Publicidad subliminal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En el caso de las imágenes en movimiento el ser humano no es capaz de percibir de manera consciente cada una de las imágenes que se proyectan sobre una pantalla a una cadencia de más de 14 imágenes por segundo. Sin embargo el cerebro sí que es capaz de percibirlas, de tal manera que cualquier mensaje que se inserte por este método puede ser percibido de forma subconsciente, lo que algunos han aprovechado para afirmar que este tipo de imágenes influyen en la voluntad del individuo a la hora de realizar una determinada actividad (consumir un determinando producto o marca; sentir algún tipo de sensación, placentera o repulsiva; o incitar alguna necesidad: sed, hambre, terror, etc.).

En suma, los estudios más recientes en el campo de la publicidad subliminal, finalmente han demostrado que si las condiciones son las correctas los mensajes subliminales funcionan.[1] Error en la cita: Error en la cita: existe un código de apertura <ref> sin su código de cierre </ref> y en la Unión Europea ha habido una propuesta de prohibir este tipo de publicidad con el fin de proteger a la infancia y a los jóvenes.[2]

Historia[editar]

El experimento realizado en 1957 en los Estados Unidos por James Vicary consistió en incluir uno o dos fotogramas por minuto con la marca que se deseaba publicitar (algunas fuentes indican que dicha marca fue Coca Cola, otras fuentes dicen que fue una firma local de palomitas, y otras finalmente dicen que eran ambas a la vez). En 1962 Vicary fue entrevistado por la revista Advertising Age y declaró que el experimento en realidad era un montaje que se llevó a cabo debido a que su empresa pasaba por dificultades económicas.[3] De todas estas informaciones se puede deducir que dicha prueba no se ha realizado nunca y es considerada por tanto un tecnomito y como ocurre con muchos otros tecnomitos, se ha difundido a través de numerosas publicaciones carentes de rigor científico.

En 2006, Johan C. Karremans, de la Radboud University de Nijmegen (Holanda), y sus colaboradores quisieron ver si podían inducir subliminalmente a unos voluntarios a tener preferencia por una particular marca de bebida, concretamente Lipton Ice. Para ello eligieron una marca de agua mineral llamada Spa Rood que era igualmente de efectiva para apagar la sed que Lipton Ice. A unos 61 voluntarios se les solicitó una tarea de observación que consistía en que contaran cuántas veces una cadena de "B"s mayúsculas contenía una "b" minúscula infiltrada. Cada cadena de "B"s aparecía por 300 milisegundos, mientras que durante 23 milisegundos aparecía una secuencia sin significado o con el mensaje subliminal “Lipton Ice”. Finalmente se les preguntaba si querían "Lipton Ice" o "Spa Rood" mediante la presión sobre una tecla. Se les decía además que eso formaba parte de otro estudio totalmente distinto. De esta manera pudieron comprobar que los voluntarios que dijeron que estaban sedientos estaban más dispuestos a elegir "Lipton Ice" sólo si habían recibido el mensaje subliminal.[4]

En un segundo estudio los investigadores hicieron que la mitad de 105 voluntarios se sintieran sedientos dándoles un alimento con mucha sal antes de realizar el experimento. Al finalizar, como se había pronosticado, comprobaron que el mensaje subliminal había tenido éxito entre los sedientos. El 80% de estos eligieron "Lipton Ice" frente sólo al 20% del grupo de control que no fue expuesto al mensaje. Sin embargo aquellos que no se encontraban sedientos no escogieron preferiblemente la bebida en cuestión, a pesar del mensaje subliminal. El experimento demostró que en determinadas circunstancias la publicidad subliminal funcionaba.[1] [5]

En 2009, la revista de la Asociación Estadounidense de Psicología, defendió que los estímulos subliminales están subordinados a estímulos asociativos estructurados previamente y que su único papel es el de reforzar una determinada conducta o una determinada actitud previa, sin que haya pruebas concluyentes de que el estímulo que provoca esas conductas sea propiamente subliminal.[6]

Algunos casos denunciados[editar]

A causa del experimento de James Vicary y su enorme difusión en el mundo de la publicidad proliferaron ejemplos de casos que aparentemente explotaban impulsos sexuales primarios.

  • Se acusó al anuncio de Vetiver de la marca Puig de publicidad subliminal cuando la modelo sacaba un brazo de la piscina y lo apoyaba en el suelo en la sombra de la entrepierna proyectada por un modelo. La agencia de publicidad respondió que fue una casualidad y que la modelo no tenía instrucciones de colocar la mano en ningún sitio prefijado.[cita requerida]
  • También se dice que la botella de Coca-Cola fue diseñada 'subliminalmente' porque su forma recuerda a la de un cuerpo de mujer. Sin embargo, sus creadores afirmaron que el objetivo del envase era ser sujetado sin problemas pese a estar mojado, frío y no tener superficies ásperas, y que la inspiración para su diseño fue la semilla de Cacao.[7]

Todos estos casos suelen ser pareidolias, siendo la única excepción el caso de la película Los Rescatadores (conocida también como Bernardo y Bianca), donde aparece una mujer desnuda en la ventana de un edificio, pero esto solo se puede ver en cámara lenta, mediante un análisis cuadro por cuadro. Altos ejecutivos de Disney afirmaron que dicha imagen había sido insertada no por sus empleados directos, sino por alguno de los encargados del montaje de dicho film (trabajo que había sido sub-contratado). Con todo, miles de copias tuvieron que ser retiradas del mercado.[8]

  • A-style levantó controversia debido a una agresiva campaña publicitaria basada alrededor de su logotipo, una A estilizada que parece simular un encuentro sexual. La marca ha declarado que la polémica detrás del diseño es completamente intencionada .

Estudios acerca de la publicidad subliminal en imágenes fijas[editar]

Entre los investigadores a favor es ya leyenda Wilson Bryan Key, recopilador de mensajes ocultos en anuncios publicitarios, principalmente asociados con sexo y muerte.[9] Uno de sus estudios más citados es el de un anuncio de whisky en el que Key encontró varias figuras ocultas en los cubos de hielo.[10] Sin embargo, para otros investigadores Key es alguien con una fijación sexual.[11]

Lluís Bassat[12] sugiere una interesante observación al indicar que el objetivo actual de la publicidad es "conseguir que el consumidor tenga en cuenta la marca cuando toma la decisión", tendencia opuesta al objetivo de la publicidad subliminal. A su vez, Fernando Ocaña hace ver que lo esencial en el campo de la planificación de medios es obtener el mayor recuerdo posible, lo que lleva implícito una percepción consciente y no inconsciente como debería ser el caso.

Los estudios de psicología más difundidos dicen que para que un estímulo pueda producir algún efecto es necesario que sea percibido. Continuamente estamos sometidos a una gran cantidad de estímulos que el cerebro debe anular para evitarnos la locura. Se ha calculado que para poder procesar todos los estímulos que recibe la vista sería necesario un cerebro de un año luz cúbico.[13]

Por otro lado, ciertos descubrimientos de la psicología experimental y las neurociencias, muestran que las transmisiones de información a través de las neuronas responden a la ley del todo o nada. En otras palabras, para que una información se transmita a través de una neurona debe darse un potencial de acción y en ese punto sólo hay dos opciones: o se transmite un potencial de acción o no se transmite. Cuando un potencial de acción se transmite se debe a que los estímulos han superado el umbral mínimo de percepción, pero cuando no lo superan no hay potencial de acción. Teniendo en cuenta que los estímulos subliminales están, por definición, por debajo del umbral mínimo que genera un potencial de acción, cabe argumentar que el cerebro humano no llega a percibir ni consciente ni inconscientemente los mensajes subliminales.[cita requerida]

Publicidad asociativa[editar]

En ocasiones se confunde la técnica subliminal con la técnica asociativa. Así en ejemplos como:

  • Los anuncios de bebidas alcohólicas suelen ir acompañados de grupos de jóvenes, bien vestidos y exitosos. No sólo es la bebida alcohólica lo que el consumidor adquiere, también obtiene aceptación del grupo social.
  • Un automóvil se anuncia y se asocia con éxito, belleza y virilidad.
  • Los productos para el hogar son anunciados por familias felices y completas (con padre, madre y dos o tres hijos), quienes viven en una casa que indica su posición social.
  • En muchos de los anuncios de productos cosméticos, como lociones o perfumes, es una pareja joven, sensual, bella, quien vende el producto. Esto apela al deseo de las personas de encontrar una pareja con ciertas características estéticas, y a que quienes ya la tienen se sientan identificados.

Emplazamiento[editar]

Es también habitual identificar de manera errónea publicidad subliminal con el emplazamiento (product placement en inglés, cuya traducción literal sería producto expresamente colocado).

Uno de los muchos casos existentes lo crearon los productores de Parque Jurásico III, película en la que se pidió apoyo al ejército de Estados Unidos para rodar el rescate final de Isla Nubla. La Infantería de Marina de Estados Unidos ofreció varios barcos, vehículos blindados, soldados y un helicóptero a cambio de que se cambiara la frase del guion "Alguien que tiene un amigo en el Departamento de Defensa" por "Alguien que tiene un amigo en los Marines" y el helicóptero girara frente a la cámara mostrando al público la inscripción "Marines".[14]

Los mensajes subliminales (sub-liminal: por debajo del umbral) son aquellos que acceden a nuestro sistema cognitivo sin que nos percatemos conscientemente de que esto sucede. El primer experimento que demostró que un mensaje emitido a espaldas de la conciencia podía, fue realizado por James Vicary en 1956 en Fort Lee, un barrio de New York en un cine se proyectaba la película Picnic. Como ya mencionamos antes los mensajes subliminales han existido desde hace ya mucho tiempo, solo que poco se sabe si en verdad estos mensajes han servido para aumentar las ventas de los productos que utilizan este recurso. Coca – Cola Company es una marca muy reconocida de refrescos en todo el mundo, con ventas muy altas en todos sus refrescos y categorías que esta famosa marca tiene. En esta investigación nos damos a la tarea de indagar en lo comerciales, en los espectaculares y promocionales que la marca Coca – Cola utilizo en el año 2013 para ver que tanto usan este recurso y cuanto es que incrementaron las ventas en ese año. Análisis del logo con propósito subliminal. Mucha gente conoce el supuesto mensaje racista del logo. Se dice que al colocar la lata de forma vertical y boca abajo podemos ver un hombre blanco escupiéndole a un negro. Cuando ya lo hemos visto por primera vez, es difícil dejar de ver las dos caras con sus ojos, bocas y narices entre las letras del logotipo. Pero, en un logo en rojo y blanco, nos cuesta ver las diferencias raciales entre las dos caras. Los rumores dicen que el personaje de abajo tiene los labios y la nariz más gruesos... Musulmanes de todo afirman que el logo de Coca-cola invertido se puede leer en árabe como “Ni Mohammed ni Meca”. Comercial de Navidad Como parte de esta investigación analizaremos el video en donde se usan a los osos polares, los cuales la mayoría de las personas sabemos que los usan para dar publicidad masiva a la bebida de Coca Cola, en temporada de navidad, hoy veremos un anuncio televisivo que fue lanzado en Diciembre, pero que después de un periodo fue puesto a luz el verdadero mensaje que tenía este anuncio de publicidad. En el vídeo veremos al oso polar grande y a uno pequeño como muestra la Imagen, pero de bajo de ello se refleja una imagen pintada en rojo, que al parecer es una imagen diabólica. Como dije antes después de varios meses y de varias investigaciones se dieron a conocer todas las pruebas que contiene este vídeo, al ser presentado en cámara lenta se puede apreciar la imagen claramente, usted tiene que ver el vídeo.

Conclusiones[editar]

Ha pasado mucho tiempo desde los primeros experimentos llevados a cabo por Peirce y Jastrow (1884) o los estudios de Black y Bevan (1960),[15] y las técnicas de persuasión subliminal han evolucionado considerablemente. No obstante, la existencia de la publicidad subliminal en concreto es un tema que continúa provocando controversias. Aunque es aceptada como un hecho real, y cuenta con una interesante bibliografía, para algunos investigadores, psicólogos y publicistas la publicidad subliminal tiene mucho de leyenda urbana; sin embargo, las investigaciones más recientes finalmente han demostrado que si las condiciones son las correctas los mensajes subliminales funcionan.[1] [5]

  1. a b c News Scientist: Subliminal advertising may work after all.
  2. Thon, Bjørn Erik. Forslag til EU-regelverk om urimelig handelspraksis og om beskyttelse av barn og unge i forhold til markedsføring
  3. Lo subliminal y el neuromarketing
  4. http://www.uni-bielefeld.de/psychologie/ae/Ae01/hp/scharlau/lehre/karremans.pdf
  5. a b Journal of Experimental Social PsychologyVolume 42, Issue 6, November 2006, Pages 792-798. Beyond Vicary’s fantasies: The impact of subliminal priming and brand choice.
  6. estudio publicado en la revista Emotion
  7. Embalagenmarca.com.br. «Cambio de ropa más veloz». Consultado el 26 de septiembre de 2008.
  8. snopes.com. «The Rescuers». Consultado el 29 de Agosto de 2010.
  9. Chen, Adam. Expert discusses the effects of subliminal advertising
  10. Johns, Craig M. Wilson Bryan Key is insane!
  11. Adams, Cecil. Are subliminal messages secretly embedded in advertisements?
  12. Bassat, Lluís, Libro rojo de la publicidad, Editorial Planeta, Barcelona, 2003
  13. Ferrater Mora, José, Fundamentos de filosofía, Madrid, Alianza Editorial, 1985, 1987
  14. David L. Robb|Robb, David L., Operación Hollywood, Editorial Océano]], Barcelona, 2006, ISBN 84-494-2696-0
  15. García Matilla, Eduardo (1990). Subliminal. Madrid,: Bitácora. p. 168-169. ISBN 8486832632.