Pronombres en español

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los pronombres del español son los elementos deícticos que pueden referirse a una entidad que interviene en la predicación verbal. Desde el punto de vista gramatical los pronombres tienen una distribución similar a los nombres (excepto por los pronombres clíticos que preceden obligatoriamente a los verbos conjugados). Desde el punto de vista semántico no tienen referencia fija sino contextual. Los pronombres del español pueden clasificarse en:

Pronombres personales[editar]

En español los pronombres personales pueden expresar persona, género, número y caso. Son las palabras usadas para referirnos a cualquiera de las tres personas gramaticales sin emplear un sustantivo. Se llaman pronombres porque de acuerdo con la concepción de gramática tradicional "sustituyen" o "equivalen" a un nombre o sintagma nominal, es decir, tienen los mismos referentes que los nombres. Cuando un pronombre designa a una entidad tiene mismo género y el mismo número que el nombre cuya referencia comparte:

Él canta

Donde él hace referencia a una persona (o animal o entidad animada), que se designa por un nombre de género masculino. La lista de pronombres personales del español difieren ligeramente en las diversas variantes de español, especialmente por lo que respecta al plural de la segunda persona que en la mayoría de variedades carece de forma específica:

Pronombres personales tónicos
PERSONA NO-PREPOSICIONAL PREPOSICIONAL
1.ª pers. yo mí, conmigo
2.ª pers. tú (tuteo),
vos (voseo),
Usted (formal) (1)
ti, contigo
vos (voseo)
Usted (formal)
3.ª pers. él, ella, ello él, ella, ello, sí, consigo
1.ª pers. pl. nosotros, nosotras nosotros, nosotras
2.ª pers. pl. Ustedes (América, España formal) (1)

ustedes (América informal)
vosotros, vosotras (España informal)

Ustedes (América, España formal) (1)

ustedes (América informal)
vosotros, vosotras (España informal)

3.ª pers. pl. ellos, ellas
ellos, ellas, sí, consigo

Nota 1: Los pronombres Usted y Ustedes son semánticamente de 2.ª persona, pero gramaticalmente de 3.ª persona.


Los pronombres personales átonos son clíticos verbales que realizan funciones de objeto directo u objeto indirecto. Pueden antepuestos o postupuestos según la forma del verbo (el imperativo y el infinitivo requieren forma postpuesta):

Pronombres personales átonos
Persona Singular Plural
1.ª pers. me nos
2.ª pers. te,
se
(1)
os (España informal),
se (1)
3.ª pers. lo, la, le, se los, las, les, se

Nota 2: El pronombre de 3.ª persona se es semánticamente de 2.ª persona cuando concuerda con usted o ustedes.

Históricamente los pronombres clíticos de objeto directo del español (y algunos de indirecto le, les) derivan de demostrativos latinos, al igual que los adjetivos, de hecho no es un accidente que la forma de los artículos del español sea idéntica a la de los clíticos de objeto. De hecho la teoría del sintagma determinante no existe diferencia entre la, los, las artículos y pronombres, ya que ambos son el núcleo del un sintagma determiante "o elemento D":

Comparación de las oraciones Cómete la manzana y Cómetela, de acuerdo con la hipótesis del sintagma determinante que postula que el morfema la es el mismo tipo de elemento en ambas oraciones.

Pronombres reflexivos[editar]

Los «pronombres» reflexivos reflejan la acción verbal hacia el sujeto; es decir, el que realiza la acción verbal (sujeto) es el mismo el que la recibe (objeto). Técnicamente los reflexivos son anáforas, ya que a diferencia de los pronombres genuinos, requieren un antecedente en el dominio sintáctico local. Las formas de estos reflexivos son:

Pronombres personales reflexivos
Persona Singular Plural
1.ª pers. me nos
2.ª pers. te os (no usado en América)
3.ª pers. se se

Por ejemplo: «María se lava las manos», donde «se» hace referencia a María, que es también quien hace la acción.

Pronombres recíprocos[editar]

Expresan la reciprocidad de la acción verbal hacia un sujeto plural o múltiple, o se produce a la vez entre dos o más individuos que la ejercen los unos sobre los otros. Las formas de estos pronombres son 3, y solo en plural (ya que el sujeto es siempre plural o múltiple por naturaleza):

  • Nos, para la primera persona plural.
  • Os, para la segunda persona plural. (no usado en América donde se usa se)
  • Se, para la tercera persona, incluyendo usted y ustedes.

Por ejemplo: «Andrea y yo no nos hablamos», donde «nos» hace referencia a Andrea y a mí mismo.

Pronombres posesivos[editar]

En la tradición gramatical del español, se distingue entre adjetivos posesivos y pronombres posesivos (aunque en otras lenguas sólo existe un tipo de posesivo, referidos igualmente como pronombres posesivos). En español los posesivos se usan para denotar propiedad, cercanía o relación estrecha con una identidad y una persona gramatical. Tienen la misma forma que los adjetivos posesivos, de hecho, el pronombre posesivo se forma con un artículo más un adjetivo posesivo. Los pronombres posesivos expresan al igual que los pronombres personales género y número, pero son invariantes según caso gramatical. Las formas de estos pronombres son:

Pronombres posesivos
Singular Plural
masculino femenino neutro masculino femenino
UN POSEEDOR (o singular)
1.ª persona el mío la mía lo mío los míos las mías
2.ª persona el tuyo la tuya lo tuyo los tuyos las tuyas
3.ª persona el suyo la suya lo suyo los suyos las suyas
VARIOS POSEEDORES (o plural)
1.ª persona el nuestro la nuestra lo nuestro los nuestros las nuestras
2.ª persona el vuestro la vuestra lo vuestro los vuestros las vuestras
3.ª persona el suyo la suya lo suyo los suyos las suyas

Por ejemplo: «El nuestro es mejor que el tuyo», donde «nuestro» y «tuyo» hacen referencia a objetos que pertenecen a nosotros y a vos, respectivamente.

Pronombres demostrativos[editar]

Los pronombres demostrativos sirven para denotar a un referente variable (persona, animal o cosa) según el grado de proximidad al hablante y el oyente. La manera de fijar la referencia de estos pronombres se realiza normalmente según la cercanía o distancia de lo referido o frecuentemente se identifica su referencia en función del antecedente referido previamente en el discurso.

Son fuertemente deícticos y sitúan su significado en el espacio y en el tiempo: «este» como más próximo en el espacio y el tiempo al que habla; «ese» como más lejano en el espacio y el tiempo al que escucha, y «aquel» como más lejano en el espacio y el tiempo a ambos.

Hasta 2012, las reglas ortográficas prescribían el uso del acento diacrítico para diferenciar a los determinantes de los adjetivos demostrativos, con excepción de los pronombres de género neutro y solo cuando existiera ambigüedad;[1] sin embargo, en la actualidad, se puede prescindir de la tilde en estas formas inclusive en los casos de ambigüedad.[2]

Las formas de estos pronombres son:

Pronombres demostrativos
SINGULAR PLURAL
masculino femenino neutro masculino femenino
Cercanía este esta esto estos estas
Distancia media ese esa eso esos esas
Lejanía aquel aquella aquello aquellos aquellas

Por ejemplo: «este sabe mucho», donde «este» hace referencia a alguien (o su representación) que está próximo a quien habla.

Pronombres relativos[editar]

Árbol sintáctico, para una oración compuesta (el niño que me saludó me odia) en la que la oración subordinada es una oración de relativo, que sintácticamente es un sintagma complementante dependiente de niño.

Los pronombres relativos se refieren a un referente o antecedente ya conocido dentro de la oración (excepcionalmente, no aparece dentro de ella). Cuando el antecedente (sustantivo o sintagma nominal) aparece en la oración, se llama antecedente expreso. Si el antecedente al que se refiere el relativo no aparece de forma explícita, se le llama antecedente omitido.

Como sustituyen a un sustantivo o sintagma nominal, pueden cumplir las mismas funciones sintácticas que éstos. Sintácticamente el pronombre relativo del español debe ocupar la posición de núcleo de un sintagma complementante, por lo que aparecerá delante de todos los elementos que formen la oración de relativo asociada a él.

Las formas de estos pronombres son:

«El hombre que me habló era mi tío.»
«El chico del que me hablaste se fue.»
  • Cual, cuales: pueden ir acompañados de artículos o preposiciones. Por ejemplo:
«Encontró una piedra en la cual había una inscripción.»
«El amigo del cual te hablé, es ingeniero.»
«Las puertas por las cuales entramos, estaban rotas.»
  • Cuanto, cuantos. Por ejemplo:
«Se negó a cuanto le dijeron.»
«Repartió juguetes a cuantos estaban allí.»
  • Donde: puede ir acompañado de algunas preposiciones. No es considerado como genuino pronombre relativo por algunos autores. Ejemplo:
«El lugar a donde me dirijo está lejos.»
  • Quien, quienes: pueden ir acompañados por preposiciones. Por ejemplo:
«Los primos de quienes te hablé, viven lejos.»
«El empleado a quien me dirigí, no me escuchó.»
  • Cuyo, cuyos: pueden ir acompañados por algunas preposiciones. Por ejemplo:
«El niño a cuyos padres conozco no está.»

Pronombres numerales[editar]

Constituyen el núcleo de un sintagma nominal, e indican la cantidad exacta del sustantivo al que sustituyen. Por ejemplo:

Tengo un libro / Tengo uno
El camión cargó treinta sacos / El camión cargó treinta

Obsérvese que el numeral de las oraciones anteriores puede aparecer o no seguido de un nombre, la teoría del sintagma determinante postula que no existe diferencia entre determiantes numerales y pronombres numerales, y que el nombre que sigue es sólo un complemento sintáctico de un sintagma determinante encabezado por el numeral. Esa teoría tiene la virtud de economizar la explicación y elimina una distinción innecesaria y que oscurece la relación entre el uso determinativo y el uso pronominal de un numeral.

Pronombres numerales cardinales[editar]

Tienen las mismas formas que los determinantes numerales. Indican la cantidad de un sustantivo, pero el sustantivo no aparece en la oración. Por ejemplo:

Me sirvió el triple de lo normal

Pronombres numerales ordinales u ordinarios[editar]

Al igual que los cardinales, tienen la misma forma que los determinantes numerales ordinales, y se utilizan para señalar el lugar que un objeto ocupa en una serie ordenada de objetos, animales o personas, pero sin nombrar en la oración a los objetos, animales o personas.Por ejemplo:

«Suban al quinto piso» --> «Suban al quinto»
«Llegué en séptimo lugar» --> «Llegué séptimo»

Pronombres interrogativos y exclamativos[editar]

Son las palabras usadas para preguntar, de manera directa (¿?), o indirecta, o para exclamar (¡!). Ortográficamente se distinguen de los determinantes relativos en que llevan tilde, y fonéticamente porque son tónicos (salvo cuál/cual, que es tónico también como relativo). Usualmente estos pronombres ocupan la posición de núcleo del complementador o del especificador. Los pronombres interrogativos y exclamativos son:

  • Qué: se usa para preguntar algo sobre las cosas. Cuando hay preposición, esta precede al pronombre interrogativo.
Por ejemplo:
¿Qué es eso?
¡Qué interesante!
¿Para qué quieres el vaso?
No me dijo qué quiere.
Obsérvese la diferencia de pronunciación y significado entre:
  • No me dijo qué quiere. (No me dijo cuál es la cosa que quiere)
  • No me dijo que quiere. (No me comunicó el hecho de que sí quiere (algo))
  • Quién(es): se usan para hacer una pregunta sobre personas. Cuando se usa preposición, esta precede al pronombre interrogativo.
Por ejemplo:
¿Quiénes llamaron?
¿Con quién vas a ir?
Me contó con quién va a ir
  • Cuál(es): siempre piden una selección de una lista real o imaginaria.
Por ejemplo:
¿Cuál es tu número de teléfono?
¿Cuáles son sus comidas favoritas?
Quiero saber cuál es su nombre.
  • Cuánto(s), cuánta(s): se usan para preguntar sobre una cantidad.
Por ejemplo:
¿Cuánto tiempo necesitas?
¡Cuánta gente en la calle!
¿Cuántos libros hay en la estantería?

También existen otro tipo de estos pronombres, los indefinidos. Estos últimos indican una pregunta en voz pasiva, mientras que los anteriores (definidos) los hacen en voz activa. Por ejemplo:

Le pregunté cómo se sentía.

Pronombres indefinidos[editar]

Los pronombres indefinidos son aquellos que no tienen término definido, son los que expresan nociones de cantidad, identidad o de otro tipo de manera vaga o indeterminada. Sustituyen a una persona o cosa no concreta o cuya determinación no interesa a los interlocutores. Dado que sustituyen al sustantivo, funcionan como tal. Aunque también pueden funcionar como adjetivos.

Las formas que pueden tomar los pronombres indefinidos son varias y muy variadas, algunas de ellas son:

Pronombres indefinidos
SINGULAR PLURAL
masculino femenino neutro masculino femenino
uno una uno unos unas
alguno alguna algo algunos algunas
ninguno ninguna nada ningunos ningunas
poco poca poco pocos pocas
escaso escasa escaso escasos escasas
mucho mucha mucho muchos muchas
demasiado demasiada demasiado demasiados demasiadas
todo toda todo todos todas
varios varias
otro otra otro otros otras
mismo misma mismo mismos mismas
tan, tanto tanta tanto tantos tantas
alguien
nadie
cualquiera cualesquiera
quienquiera quienesquiera
demás demás

Por ejemplo:

Otro no lo hubiese hecho (= Otro X no lo hubiese hecho).
Cualquiera puede hacerlo (= Cualquier X puede hacerlo).
No queda ninguno (= No queda ningún X).
Agarra alguno (= Agarra algún X).

Pronombres reflexivos usados con valor expresivo[editar]

Los pronombres reflexivos son de hecho elementos anafóricos que se utilizan sin ser necesario su uso, y sirven para enfatizar la acción. Por ejemplo: «Él solito se comió un pollo entero». Podría decirse «Él solivo comió un poyo entero», pero la frase pierde fuerza y expresividad; por tanto se trata de un uso meramente enfático y en realidad no se trata de una clase de pronombres definida.

Pronombres partitivos[editar]

Los pronombres partitivos existían en castellano medieval, siendo "ende/en/ne" derivado del latín INDE e "y" IBI. En español moderno han desaparecido, a diferencia de lo que sucede en otras lenguas románicas siguen usándose. Más exactamente los pronombres partiticos son proformas ya que no equivalen a un nombre o sintagma nominal sino a un sintagma preposicional. Estas proformas o "pronombres partitivos" cumplían varias funciones y sustituyen a modo pronombre y de adverbio, como sucede en el uso moderno de otras lenguas modernas como las formas del italiano ne y ci, las del francés en e y o las del catalán en/ne e hi. Algunas ejemplos arcaizantes en español moderno son:

Hemos hablado sobre economía, pero tú te ne has olvidado.
¿Cuántos panes quiere usted? en quiero dos, por favor.
Ya es muy tarde, nos en debemos ir.

En estos casos, la partícula «en/ne» funciona como pronombre átono, teniendo significados equivalentes a "de allí, de él, de ella, de ellos; de esta, de esa cosa, de estas, de esas cosas, de ello".

Véase también[editar]

Referencia[editar]

  1. Asociación de Academias de la Lengua Española. «Respuestas a las preguntas más frecuentes: Tilde en los demostrativos este, ese, aquel, etc.». Diccionario Panhispánico de Dudas. Consultado el 11 de abril de 2009.
  2. Real Academia Española; Asociación de Academias de la Lengua Española (2012). Ortografía básica de la lengua español. Bogotá: Planeta. pp. 54–55. ISBN 978-958-42-3023-2. 

Bibliografía[editar]

  • Bosque, Ignacio; Guitiérrez-Rexach, Javier (2009). Fundamentos de Sintaxis Formal (1ª edición). Madrid: Akal. ISBN 978-84-460-2227-5. 
  • Butt, John; & Benjamin, Carmen (1994). A New Reference Grammar of Modern Spanish (Second Edition). Great Britain: Edward Arnold. ISBN 0-340-58390-8
  • García, Érica C (1975). The Role of Theory in Linguistic Analysis: The Spanish Pronoun System. Amsterdam-Oxford: North-Holland. ISBN 0-444-10940-4
  • Zagona, Karen. The Syntax of Spanish, Cambridge University Press, 2002, pp. 185-90, ISBN 0 521 57684 9