Protocolo de Río de Janeiro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Perú Ecuador

El 29 de enero de 1942 fue firmado el Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Río de Janeiro, diseñado para poner punto final al conflicto ecuatoriano-peruano sobre las fronteras entre ambos países.

Antecedentes[editar]

La historia de la delimitación de la frontera entre el Perú y Ecuador es larga y complicada. Una de las fechas críticas más antiguas data de 1857, cuando se produjo el primer conflicto fronterizo entre Perú y Ecuador.

Esta crisis culminó el 3 de diciembre de 1859 con la suscripción de una convención cuyo artículo primero estableció la suspensión de toda acción bélica entre ambos gobiernos, aun cuando en aquel conflicto no se registraron hechos de armas.

Posteriormente, el 25 de enero de 1860, se firmó en la hacienda Mapasingue, ubicada al norte de Guayaquil, un tratado por el que Ecuador declaró nulo y sin efecto la asignación de territorios cedidos a sus acreedores. Más bien, aceptó los límites de los Virreinatos del Perú y Santa Fe, conforme a la Real Cédula de 15 de julio de 1802. Este tratado establecía un plazo de dos años para que sea ratificado por ambos países. Sin embargo, fue declarado nulo por Ecuador en 1861 y por Perú en 1863.

En 1887 ambos países llegaron a un arreglo que luego fue declarado perjudicial para la soberanía del Ecuador. Finalmente, el Protocolo del 21 de junio de 1924 estableció una fórmula mixta para solucionar la disputa de límites, pero las conferencias fracasaron a pesar de que Perú ofreció a Ecuador acceso a la parte alta de algunos ríos e inclusive a la parte navegable de éstos.

En 1936, tras largos años de incidentes y negociaciones, se fijó una "línea de statu quo", en calidad de frontera provisional mutuamente reconocida tomando como base los territorios que de facto poseía cada país. Dentro de dicha línea provisional, en la zona correspondiente al actual departamento peruano de Amazonas, se fijaba, como frontera natural, la Cordillera del Cóndor. Ese mismo año ambas partes se reunieron en Washington, pero las conversaciones fracasaron por las aspiraciones ecuatorianas de llegar al Marañón y el Amazonas.

La guerra de 1941 y el protocolo[editar]

Firma del Protocolo de Río de Janeiro (1942).

El 5 de julio de 1941, se inició otro conflicto entre los dos países. Tras una serie de incidentes en el río Zarumilla, comenzó el enfrentamiento. Las fuerzas armadas peruanas superó fácilmente las defensas ecuatorianas, ocupando militarmente las siguientes provincias (cantones) ecuatorianas: El Oro, Puerto Bolívar y Guayaquil, ejerciendo el Perú un bloqueo marítimo y terrestre a la ciudad de Guayaquil el principal puerto comercial y base naval del Ecuador; Loja, Azuay, Sucumbios, Napo, Orellana, Pastaza y Morona Santiago, fronterizas con el Perú y localizadas al este de la capital ecuatoriana Quito, en la selva amazónica que el Ecuador había ocupado según el acuerdo de statu quo firmado en 1936. Las fuerzas armadas peruanas gobernaron y restablecieron el orden en las zonas de ocupación ecuatorianas mencionadas, además de restablecer las actividades comerciales y de telecomunicaciones. Finalizó el 29 de enero de 1942, con la firma del Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Río de Janeiro, firmado por los cancilleres Alfredo Solf y Muró, por el Perú y Julio Tobar Donoso, por el Ecuador; Enrique Ruiz Guiñazú, por Argentina; Juan B. Rossetti, por Chile; Summer Welles, por EE. UU. y Oswaldo Aranha, por Brasil. Posteriormente, fue aprobado por los Congresos de ambos países.

Hechos posteriores[editar]

En cumplimiento con este Protocolo se empezaron a colocar los hitos que marcaban la línea fronteriza. Lamentablemente, y pese a lo avanzado del proceso, Perú y Ecuador discreparon por un error geográfico en un sector de la Cordillera del Cóndor. La cuestión fue sometida al arbitraje del experto brasileño Braz Dias de Aguiar, quien estableció en su Laudo Arbitral la línea por la que tenía que pasar la frontera en ese sector.

Sobre la base del Protocolo de Río de Janeiro y del mencionado Laudo Arbitral, se prosiguió con la demarcación del terreno y se colocaron los hitos en aproximadamente el 90% de la frontera. Pero el proceso fue nuevamente interrumpido cuando un gobierno de Ecuador objetó el Protocolo en su conjunto, insistiendo en la vieja tesis de que los territorios de Jaén y Maynas y los cientos de miles de kilómetros cuadrados de la Amazonía situada al norte del río Amazonas le pertenecían.

La situación se tornó muy seria en 1995 con el conflicto armado ocurrido en la cabecera del río Cenepa. Después de este lamentable suceso se desarrollaron conversaciones para culminar con la colocación de hitos dentro de un acuerdo global y definitivo, en el marco del Protocolo de Paz, Amistad y Límites de Río de Janeiro de 1942, el Laudo Arbitral de Braz Dias de Aguiar y otros instrumentos complementarios.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]