Puertas del infierno

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Cruz de Bobadilla en el Volcán de Masaya, en Nicaragua
Jesús sacando a almas por la puerta del infierno para llevarlas al Cielo, tras derrotar al Diablo. De acuerdo con la tradición católica, este hecho ocurrió durante el tiempo que se dio entre su muerte y su resurrección.

Las puertas del infierno son, de acuerdo con la mitología clásica y algunas de las actuales religiones, una supuesta puerta de entrada al inframundo por la que se accede desde este mundo. Jamás se ha encontrado semejante cosa ni se ha demostrado su existencia en absoluto. Sin embargo, existen multitud de creencias religiosas y leyendas al respecto.

El inframundo[editar]

El infierno ha sido denominado de maneras diferentes según la cultura, Helheim para los nórdicos, Gehena como purgatorio judío, infierno por los cristianos, Averno por los griegos, Xibalbá para los mayas, etcétera, sin embargo en cada cultura existían matizaciones sobre lo que significaba el infierno o en qué condiciones entraban las almas.

Concepción cristiana[editar]

El viaje más famoso a las puertas del infierno es el de Jesús de Nazareth. De acuerdo al cristianismo, tras su muerte, Jesús pasó dos días librando una batalla contra el Maligno —de la que salió vencedor— y liberó a las almas buenas del infierno, abriendo a continuación las puertas del cielo. Tras hacer esto, al tercer día, Jesús regresó a la Tierra, resucitando. Jesús no empleó ninguna puerta física para entrar y salir, sino que debió morir y luego resucitar, lo cual no le resultó imposible porque, formando parte de la es Dios.[nota 1]

En cualquier caso, la religión católica históricamente ha asociado el infierno como algo que se encontraba "debajo" de la tierra[1] y asociado al fuego[2] y al sufrimiento.[3]

Las puertas[editar]

La idea de la posibilidad de acceder al inframundo desde el mundo terrenal es una idea muy antigua. Ya se cuenta en la leyenda de Orfeo cómo fue al inframundo para buscar a su esposa Eurícide. La cultura clásica situó las puertas del infierno en varios lugares. La cultura hebrea habla de la entrada al valle del hijo de Hinom, al sudeste de Jerusalem.[4] Griegos y romanos daban el nombre de Averno también a un cráter cerca de Cumas, en Campania, al Sur de Italia, en los Campos Flégreos,[5] como posible puerta al inframundo. En la cultura griega y romana también se apuntaba a que la puerta del infierno se encontraba cerca de la ciudad de Hierápolis, actual Pamukkale, en la actual Turquía. Estrabón escribió que la puerta estaba rodeada de vapores malignos, lo cual encaja con una gruta con aparentes construcciones rituales encontrada en 2013 en Pamukkale por arqueólogos italianos.[6] En la mitología griega el infierno estaba regentado por Hades y sus puertas estaban guardadas por el perro de los cerberos, el can cerberos, que tenía varias cabezas.

Una leyenda urbana sostiene que las puertas del infierno se encuentran en el Monasterio del Escorial, a las afueras de Madrid.[7] [8] Dicho monasterio fue construido por Felipe II, con un asesoramiento arquitectónico del propio monarca, como muestra de poderío renacentista, fervor católico y para que existiera una comunidad de monjes rezando permanentemente por el alma de su padre, Carlos I. Dicho monasterio fue, en relación con el ocultismo, utilizado como sede del mejor laboratorio de alquimia de la época.[9]

En Nicaragua, a 20 kilómetros de Managua, está el volcán en activo de Masaya, que los nativos consideraban una entrada al infierno. En el siglo XVI, los frailes españoles llegaron al lugar y bajaron hasta la propia fosa del volcán para ver la lava, y dado lo espectacular de ver un volcán activo, confirmaron las creencias nativas de que aquel lugar podría ser una entrada física hacia el infierno. Los frailes colocaron una enorme cruz al borde del cráter.[10] 500 años después, sigue ahí una cruz, conocida como Cruz de Bobadilla.[11] No es el único volcán que se ha identificado con el acceso al inframundo.

En la selva de Belice existe una gruta que se identifica en la cultura maya con la entrada a Xibalbá.[10]

Referencias[editar]

  1. De acuerdo al misterio de la Santísima Trinidad, Dios es tres personas en una: Dios padre, Jesús y el Espíritu Santo.
  1. Jesús bajó a las regiones inferiores de la tierra. Este que bajó es el mismo que subió.

    Ef 4, 9-10
  2. Mateo 25:41
  3. Lucas 16:23:24
  4. Pilgrimage Panorama. «Holy Sites: Gila's Highlights. Lets tripoe trough Gehenna, the valley to hell».
  5. Marjorie Aguirre y Anastasia Gubin (7 de agosto de 2012). «Perforación del volcán Campos Flégreos causa temores en Nápoles». NTD TV.  |coautores= requiere |autor= (ayuda)
  6. «Descubren la auténtica "puerta del infierno" en Turquía». ABC. 10 de abril de 2013. 
  7. Blog Sucesosjj. «1.2. El Monasterio del Escorial “La puerta del infierno”».
  8. Juan Ignacio Cuesta. Blog MaestroViejo (8 de febrero de 2012). «El Escorial y otras puertas del infierno». Archivado desde el original el 2012-02-10.
  9. Web La Aventura de la Historia. «La alquimia, entre la magia y la ciencia».
  10. a b Las puertas del infierno. Documental del Canal de Historia. 2010.
  11. «La Cruz de Bobadilla at Masaya Volcano».