de climas, aunado a la gran cantidad de ríos que corren por su territorio, contribuyen a que su producción sea variada y abundante, siendo sus principales artículos: maíz, trigo, frijol, patatas, habas, arvejas y en menor escala café, caña de azúcar, arroz y tabaco. También existen grandes bosques donde abundan maderas preciosas. También podemos encontrar los productos mas valerosos en este departamento.

Producción pecuaria[editar]

En casi todos los municipios existe crianza de ganado vacuno, caballar, lanar y caprino, especialmente en los municipios de Santa Cruz Quiché, Nebaj, San Juan Cotzal, Chajul y Uspantán. El ganado lanar se encuentra principalmente en las zonas de clima más frío.

Producción industrial[editar]

Algo muy importante que es necesario resaltar es la producción de la Sal Negra mas conocida, sal gema o de piedra, que los indígenas de Sacapulas extraen de las minas. Se sabe que su subsuelo es rico en minerales, conociéndose minas de hierro, plata, mármoles, plomo etc.

Producción artesanal[editar]

El Quiché es uno de los departamentos más importantes en cuanto a su producción artesanal. Sobresale la elaboración de telas tradicionales de algodón y de lana. Las de algodón, tejidas por las mujeres en telares de cintura; y las de lana, por los hombres en telares de pie, aunque las piezas pequeñas como morrales, bolsas y gorras, son tejidas a mano, con aguja.

Otra artesanía importante es la elaboración de sombreros de palma de alta calidad. Las mujeres hacen las trenzas en cualquier momento, en casa o en los caminos cuando van al mercado. Estas trenzas las entregan a los talleres donde cosen los sombreros. También elaboran instrumentos musicales, cohetería, cerámica tradicional, artículos de cuero, cestería, jarcia, muebles de madera y tallado de máscaras.

Centros turísticos y arqueológicos[editar]

El municipio de Chichicastenango ha sido durante años uno de los más importantes poblados del circuito turístico de Guatemala, por ser allí donde el turista puede admirar en todo su significado la fe religiosa de los pueblos originarios descendientes de los antiguos mayas.

En Santa Cruz del Quiché existen los balnearios Chocoyá y Pachitac. En Chinique se pueden apreciar los ríos Agua Tibia y El Chorro, y en Nebaj, el río Las Violetas. También en Nebaj se encuentran los miradores El Boquerón y Las Clavelinas.

A 4 km de Santa Cruz del Quiché se encuentra Gumarcaaj, que fue la antigua capital del Reino quiché. Cuenta con un museo de arte prehispánico y un centro para visitantes.

La Laguna de Lemoa ―ubicada en la aldea del mismo nombre―, fue declarada hábil para el deporte de la pesca. El cerro Pascual Abaj ―en honor a Pascual Abaj― es un sitio de celebraciones de corte prehispánico.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Limón Aguirre, 2008, p. 10.
  2. Limón Aguirre, 2008, p. 11.
  3. Lovell, 2005, p. 71.
  4. Lovell, 2005, p. 64.
  5. Lovell, 2005, p. 64–65.
  6. a b Lovell, 2005, p. 65.
  7. Lovell, 2005, p. 65–66.
  8. Lovell, 2005, p. 66.
  9. a b Woodruff, 2011, p. 104.
  10. Acuña, 1998, p. 29-31.
  11. Solano, 2012, p. 3.
  12. Solano, 2012, p. 4.
  13. Solano, 2012, p. 10.
  14. Solano, 2012, p. 13.
  15. Solano, 2012, p. 15.
  16. Justice Republic, 2013, p. 0:45.
  17. Justice Republic, 2013, p. 1:15.
  18. Justice Republic, 2013, p. 7:18.
  19. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 250.
  20. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 244.
  21. a b c Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 237.
  22. a b c Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 245.
  23. a b Comisión para el Esclaremiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 246.
  24. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Vol. IV, 1999, p. Sección 238.
  25. a b Informe REHMI, s.f..
  26. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Agudización, 1999.
  27. a b c «Video:Ni Uno Vivo. Quema de la Embajada de España en Guatemala». YouTube. Consultado el 20 de julio de 2014.
  28. a b c d Doyle, 2009, p. 9, Anexo A.
  29. Doyle, 2009, p. 58.
  30. Doyle, 2009, p. 30 y 61.
  31. Doyle, 2009, p. 48.
  32. Doyle, 2009, p. 51.
  33. Doyle, 2009, p. 99.
  34. Doyle, 2009, p. 94.
  35. Doyle, 2009, p. 95.
  36. a b Doyle, 2009, p. 104.
  37. a b Doyle, 2009, p. 105.
  38. Doyle, 2009, p. 112-116.
  39. a b c CIDH, 1994, p. Introducción.
  40. a b CIDH, 1994, p. Antecedentes históricos de las CPR.
  41. CIDH, 1994, p. Asentamientos espontáneos incomunicados.
  42. Rotceh (18/04/13). «[danza guatemaltecas danzas go]» (en español). danza. Consultado el 18 de abril de 2013.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]

Notas[editar]

  1. Esta obra se mantuvo inédita por más de doscientos años, hasta que fue publicada por primera vez en 1929.
  2. En el siglo XX la traducción de Ximénez fue revisado por varios estudiosos, quienes determinaron que Ximénez introdujo numerosas inexactitudes, cuyo número no se puede cuantificar; además ante la imposibilidad de efectuar un examen pormenorizado de las traducciones que hizo Ximénez del Popol Vuh, concluyeron que las traducciones eran muy infieles y que el fraile omitió traducir un elevado porcentaje del texto. Las apreciaciones se basaron en el minucioso análisis comparativo que se realizó de las primeras mil ciento ochenta líneas del Popol Vuh con las dos versiones españolas del fraile. El análisis puso de manifiesto que, con el escaso conocimiento de la lengua quiché que Ximénez poseía, no pudo evitar desfigurar la obra al copiarla. Los estudiosos también señalan que el Popol Vuh es un libro diseñado y ejecutado con conceptos occidentales porque su unidad de composición es tal que da pie para postular un solo recolector de las narraciones. Se debe tener en cuenta que el libro fue utilizado por Ximénez para evangelizar a los indígenas en su momento. Los críticos llegaron a la conclusión de que no está suficientemente establecida la medida de la interacción que Ximénez tiene con el texto y se pueden identificar algunas de las ideas contenidas en el primer folio recto como no totalmente indígenas.
  3. Según información suministrada por la zona militar 19, los puentes destruidos en la ruta interamericana CA-1 en el departamento de Huehuetenango en 1982 fueron: el puente Pucal ubicado en el kilómetro 243; el puente San Juan, ubicado en el kilómetro 280, el puente Chanjón, ubicado en el kilómetro 295, el puente El Cable, ubicado en el kilómetro 308, y el puente El Boquerón, ubicado en el kilómetro 315.
  4. Informe REHMI. . Consultado el 23 de octubre de 2013. «Las regiones más bombardeadas fueron las comunidades del área ixil y Sacapulas en Quiché, algunas zonas de Baja Verapaz y de Huehuetenango».
  5. Comisión para el Esclarecimiento Histórico: Caso No. 77 (1999). . «Desde finales de 1980 el Ejército aplicó la denominada estrategia de tierra arrasada. En algunas comunidades de la región los militares obligaban a todos los vecinos a abandonar sus casas y concentrarse en la cabecera municipal bajo control militar. Unas familias obedecían; otras, se refugiaban en la montaña. A la población maya k'iche' que se refugió en la montaña, el Ejército la identificó con la guerrilla. La sometió a un cerco militar, a continuos ataques que imposibilitaron su alimentación, alojamiento y asistencia médica. Estas poblaciones permanecieron entre uno y dos años en las montañas de los alrededores de sus comunidades, para desplazarse después hacia las Guacamayas, donde quedaron aisladas por la persistencia del asedio militar. Muchas personas murieron de hambre».
  6. Padre de la Premio Nóbel de la Paz 1992, doctora Rigoberta Menchú
  7. El Embajador Máximo Cajal López había visitado las comunidades de los campesinos algunos meses antes, y había recabado información para un informe sobre las mismas, el cual no llegó a publicarse, pero cuyo borrador todavía existe.
  8. Entre ellos el exvicepresidente de Guatemala, licenciado Eduardo Cáceres Lehnhoff y el excanciller Adolfo Molina Orantes, ambos miembros del Instituto Guatemalteco de Cultura Hispánica.
  9. Quien huyó con graves quemaduras en sus brazos en un momento de descuido de las fuerzas policiales que asediaban la embajada y luego fue protegido por Odette Arzú, enfermera en jefe de la Cruz Roja Guatemalteca
  10. Entre las fuerzas del Ejército y las PAC y las de elementos guerrilleros del Ejército Guerrillero de los Pobres
  11. Unos en la Sierra Ixil, y otras en el Ixcán, fronterizo con México
  12. O sea, áreas de cultivo