Pueblo (periódico)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El diario Pueblo fue un periódico vespertino madrileño editado durante el franquismo, propiedad de los sindicatos verticales del régimen, donde se formaron muchos de los periodistas que llevarían a cabo la renovación de la prensa durante la Transición Española. El diario Pueblo fue uno de los tres más importantes de la época en España.

Breve historia[editar]

Durante el breve periodo en que Gerardo Salvador Merino estuvo al frente de la Delegación Nacional de Sindicatos se crea en abril de 1940 un diario sindical, que acabaría configurándose definitivamente dos meses después, bajo el nombre de Diario Pueblo. Esta fue quizás la decisión más importante en materia propagandística durante los años 40. Una futura Orden de noviembre de 1942 garantizaba una importante autonomía del aparato de propaganda sindical y un control efectivo sobre él de la Delegación Nacional de Sindicatos, práctica que se había iniciado bajo Salvador Merino pero que ahora recibía sanción legal.[1]

La mayor parte de la información que daba eran sucesos y deportes. Las páginas de opinión, pese a ser un diario conservador, son consideradas una cantera de disidentes, ya que en ellas se introducían disimuladamente ideas contrarias al régimen.

Entre 1952 y 1974 la dirección estuvo a cargo de Emilio Romero, cuyos artículos, ilustrados con un gallo, se hicieron popularmente conocidos como los «gallitos». Tuvo entonces un suplemento juvenil llamado El Cuco.

En el diario Pueblo trabajaron periodistas como Jesús Pardo de Santayana, José María García, José Luis Navas, Gonzalo de Bethencourt y Carvajal, Raúl Cancio, Arturo Pérez-Reverte, José Luis Delgado García, Forges, Rosa Montero, Antonio Domínguez Olano, Rosa Villacastín, José María Carrascal, Manuel Cruz que fue su penúltimo director, Jesús Hermida, Manuel Marlasca, Andrés Aberasturi, Raúl del Pozo, Elvira Daudet, Vicente Talón Ortiz, Yale, Javier Reverte, Javier de Montini, Tico Medina, German Lopezarias, Antonio A. Giménez Barranco, Mery Carvajal, Carmen Rigalt, Antonio Casado, Gonzalo Carvajal, Alfonso Navalón, Manuel Molés, José Antonio Plaza, Jesús María Amilibia, José Luis Balbín, Juan Luis Cebrián, Felipe Mellizo Vicente Romero o Alfonso Zapater, entre otros. Se dice que en el diario no importaba la ideología política; lo importante era saber escribir bien, y estar dispuesto a realizar jornadas maratonianas de trabajo.

Con la llegada de la Transición, el diario se disolvió en 1984, y muchos de sus periodistas, dirigidos por Emilio Romero, participaron en la revista La Jaula. Sin embargo, este proyecto fracasó, como lo haría el posterior intento de Romero de resucitar El Imparcial.

Referencias[editar]

  1. Àlex Amaya Quer, La Voz Social: 25 años de fallida apuesta propagandística de la Organización Sindical Española, 1951-1976