Química macromolecular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La química macromolecular es la rama de la Química que se encarga de estudiar la preparación, la caracterización, las propiedades y las aplicaciones de las moléculas que tienen una masa molecular elevada, formadas por un gran número de átomos, llamadas macromoléculas. Generalmente estas macromoléculas se pueden describir como la repetición de una o unas pocas unidades mínimas o monómeros,las cuales forman los polímeros. Cuando las moléculas se vuelven muy grandes, conteniendo un número de átomos encadenados superior a una centena y pudiendo alcanzar valor ilimitado, las propiedades de esas moléculas, que se llaman macromoléculas, presentan características propias generales, mucho más dominantes que las características que surgen de la naturaleza química de los átomos que las constituyen o de los agrupamientos funcionales presentes.

Esas propiedades que surgen de interacciones involucrando segmentos de la misma macromolécula o de otras, la forma, el largo de las ramificaciones presentes en la cadena macromolecular tienen un papel importante.

Puentes de hidrógeno e interacciones dipolo-dipolo, al lado de fuerzas de Van der Walls, actuando en esas macromoléculas en estado sólido, crean resistencia aún mayor que en el caso de moléculas de cadenas más cortas.

En solución, esas interacciones entre las moléculas de alto peso molecular, acarrean un pronunciado aumento de viscosidad que no se observa en las micromoléculas.

De la misma manera, las evaporaciones de solvente de estas soluciones viscosas resultan en la formación de películas, en tanto que las soluciones de sustancias sólidas de bajo peso molecular generan cristales o polvo.

Ese además, es uno de los medios más simples e inmediatos para el reconocimiento de las macromoléculas: capacidad de formación de películas.

Se encuentran macromoléculas tanto en productos de síntesis, como en los de origen natural. Polisacáridos, poli-hidrocarburos, proteínas y ácidos nucleicos, todos constituyen ejemplos de macromoléculas naturales orgánicas. Incluyen, así, almidón, algodón, madera, lana, cabello, cuero, etc.