Proyecto Venus

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Logotipo del Proyecto Venus

El Proyecto Venus (The Venus Project en inglés) es una organización fundada por los estadounidenses Jacque Fresco y Roxanne Meadows. Pretende eliminar la guerra, la pobreza, el elitismo, la devastación ambiental y otros problemas globales mediante un plan global holístico-sistémico con el fin de crear una civilización mundial pacífica, avanzada y sostenible superando el sistema monetario, aplicando el método científico directamente al sistema social junto con la automatización progresiva de la producción, distribución y reciclaje, para crear abundancia e igualdad en acceso a los bienes y servicios y declarar los recursos de la Tierra como patrimonio común de todos los habitantes de la misma.[1]

El plan incluye un diseño técnico de la ciudad basada en la automatización industrial de la producción, la distribución y el reciclaje para el beneficio de todas las personas del planeta, eliminando progresivamente el paradigma de trabajar para sobrevivir o para acceder a los recursos, bienes y servicios en la sociedad, eliminando también el sistema monetario y de mercado, y conseguir una transición gradual y global hacia lo que llama economía basada en recursos. Esta organización considera la política, el sistema monetario y el sistema de mercado como métodos obsoletos de solventar problemas, dado que en la nueva situación mundial -señala- han quedado reducidos a generar y perpetuar escasez artificial, desperdiciar recursos y dividir a la población mediante métodos ideológicos que no tienen relación con las leyes naturales ni son relevantes para la realidad física del mundo, sino que parten de filosofías, creencias o hipótesis. En su lugar, propone la aplicación del método científico, la ciencia y la tecnología directamente en el sistema social para lograr el beneficio de todas las personas del planeta y el medio ambiente con abundancia, equidad, sostenibilidad y eficiencia.[2]

Asegura que el método científico y el estado actual de la ciencia y la tecnología han superado las posibilidades del sistema monetario y de mercado, y pueden utilizarse para permitir la abundancia y la eficiencia dentro del sistema social y solventar los nuevos problemas globales; eliminando de raíz el elitismo, el desempleo, la pobreza estructural, la mayor parte de los crímenes, la negligencia medioambiental, las guerras, la estratificación social, la escasez y otros problemas sociales y medioambientales.[3]

Debe su nombre al hecho de que su centro de investigación de 8.7 hectáreas está localizado en Venus (Florida), EE. UU.

Inicios[editar]

Las ideas que inspiraron a su fundador en la realización de este proyecto se deben a experiencias personales en el periodo de la gran depresión de Estados Unidos hasta los términos de la segunda guerra mundial. Las primeras ideas y diseños fueron realizados en los años '50[4] después de un periodo de tiempo, en los años '70 presenta Sociocyberneering[5] que es el antecedente inmediato de este proyecto y dos publicaciones literarias que definen y explican los conceptos técnicos de sus ideas y diseños[6] desde la educación, el transporte, fuentes de energía limpia, sistemas de producción y distribución hasta completos sistemas urbanos completamente sostenibles y automatizados.[7] [8]

Difusión[editar]

Ha tenido participación en diferentes medios públicos, algunos son Fox News en Estados Unidos, RT, entre otros, y en España en Antena 3 Noticias y en TVE. También en documentales como "Future By Design" de William Gazecki ganador de múltiples premios como el del mejor documental en la Australian International Film Festival 2006,[9] en el Evento TEDx Ojai en febrero de 2012 por motivo de la presentación de "TED Prize 2012 City 2.0"[10] Homenaje en el evento "Sustainatopia Honors 2012"[11] y más recientemente en la película de "Future My Love" dirigida por Maja Borg,[12] como también en el documental "The Reality Of Me" (TROM) y en un documental realizado por esta misma organización titulado "Paradise or Oblivion".[13]

La mayor difusión de las ideas y conceptos de este proyecto ocurrió con los documentales del Movimiento Zeitgeist titulados Addendum (2008) y Moving Forward (2011), que cuenta con más de 21 millones de visitas en YouTube en primavera de 2014.

Desarrollo[editar]

El fundador, Jacque Fresco, invirtió más de 70 años en experimentos y en el desarrollo de una estrategia y metodología de trabajo para realizar la transición del sistema monetario al sistema de Economía Basada en Recursos. El plan está conformado de 3 fases que incluyen 18 objetivos y propuestas[14] y cuenta con voluntarios alrededor del mundo que las apoyan y contribuyen a su difusión y se organizan en diferentes equipos de trabajo, tanto locales como de forma internacional,[15] compuestos por equipos de ingeniería, diseño, música, programación, difusión, recursos humanos, entre otros.[16]

Comportamiento humano, y no naturaleza humana[editar]

El comportamiento humano estaría sujeto a leyes naturales como cualquier otro fenómeno natural. Las costumbres, comportamientos y el sistema de valores serían subproductos y consecuencias de las condiciones del entorno: nuestra cultura, el sistema socioeconómico y lo que debe hacerse en él para sobrevivir, la educación recibida, escasez o abundancia, experiencias vitales, el nivel de información del que se dispone, lo que puede ser explorado, los valores dominantes, los modelos de conducta, el clima, la alimentación, etc.[17] Nadie nacería con codicia, prejuicios, generosidad, corrupción, intolerancia, amabilidad, patriotismo u odio, si no que estos serían patrones de comportamiento adquirido que dependerían de los factores citados. Si se intentara cambiar un comportamiento pero el entorno que los genera no es alterado, el mismo comportamiento tendería a ocurrir con el tiempo.[18]

Un sistema monetario obsoleto[editar]

El sistema monetario no sería capaz de proveer lo que consideramos un alto nivel de vida para todos como tampoco podría asegurar la protección del medio ambiente, porque la primera prioridad es el beneficio monetario. Estrategias como la liberación de tóxicos o la eliminación de toneladas de comida aumentan el margen de beneficio (la escasez aumenta el precio).

Con el advenimiento de la automatización, la cibernética, la contratación de mano de obra barata en países extranjeros con pocos derechos laborales y la inteligencia artificial, habrá un incremento constante de reemplazo de personas por máquinas. Corporaciones, fábricas y empresas deben hacerlo para poder mantener su margen competitivo. Como resultado, cada vez menos personas tendrían el poder adquisitivo suficiente para comprar los bienes y servicios que se producen, aunque la capacidad de producir abundancia siga existiendo. Únicamente esto, junto con otras muchas variables, produciría el colapso del sistema monetario.

El actual sistema político y económico serían obsoletos e incapaces de aplicar los beneficios actuales de la tecnología para alcanzar el mejor beneficio para todas las personas y superar las desigualdades impuestas en tantas personas. Nuestra tecnología está avanzando constantemente mientras que nuestro sistema social ha permanecido relativamente estático. En otras palabras, el cambio cultural no ha ido a la par con el avance tecnológico. Ahora tenemos los medios para producir bienes y servicios en abundancia para todas las personas.

En la actualidad la ciencia y la tecnología serían privadas de aprovechar su potencial por razones monetarias y de interés propio mediante métodos como la obsolescencia programada, a veces referida como la retirada consciente de la eficiencia, utilizada en el sistema monetario para permitir la existencia del ciclo laboral-consumista y la circulación del dinero.

En un sistema monetario, el poder adquisitivo no estáría relacionado con la capacidad actual de producir bienes y servicios. Por ejemplo, durante una recesión económica, hay ordenadores y reproductores de DVD en las tiendas y automóviles en concesionarios, pero la mayoría de la gente no tiene el poder adquisitivo para comprarlos. La Tierra sigue siendo el mismo lugar; ocurre que las reglas del "juego" serían obsoletas y crearían privación y sufrimiento humano innecesario.

El sistema monetario habría sido desarrollado como un dispositivo para controlar el comportamiento humano en un medio marcado por la escasez, y por ello necesitaría perpetuar y forzar la escasez por medios artificiales para asegurar su funcionamiento. En la actualidad, el dinero no sería usado para regular la economía para el beneficio de la población, sino para beneficiar a quienes controlan la riqueza financiera de las naciones.[19]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]