Proceso enfermero

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Proceso de enfermería»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El Proceso enfermero, también denominado Proceso de enfermería (PE) o Proceso de Atención de Enfermería (PAE), es un método sistemático de brindar cuidados humanistas eficientes centrados en el logro de resultados esperados, apoyándose en un modelo científico realizado por un profesional de enfermería. Es un método sistemático y organizado para administrar cuidados individualizados, de acuerdo con el enfoque básico de que cada persona o grupo de ellas responde de forma distinta ante una alteración real o potencial de la salud.[1] Originalmente fue una forma adaptada de resolución de problemas, y está clasificado como una teoría deductiva en sí misma.

El uso del proceso enfermero permite crear un plan de cuidados centrado en las respuestas humanas. El proceso enfermero trata a la persona como un todo; el paciente es un individuo único, que necesita atenciones de enfermería enfocadas específicamente a él y no solo a su enfermedad.

El proceso enfermero es la aplicación del método científico en la práctica asistencial de la disciplina, de modo que se pueda ofrecer, desde una perspectiva enfermera, unos cuidados sistematizados, lógicos y racionales. El proceso enfermero le da a la profesión la categoría de ciencia.

Propiedades del proceso[editar]

  • Resuelto, porque va dirigido a un objetivo.
  • Sistemático, por utilizar un enfoque organizado para lograr su propósito.
  • Dinámico, porque implica un cambio continuo centrado en las respuestas humanas.
  • Interactivo, por centrarse en las respuestas cambiantes del paciente, identificadas durante la relación enfermera(o)- paciente.
  • Flexible, por ser adaptable a la práctica de enfermería en cualquier situación o área de especialización que se ocupe de individuos o comunidades.
  • Posee una base teórica sustentada en una amplia variedad de conocimientos científicos y humanos aplicables a cualquier modelo teórico de enfermería.

Beneficios En el individuo[editar]

  • Favorece la flexibilidad necesaria para brindar cuidados de enfermería individualizados.
  • Estimula la participación de quien recibe los cuidados.
  • Aumenta la satisfacción de los profesionales de enfermería ante la consecución del resultado.
  • El sistema, al contar con una etapa de evaluación, permite su retroalimentación y mejora en función del tiempo.

Objetivos del proceso[editar]

El objetivo principal del proceso enfermero es constituir una estructura que pueda cubrir, individualizándolas, las necesidades del paciente, de la familia y de la comunidad. Otros objetivos son:

  • Identificar las necesidades reales y potenciales del paciente, familia y comunidad.
  • Establecer planes de cuidados individuales, familiares o comunitarios.
  • Actuar para cubrir y resolver los problemas, prevenir o curar la enfermedad.

Habilidades necesarias[editar]

El proceso enfermero implica habilidades que un profesional de enfermería debe poseer cuando él o ella tenga que comenzar la fase inicial del proceso. Tener estas habilidades contribuye a la mejora de la atención del profesional de enfermería al cuidado de la salud del paciente, incluyendo el nivel de salud del mismo, o su estado de salud.

  • Habilidades cognitivas o intelectuales, tales como el análisis del problema, resolución de problemas, pensamiento crítico y realizar juicios concernientes a las necesidades del cliente. Incluidas entre estas habilidades están las de identificar y diferenciar los problemas de salud actuales y potenciales a través de la observación y la toma de decisiones, al sintetizar el conocimiento de enfermería previamente adquirido.
  • Habilidades interpersonales, que incluyen la comunicación terapéutica, la escucha activa, el compartir conocimiento e información, el desarrollo de confianza o la creación de lazos de buena comunicación con el cliente, así como la obtención ética de información necesaria y relevante del cliente la cual será luego empleada en la formulación de problemas de salud y su análisis.
  • Habilidades técnicas, que incluyen el conocimiento y las habilidades necesarias para manipular y maniobrar con propiedad y seguridad el equipo apropiado necesitado por el cliente al realizar procedimientos médicos o diagnósticos, tales como la valoración de los signos vitales, y la administración de medicamentos.

Fases del proceso de enfermero[editar]

Los siguientes son los pasos o fases del proceso enfermero:

1) Valoración de las necesidades del paciente.
  • Recogida de datos, valoración, organización y registro de dichos datos.
2) Diagnóstico de las necesidades humanas que la enfermería puede asistir.
  • Puede ser de autonomía (diagnóstico de autonomía) o de independencia (diagnóstico de independencia). No se incluyen en este apartado los problemas de colaboración, ya que éstos se derivan de un análisis de datos desde la perspectiva de un modelo médico.
3) Planificación del cuidado del paciente.
  • Fijación de objetivos y prioridades
4) Ejecución del cuidado.
  • Intervención y actividades.
5) Evaluación del éxito del cuidado implementado y retroalimentación para procesos futuros.

Fase de valoración[editar]

La valoración consiste en recolectar y organizar los datos que conciernen a la persona, familia y entorno con el fin de identificar las respuestas humanas y fisiopatológicas. Son la base para las decisiones y actuaciones posteriores.

El profesional debe llevar a cabo una valoración de enfermería completa y holística de cada una de las necesidades del paciente, sin tener en cuenta la razón del encuentro. Usualmente, se emplea un marco de valoración basado en una teoría de Enfermería o en la escala de Glasgow. En dicha valoración se contemplan problemas que pueden ser tanto reales como potenciales (de riesgo).

Modelos para la recolección de datos[editar]

Los siguientes modelos de Enfermería son utilizados para reunir la información necesaria y relevante del paciente para brindar efectivamente calidad en el cuidado de enfermería.

Tipos de datos significativos[editar]

Los datos significativos pueden ser objetivos o subjetivos, históricos o actuales.

Fuentes de datos[editar]

  • Fuentes primarias: observación, exploración física, interrogatorio (directo o indirecto), estudios de laboratorio y gabinete.
  • Fuentes secundarias: expediente clínico, referencias bibliográficas (artículos, revistas, guías de práctica clínica, etc.)
Entrevista[editar]

La entrevista es una conversación planificada con el paciente para conocer su historia sanitaria. Por otra parte, es un proceso diseñado para permitir que tanto la enfermera como el paciente den y reciban información; además exige capacidades de comunicación e interacción; va enfocada a la identificación de las respuestas.

Objetivos de la entrevista
  • Permite adquirir la información específica necesaria para el diagnóstico.
  • Facilita la relación enfermera/paciente creando una oportunidad para el diálogo.
  • Permite el paciente recibir información y participar en la identificación de problemas y establecer los objetivos.
  • Ayuda a determinar áreas de investigación concretas durante los otros componentes del proceso de valoración.
Fases de la entrevista

A) Introducción (orientación): fase en que la enfermera desarrolla una relación terapéutica; su actitud profesional es el factor más significativo; su enfoque debe transmitir respeto por el paciente.

B) Cuerpo (trabajo): fase diseñada para reunir información relacionada con el estado de salud del paciente; esto deberá conducirse de forma metódica y lenta; aquí se investiga la enfermería actual y la historia sanitaria de forma sistemática; consta de 7 componentes básicos:

  • Información bibliográfica.
  • Razones para solicitar.
  • Enfermedad actual.
  • Historia sanitaria pasada.
  • Historia familiar.
  • Historia medioambiental.
  • Historia psico-social y cultural.

C) Cierre (finalización): dar al paciente un indicio de que la entrevista está finalizando; este enfoque ofrece al paciente la oportunidad de formular algunas preguntas.

Tipos de valoraciones[editar]

Fase de diagnóstico[editar]

Jerarquía de las necesidades de Maslow, utilizada para priorizar los problemas de salud encontrados en el paciente.

Los diagnósticos de enfermería son parte de un movimiento en enfermería para estandarizar la terminología que incluye descripciones estándar de diagnósticos, intervenciones y resultados. Aquellos que apoyan la terminología estandarizada creen que será de ayuda a la enfermería en tener más rango científico y basado en evidencias. El propósito de esta fase es identificar los problemas de enfermería del paciente. Los diagnósticos de enfermería están siempre referidos a respuestas humanas que originan déficits de autocuidado en la persona y que son responsabilidad de la enfermera, aunque es necesario tener en cuenta que el que la enfermera sea el profesional de referencia en un diagnóstico de enfermería, no quiere decir que no puedan intervenir otros profesionales de la salud en el proceso. Existen 5 tipos de diagnósticos de enfermería: Reales, de riesgo, posibles, de bienestar y de síndrome.

Fase de planificación[editar]

La planificación consiste en la elaboración de estrategias diseñadas para reforzar las respuestas del cliente sano o para evitar, reducir o corregir las respuestas del cliente enfermo, identificadas en el diagnóstico de enfermería. Esta fase comienza después de la formulación del diagnóstico y concluye con la documentación real del plan de cuidados. Consta de cuatro etapas:[2]

  1. Establecimiento de prioridades, con base en la jerarquía de Kalish o la de Maslow.
  2. Elaboración de objetivos.
  3. Desarrollo de intervenciones de enfermería.
  4. Documentación del plan.

El Plan de Cuidados de Enfermería[editar]

“Es un instrumento para documentar y comunicar la situación del paciente/cliente, los resultados que se esperan, las estrategias, indicaciones, intervenciones y la evaluación de todo ello”. [3] Existen diferentes tipos de planes de cuidados, entre ellos destacan los siguientes:

Individualizado: Permite documentar los problemas del paciente, los objetivos del plan de cuidados y las acciones de enfermería para un paciente concreto. Se tarda más tiempo en elaborar.

Estandarizado: Según Mayers, “es un protocolo específico de cuidados, apropiado para aquellos pacientes que padecen los problemas normales o previsibles relacionados con el diagnóstico concreto o una enfermedad”.

Estandarizado con modificaciones: Permite la individualización al dejar abiertas opciones en los problemas del paciente, los objetivos del plan de cuidados y las acciones de enfermería.

Computarizado: Requieren la captura previa en un sistema informático de los diferentes tipos de planes de cuidados estandarizados, son útiles si permiten la individualización a un paciente concreto. 

Planes de cuidados estandarizados[editar]

Para que las estrategias de complementación sean efectivas deben impactar a diferentes niveles en el personal de enfermería: conocimiento científico, actitud, comportamiento y actuar profesional. La tecnología afecta a la enfermería en 2 aspectos: modificando el tipo de cuidado brindado y sobre la persona a la que se le aplica; la tecnología ayuda  pero también provoca cambios en su comportamiento pudiendo dejar de lado la visión integral de la persona; entre los cuidados humanos y la ciencia tecnológica se encuentra la enfermera adoptando el papel de nexo.

La necesidad de integrar un marco conceptual con los Lenguajes Estandarizados Enfermeros se hace inminente en el quehacer diario de la enfermera; así como el desarrollo de habilidades en el juicio diagnóstico y terapéutico para la planificación de cuidados con distintas formas y estrategias. Con las guías estandarizadas se ofrece una propuesta destinada al uso clínico, con un enfoque basado en el razonamiento a partir de los elementos del diagnóstico conjugándolo con la NIC-NOC, generados con las propuestas de enfermeras y sometidos a validación de contenido por consenso de expertos dentro de la Institución.

El cuidar es una actividad inherente al ser humano desde que ésta existe, es un factor relevante que con el paso del tiempo ha sido convertida en una actividad exclusiva de un gremio, que al principio llamaron  ”oficio” pero que hoy en día llamamos “profesión de enfermería”. Para Colliére,”…cuidar es mantener la vida asegurando la satisfacción de un conjunto de necesidades”.[4] “Una de las funciones de la tecnología  es optimizar el tiempo-respuesta profesional”; [5] la tecnología ayuda a acelerar el proceso de toma de decisiones clínicas, ya sea a la hora de diagnosticar, cuidar, resolver problemas y cubrir las necesidades  de salud de la persona. De esta manera las respuestas de los profesionales ante determinados problemas están configuradas y protocolizadas, ya sea como los medios o como herramientas a emplear. “Los planes de cuidados estandarizados por patologías, protocolos, guías clínicas y algoritmos son un ejemplo de ello”. [6]

Cuidados a la vanguardia[editar]

La calidad de los servicios de enfermería se define como: “...la atención oportuna, personalizada, humanizada, continua y eficiente que brinda el personal de enfermería de acuerdo a estándares definidos para una práctica profesional competente y responsable con el propósito de lograr la satisfacción de usuario y la del prestador del servicio.” [7] [8] A lo largo de su historia la enfermera ha desarrollado habilidades para valorar las necesidades de salud de la persona, familia y comunidad, por lo que negociar, comunicar, trabajar, enseñar y resolver dudas son actividades básicas que deben dominar para asegurar unos cuidados de calidad, ¿por qué no elaborar instrumentos que faciliten estas funciones? Por supuesto que es válido hacerlo sobre todo teniendo en cuenta  el incremento de la carga laboral al contar con una sobre-ocupación hospitalaria, esto debido al panorama actual en materia de salud.

Los Algoritmos en la Intervención de Enfermería[editar]

La institucionalización de los algoritmos de Intervención de Enfermería, permitirá orientar la práctica del personal de enfermería durante su desempeño laboral para mejorar la calidad del cuidado y los servicios de salud prestados. La elaboración del  algoritmo de intervención es un aporte encaminado a la formación de una cultura de calidad, sustentado en la gestión de los cuidados enfermeros; en este sentido, para su construcción es fundamental analizar el rol de la enfermera, la naturaleza de los cuidados y su significado. “Los diagramas de flujo son usados para representar algoritmos pequeños, evita muchas ambigüedades del lenguaje natural.” [9]  La elaboración de procesos hipotético-deductivos sobre los fenómenos que la enfermera se encuentra en su práctica diaria, más allá de la mera asignación intuitiva de etiquetas diagnósticas, es uno de los ejes cruciales para la toma de decisiones a la hora de establecer un plan de cuidados que ofrezca suficiente capacidad de resolución. “La construcción cultural, el paradigma científico por el que la enfermera ha  sido educada y el significado que adquiere la tecnología en su trabajo diario es lo que determina su utilización como un medio o como un fin, traduciéndose en cuidar a la persona como un sujeto con un papel activo o como un objeto pasivo al que se le aplican procedimientos.” [10] En estas condiciones, nunca se podrá sustituir el contacto de la enfermera y debe prevalecer el juicio y la valoración (PE)  sobre la tecnología aplicada.” [11]

Por encima de la habilidad para la construcción de algoritmos, está la habilidad para su uso clínico. El instrumento está pensado para asistir en el juicio diagnóstico y terapéutico a las enfermeras, pero ofrece unas enormes posibilidades de investigación no solo para el perfeccionamiento del mismo sino para un conocimiento más extenso de los fenómenos de Enfermería. En la actualidad existe referencia electrónica y bibliográfica extensa de las guías clínicas y algoritmos encaminados a orientar el diagnóstico oportuno y tratamiento médico de las enfermedades más comunes, no así  de la gestión de cuidado de  enfermería, lo cual constituye un retroceso en su práctica profesional al no contar con un instrumento en el cual plasmar la evidencia de la calidad  de sus decisiones.  Surge así la necesidad de elaborar orientaciones gráficas que permitan organizar el proceso de atención de enfermería y aplicarlo a las personas que presentan necesidades de salud reales o potenciales.

Tomando en cuenta esto último afirmamos que la enfermera ha sido uno de los profesionales que más ha abogado por la calidad en los cuidados; por tanto, la visión futura de protocolizar sus cuidados por medio de planes, algoritmos y diagramas de flujo no es lejano dada la demanda  de una sociedad cada vez más crítica y exigente con referencia a la calidad de atención en los servicios de salud.

La aparición de la Clasificación de Resultados de Enfermería ha abierto nuevas fronteras inimaginables hace escasos años, y probablemente, impredecibles cuando se gestó. Un uso ampliado de sus componentes, desde el marco conceptual de Henderson, en combinación con la NANDA, aporta elementos racionales y reproducibles a la hora de la toma de decisiones.

Por tanto estos instrumentos sugeridos deben tener un formato atractivo visualmente y fácilmente comprensible que permita apreciar la progresión de la persona hasta alcanzar el objetivo planteado. Hace más de una década que funcionan como método para controlar las costes y la calidad; originalmente estaban diseñados por los departamentos de enfermería y recogían los pasos críticos en los cuidados de los pacientes, los primeros estaban focalizados solo en los cuidados de las enfermeras. “…Posteriormente se han efectuado adaptaciones en un formato más multidisciplinario denominados con diferentes formas como trayectorias clínicas, mapas de cuidados, algoritmos de cuidados, árboles de decisiones, etc.”[12]  Sin embargo el gestionar el cuidado en forma oportuna, segura y satisfactoria lleva implícito el imperativo ético de responder frente a la sociedad con la mejor evidencia disponible para tomar las mejores decisiones sobre el cuidado de las personas, a este proceso le llamamos enfermería basada en evidencias. “Se debe impulsar una EBE que privilegie lo plural, lo diverso, la singularidad del ser, pero también la riqueza cohesionadora de lo colectivo, donde se expresa la identidad y la autonomía del sujeto social” .[13]

Fase de ejecución[editar]

En esta fase se ejecuta el plan de enfermería descrito anteriormente, realizando las intervenciones definidas en el proceso de diagnóstico. Los métodos de implementación deben ser registrados en un formato explícito y tangible de una forma que el paciente pueda entender si deseara leerlo. La claridad es esencial ya que ayudará a la comunicación entre aquellos que se les asigna llevar a cabo los Cuidados de Enfermería.

Sistema de clasificación de la práctica de enfermería en urgencias[editar]

La clasificación determina una toma de decisiones en cuanto a la asistencia del paciente con relación a su estado de salud, adecuando esa toma de decisiones a las capacidades del servicio y de respuesta material y humana que presenta cada unidad asistencial. La clasificación se hará en función de los síntomas y manifestaciones subjetivas del paciente, o acompañante, en áreas de una priorización en la atención médica y de cuidados enfermeros.

En la RAC (sistema hospitalario de recepción, acogida y clasificación de pacientes) se iniciará la prestación de cuidados inmediatos ofreciendo un abordaje integral de la persona en cuanto a manifestaciones físicas, emocionales y cognitivas.

En cuanto a la escala empleada para clasificar asignando una prioridad en la atención, la bibliografía recomienda expresamente que se utilice un sistema con solvencia acreditada, citando como ejemplo el canadiense, australiano o Manchester, desaconsejando la utilización de aquellos que sean desarrollados localmente sin haber sido validados correctamente. La mayoría de estas escalas de clasificación hacen mención de 4 o 5 niveles de prioridad en los que prima la atención médica.

Ejemplo de escala de prioridad:

  • Nivel 1.- Resucitación.
  • Nivel 2.- Emergencia.
  • Nivel 3.- Urgente.
  • Nivel 4.- Semi urgente.
  • Nivel 5.- No urgente.

Fase de evaluación[editar]

El propósito de esta etapa es evaluar el progreso hacia las metas identificadas en los estadios previos. Si el progreso hacia la meta es lento, o si ha ocurrido regresión, el profesional de enfermería deberá cambiar el plan de cuidados de acuerdo a ello. En cambio, si la meta ha sido alcanzada, entonces el cuidado puede cesar. Se pueden identificar nuevos problemas en esta etapa, y así el proceso se reiniciará otra vez. Es parte de esta etapa el que se deba establecer metas mensurables —el fallo al establecer metas mensurables resultará en evaluaciones pobres.

El proceso entero es registrado o documentado en un formato acordado en el plan de cuidados de enfermería para así permitir a todos los miembros del equipo de enfermería llevar a cabo el cuidado acordado y realizar adiciones o cambios.

Véase también[editar]

Bibliografía[editar]

  • ATS/DUE SAS Temario 1. Centro de Estudios Adams. Ediciones Valbuena S.A., Madrid. ISBN 84-8303-225-2.
  • Ostiguín Meléndez, Rosa María; Velázquez Hernández; Silvia María de la Luz (2001). Teoría general del déficit de autocuidado. Guía básica ilustrada. El manual moderno. OCLC 47250013. ISBN 968-426-895-5, 9789684268951.
  • Diagnósticos enfermeros: Definiciones y clasificación 2003-2004. NANDA International. ISBN 0-9637042-9-X.
  • Diagnósticos enfermeros: Definiciones y clasificación 2012-2114. NANDA International. ISBN 978-0-4706-5482-8
  • Romero MN. Enfermería basada en la evidencia ¿avanzamos para transformar? Index Enfer 2003; 12(40-41):41-46. Citado por: Romeo López SA. Revisión crítica sobre los modelos de práctica enfermera y sus resultados. Index Enferm 2004; 13(44): 41- 46.
  • Mancilla García M, Zepeda Arias F. Importancia de las guías de práctica clínica en enfermería. Rev Enferm Inst Mex Seguro Soc (en línea). 2012. (fecha de acceso 4 de mayo de 2012); No. 20
  • Registered NursesAssociation of Ontario. Herramienta de implementación de las guías de práctica clínica (en línea).España: Centro colaborador español; 2011 (fecha de acceso 03 de mayo de 2012).
  • Lavado Núñez M., Márquez Aragúndez L., Dama Sosa C., Manfredi López M. Registros y protocolos. España: Hygia; 2004. 

Referencias[editar]

  1. Rosalinda Alfaro-LeFevre. Aplicación del Proceso enfermero, 4ºth ed. : Springer-Verlag Ibérica
  2. «Proceso de enfermería. Etapa tres: planificación». Facultad de Enfermería. Universidad Autónoma de Yucatán. Consultado el 18 de septiembre de 2012.
  3. Griffith-Kenney J, Christensen PJ. Nursing Process: Application of theories, frameworks and models. St Louis (MI): Mosby;1986.
  4. Olmedo M.C.; Sistemática para la protocolización de los cuidados de enfermería.Revista de Calidad Asistencial (en línea). 2010. (02 de Mayo de 2012); No.25
  5. Colliére MF. Promover la vida. México: Mc Graw-Hill Interamericana; 1993.
  6. Sánchez Linares A, Sanz Penon C, Protocolizar las actividades de enfermería: Rol Enf.(Barc) 2001; 24(1):67-74.
  7. Secretaría de Salud. Comisión Interinstitucional de Enfermería. Evaluación de la calidad de los servicios de enfermería, 2002.
  8. Comisión Nacional de Arbitraje Médico. Cuaderno de Divulgación, núm. 1.Preguntas y respuestas sobre la CONAMED. (México); 1998: 5-31.
  9. Peña K, Rodríguez J. La enfermería ante el enfoque del caos y la complejidad. Cultura de cuidados. 2003; 14:79-82.
  10. Wikipedia.La enciclopedia libre. (en línea). Madrid: Prentice Hall; 2012. (fecha de acceso 2 de mayo de 2012).
  11. Barra DCC, Nascimento ERP, Martins JJ, Albuquerque GL, Erdmann AL. Evolucão histórica e impacto da tecnología na área da saúde e da enfermagem. Revista Eletrônica de Enfermagem (Bras) 2006; 8(3): 422-430.
  12. Modernidad,positivismo y tecnología: Influencia en la enfermería y en pacientes que necesitan equipamiento tecnológico. Index Enferm [online]; 2008 (fecha de acceso 01 de mayo de 2012) vol.17, n.3, pp. 188-192.
  13. Morilla J, Morales José. Algoritmos de juicio diagnóstico en respuestas humanas. (base de datos en línea). España: Biblioteca Las casas; 2005. URL disponible en http://www.index-f.com/lascasas/documentos/lc0039.php

Enlaces externos[editar]