Producción de coca en Colombia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Mapa de los cultivos de coca en Colombia en 2001.

La Producción de coca en Colombia se refiere a la siembra de la planta de coca en la República de Colombia, cuyas hojas son utilizadas para la fabricación de la cocaína, droga psicotrópica considerada ilegal. La coca también es utilizada como analgésico, digestivo y como un remedio para el mal de la altura, entre otros usos.

La erradicación de la coca es una estrategia fuertemente promovida por los gobiernos de Colombia y Estados Unidos como parte de su "Guerra contra las drogas en Colombia" para eliminar los cultivos de coca. La erradicación de la coca se lleva a cabo en la regiones cultivadoras de coca de Colombia y Perú, donde es intensamente controvertida debido a su impacto socioeconómico y ambiental, en Bolivia esta acción es promovida en su totalidad por el gobierno del presidente Evo Morales.

Impacto ambiental[editar]

Las parcelas denudadas de las matas mediante medios mecánicos como la quema o el corte, o medios químicos como el rociado de herbicidas tales como el producto Rodeo (de la compañía Monsanto), son abandonadas y son sometidas a problemas agudos de erosión durante la temporada de lluvias.

Además, los EE.UU. se han visto involucrados en la aplicación del hongo Fusarium oxyporum para exterminar la coca; el hongo acarrea peligros serios tanto a humanos como a otras especies de plantas. En el 2000, el Congreso de los Estados Unidos aprobó el uso de Fusarium como un agente de control biológico para destruir cultivos de coca en Colombia (y otro tipo de hongo para destruir cultivos de amapola en Afganistán), pero estos planes fueron cancelados por el entonces presidente Bill Clinton, quien se preocupó porque el uso unilateral de agentes biológicos podría ser percibido por el resto del mundo como guerra biológica. Las naciones andinas desde entonces prohibieron su uso en toda la región (El uso de agentes biológicos para destruir cultivos es ilegal de acuerdo con la convención de armas químicas de 1975).

El 25 de junio de 2003, el Tribunal Administrativo de Cundinamarca, Colombia, ordenó la suspensión de fumigaciones de glifosato hasta tanto el gobierno cumpliera con el plan de gestión ambiental para el programa de erradicación. También ordenó que se realizaran estudios para proteger al salud pública y el ambiente. [1] El Concejo de Estado de Colombia, la máxima autoridad administrativa del país, más adelante invalidó la decisión de la corte de suspender las fumigaciones. [2]

En noviembre de 2005 Ecuador protestó las fumigaciones llevadas cabo por Colombia y EU en la frontera colombo-ecuatoriana y demandó que éstas se hicieran a más de 10 km de distancia de la misma para minimizar el impacto ambiental en el Ecuador. [3] Colombia respondió diciendo que varios estudios científicos demostraban que el glifosato no tenía ningún impacto negativo para el ambiente a lo que Ecuador respondió solicitando que fueran las Naciones Unidas las que llevaran a cabo un estudio del impacto ambiental de la aplicación específica del glifosato en las fumigaciones. [4]

De diciembre del 2005 a diciembre del 2006, Colombia suspendió temporalmente las fumigaciones en la fraja de los 10 km exigida por Ecuador, para después reiniciarla, argumentando que allí se habían sembrado más de 10.000 hectáreas de coca. Ecuador protestó contra ésta medida y ha clamado porque se vuelvan a suspender dichas operaciones. [5]

Impacto socioeconómico[editar]

En la sierra del Perú, Bolivia y el norte de Argentina, la coca se ha consumido para mambeo (masticación) como estimulante y como cura para el soroche (mal de altura) y como bebida (infusión) durante miles de años, además de tener un valor simbólico. La venta y consumo de coca (no así de cocaína) es legal en esos países; hay un mercado legal y legítimo para ésta. Como tal, la erradicación total de la coca (la meta declarada de los EEUU) no es deseable ni factible y sería comparable con pedirle a Francia que erradicara sus viñedos o a Estados Unidos que erradicara sus campos de tabaco.

Con el surgimiento de los carteles colombianos de la droga en los 1980s, la hoja de coca se convirtió en una materia prima, particularmente en Perú y Bolivia, donde la calidad de la hoja de coca era mejor que la de Colombia. Para satisfacer la demanda exterior, los carteles expandieron las áreas de cultivo hacia donde la coca no era un cultivo tradicional. Muchos campesinos pobres expulsados de sus tierras, o sin tierra o sin trabajo migraron hacia las tierras bajas al oriente de los Andes donde se dedicaron a cultivar coca.

Para contrarrestar este desarrollo de eventos, el gobierno de los EEUU, a través de su oficina de ayuda exterior USAID, promovió una política de sustitución de cultivos, donde la coca era reemplazada por café, banano, piña, o palma africana y otros cultivos adecuados para el clima tropical.

Sin embargo, los precios por estos productos perecederos son demasiado bajos en comparación a lo que pagan los narcotraficantes. Más aún, muchas de las áreas de cultivos de coca son áreas remotas que carecen de la infraestructura de caminos para llevar a tiempo los perecederos a los lugares de consumo. Por otro lado, el precio de la hoja de coca ha permanecido alto y cuando se seca es más fácil de transportar, la compra de la cosecha está garantizada y muchas veces esta sucede in situ. Hasta la fecha, virtualmente todos los programas de sustitución de cultivos han fallado, primero porque a los campesinos no se les garantiza un buen precio por sus productos alternativos, y segundo porque no hay ninguna garantía de compra de la cosecha, y tercero pero no menos importante, no todos los promocionados cultivos producen con la eficacia debida.

Asuntos geopolíticos[editar]

Dadas las consideraciones mencionadas antes, muchos críticos del programa de erradicación creen que la meta fundamental del gobierno de los Estados Unidos es restringir el flujo de ingresos al movimiento marxista rebelde FARC, el cual se financia a través del comercio ilegal, y no necesariamente combatir las drogas “per se”. Pocos si alguno de esos críticos tiene algo que decir a favor del comercio ilícito, pero señalan que bajo las actuales políticas de erradicación, los campesinos pobres padecen por los esfuerzos para combatirla, mientras que las compañías químicas en Norteamérica y Europa, las cuales suplen los químicos necesarios para la fabricación de la cocaína, y los bancos, que anualmente lavan miles de millones de dólares, continúan beneficiándose del comercio.

El Departamento de Drogas de los EU, (DEA), junto con los gobiernos locales se han enfrentado frecuentemente a los cocaleros en sus intentos de erradicar la coca a lo largo de los andes

Resultados[editar]

En marzo del 2005, la Oficina Nacional de la Política de Control de Droga (cuyas sigla en inglés es ONDCP) reportó que a pesar de haberse superado la marca de fumigaciones aéreas sobre 1.300 km² en Colombia en el 2004, el área cultivada permaneció estadísticamente invariable con 1140 km² cuando se aumentó el área de medición en un 80 por ciento.

Como respuesta al reporte, la WOLA (Oficina de Washington para Latinoamérica), una organización no gubernamental que monitorea el impacto de la política externa en Latinoamérica, resaltó que la estrategia de fumigaciones aéreas había llegado a sus límites. De acuerdo con WOLA, los datos de la ONDCP sugerían un continuado efecto de expansión debido a que una estrategia agresiva de fumigación hacía que un mayor número de cultivos se sembrara en otras áreas con el fin de mantener el suministro.

Estimativos oficiales sobre los cultivos en Perú para el 2005 todavía no se conocen, pero un reporte del departamento de estado sugiere que el cultivo de coca ha aumentado en el Perú. La invariabilidad estadística del área cultivada en el 2004 pone en duda las predicciones oficiales de un gran impacto en el precio de la droga y su pureza según el WOLA. El presidente de Colombia Alvaro Uribe ha prometido seguir adelante con la fumigación de los cultivos de coca que financia Estados Unidos.[6][7]

En Bolivia ha habido un reducción en el número de enfrentamientos desde el 2004, cuando Evo Morales y el ex-presidente Carlos Mesa lograron un acuerdo para permitir que la región del Chapare pudiera legalmente cultivar la coca, además de aquella región donde ya era legal como Yungas. [8].


El Gobierno colombiano erradico manualmente en el 2007 un total de 50.000 hectáreas de coca dejando al final del año solamente 20.000 hectáreas cuales se destruyeron en el 2008. Así Colombia saldrá exitosamente muy pronto del negocio de coca dejando a Ecuador, Perú y Bolivia solos. [9]

Citas[editar]

Los EEUU ha suministrado decenas de miles de galones de Rodeo al gobierno colombiano para uso en la fumigación aérea de los cultivos de coca. Hemos estado usando una flota de avionetas de fumigación para vaciar cantidades sin precedentes de glifosato de alta potencia sobre cientos de miles de acres en uno de los ecosistemas más diversos y delicados del mundo. Este esfuerzo fútil ha servido poco para reducir la disponibilidad de cocaína en nuestras calles, pero ahora estamos aprendiendo que uno de los posibles efectos colaterales que esta campaña puede desatar es una epidemia de Fusarium en la cuenca del Amazonas. La guerra contra las drogas ha tratado en vano de mantener la cocaína fuera de nuestras narices, pero como resultado estamos abrasando los pulmones de la tierra. - Sanho Tree, director del instituto para el estudio de políticas del proyecto de políticas de la droga (Institute for Policy Studies Drug Policy Project)

En la Hormiga, una pequeña ciudad del Putumayo, vimos los efectos del glifosato en los cultivos domésticos. Las fumigaciones han acabado los cultivos de subsistencia como la yuca, el maíz y el plátano, mientras que los campos de coca adyacentes no sólo han sobrevivido sino que han florecido. Aún el árbol de caucho incluido en los programas de cultivos alternativos ha sido destruido por las fumigaciones. A diferencia de los cultivos de la región, la coca es resistente. Como una hierba, es capaz de crecer bajo las condiciones más extremas. [10]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Referencias[editar]

  • La coca ha triunfado - Artículo del diario colombiano El Tiempo sobre la coca en Bolivia escrito por Iban Rentería, un experto en cultivos ilícitos y desarrollo alternativo.