Psiconauta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El término psiconauta se refiere a la cultura psiconáutica como fenómeno intelectual y artístico en sus distintas formas (pictórico, literario, musical, cinematográfico). Muestra interés por ampliar su conocimiento y su conciencia utilizando su cuerpo como un laboratorio en el que experimenta con su percepción. Usa técnicas de trance de origen religioso, tradiciones ceremoniales de diferentes tribus del mundo o simplemente experimenta por intuición, respiración holotrópica, psicología moderna u otros paradigmas. Explora la psique para mejorar potencialmente el funcionamiento de ciertas tareas psicológicas. El término se asocia a menudo al uso de sustancias psicotrópicas, psicoactivas, psicodélicas, alucinógenas o al uso de plantas sagradas o maestras. El psiconauta busca conocer el potencial «espiritual» del hombre y acercarse a la comprensión del universo, el tiempo y el sujeto por medio de la observación y alteración de su conciencia. Esto es absolutamente distinto del uso lúdico-social de las drogas.

Dentro de esta corriente cultural ―que se mantuvo con altibajos en Europa y Estados Unidos desde el siglo XIX― cabe situar principalmente aquellos intelectuales y artistas que hacen apología de su condición de psiconautas, así como la labor científica de los diferentes estudiosos de estas sustancias.

Dos de los primeros escritores psiconautas fueron los británicos Samuel Taylor Coleridge (1772-1834), consumidor de opio desde 1796 hasta su muerte y Thomas De Quincey (1785-1859), consumidor de opio desde 1803 y autor de Confessions of an English opium eater (Confesiones de un inglés comedor de opio), de 1822, libro en el cual se describen los estados de éxtasis y tormento del esta droga, que enuncia también la esperanza del autor de aumentar su racionalidad y sentido de la armonía gracias a su consumo. Para De Quincey, el opio no formaba parte de un estilo de vida alienado o criminal. Otro de los pioneros será Fitz Hugh Ludlow (1836-1870), que experimentó intensamente con el cannabis y fue autor de un texto de referencia: The hasheesh eater (El comedor de hachís, 1857). También Charles Pierre Baudelaire, poeta, crítico y traductor francés, será autor de varios textos líricos de interés psiconáutico como Las flores del mal (1857) o Los paraísos artificiales (1858-1860).

Hacia 1884, Sigmund Freud escribirá una serie de artículos como Über coca (Sobre la cocaína) en los que el creador del psicoanálisis se sitúa a favor del uso de la cocaína y en algunos momentos se muestra casi entusiasta en sus alabanzas. Posteriores experiencias le harán sin embargo años más tarde desdecirse de esa primera opinión.

Albert Hofmann descubre el LSD en 1938 e investigará también la salvia (Salvia divinorum) en 1962. Ernst Jünger ―amigo de Hofmann― escribe después de sus primeras experiencias con el LSD, Besuch auf Godenholm (Visita a Godenholm, 1952), cuya publicación coincidió con la publicación de Las puertas de la percepción de Aldous Huxley, al que seguiría Annäherungen. Drogen und Rausch (Acercamientos. Drogas y ebriedad, 1970). Esta obra, en la que el autor acuñó el término «psiconautas» (navegantes de la conciencia), expone las numerosas experiencias de Jünger con varios tipos de sustancias psicoactivas, tanto enteogénicas como estimulantes u opiáceos.

También resulta determinante la obra de Aldous Huxley (1894-1963), cuyos trabajos a partir de los años cincuenta estaban fuertemente influenciados por el misticismo y por sus experiencias con mescalina, la cual probó invitado por el psiquiatra Humphry Osmond en 1953, quién también inventó la palabra psychedelic (psicodélico (‘que hace manifestarse la conciencia’), para referirse a las drogas comúnmente llamadas alucinógenas. El descubrimiento de las sustancias psicodélicas (mescalina, LSD, psilocibina y otras) y el gran interés que las mismas presentan -utilizadas en un contexto específico- para el descubrimiento del espíritu, lo llevaron a escribir Las puertas de la percepción y Cielo e infierno.

Destaca también la obra de Timothy Leary (1920-1996), escritor y psicólogo estadounidense que propició el uso del LSD en la década de 1960. Amigo del anterior, cabe asimismo citar al ilustrador y escultor suizo H. R. Giger.

Dentro de esta tendencia, también se encuentra Francis Crick, físico, biólogo molecular y neurocientífico británico, conocido por ser uno de los dos descubridores de la estructura molecular del ADN en 1953, junto con James D. Watson. El descubrimiento surgió mientras experimentaban cómo los estados de conciencia alterada por el LSD podían aportar soluciones dentro del campo científico. Francis Crick, recibió, junto a James D. Watson y Maurice Wilkins, el Premio Nobel de Medicina en 1962 por sus descubrimientos concernientes a la estructura molecular de los ácidos nucleicos y su importancia para la transferencia de información en la materia viva.

Psiconautas famosos[editar]

+ samuel villarreal + joaquin morillo

Véase también[editar]

Enalces exteriores[editar]