Puente de Bacunayagua

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Puente de Bacunayagua.

El Puente de Bacunayagua, con una extensión total de más de 310 m, con una extensión del arco de 114 metros y a una altura de 110 metros sobre el nivel del mar, se considera una de las siete maravillas de la ingeniería civil cubana.

La proyección y ejecución del puente estuvo a cargo de ingenieros cubanos dirigidos por Luis Sáenz Duplace, proyectista principal. Para la construcción del puente se buscaron ingeniosas y atrevidas alternativas debido a las condiciones del terreno sobre el que se erige. Una de estas alternativas la constituye el uso por primera vez en Cuba de semiarcos del sistema Melan, el uso del denominado arco es lo más novedoso del puente, ya que se construyó con acero laminado que se armó en dos partes, girando cada una hasta lograr la posición correcta.

La construcción del puente se inició en 1956 y su inauguración fue el 26 de septiembre de 1959.[1]

El impresionante puente constituyó desde 1976 hasta 2010 el límite territorial entre las provincias de La Habana y Matanzas, a partir de 2011 entre las provincias de Mayabeque y Matanzas.

Al sur del puente se puede divisar el exuberante Valle del Yumurí, al norte el lecho y la desembocadura de lo que debió ser en épocas anteriores un caudaloso río y un poco más lejano el mar.

Muchos viajeros al transitar por este impresionante paso son sorprendidos por la imagen de las aves que vuelan incluso a niveles inferiores a los de los vehículos, en tanto las majestuosas figuras de las palmas reales, reinas de los campos cubanos se presentan ante sus viajeros como minúsculos arbustos.

Referencias[editar]

  1. Structurae [en]: Bacunayagua Bridge (1960)