Punto de inflamabilidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El punto de inflamabilidad es el conjunto de condiciones de entorno en que una una sustancia combustible inflamable, está en condiciones de iniciar una combustión si se le aplica una fuente de calor a suficiente temperatura. Una vez retirada la fuente de calor externa pueden ocurrir dos cosas: que se mantenga la combustión iniciada, o que se apague el fuego por si solo.

Si se consideran unas condiciones normales de presión (presión atmosférica normal de 101,3 kPa), esas condiciones se reducen a una temperatura mínima y una proporción determinada de vapor de combustible en el aire ambiente, que puede darse en una pequeña parte del mismo.

Son importantes tanto la temperatura como la mezcla. De hecho la temperatura puede ser relativamente baja, la mayoría de las veces inferior a las normales en el ambiente, pero a esa temperatura los combustibles líquidos empiezan a desprender vapores que, al mezclarse con el oxígeno del aire u otro comburente, pueden dar las condiciones, para que cualquier chispa que alcance la temperatura de ignición necesaria, inicie el fuego. Entre estas condiciones es fundamental la proporción de los gases con el aire y, tanto si la proporción de gases es escasa, como si es excesiva, no se producirá la ignición.

La diferencia con el punto de ignición es que en ese caso se ha producido ya la inflamación, es decir, se ha aplicado el calor de ignición.

Para medir el punto de inflamabilidad se usa el aparato de Pensky-Martens.

Temperatura de inflamabilidad de algunas sustancias:

Combustible temperatura
Alcohol etílico 12 °C / 53.6 °F
Alcohol metílico 11 °C / 51.8 °F
Alcohol butílico 38 °C / 36.4 °F
Gasolina -43 °C / -45.4 °F
Nafta de petróleo -2 °C / 28.4 °F
Queroseno 38 °C a 72 °C / 100.4 °F a 161.6 °F
Gasóleo 52 °C a 96 °C / 125.6 °F a 204.8 °F
Benceno 20 °C / 68.0 °F
Hexano -28 °C / -18.4°F
Tolueno 9 °C / 48.2 °F
Furfural 62 °C / 143.6 °F

Ver también[editar]

Referencias[editar]

Félix Esparza, El fuego o combustión, pág. 15