Puente del Diablo (Ceret)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Vista general.

El Puente del Diablo o Puente Viejo de Ceret (en francés: Pont du Diable) es un puente de piedra de arco único que data del siglo XIV (entre 1321 y 1341). Se encuentra en la ciudad de Céret (en el Vallespir, Francia). Pasa sobre el Tec. El puente tiene un alcance de 45,45 m, siendo así el más grande de un arco de piedra que se haya hecho en la Edad Media. La altura en la parte superior del arco es de 22,30 m. La leyenda local dice que la piedra que le falta al puente habría sido robada por el diablo.

Historia[editar]

La construcción del puente comenzó en 1321 y terminó en 1341. Se construyó gracias a los fondos de la ciudad de Céret, ayudados por los pueblos vecinos. Fue parcialmente reconstruido en el siglo XVIII.

Entre 1718 y 1762 se procedió a varias reparaciones. Se comenzó con la rehabilitación del contrafuerte del sur. En 1735 se rehabilitó la calzada, se sellaron las grietas y se elevaron los muros de cabecera y los contrafuertes. Estas obras se terminaron seis años más tarde. En 1750 se puso en marcha la refacción de los muros de contención del puente de la avenida del lado de Perpiñán mientras que en 1762 se procedió a la misma refacción del lado de Ceret.

El gobierno francés lo proclamó monumento histórico en 1840.

Leyenda[editar]

Puente del Diablo.

La leyenda de Ceret parece bastante a otras leyendas que atribuyen la construcción de ciertos puentes al Diablo. Existan diversas variantes que tienen muchos elementos comunes con la de Ceret al siglo XIV.

Los ceretanos querían construir un puente de piedra para cruzar el Tec, pero los orillas del rio estaban muy abruptas. Pidieron a todos los ingenieros del país pero después de haber visto el lugar, los numerosos expertos lo declararon que el proyecto era imposible. Un de ellos, pero, después de haber hesitado mucho, y atraído por el dinero que se ofrecía, afirmo que construiría el puente, y se comprometió a acabarlo en un ano. El ingeniero se puso a trabajar, elaborando planos y empezando las obras. Rápidamente, unas bases del puente y del arco fueron construidos, pero, durante una crecida importante del rio, las obras de desfondaron. A pesar de una gran decepción, el ingeniero se puso de nuevo a construir el puente, y, al largo de seis meses, el puente cruzaba el Tec, estaba por acabar la semana siguiente. Todos estaban felices de ver el puente casi acabado, pero de repente, la bóveda se cayó. La gente estaba furiosa, y acusaron el ingeniero de ser responsable de estas desgracias. Le dijeron que si no acabaría el puente en los seis meses, lo ahorcarían. Una vez mas, el ingeniero se puso a construir el puente, y hasta el ultimo día, todo se desarrolló bien. Lastimosamente, durante la noche del ultimo día, una nueva tormenta ocurrió. El rio creció, hasta hacer caer el puente de nuevo. Desesperado, el ingeniero huyó y se refugió en las sierras para escaparse del furor de los habitantes. Mientras subía, encontró un hombre, alto, seco, que le cogió el brazo :

  • Donde vas?
  • Que te importa? Déjame pasar.
  • Sé quien eres, y te quiero salvar la vida.
  • Pero tu, quien eres?
  • Que te importa? Esta noche, a media noche, el puente sera construido de nuevo. Pero tendrás que cumplir mi condición.
  • Cual es?
  • Tendrás que darme la primera criatura que cruzara el puente.
Espantado, el ingeniero acepto la condición del hombre, sospechando que fuese el diablo - solo el demonio puede construir un puente en unas horas. El diablo desapareció cuando el ingeniero acepto el acuerdo. El ingeniero volvió a su casa, y empezó a meditar lo que tenia que hacer. A las once, cuando todos dormían,, el ingeniero se dirigió a las orillas del rio con un bolso grande sobre la espalda. Cuando llego, vio el diablo trabajando rápidamente a la construcción del puente. Lo hacia muy hábilmente, ligando los materiales juntos para formar de nuevo el arco y consolidar el puente... Cuando llegó la media noche, el puente estaba acabado. Inmediatamente, el ingeniero salió de su bolso un gato negro con una olla ligada a su colla. Mientras que el diablo estaba poniendo la ultima piedra, la piedra angular, se parro cuando oyó pasar el animal. Dejo caer la piedra que tenia en la mano, y quiso coger el gato que confundió con un caballero en armadura. Cuando se dio cuenta de la trampa, el demonio grito, se enfado y desapareció inmediatamente. Hasta hora, todavía, esta piedra falta.

El puente en los artes[editar]

El puente de Ceret ya se cita en una vieja copla pirenaica:

Ay, adiós, puente de Ceret, estás hecho todo de una arcada, del mar a Canigó, no tiene voces que una vez!

Jacint Verdaguer se inspiró de esta tradición popular y la integró a los versos siguientes del Canto VII de Canigó:

Tú, que de una zancada pasas el Tec, abre tu ojo de piedra, puente de Ceret, que de hijos de Mahoma no verás más.


Este puente fue pintado por Cézanne y también aparece en las pinturas de Auguste Herbin. Una escena de la película francesa "El jorobado" de André Hunebelle se filmó en el puente, cuando se ven a tres asesinos que van a España para eliminar Lagardère (Jean Marais) y la hija del duque de Nevers.