Proposición 1A de California (2008)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Proposición 1A fue proposición estatal de California y un bono para financiar al Tren de Alta Velocidad de California la cual fue aprobada por los votantes en las elecciones estatales el 4 de noviembre de 2008.

Historia[editar]

Originalmente conocido como la Ley de Bono del Seguro y Fiable Tren de Pasajeros de Alta Velocidad, la proposición iba a aparecer en las elecciones estatales de California de 2004, pero fueron retazadas a las elecciones estatales de 2006 debido a problemas del presupuesto planteadas en su momento por el gobernador Arnold Schwarzenegger. En enero de 2006, el Gobernador optó por omitir los fondos iniciales para el proyecto de su $ 222,6 mil millones de dólares de Bonos de Obras Públicas en los próximos 10 años. El gobernador si incluyó $14.3 millones en el bono 2006-07 para la Autoridad del Tren de Alta Velocidad de California, suficiente para empezar los planes de ingeniería.[1] La proposición fue una vez más retrazada del 2006 al 2008 para evitar la competencia con el enorme bono de infraestructura, de la proposición IB, que se pasó en el 2006.[2] La proposición original debía de aparecer en las elecciones generales de 2008 como la proposición 1, pero el proyecto de Ley de la Asamblea 3034, actualizó la propuesta original con nuevos requerimientos adicionales de financiación y supervisión, y eliminó la propuesta original de la papeleta y el nombre fue cambiado a la Proposición 1A.[3]

Propuesta[editar]

La proposición asignó $9.95 mil millones para la Autoridad del Tren de Alta Velocidad de California. De los $9.95 mil millones, $9 mil millones serían usados para construir los segmentos que conectarían a San Francisco con el área de Los Ángeles y el resto seria gastado en mejoras en sistemas locales de ferrocarriles, que ayudarían a mantener al sistema de alta velocidad. Sin embargo, el proyecto aun dependería de fondos federales, ya que el bono de los $9.95 mil millones solo cubriría al menos la mitad del costo estimado del proyecto.[3] El dinero seria incrementado por bono de obligación general que serían pagados en 30 años.[3]

Lo que significa el voto[editar]

A favor[editar]

SÍ Un voto SÍ a esta medida significa que el estado podría vender bonos de responsabilidad general por un valor de $9.95 mil millones para planificar y financiar parcialmente la construcción de un sistema de trenes de alta velocidad en California y realizar mejoras de capital en los servicios ferroviarios estatales y locales.

En contra[editar]

Un voto NO a esta medida significa que: el estado no podría vender bonos de responsabilidad general por un valor de $9.95 mil millones para estos fines.

Argumentos[editar]

A favor[editar]

A FAVOR El sistema de transporte de California está descompuesto: precios de gasolina que suben a la estratosfera, carreteras y aeropuertos paralizados. Los trenes de alta velocidad son la nueva opción de transporte que reduce los gases de invernadero que causan el calentamiento global y la dependencia en petróleo extranjero. Los trenes de alta velocidad son más baratos que construir nuevas carreteras y aeropuertos para cumplir con las necesidades de la creciente población y sin requerir nuevos impuestos

En contra[editar]

En CONTRA La Proposición 1A es un despilfarro monumental. Los contribuyentes pagarán un mínimo de $640,000,000 por año en costos de funcionamiento de una línea ferroviaria operada por el gobierno. No hay ninguna garantía de que se construirá. En lugar de ello, expanda los sistemas de transporte existentes para reducir el tiempo de viaje al trabajo y ahorrar combustible. No a la 1A: una chequera abierta de los contribuyentes prácticamente sin rendición de cuentas.

Resultados[editar]

Resultado electoral por condado.
Proposición 1A
Sí o no Votos Porcentaje
No 6,015,944 47.38
6,680,485 52.62
Invalido o voto en blanco 1,046,748 7.62
Total 13,743,177 100.00%
Total de votantes 79.42 %

Referencias[editar]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]