Programación neurolingüística

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La programación neurolingüística (PNL) es un modelo de comunicación interpersonal que se ocupa fundamentalmente de la relación entre los comportamientos exitosos y las experiencias subjetivas —en especial modelos de pensamiento— subyacentes. También constituye un sistema de terapia alternativa que pretende educar a las personas en la autoconciencia y la comunicación efectiva, así como cambiar sus modelos de conducta mental y emocional. Catherine Cudicio facilita la definición de Ann Linden (New York Institute)[1] que afirma que:

La PNL declara explorar el funcionamiento del espíritu humano: cómo pensamos, formamos nuestros deseos, nuestros fines y nuestros miedos, cómo nos motivamos, ligamos nuestras experiencias entre ellas y les damos un sentido. La PNL propone los talentos específicos y los modelos necesarios para crear cambios positivos y nuevas elecciones, ser más eficaces con los demás, liberarnos de costumbres obsoletas, o de comportamientos auto-destructores, reflexionar de manera más clara acerca de lo que queremos y los medios para obtenerlo. La PNL declara estudiar la experiencia subjetiva, la relación entre el espíritu, el lenguaje, las emociones y los modelos de comportamiento.

Postulados básicos[editar]

La PNL asegura ocuparse de la influencia que el lenguaje tiene sobre la denominada "programación mental" y demás funciones atribuidas a nuestro sistema nervioso, como también los "patrones lingüísticos" que empleamos.

La programación neurolingüística es un proceso mental, mediante el cual utilizamos los sentidos con los cuales percibimos el mundo, con los cuales podemos codificar información de nuestro comportamiento. Puede ser empleada en diversos campos, de la educación, del trabajo, incluso como terapias de comportamiento o combatir fobias.

La PNL utiliza tanto un lenguaje verbal como no verbal. Los sentidos como olfato, tacto, gusto, vista y oído nos dan diversa información de otras personas, por lo tanto, una incorrecta utilización de dichos lenguajes hace que esta imagen sea negativa. La utilización de estos sentidos es diversa en todas las personas, habrá personas que perciban mejor a través de su sentido de la vista, por lo que buscan situaciones donde este sentido tenga mayor ventaja que los demás.

De acuerdo a esta variación entre las personas se clasifican en visuales, auditivos y kinestésicos.

Los "visuales" perciben mejor su entorno mediante el sentido de la vista, se caracterizan por hablar más rápido de lo normal, su tono de voz es alto, postura rígida, respiración superficial y rápida. Gustan de actividades agradables a la vista: el cine, teatro, las artes, paisajes, etc.

Los auditivos perciben mejor su entorno mediante el sentido del oído, se caracterizan por una postura distendida, posición de escucha telefónica, respiración bastante amplia, voz bien timbrada, ritmo mediano, palabras auditivas (oye, escucha). Gustan de actividades relacionadas con la escucha como: la música, contar historias, interactuar con otras personas, etc.

Finalmente están las personas consideradas kinestésicas ya que perciben el mundo a través de los sentidos del tacto, gusto y olfato. Se caracterizan por su postura muy distendida, movimientos que miman las palabras, respiración profunda y amplia, voz grave, ritmo lento con muchas pausas. Gustan de actividades físicas, así como del contacto con otras personas.

Actualmente existen diferentes pruebas que pueden ayudar a localizar con mayor claridad el sentido con el que mejor nos relacionamos.

Historia y concepción[editar]

Desarrollo temprano[editar]

Según Bandler y Grinder la PNL comprende una metodología denominada de "modelización" y un conjunto de técnicas que se derivan de las primeras aplicaciones hechas por Bandler y Grinder.[2] [3] Muchos de esos métodos que han llegado a ser considerados fundamentales fueron derivados de "modelización" realizada por Bandler y Grinder de la obra de Virginia Satir, Milton Erickson y Fritz Perls.[4] Bandler y Grinder también se basaron en las teorías de Gregory Bateson, Alfred Korzybski y Noam Chomsky, en particular gramática transformativa.[5] [6] [2] Bandler y Grinder afirman que la "magia" terapéutica es realizada en la terapia de Perls, Satir y Erikson, y por los artistas en cualquier actividad humana compleja, teniendo una estructura que podría ser codificada utilizando su metodología y por lo tanto aprendida por otros. Su libro de 1975 La Estructura de la Magia I: Un libro sobre el lenguaje y terapia pretende ser una codificación de las técnicas terapéuticas de Perls y Satir.[7] [2]

Bandler y Grinder afirman que adaptaron el modelo de Virginia Satir, para producir lo que ellos llamaron el "Meta-Modelo" (a través de su proceso de "modelización"), un modelo para la recopilación de información y desafiar el lenguaje del cliente y el pensamiento subyacente.[8] Al desafiar las distorsiones lingüísticas, especificando las generalizaciones, y recuperar la información eliminada en los estados de los clientes, los conceptos de gramática transformacional de "estructura superficial" se dicen para obtener una representación más completa de la "estructura profunda subyacente" y para tener beneficio terapéutico.[9] [10] También derivaron de Satir conceptos como "anclaje", "estimulación futura" y "sistemas de representación".[11] En contraste, el "Modelo Milton" (un modelo de lenguaje supuestamente hipnótico de Milton Erickson) fue descrito por Bandler y Grinder como "ingeniosamente vago" y metafórico.[12] El Modelo Milton se utiliza en combinación con el Meta-Modelo como un suavizante, para inducir "trance" y para proporcionar sugestión terapéutica indirecta.[13] Sin embargo, el profesor adjunto de lingüística Stollznow, describe que la referencia hecha por Bander y Grinder a dichos expertos es una "mención interesada pero incorrecta" (namedropping). Aparte de Satir, las personas que citan como influencias no colaboraron con Bandler y Grinder. Chomsky no tiene ninguna asociación con la PNL en absoluto, su trabajo original fue concebido como teoría y no como terapia. Según Stollznow, "aparte de los préstamos de terminología, la PNL no tiene auténtica semejanza con ninguna de las teorías o filosofías lingüísticas, cognitivas o políticas de Chomsky".[5]

Según Weitzenhoffer, "la mayor debilidad del análisis lingüístico de Bandler y Grinder es que gran parte de ella se construye sobre hipótesis no probadas y con soporte de datos totalmente inadecuados".[14] Weitzenhoffer añade que Bandler y Grinder hacen uso indebido de la lógica formal y las matemáticas,[15] re definen o malinterpretan términos del léxico de la lingüística (substantivación por ejemplo),[16] crean una fachada científica complicando innecesariamente los conceptos Erickson con afirmaciones infundadas,[17] cometen errores objetivos[18] y desprecian o confunden los conceptos fundamentales del enfoque hecho por Erickson.[19]

Comercialización y evaluación[editar]

A fines de 1970, el Movimiento del potencial humano se había convertido en una industria y proporcionó un mercado para algunas ideas de PNL. El centro de este crecimiento fue el Instituto Esalen en Big Sur, California. Perls había dirigido numerosos seminarios de terapia gestáltica en Esalen. Satir era un líder precoz y Bateson era un profesor invitado. Bandler y Grinder afirmaban que además de ser un método terapéutico, la PNL también era un estudio de la comunicación y comenzaron a comercializar como una herramienta de trabajo, afirmando que "si cualquier ser humano puede hacer cualquier cosa, tú también puedes". Después de que 150 estudiantes pagaron US$ 1.000 para un taller de diez días en Santa Cruz, California, Bandler y Grinder abandonaron la escritura académica y produjeron libros de divulgación de las transcripciones del seminario, como "Ranas en Príncipes", que vendió más de 270.000 copias. De acuerdo con documentos judiciales relacionados con una disputa de propiedad intelectual entre Bandler y Grinder, Bandler hizo más de US$ 800.000 en 1980 a partir de talleres y venta de libros.[8]

Una comunidad de psicoterapeutas y estudiantes comenzó a formarse alrededor de las obras iniciales de Bandler y Grinder, lo que lleva al crecimiento y la propagación de la PNL como una teoría y práctica.[20] Por ejemplo, Tony Robbins entrenó con Grinder y utilizó algunas ideas de la PNL como parte de sus propios programas de charlas motivacionales y de auto-ayuda.[21] Bandler llevó varios esfuerzos infructuosos para excluir a otras personas y grupos del uso de la PNL.[22] Mientras tanto, el creciente número de practicantes y teóricos de la PNL llevó a ser aún menos uniforme de lo que era en su fundación.[5] Antes de la declinación de la PNL, los investigadores científicos comenzaron a probar sus fundamentos teóricos empíricamente, investigación que determinó una falta de apoyo empírico para las teorías fundamentales de la PNL.[23] La década de 1990 se caracterizó por un menor número de estudios científicos evaluando los métodos de la PNL que la década anterior. Witkowski lo atribuye a una disminución del interés en el debate como consecuencia de la falta de apoyo empírico a la PNL de sus proponentes.[23]

Aplicaciones[editar]

Psicoterapéutica[editar]

Los primeros libros sobre PNL tenían un enfoque psicoterapéutico dado que los primeros modelos eran psicoterapeutas. Como un acercamiento a la psicoterapia, PNL comparte supuestos básicos similares y fundamentos en común con algunas prácticas breves y sistemáticas contemporáneas,[24] [25] [26] como terapia breve centrada en soluciones.[27] [28] La PNL también ha sido reconocida por haber influenciado estas prácticas[26] [29] con sus "técnicas de replanteo"[30] [31] con las que trata de lograr el cambio de comportamiento por el cambio de su "contexto" o "significado",[32] por ejemplo, mediante la búsqueda de la connotación positiva de un pensamiento o comportamiento.

Los dos principales usos terapéuticos de la PNL son: (1) como un complemento por terapeutas[33] que ejercen en otras disciplinas terapéuticas, (2) como una terapia específica llamada Psicoterapia Neurolingüística,[34] que es reconocida por el Consejo Británico de Psicoterapia[35] con acreditación regulada en un principio por la Asociación para la Programación Neurolingüística[36] y más recientemente por su organización sucesora, la Asociación de Psicoterapia Neurolingüística y Asesoramiento.[37] Ninguna de las dos está aprobada por el National Institute for Health and Care Excellence.[38]

Según Stollznow (2010), El tristemente célebre libro de Bandler y Grinder "Ranas en príncipes" y otros libros se jactan de que la PNL es una panacea que trata una amplia gama de condiciones físicas y mentales y dificultades de aprendizaje, como la epilepsia, la miopía y la dislexia. Con sus promesas de curar la esquizofrenia, la depresión y el trastorno de estrés post traumático, comparte similitudes con la Cienciología y la Comisión Ciudadana por los Derechos Humanos.[5] Una revisión sistemática de los estudios experimentales por Sturt et al (2012) concluyeron que hay poca evidencia de que las intervenciones de PNL mejoren los resultados relacionados con la salud.[39] En su revisión de la PNL, Stephen Briers escribe, la PNL no es realmente un tratamiento coherente sino una mezcolanza de diferentes técnicas sin una base teórica muy clara ... [y su] base de pruebas es prácticamente inexistente.[40] Eisner escribe: La PNL parece ser un enfoque superficial y artificioso para hacer frente a problemas de salud mental. Desafortunadamente, la PNL parece ser el primero de una larga serie de seminarios de marketing de masas que pretenden curar prácticamente cualquier trastorno mental... parece que la PNL no tiene base empírica o científica en cuanto a los principios fundamentales de su teoría o efectividad clínica. Lo que queda es un mercado masivo que sirve de psychopablum.[41]

André Muller Weitzenhoffer, amigo y compañero de Milton Erickson, escribió: ¿Tiene la PNL muy abstraída y explicada la esencia de la terapia exitosa para proporcionar todos los medios para ser otro Whittaker, Virginia Satir, o Erickson? (...) El error de la PNL para hacer esto es evidente, porque hoy no hay multitud de sus iguales, ni siquiera otro Whittaker, Virginia Satir, o Erickson. Diez años debería haber habido suficiente tiempo para que esto suceda. En este sentido, no puedo tomar la PNL en serio (...) Las contribuciones de la PNL a nuestra comprensión y el uso de técnicas ericksonianas son igualmente dudosas. Los Patrones I y II son obras pobremente escritas que fueron un esfuerzo demasiado ambicioso y pretencioso para reducir el hipnotismo a una magia de las palabras escritas.[14]

El psicólogo clínico Stephen Briers cuestiona el valor de la máxima de la PNL, con una frase que dice no hay fracaso, sólo retroalimentación. Briers sostiene que la negación de la existencia de fracaso disminuye su valor instructivo. Él presenta a Walt Disney, Isaac Newton y J. K. Rowling como tres ejemplos reconocidos de inequívoco fracaso personal que sirvieron de impulso a un gran éxito. Según Briers, era el fracaso destructivo y doloroso, no el fracaso "saneado" ofrecido por la PNL, es decir, la especie de "fracaso que no es fracaso" el que impulsó a estos individuos para el éxito. Briers sostiene que la adhesión a la máxima conduce al autodesprecio. Según Briers, el esfuerzo personal es un producto de los valores adquiridos y aspiraciones y considerar el fracaso personal significativo como mera información denigra efectivamente lo que uno valora. Briers escribe: A veces tenemos que aceptar y llorar la muerte de nuestros sueños, no sólo despedirlos ocasionalmente como cosa intrascendente. El reencuadre de PNL nos pone en el papel de un viudo evitando el dolor del duelo dando un salto hacia una relación con una mujer más joven, sin detenerse para decir un adiós apropiado a su esposa muerta. Briers también sostienen que la máxima del PNL es narcisista, egocéntrica y disociada de la las nociones de responsabilidad moral.[42]

Otros usos[editar]

Si bien los objetivos originales de la programación neuro-lingüística eran terapéuticos, los patrones también se han adaptado para su uso fuera de la psicoterapia, para la comunicación interpersonal y la persuasión incluyendo la comunicación empresarial, capacitación en gestión,[43] las ventas,[44] el deporte,[45] influencias interpersonales,[22] coaching, trabajo en equipo, oratoria, negociación,[46] y la comunicación.

Es muy útil también en: conseguir el cierre en operaciones de venta; en la gestión del marketing interrelacional de pareja; cuando se quiere conectar de modo profundo al orar ante Dios; y, por último, pero no menos importante, cuando quieres liberar al máximo la energía de lo más profundo de tu inconsciente -que no subconsciente- sin que pierdas el 'oremus' o mínimo de autocontrol en la relación.

Evaluación científica[editar]

Validez empírica[editar]

A principios de la década de 1980, la PNL fue anunciada como un avance importante en la psicoterapia y el asesoramiento, y atrajo a un cierto interés en la investigación del asesoramiento (consejería) y la psicología clínica. Sin embargo, como los ensayos controlados no demostraron ningún beneficio de la PNL y sus partidarios hicieron afirmaciones cada vez más dudosas, el interés científico en la PNL se desvaneció.[47]

Centrándose principalmente en los sistemas de representación preferidos, las revisiones de Sharpley (1984)[48] y – en respuesta a las críticas de Einspruch y Forman (1987)[49] – Sharpley (1987)[50] concluyeron que había poca evidencia de la utilidad de la PNL como una herramienta de orientación eficaz. Revisando la literatura, Pila (1988) también concluyó que las investigaciones objetivas e imparciales, no han mostrado apoyo a las afirmaciones de la PNL sobre sistemas de representación preferidos.[51]

Un comité de investigación[22] del Consejo Nacional de Investigación de Estados Unidos dirigido por Daniel Druckman llegó a dos conclusiones. En primer lugar, la comisión "encontró poca o ninguna" evidencia para apoyar los supuestos de la PNL o para indicar que es eficaz como estrategia de influencia social. "Se supone que mediante el seguimiento de los movimientos oculares y el lenguaje del otro, un entrenador PNL podría identificar los pensamientos de la persona, sus sentimientos y opiniones (Dilts, 1983[52] ). No hay evidencia científica para estos supuestos".[53] En segundo lugar, los miembros del comité "quedaron impresionados con el enfoque de modelado utilizado para desarrollar la técnica. La técnica fue desarrollada a partir de la observación cuidadosa de la forma en que tres psicoterapeutas experimentados llevan a cabo sus sesiones, haciendo hincapié en la imitación de las conductas verbales y no verbales... Esto llevó al comité a abordar el tema del modelado experto en la segunda fase de su trabajo ".[53] Von Bergen et al. (1997) afirman que "el comentario más revelador sobre la PNL puede ser que en la última revisión de su texto sobre la mejora del rendimiento humano, Druckman (Druckman y Bjork 1991) omite toda referencia a la Programación Neurolingüística."[54] De acuerdo con Gelso y Fassinger (1990), la revisión de la literatura de Sharpley, marcó un declive en la investigación empírica de la PNL, y en particular en la adecuación de los predicados sensoriales y su uso en la relación consejero-cliente en psicología de consejería.[55]

Los profesionales de la PNL y académicos Tosey y Mathison han argumentado que el enfoque experimental no siempre es adecuada para la investigación de la PNL, proponiendo en cambio que la PNL debe ser investigada fenomenológicamente.[56] [46] Gareth Roderique-Davies (2009) respondió que “la investigación fenomenológica está libre de hipótesis, preconceptos y suposiciones, y trata de describir en vez de explicar. Dadas las afirmaciones hechas por los defensores de la PNL, esto agrega poco al debate de credibilidad y podría llevar a presentar informes sobre la experiencia desde el punto de vista del individuo más que la confirmación de la supuesta eficacia. El hecho es que los defensores de la PNL hacen afirmaciones específicas acerca de cómo funciona la PNL y lo que esta puede hacer y esto obliga a presentar pruebas para corroborar estas afirmaciones”. Él sostiene que la propuesta de llevar a cabo investigación fenomenológica de la PNL “constituye una admisión de que la PNL no tiene una base de pruebas y que los profesionales de la PNL buscan su credibilidad post-hoc”.[57]

Revisiones sistemáticas más recientes de toda la investigación relacionada con la PNL concluyen que la eficacia de PNL y de la validez de sus principios básicos no se ha demostrado;[23] [39] esta visión es compartida por algunos defensores de la PNL que reclaman una rigurosa investigación científica.[58] [59] [60] Los revisores Witkowski (2010) y Sturt et al (2012) coinciden en que la PNL carece de una base de pruebas, pero no están totalmente de acuerdo sobre la invalidez de la PNL. Witkowski,[23] expresando la opinión de consenso científico, dice: "Mi análisis conduce indudablemente a la afirmación de que la PNL es basura pseudocientífica, que debe ser eliminada para siempre"; Sturt et al – en común con algunos defensores de la PNL – afirman que las conclusiones de “no efecto” de la PNL refleja más bien la limitada cantidad y calidad de la investigación sobre PNL, en lugar de dar pruebas sólidas de ningún efecto. Revisando el trabajo de Sturt et al (2012), Murray (2013) apoya su conclusión, y añade que "colectivamente, la base de investigación académica da apoyo teórico a pagar por capacitación o servicios de PNL".[61]

La crítica científica[editar]

La Programación Neuro-Lingüística se ha caracterizado por una pseudociencia ‘new age’.[62] [63] Witkowski (2010) escribe que "la PNL representa basura pseudocientífica, que debe ser eliminada para siempre".[23] El mismo nombre de ‘programación Neuro-lingüística’ también ha sido criticado. Roderique-Davies (2009) afirma que usar la palabra "neuro" en PNL es "efectivamente fraudulento dado que la PNL no ofrece ninguna explicación a nivel neuronal y se podría argumentar que su uso se alimenta falazmente en la noción de credibilidad científica".[57] Witkowski (2010) también indica que, a nivel neuronal la PNL no ofrece ninguna explicación en absoluto y no tiene nada en común con las disciplinas académicas de la lingüística o la programación.[23] Del mismo modo, el psicólogo experimental Corballis en su crítica de la lateralización de la función cerebral (mito del cerebro izquierdo/derecho), afirma que "la PNL es un título completamente falso, diseñado para dar la impresión de respetabilidad científica"[64] y describe la PNL como una actividad de "culto", con "poca credibilidad científica".[65] De acuerdo con el psicolingüista Willem Levelt "la PNL no se informa de la literatura, sino que se inicia a partir de ideas que se han vuelto obsoletas hace mucho tiempo, conceptos poco sólidos o que son una mera fabricación, conclusiones que se basan en presunciones erróneas. La teoría y la práctica de la PNL no tienen nada que ver con las ideas neurocientíficas, ni con la lingüística, ni con la informática y la teoría de la programación”.[66]

Los neurocientíficos Sergio Della Sala y Barry Beyerstein escribieron, "[la PNL] comenzó con un poco de información que ahora está fuera de moda, de la psicología, la lingüística y la neurociencia que incluso la mayoría de los expertos aceptaban en la década de los ‘60, cuando la PNL apareció en escena. Lo bueno de la ciencia real, a diferencia de la pseudociencia, es que la ciencia real corrige sus errores a medida que surgen nuevos descubrimientos. La PNL sigue sumida en el pasado o en lo que nunca fue”.[67] De acuerdo con Beyerstein (1995) y Witkowski (2010), la jerga de la PNL como pragmagráfica, metamodelado, metaprogramación, submodalidades, está destinado a impresionar, confundir y dar la falsa impresión de que la PNL es una disciplina científica.[23] Beyerstein dice, "aunque sostiene que la neurociencia está en su pedigrí, la visión anticuada de la PNL de la relación entre el estilo cognitivo y la función del cerebro, en última instancia se reduce a simples analogías”.[63] Además Beyerstein (1995) cree que la PNL ha ayudado a popularizar los mitos sobre el cerebro y la neurología y que el aforismo “tú creas tu propia realidad” promueve una perspectiva epistemológicamente relativista, cuya finalidad es obtener inmunidad ante las pruebas científicas. El neurocientífico Lauren Julius Harris, revisando diversas aplicaciones del mito de la lateralización cerebral a la educación y la psicoterapia, escribe, "la denominada Programación Neurolingüística es la aplicación científicamente más pretenciosa de estas aplicaciones”.[68]

Devilly sostiene que las así llamadas “terapias de poder” ganan popularidad, porque se promueven, al igual que otras pseudociencias, utilizando un conjunto de tácticas de influencia social. Estos incluyen hacer afirmaciones extraordinarias (por ejemplo, una cura en una sola sesión para cualquier recuerdo traumático), la creación de una ‘trampa de la racionalización’ mediante la obtención de compromisos adicionales de los estudiantes que aprenden la terapia de poder (por ejemplo, la primera lección es gratis y luego hay un consiguiente aumento en el precio de los cursos), la fabricación de una ‘fuente de credibilidad y sinceridad’, creando un líder-gurú que está más capacitado en la terapia de poder, la creación de un organismo autorregulado compuesto por aquellos que han completado un curso de la terapia de poder, y la definición de un enemigo para facilitar la identidad y el comportamiento del grupo y para servir de chivo expiatorio.[69]

La PNL ha sido criticada junto con otras teorías y prácticas caracterizadas como cuestionables, pseudocientíficas y/o prácticas desacreditadas en la terapia. Algunas fuentes dentro de la terapia y la psicología incluyen libros como “Terapias Locas” (1997), “Ciencia y pseudociencia en psicología clínica” (2002), y “Cuentos acerca de la Mente y el Cerebro” (2007). También existen artículos críticos de la PNL en la Enciclopedia de la pseudociencia (2000) y Diccionario del Escéptico (2003). La PNL también se ha utilizado como un ejemplo clave de pseudociencia para facilitar la comprensión de la importancia del pensamiento racional y crítico en un número de materias académicas.[70] [71] [72]

Según Witkowski (2010), la PNL también aparece en "la lista de terapias desacreditadas", publicada en Journal of Professional Psychology: Research and Practice[23] Con referencia al trabajo de Carroll (2003), Della Sala (1999), Lilienfeld et al. (2003) y Singer y Lalich (1996) sobre psicoterapias pseudocientíficas, no validadas, o "de curandero" dentro de la psicología clínica, Norcross et al. (2006) indagó acerca de la PNL (para el tratamiento de trastornos mentales o del comportamiento) en un estudio[73] que recopiló opiniones de psicólogos, quienes calificaron a la PNL como una terapia entre “posiblemente desacreditado” y “probablemente desacreditado”; esta calificación es similar a la terapia asistida con delfines, la equinoterapia, psicosíntesis, y la técnica de liberación emocional (EFT). Norcross et al. (2010) ubicaron a la PNL en el séptimo lugar de su lista de las 10 terapias más desacreditadas para la dependencia de drogas y alcohol[74] y está catalogada como "sin duda desacreditada" en la Evidence-based practices in addiction treatment: review and recommendations for public policy (Prácticas basadas en la evidencia en el tratamiento de adicciones: revisión y recomendaciones para política pública).[75]

Neurolingüistas destacados[editar]

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

En español
En inglés
  • Carroll R. (2003) The Skeptic's Dictionary: A Collection of Strange Beliefs, Amusing Deceptions, and Dangerous Delusions pp. 253
  • Della Sala (Editor) (2007) Tall Tales about the Mind and Brain: Separating Fact from Fiction Oxford University Press pp. xxii
  • Fala, N. C., Norcross, J. C., Koocher, G. P., & Wexler, H. K. (2008, August). «What doesn’t work? Discredited treatments in the addictions». Póster presentado en el 116 congeso anual de la American Psychological Association, Boston, MA. Citado en Glasner-Edwards. S., y Rawson.R. (2010) «Evidence-based practices in addiction treatment: Review and recommendations for public policy». Health Policy. Volume 97, Issues 2-3, octubre de 2010, Págs. 93–104 pp97
  • Lum, C. (2001). Scientific Thinking in Speech and Language Therapy. Lawrence Erlbaum Associates. Mahwah, New Jersey London) pp. 16
  • Singer, Margaret & Janja Lalich (1997). Crazy Therapies: What Are They? Do They Work? Jossey Bass, p167–195. ISBN 0-7879-0278-0. pp. 169
  • Stollznow.K. (2010) «Not-so Linguistic Programming» Skeptic vol 15, Number 4 2010. Pp7
  • William F. Williams, Ed. (2000) Encyclopedia of Pseudoscience publ. Fitzory Dearborn Publishers, ISBN 978-1-57958-207-4 pp. 235
  • Witkowski "Thirty-Five Years of Research on Neuro-Linguistic Programming. NLP Research Data Base. State of the Art or Pseudoscientific Decoration?" Polish Psychological Bulletin 2010, vol 41 (2), 58–66 pp. 65
  • Andreas, Steve & Charles Faulkner (Eds.) (1996). NLP: the new technology of achievement. New York, NY: HarperCollins. ISBN 0-688-14619-8. 
  • Austin, A. (2007). The Rainbow Machine: Tales from a Neurolinguist's Journal. UK: Real People Press. ISBN 0911226443. 
  • Bandler, R., Grinder, J. (1979) Frogs into Princes: Neuro Linguistic Programming. Real People Press. 149 pages. ISBN 0-911226-19-2
  • Bandler, R., Grinder, J. (1975) The Structure of Magic I: A Book About Language and Therapy Science and Behavior Books. 198 pages. ISBN 0-8314-0044-7
  • Bandler, R., Grinder, J. (1981) Reframing: Neuro-Linguistic Programming and the Transformation of Meaning Real People Press. ISBN 0-911226-25-7
  • Bandler, R., Andreas, S. (ed) and Andreas, C. (ed) (1985) Using Your Brain-for a Change ISBN 0-911226-27-3
  • Bostic St Clair, Carmen & John Grinder (2002). Whispering in the Wind. Scotts Valley, CA: J & C Enterprises. ISBN 0-9717223-0-7. 
  • Bradbury, A., Neuro-Linguistic Programming: Time for an Informed Review. Skeptical Intelligencer 11, 2008.
  • Burn, Gillian (2005). NLP Pocketbook. Alresford, Hants SO24 9JH, United Kingdom: Management Pocketbooks Ltd. ISBN 978-1-903776-31-5. 
  • Dilts, R., Hallbom, T., Smith, S. (1990) Beliefs: Pathways to Health & Well-being
  • Dilts, R. (1990) Changing belief systems with NLP Meta Publications. ISBN 0-916990-24-9
  • Dilts, Robert B & Judith A DeLozier (2000). Encyclopaedia of Systemic Neuro-Linguistic Programming and NLP New Coding. NLP University Press. ISBN 0-9701540-0-3. 
  • Druckman, Daniel & John A Swets, (Eds) (1988). Enhancing Human Performance: Issues, Theories, and Techniques. Washington DC: National Academy Press. ISBN 0-309-03792-1. 
  • Ellerton PhD, CMC, Roger (2005). Live Your Dreams Let Reality Catch Up: NLP and Common Sense for Coaches, Managers and You. Ottawa, Canada: Trafford Publishing. ISBN 1-4120-4709-9. 
  • Grinder, J., Bandler, R. (1976) Patterns of the Hypnotic Techniques of Milton H. Erickson Volume I ISBN 0-916990-01-X
  • Grinder, John & Judith DeLozier (1987). Turtles All the Way Down: Prerequisites to Personal Genius. Scoots Valley, CA: Grinder & Associates. ISBN 1-55552-022-7. 
  • Grinder, M. Lori Stephens (Ed) (1991) Righting the Educational Conveyor Belt ISBN 1-55552-036-7
  • Bostic St Clair, Carmen & John Grinder (2002). Whispering in the Wind. Scotts Valley, CA: J & C Enterprises. ISBN 0-9717223-0-7. 
  • Grinder, John & Richard Bandler (1975). The Structure of Magic II: A Book About Communication and Change. Palo Alto, CA: Science & Behavior Books. ISBN 0-8314-0049-8. 
  • Laborde, G. (1987) Influencing with Integrity: Management Skills for Communication and Negotiation
  • Satir, V., Grinder, J., Bandler, R. (1976) Changing with Families: A Book about Further Education for Being Human Science and Behavior Books. ISBN 0-8314-0051-X
  • Wake, L. (2008). Neurolinguistic Psychotherapy: A Postmodern Perspective. USA: Routledge. ISBN 0415425417. 
  • Bradley, E J & Heinz J Biedermann (1985). «Bandler and Grinder's Communication Analysis: Its historical context and contribution». Psychotherapy, Theory and Research 22 (1):  pp. 59–62. doi:10.1037/h0088527. 
  • Platt, Garry (2001). «NLP – Neuro Linguistic Programming or No Longer Plausible?». Training Journal. May 2001:  pp. 10–15. 
    See NLP – Neuro Linguistic Programming or No Longer Plausible?
  • Morgan, Dylan A (1993). «Scientific Assessment of NLP». Journal of the National Council for Psychotherapy & Hypnotherapy Register. Spring 1993. Archivado del original el 16 December 2002. http://web.archive.org/web/20021216094638/http://easyweb.easynet.co.uk/~dylanwad/morganic/art_nlp.htm. 
  • Von Bergen, C W, Barlow Soper, Gary T Rosenthal, Lamar V Wilkinson (1997). «Selected alternative training techniques in HRD». Human Resource Development Quarterly 8 (4):  pp. 281–294. doi:10.1002/hrdq.3920080403. 

Referencias[editar]

  1. "Le grand livre de la PNL", éd. EYROLLES, 2012; p. 35
  2. a b c Bandler, Richard; John (1975). The Structure of Magic I: A Book about Language and Therapy. Science and behavior Books Inc. p. 6. ISBN 0831400447. 
  3. Grinder, John; Bostic St. Clair, Carmen (2001). «Chapter 2: Terminology». Whispering In The Wind. J & C Enterprises. ISBN 0971722307. 
  4. Bandler, Richard; Grinder, John (1979). Frogs into Princes:Neuro Linguistic Programming. Real People Press. p. 8. ISBN 0911226192.  Parámetro desconocido |editor1-nombre= ignorado (se sugiere |nombre-editor1=) (ayuda); Parámetro desconocido |editor1-apellidos= ignorado (se sugiere |apellidos-editor1=) (ayuda)
  5. a b c d Stollznow, K. (2010). «Bad language: Not-so Linguistic Programming». Skeptic (U.S. magazine) 15 (4):  p. 7. 
  6. Wake, Lisa (2001). Neurolinguistic psychotherapy : a postmodern perspective. London: Routledge. ISBN 9780415425414. 
  7. página 6 de Bandler & Grinder (1975a).
  8. a b Frank Clancy; Heidi Yorkshire (1989). «The Bandler Method». Mother Jones Magazine (Mother Jones) 14 (2):  p. 26. ISSN 0362-8841. http://www.american-buddha.com/bandler.method.htmlpg=PA26. 
  9. John Grinder, Suzette Elgin (1973). "A Guide to Transformational Grammar: History, Theory, Practice." Holt, Rinehart and Winston. ISBN 0-03-080126-5. Reviewed by Frank H. Nuessel, Jr. The Modern Language Journal, Vol. 58, No. 5/6 (Sep–Oct., 1974), pp. 282–283
  10. E. Jane Bradley; Biedermann, Heinz-Joachim (1 de enero de 1985). «Bandler and Grinder's neurolinguistic programming: Its historical context and contribution.». Psychotherapy: Theory, Research, Practice, Training (APA) 22 (1):  pp. 59–62. doi:10.1037/h0088527. ISSN 0033-3204. OCLC 1588338. 
  11. Spitzer, Robert (1992). "Virginia Satir & Origins of NLP". Anchor Point Magazine (?) (July): ?. Obtenido el 5 de junio de 2013.
  12. John Grinder; Richard Bandler (1981). Connirae Andreas, ed. Trance-formations: Neuro-Linguistic Programming and the Structure of Hypnosis. Moab: Real People Press. p. 240.
  13. Bandler, Richard; John (1985). "Appendix II". In Andreas, Connirae. Trance-formations. Real People Press. ISBN 0911226222.
  14. a b Muller Weitzenhoffer, André (1989). "Chapter 8 Ericksonian Hypnotism: The Bandler/Grinder Interpretation". The Practice of Hypnotism Volume 2: Applications of Traditional an Semi-Traditional Hypnotism. Non-Traditional Hypnotism (1st ed.). New York: John Wiley & Sons, Inc. p. 304.
  15. Ibíd., p. 300-301.
  16. Ibíd., p. 304-305.
  17. Ibíd., p. 307.
  18. Ibíd., p. 306.
  19. Ibíd., p. 306.
  20. Christopher Hadnagy; Paul Wilson (21 December 2010). Social Engineering. John Wiley & Sons Inc. ISBN 9780470639535.
  21. Steve Salerno (2006). Sham: How the Self-Help Movement Made America Helpless. Crown Publishing Group. ISBN 9781400054107.
  22. a b c Daniel Druckman; John A. Swets (1988). «Enhancing human performance: Issues, theories, and techniques». Human Resource Development Quarterly (Washington, DC: National Academy Press) 1 (2):  pp. 202–206. doi:10.1002/hrdq.3920010212. 
  23. a b c d e f g h Witkowski, Tomasz (1 January 2010). "Thirty-Five Years of Research on Neuro-Linguistic Programming. NLP Research Data Base. State of the Art or Pseudoscientific Decoration?". Polish Psychological Bulletin 41 (2).
  24. Rubin Battino (2002) Expectation: The Very Brief Therapy Book. Crown House Publishing. ISBN 1-84590-028-6
  25. Kerry, S. (2009) Pretreatment expectations of psychotherapy clients, University of Alberta (Canada)
  26. a b Beyebach M., Rodríguez Morejón A. (1999). "Some thoughts on integration in solution-focused therapy". Journal of Systemic Therapies 18: 24–42.
  27. Bill O'Connell (2005) Solution-focused therapy (Brief therapy series). Sage; Second Edition p. 9
  28. Windy Dryden (2007) Dryden's handbook of individual therapy. 5th edition. Sage. p. 382
  29. Pesut, Daniel J. (1 January 1991). Issues in Mental Health Nursing 12 (1): 9–18.
  30. Maag John W (1999). "Why they say no: Foundational precises and techniques for managing resistance". Focus on Exceptional Children 32: 1.
  31. Maag John W (2000). "Managing resistance". Intervention in School and Clinic 35 (3): 3.
  32. Bandler & Grinder 1982, citado por Maag 1999, 2000.
  33. Field, E. S. (1990). "Neurolinguistic programming as an adjunct to other psychotherapeutic/hypnotherapeutic interventions". The American journal of clinical hypnosis 32 (3): 174–182.
  34. Bridoux, D., Weaver, M., (2000) "Neuro-linguistic psychotherapy." In Therapeutic perspectives on working with lesbian, gay and bisexual clients. Davies, Dominic (Ed); Neal, Charles (Ed). (pp. 73–90). Buckingham, England: Open University Press (2000) xviii.
  35. UKCP. "United Kingdom Council for Psychotherapy – List of Recognized Experimental Constructivist forms of therapies". Psychotherapy.org.uk. Archivado del original en 2008-06-12. Obtenido en 2009-08-19.
  36. "The road to recognition: NLP in Psychotherapy and Counselling". Obtenido el 29-1-2010.
  37. "Neuro Linguistic Psychotherapy Counselling Association NLPtCA". Obtenido el 29-1-2010.
  38. "Talking therapies: A four-year plan of action" (PDF). Departmento de Salud (UK). 2011. p. 16. Obtenido 24-6-2013.
  39. a b Sturt, Jackie; Ali, Saima; Robertson, Wendy; Metcalfe, David; Grove, Amy; Bourne, Claire; Bridle, Chris (November 2012). "Neurolinguistic programming: a systematic review of the effects on health outcomes". British Journal of General Practice (Royal College of General Practitioners) 62 (604): e757–64.
  40. Briers, Stephen (2012). Brilliant Cognitive Behavioural Therapy (2nd ed.). Harlow: Pearson. p. 11.
  41. Eisner, Donald (2000). The Death of Psychotherapy: From Freud to Alien Abductions (1st ed.). Praeger. pp. 158–9.
  42. Briers, Stephen (2012). "MYTH 16: There is no failure, only feedback". Psychobabble: Exploding the myths of the self-help generation (1st ed.). Santa Cruz: Pearson Education Limited
  43. Yemm, Graham (1 January 2006). "Can NLP help or harm your business?". Industrial and Commercial Training 38 (1): 12–17.
  44. Zastrow, C. (1990). "Social Workers and Salesworkers:". Journal of Independent Social Work 4 (3): 7–1.
  45. Ingalls, Joan S. (1988) "Cognition and athletic behavior: An investigation of the NLP principle of congruence." Dissertation Abstracts International. Vol 48(7-B), p. 2090.
  46. a b Tosey, P.; Mathison, J. (2010). "Exploring inner landscapes through psychophenomenology: The contribution of neuro-linguistic programming to innovations in researching first person experience". Qualitative Research in Organizations and Management: an International Journal 5: 63.
  47. Devilly, Grant J. (1 de junio de 2005). «Power Therapies and possible threats to the science of psychology and psychiatry». Australian and New Zealand Journal of Psychiatry 39 (6):  pp. 437–445. doi:10.1111/j.1440-1614.2005.01601.x. PMID 15943644. 
  48. Sharpley, Christopher .F. (1984). «Predicate matching in NLP: a review of research on the preferred representational system.». Journal of Counseling Psychology (31):  pp. 238–48. 
  49. Einspruch, Eric L.; Forman, Bruce D. (1 de enero de 1985). «Observations concerning research literature on neuro-linguistic programming.». Journal of Counseling Psychology 32 (4):  pp. 589–596. doi:10.1037/0022-0167.32.4.589. 
  50. Sharpley, Christopher F. (1 de enero de 1987). «Research findings on neurolinguistic programming: Nonsupportive data or an untestable theory?». Journal of Counseling Psychology 34 (1):  pp. 103–107. doi:10.1037/0022-0167.34.1.103. 
  51. Heap. M., (1988) Neurolinguistic programming: An interim verdict. In M. Heap (Ed.) Hypnosis: Current Clinical, Experimental and Forensic Practices. London: Croom Helm, pp. 268–280.
  52. Dilts, Robert (1983) Roots of Neuro-Linguistic Programming, Meta Publications, Capitola, CA, ISBN 0-916990-12-5
  53. a b Druckman, Daniel (1 de noviembre de 2004). «Be All That You Can Be: Enhancing Human Performance». Journal of Applied Social Psychology 34 (11):  pp. 2234–2260. doi:10.1111/j.1559-1816.2004.tb01975.x. 
  54. von Bergen, C. W.; Gary, Barlow Soper; Rosenthal, T.; Wilkinson, Lamar V. (1997). "Selected alternative training techniques in HRD". Human Resource Development Quarterly 8 (4): 281–294.
  55. Gelso, C J; Fassinger, R E (1 January 1990). "Counseling Psychology: Theory and Research on Interventions". Annual Review of Psychology 41 (1): 355–386.
  56. "Neuro-Linguistic Programming and Research". Consultado el 22 de febrero de 2010.
  57. a b Roderique-Davies, G. (2009). "Neuro-linguistic programming: Cargo cult psychology?". Journal of Applied Research in Higher Education 1 (2): 58–11.
  58. Tosey P. & Mathison, J., "Fabulous Creatures Of HRD: A Critical Natural History Of Neuro-Linguistic Programming", Universidad de Surrey, Paper presentado en la 8a Conferencia Internacional de Investigaciones y Prácticas para el Desarrollo de los Recursos Humanos a través de Europa, Oxford Brookes Business School, 26–28 junio 2007.
  59. Wake, Lisa; Gray, Richard M.; Bourke, Frank S. (2013). "Introduction". The Clinical Effectiveness of Neurolinguistic Programming: A Critical Appraisal (1st ed.). Oxon: Routledge.
  60. Gray, Richard M.; Liotta, Richard F. (June 2012). "PTSD: Extinction, Reconsolidation, and the Visual-Kinesthetic Dissociation Protocol". Traumatology (Sage) 18 (2): 3–16.
  61. Murray, Laura L. Murray (30 May 2013). "Limited evidence that neurolinguistic programming improves health-related outcomes.". Evidence-Based Mental Health (BMJ Publishing Group).
  62. Carroll RT (2009-02-23). "neuro-linguistic programming (NLP)". The Skeptic's Dictionary. Obtenido el 25-6-2009.
  63. a b Beyerstein, B.L (1990). "Brainscams: Neuromythologies of the New Age". International Journal of Mental Health 19 (3): 27–36 (27).
  64. Corballis, M.C. (1999). "Are we in our right minds?". In S.D. Sala. Mind Myths: Exploring Popular Assumptions About the Mind and Brain (Repr. ed.). Chichester, UK: John Wiley & Sons. p. 41. ISBN 0-471-98303-9.
  65. Corballis, Michael C. (2012). "Chapter 13 Educational double-think". In Della Sala, Sergio; Anderson, Mike. Neuroscience in Education:The good, the bad, and the ugly (1st ed.). Oxford: Oxford University Press. pp. 225–6. ISBN 9780199600496.
  66. Drenth, Pieter J.D (2003). "Growing anti-intellectualism in Europe; a menace to science". Studia Psychologica 45: 5–13.
  67. Della Sala, Sergio (2007). "Introduction: The myth of 10% and other Tall Tales about the mind and brain". Tall Tales About the Mind and Brain: Separating Fact from Fiction (1st ed.). Oxford: Oxford University Press. p. xx.
  68. Harris, Lauren Julius (1988). "Chapter 8 Right-Brain Training: Some Reflections on the Application of Research on Cerebral Hemispheric Specialization to Education". In Molfese, Dennis L.; Segalowitz, Sidney J. Brain Lateralization in Children: Developmental Implications (1st ed.). New York: Guilford Press. p. 214. ISBN 0898627192.
  69. Devilly, Grant J. (1 June 2005). "Power Therapies and possible threats to the science of psychology and psychiatry". Australian and New Zealand Journal of Psychiatry 39 (6): 437–445.
  70. Lum.C (2001). "Scientific Thinking in Speech and Language Therapy". Psychology Press. p. 16. ISBN 0-8058-4029-X.
  71. Lilienfeld, Scott O.; Lohr, Jeffrey M.; Morier, Dean (1 July 2001). "The Teaching of Courses in the Science and Pseudoscience of Psychology: Useful Resources". Teaching of Psychology 28 (3): 182–191.
  72. Dunn D, Halonen J, Smith R (2008). Teaching Critical Thinking in Psychology. Wiley-Blackwell. p. 12. ISBN 978-1-4051-7402-2.
  73. Norcross, John C.; Koocher, Gerald P.; Garofalo, Ariele (1 January 2006). "Discredited psychological treatments and tests: A Delphi poll.". Professional Psychology: Research and Practice 37 (5): 515–522.
  74. Norcross, John C.; Koocher, Gerald P.; Fala, Natalie C.; Wexler, Harry K. (1 September 2010). "What Does Not Work? Expert Consensus on Discredited Treatments in the Addictions". Journal of Addiction Medicine 4 (3): 174–180.
  75. Glasner-Edwards, Suzette; Rawson, Richard (1 October 2010). "Evidence-based practices in addiction treatment: Review and recommendations for public policy". Health Policy 97 (2-3): 93–104.

Enlaces externos[editar]