Qué bello es vivir

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
It's a Wonderful Life
It's a Wonderful Life.png
Rótulo del título en la película.
Título ¡Qué bello es vivir!
Ficha técnica
Dirección
Producción Frank Capra
Guion Frances Goodrich
Albert Hackett
Jo Swerling
Frank Capra
Basada en The Greatest Gift de Philip Van Doren Stern
Música Dimitri Tiomkin
Fotografía Joseph Walker
Montaje William Hornbeck
Protagonistas James Stewart
Donna Reed
Lionel Barrymore
Thomas Mitchell
Henry Travers
Beulah Bondi
Frank Faylen
Ward Bond
Gloria Grahame
H.B. Warner
Frank Albertson
Todd Karns
Samuel S. Hinds
Mary Treen
Virginia Patton
Argentina Brunetti
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Estados Unidos
Año 1946
Género Drama
Familiar
Fantasía
Duración 130 minutos
Idioma(s) inglés
Compañías
Productora Liberty Films
Distribución RKO Pictures
Presupuesto $3.180.000
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

¡Qué bello es vivir! (It's a Wonderful Life) es una película estadounidense de 1946 basada en el cuento de 1943 The Greatest Gift (El mayor de los regalos), escrito por Philip Van Doren Stern.

El filme es un clásico del cine estadounidense, y es la película que más se ha emitido en las televisiones de todo el mundo durante las fechas navideñas.[cita requerida] Fue dirigido por Frank Capra, y contó con James Stewart y Donna Reed como actores principales.

Donna Reed, James Stewart y Karolyn Grimes en un fotograma de la película.

Argumento[editar]

La película comienza el día antes de Nochebuena. Por las peticiones recibidas de los habitantes del pequeño pueblo de Bedford Falls, una corte celestial se reúne para cumplir con lo que le piden allí. La gente le pide a Dios que se acuerde de George Bailey, y le ayude a ser feliz. San José encarga el trabajo de enviar a George a Clarence, un ángel de segunda clase, que es el que más tiempo lleva intentado ganarse las alas. Antes de enviar a Clarence a la tierra, San José le muestra lo que ha sido la vida de George Bailey.

George Bailey tuvo un sueño toda su vida, dejar el mísero pueblo en que le había tocado vivir, viajar por todo el mundo y estudiar una carrera universitaria. Pero el destino, la fortuna esquiva y el estar dispuesto siempre a hacer lo que es correcto le impiden llevar a cabo su sueño.

Era todavía un niño, cuando rescata a su hermano pequeño que había caído al hielo; esa acción heroica le costó perder la audición en uno de sus oídos. Unos años más tarde evitó que el boticario para quien él que trabajaba, diera veneno a un niño por accidente. A pesar de ello, y antes de que el farmacéutico se lo agradeciera le dio un buen golpe. Pero lo que llevaría a George a encadenar su vida a la de su pueblo era la compañía de empréstitos creada por su padre, y que estaba destinada a dejar dinero a aquellas personas que no podían pedírselo al banco. Su padre, junto con el tío Billy, luchan por mantener a flote su compañía, más dedicada al altruismo que a los negocios, de los ataques del señor Potter, un tiburón de los negocios que es dueño del banco, de la prensa, de los hoteles y de todo los negocios rentables de la ciudad.

Justo antes de que George vaya a salir en su primer viaje alrededor del mundo, en uno de los enfrentamientos verbales entre su padre y el señor Potter, el padre de George sufre un ataque al corazón y muere. George tiene que suspender su viaje. Y unos meses más tarde, cuando el señor Potter solicita que se disuelva la compañía de empréstitos de la que el también es accionista, George hace un brillante discurso, con la que convence a los accionistas de que no disuelvan la compañía, pero estos le piden que debe dirigirla él, o la empresa se disolverá. Una vez más, George cumplirá con su deber, y mandará a su hermano a la universidad con el dinero que era destinado para él, con la promesa de que cuando vuelva, será el quien vaya a la universidad y su hermano ocupe su puesto. Pero cuando su hermano vuelve, está casado y su suegro le ha ofrecido un buen empleo, aunque él está dispuesto a cumplir con lo pactado con George, este no le dejará, y quedará una vez más atado a Bedford Falls y a la pequeña compañía de empréstito.

Un oasis en sus infortunios será la bella Mary. Ella enamorada de él desde que eran niños, fue novia de Sam un amigo de George que ha hecho fortuna en Nueva York y que le ha ofrecido un buen empleo a George. Sin embargo, George rechazará su oferta y se casará con Mary. Tendrán cuatro hijos.

Durante toda su vida George no va a cesar de tener que luchar contra Potter y sus ansias por arruinar la compañía de empréstitos, el mismo día de la boda de George, y cuando este iba de luna de miel y por fin a salir de su odiada ciudad natal, ocurre una crisis, que cierra el banco. La gente acude a la compañía de empréstitos y el tío Billy, asustado, cierra las puertas, sabiendo que eso será la quiebra. George abandona el taxi que le lleva a la estación y se enfrenta ante sus asustados inversores. Pero el pánico por la miseria no se supera con brillantes discursos y para contentar a sus inversores tiene que empeñar el dinero que iba a gastar en su luna de miel. Apenas le sobran dos dólares, y no podrá dejar Bedfordfalls.

La lucha continúa entre el tiburón de los negocios y el desafortunado George Bailey. Desesperado ante la obstinación de George, Potter trata de comprarlo ofreciéndole un buen empleo, y por un momento parece haberle hipnotizado, haciéndole ver que fácil es cumplir todos sus sueños. Pero justo en ese momento y cuando estrechan las manos, George comprende que le están comprando y rectifica, rechaza la oferta y la lucha continua.

Llegan tiempos difíciles, la Segunda Guerra Mundial pone a prueba a todos los americanos, y también a los ciudadanos de aquella pequeña ciudad perdida. Unos en el servicio activo, participaron en la contienda, mientras que otros están en la acción civil. A George debido a su oído le tocó quedarse en casa. Pero tuvo la satisfacción de que su hermano Harry, que fue a la guerra como piloto, derribó a unos Kamikazes justo antes de que se lanzaran contra un convoy, salvando la vida a muchos soldados americanos por lo que fue premiado con la medalla del congreso.

Tras contar toda la vida de George, llegamos al día de nochebuena cuando empieza nuestra historia. Aquel día, el presidente concedía la medalla a Harry, y George compró casi todos los periódicos y los fue regalando a sus paisanos. George tenía una inspección de hacienda esa jornada, y tío Billy tenía que ingresar ocho mil dólares en el banco en la cuenta de la compañía. Pero cuando iba a hacer el ingreso se encuentra con Potter, y le increpa con la noticia de Harry, así que deja el dinero en el periódico que lleva Potter.

George y tío Billy buscan el dinero por todas partes, pero no lo encuentran. Sumido en la desesperación y sin poder pedir el dinero a nadie, George acude a Potter, pero éste que sabe la verdad aprovecha la desesperación de George, y le amenaza con denunciarlo. Desesperado, y con un seguro de vida como única propiedad, George decide suicidarse, pensando que vale más muerto que vivo.

Cuando está a punto de lanzarse al río, ve como un anciano cae al agua, y una vez más olvida todos sus problemas y acude a salvar al pobre anciano, y mientras éste se seca las ropas mojadas, el viejo le dice que se llama Clarence y que es su ángel de la guarda. George no le cree, pero en la conversación le dice que desearía no haber nacido, Clarence se lo concede, y cuando regresan al pueblo, todo ha cambiado.

La visión que Clarence hace ver a George es desoladora: el pueblo ha dejado de llamarse Bedford Falls y ahora se llama Poterville; los vecinos y amigos a los que ha ayudado no le reconocen; ve la tumba de su hermano al que no pudo salvar por no haber nacido, y piensa en los que murieron en la guerra porque su hermano no estuvo allí para salvarlo; las casas que ayudó a construir con sus empréstitos nunca se construyeron; su tío Billy está en un manicomio; su madre, viuda y sin hijos, regenta una pensión y finalmente su esposa es una bibliotecaria solterona. Desesperado por la visión, George regresa al puente donde había intentado suicidarse, y pide a Dios que le devuelva su vida.

Cuando un amigo lo encuentra y lo llama por su nombre, George sabe que la visión ha terminado, y que ha recuperado su vida, a pesar de que sabe que irá a la cárcel por desfalco pero no le importa porque ha recuperado su vida, su hermano, su esposa, sus hijas, su madre y sus vecinos por quien tanto se ha sacrificado.

Como un loco regresa corriendo a su casa deseando feliz navidad a todo lo que encuentra incluida la compañía de empréstitos e incluso al señor Potter, hasta llegar a su casa. Allí abraza a todos sus hijos, y saluda al inspector de policía y al sheriff que le están esperando para detenerlo.

Entonces llega tío Billy, y anuncia que un milagro ha sucedido: Mary ha hablado con algunos amigos contándoles que George tenía problemas y toda la ciudad ha hecho una gran colecta. Aparecen todos los que George ha ayudado durante toda su vida y por los que se ha sacrificado dando todo lo que tienen para que George pueda salir adelante, y finalmente aparece su hermano que, al saber que su hermano tenía problemas, ha dejado plantado al presidente y ha volado bajo una tormenta para estar junto a su hermano en aquellos momentos, y llega a tiempo para brindar por su hermano, para él y para sus amigos, el hombre más rico de la ciudad.

Del árbol de navidad suenan unas campanitas, que anuncian que Clarence ha ganado sus alas.

Influencias[editar]

Además de un refrito televisivo de 1977 en el que la novedad era un personaje femenino como protagonista, es innumerable la cantidad de series que en los capítulos emitidos por navidad aparece reflejada la historia de ¡Qué bello es vivir!; como ejemplo:

Y sobre todo un spin-off que relata la historia de Clarence que interpreta Robert Carradine.

Derechos de autor y emisión en televisión[editar]

Liberty Films fue adquirida por Paramount Pictures y se mantuvo como empresa subsidiaria hasta 1951. Paramount fue la propietaria del film hasta 1955, año en que vendió algunas de sus obras, la mayoría de sus dibujos animados y cortos al distribuidor de televisión U.M&M TV Corp. Ésta venta incluía los derechos sindicados originales de Qué Bello es Vivir, los materiales nitrados originales del film, la banda sonora y el relato en el que está basado el guion: The Greatest Gift (el Mayor Regalo). National Telefilm Associates (NTA) se hizo cargo a su vez de los derechos contenidos en el catalogo de U.M.&M. poco después.

En 1946 cuando la película fue filmada los derechos de autor se mantenían por ley durante 28 años, y podían ser renovados por otros 28 años mediante el pago de la renovación y un trámite administrativo. Sin embargo, un error administrativo en Republic Pictures sucesora de NTA evitó que el copyright fuera renovado correctamente en 1974[ref en inglés]. El film, de este modo accidentado, pasó a ser de dominio público y rápidamente se convirtió en muchos países en un clásico de las vacaciones de Navidad con continuas reposiciones cada año en las programaciones televisivas navideñas.

Aunque las imágenes se habían convertido en dominio público, las televisiones que emitían el film debían sin embargo pagar ciertos royalties como trabajo derivado de los derechos de autor derivados de "The Greatest Gift", la historia en la que se basa el film, aun protegida ya que su copyright fue correctamente renovado por Philip Van Doren Stern en 1971. El título y el caso llegó a mencionarse como ejemplo en varias ocasiones en las deliberaciones legales del Ley de extensión de Plazos de Copyright (en los EE:UU) en 1998.

En 1993, Republic Pictures, sucesora de NTA, se apoyó en la jurisprudencia de EE.UU. de 1990, en concreto en el caso de el Tribunal Supremo de los Estados Unidos Stewart Vs Abend (ateniente a otro film de Stewart: La ventana indiscreta), para defender su propiedad sobre el copyright del film. El argumento del caso se basó en defender que aunque el copyright del film no se había renovado seguía siendo un todo formado por varias partes cuyo copyright sí se había renovado, y fue aceptado.

Esta es una de las razones por las que actualmente se emite menos seguido que antes, aunque sigue siendo un título imprescindible la tarde del día de nochebuena en muchas televisoras de Estados Unidos, gracias en parte a la difusión durante los años sin Copyright y a la calidad del film en sí mismo y a la historia que relata, muy en la línea del clásico espíritu navideño de buenas acciones y mejores deseos.

Actualmente Paramount pictures, a través de su compañía Viacom (que adquirió en 1998 los derechos de Spelling Entertainment, por entonces socia de Republic Pictures), vuelve a tener los derechos de este film, por primera vez desde 1955. Por todos los cambios producidos, ésta es una de las pocas películas de la RKO que no fue controlada en los Estados Unidos por Turner Entertainment, empresa subsidiara de Warner Bros.

Enlaces externos[editar]

  • STERN, Philip Van Doren (1900 - 1984): The Greatest Gift (1943).