Prunus cerasus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Symbol question.svg
 
Guindo
Prunus cerasus - Köhler–s Medizinal-Pflanzen-113.jpg
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Magnoliophyta
Clase: Magnoliopsida
Subclase: Rosidae
Orden: Rosales
Familia: Rosaceae
Subfamilia: Amygdaloideae[1]
Tribu: Amygdaleae
Género: Prunus
Subgénero: Cerasus
Sección: Cerasus
Especie: P. cerasus
L.
[editar datos en Wikidata]
Cerezas, crudas
Owoce wisni.jpg
Valor nutricional por cada 100 g
Energía 50 kcal 210 kJ
Carbohidratos 12.1 g
 • Azúcares 8.49 g
 • Fibra alimentaria 1.6 g
Grasas 0.30 g
Proteínas 1.00 g
Agua 86.13 g
Retinol (vit. A) 64 μg (7%)
Tiamina (vit. B1) 0.030 mg (2%)
Riboflavina (vit. B2) 0.040 mg (3%)
Niacina (vit. B3) 0.400 mg (3%)
Vitamina B6 0.044 mg (3%)
Vitamina C 10.0 mg (17%)
Vitamina E 0.07 mg (0%)
Vitamina K 2.1 μg (2%)
Calcio 16 mg (2%)
Hierro 0.32 mg (3%)
Magnesio 9 mg (2%)
Fósforo 15 mg (2%)
Potasio 173 mg (4%)
Sodio 3 mg (0%)
Zinc 0.10 mg (1%)
% CDR diaria para adultos.
Fuente: Cerezas, crudas en la base de datos de nutrientes de USDA.
[editar datos en Wikidata]

Prunus cerasus, el guindo,[2] cerezo ácido o cerezo de Morello es una especie de Prunus del subgénero Cerasus, nativo de Europa y sudeste de Asia. Está estrechamente emparentado con Prunus avium, cerezo silvestre, también conocido como cerezo dulce. Sin embargo, su fruta es más ácida y utilizada, sobre todo, en preparaciones culinarias.

Flores.
Fruto.
Vista del árbol.

Su fruta se llama cereza o guinda, no obstante, en Bolivia se conoce con este último nombre al fruto de la especie Prunus salicifolia.

Descripción[editar]

El árbol, más pequeño que el cerezo silvestre, crece entre 4-10 metros de altura, con numerosas ramillas en cada rama. Hojas ovaladas o elípticas de 3,5 a 7,5 cm de longitud. Los frutos rojos casi negros, nacen en los tallos más cortos.

Historia[editar]

Los cerezos comunes cultivados fueron seleccionados a partir de especímenes silvestres de Prunus cerasus y la dudosamente dispar especie P. acida, natural del mar Caspio y el mar Negro. Conocidos por los griegos en el 300 a. C., también eran populares entre los persas y romanos, quienes los introdujeron en Gran Bretaña mucho antes del siglo I. Su cultivo se popularizó en tiempos de Enrique VIII, en el siglo XVI y hacia 1640 se habían registrado más de dos docenas de cultivares. Los colonos ingleses que llegaron a Massachusetts plantaron la primera variedad de cerezo común, Kentish Red.

Antes de la Segunda Guerra Mundial existían más de cincuenta cultivares en Inglaterra; hoy, sin embargo, se cultivan pocos comercialmente y a pesar de que continúan existiendo las variedades Kentish Red, Amarelles, Griottes and Flemish, sólo se vende la genérica Morello en la mayoría de los viveros. Esta variedad es de floración tardía, por lo que tiene que soportar menos heladas, lo cual significa una cosecha más productiva. Los frutos maduran a finales de verano, finales de agosto en Inglaterra. Es auto fértil y sería una buena polinizadora para otras variedades si no floreciera tan tarde.

Cultivo[editar]

El guindo presenta requerimientos de frío para una adecuada ruptura de la dormición e inicio de la nueva estación de crecimiento. Estos requerimientos de frío son muy variables, según los cultivares: desde 600 a 1 500 horas de frío.[3] El guindo requiere condiciones de cultivo similares a las del cerezo dulce, es decir, suelos profundos, de textura franca o franco-arenosa, bien drenados, sin horizontes arcillosos ni capas freáticas hasta al menos 1 metro de profundidad. Suele ser más exigente en nitrógeno que el cerezo dulce. Con la cereza se elaboran diversos licores o destilados, como el Marrasquino y el Kirsch.

Propiedades[editar]

Se usan los pedúnculos de los frutos. Decocción: 10%, hervir 10 minutos. Tomar medio litro al día. Si los pedúnculos son frescos, macerar previamente durante 12 horas.[4]

Taxonomía[editar]

Prunus cerasus fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 1: 474–475, en el año 1753.[5]

Etimología

Prunus: nombre genérico que proviene de un antiguo nombre griego (προύνη), y luego latino (prūnus, i) del ciruelo. Ya empleado por, entre otros, Virgilio (Geórgicas, 2, 34) y Plinio el Viejo (Historia naturalis,13, XIX, 64)[6] [7]

cerasus: epíteto latíno

Sinonimia

Nombre común[editar]

  • cerecera, cerezal, cerezo, cerezo borde, cerezo bravío, cerezo ácido, cerezo común, cerezo de los pájaros, cerezo de monte, cerezo de todos los santos, cerezo guindal, cerezo mollar, cerezo silvestre, ciruelo silvestre, garrafal, guinda, guindal, guindas (fruto), guindero, guindo, guindo común, guindo comunero, guindo garrafal, guindo griego, guindo silvestre, guindo zorrero, montesina[9]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. D. Potter, T. Eriksson, R. C. Evans, S. Oh, J. E. E. Smedmark, D. R. Morgan, M. Kerr, K. R. Robertson, M. Arsenault, T. A. Dickinson & C. S. Campbell (2007). «Phylogeny and classification of Rosaceae» (PDF). Plant Systematics and Evolution (en inglés) 266 (1–2): 5–43. doi:10.1007/s00606-007-0539-9.  Nótese que esta publicación es anterior al Congreso Internacional de Botánica de 2011 que determinó que la subfamilia combinada, a la que este artículo se refiere como Spiraeoideae, debía denominarse Amygdaloideae.
  2. Nombre vulgar preferido en castellano, en Árboles: guía de campo; Johnson, Owen y More, David; traductor: Pijoan Rotger, Manuel, ed. Omega, 2006. ISBN 13: 978-84-282-1400-1. Versión en español de la Collins Tree Guide.
  3. Sozzi, Gabriel O. (octubre de 2008). Árboles frutales. Ecofisiología, cultivo y aprovechamiento. 1ª reimpresión. Buenos Aires: Facultad de Agronomía. p. 53. ISBN 950-29-0974-7. 
  4. a b c «Prunus cerasus». Plantas útiles: Linneo. Consultado el 28 de noviembre de 2009. 
  5. Prunus cerasus en Trópicos
  6. En Nombres botánicos
  7. Prunus en F. Gaffiot, Dictionnaire Latin-Français, Hachette, Paris, 1934.
  8. Prunus cerasus en Catalogue of life
  9. a b «Prunus cerasus». Real Jardín Botánico: Proyecto Anthos. Consultado el 28 de noviembre de 2009. 
  10. Prunus cerasus en PlantList/

Bibliografía[editar]

  1. Cronquist, A. J., N. H. Holmgren & P. K. Holmgren. 1997. Vascular Plants of the Intermountain West, U.S.A., subclass Rosidae (except Fabales). 3A: 1–446. In A. J. Cronquist, A. H. Holmgren, N. H. Holmgren, J. L. Reveal & P. K. Holmgren (eds.) Intermount. Fl.. Hafner Pub. Co., New York.
  2. Fernald, M. 1950. Manual (ed. 8) i–lxiv, 1–1632. American Book Co., New York.
  3. Gleason, H. A. 1968. The Choripetalous Dicotyledoneae. vol. 2. 655 pp. In H. A. Gleason Ill. Fl. N. U.S. (ed. 3). New York Botanical Garden, New York.
  4. Gleason, H. A. & A. Cronquist. 1991. Man. Vasc. Pl. N.E. U.S. (ed. 2) i–lxxv, 1–910. New York Botanical Garden, Bronx.
  5. Radford, A. E., H. E. Ahles & C. R. Bell. 1968. Man. Vasc. Fl. Carolinas i–lxi, 1–1183. University of North Carolina Press, Chapel Hill.
  6. Scoggan, H. J. 1978. Dicotyledoneae (Saururaceae to Violaceae). 3: 547–1115. In Fl. Canada. National Museums of Canada, Ottawa.
  7. Small, J. K. 1933. Man. S.E. Fl. i–xxii, 1–1554. Published by the Author, New York.
  8. Voss, E. G. 1985. Michigan Flora. Part II Dicots (Saururaceae-Cornaceae). Bull. Cranbrook Inst. Sci. 59. xix + 724.
  9. Welsh, S. L. 1974. Anderson's Fl. Alaska Adj. Parts Canada i–xvi, 1–724. Brigham Young University Press, Provo.
  10. Zuloaga, F. O., O. Morrone, M. J. Belgrano, C. Marticorena & E. Marchesi. (eds.) 2008. Catálogo de las Plantas Vasculares del Cono Sur (Argentina, Sur de Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay). Monogr. Syst. Bot. Missouri Bot. Gard. 107(1): i–xcvi, 1–983; 107(2): i–xx, 985–2286; 107(3): i–xxi, 2287–3348.

Enlaces externos[editar]