Derecho procesal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Procesal»)
Saltar a: navegación, búsqueda

Derecho Procesal es el conjunto de actos mediante los cuales se constituye, se desarrolla y determina, la relación jurídica que se establece entre el juzgador, las partes ,y las demás personas intervinientes; y que tiene como finalidad dar solución al litigio planteado por las partes, a través de una decisión del juzgador basada en los hechos afirmados y probados, y en el derecho aplicable. Se constituye por el conjunto de normas y principios que regulan las relaciones juridicas poniendo en el ejercicio la actividad judicial del estado

Concepto[editar]

El Derecho Procesal es aquel conjunto de normas del Derecho objetivo que regula el proceso, es decir, que regula los requisitos, el desarrollo y los efectos del proceso.[1] Así, el objeto del Derecho Procesal es el proceso.

El proceso es una de las soluciones posibles para dirimir conflictos con relevancia jurídica y se llega a su idea mediante la confrontación con las otras. Cuando se produce una violación de los preceptos establecidos por la ley, existe una discordancia entre esta y lo que efectivamente sucede —en palabras de Barrios de Angelis, ocurre una insatisfacción jurídica— y debe buscarse un medio para solucionar y cesar el conflicto. Aquí, al menos, son posibles tres soluciones: la autotutela, la autocomposición y el proceso mismo.[2]

  1. La autotutela es la acción directa y personal de quien se hace justicia por mano propia. En general esta se ve limitada —y en algunos casos prohibida— por la ley. Entre los casos en que se la admite está el derecho de huelga o la legítima defensa. La autotutela significa una solución parcial en favor del interés privado de una parte.[2]
  2. La autocomposición (también llamada sumisión o renuncia) es la renuncia total o parcial de quien sufre el perjuicio, de su pretensión. Ejemplos de esto son la remisión de la deuda o la transacción.[2]
  3. El proceso, en el que las partes dirimen su controversia ante el tribunal —imparcial— y que las partes quedan sometidas a su decisión.[2]

Definiciones doctrinarias de derecho procesal[editar]

  • “El derecho procesal puede definirse como la rama del derecho público que estudia el conjunto de normas y principios que regulan la función jurisdiccional del Estado en todos sus aspectos y que por tanto fijan el procedimiento que se ha de seguir para obtener la actuación del derecho positivo en los casos concretos, y que determinan las personas que deben someterse a la jurisdicción del Estado y los funcionarios encargados de ejercerla”.[3]
  • “El derecho procesal es un conjunto de normas jurídicas, parte integrante del ordenamiento estatal que se caracteriza por servir para la aplicación del derecho objetivo por los órganos jurisdiccionales al caso concreto”.[4]
  • El derecho procesal es el instrumento para hacer efectivo el cumplimiento del derecho material. Este ayuda a lograr que se cumpla, aunque sea forzadamente, el precepto del derecho material que se ha trasgredido.[5]

Denominaciones[editar]

A lo largo de la historia del Derecho, el Derecho procesal —aun siendo una rama del Derecho «joven»— ha recibido distintas denominaciones e incluso ha variado su contenido. Hasta el siglo XVIII en la mayoría de los países de derecho continental europeo (principalmente los latinos), su contenido era el de la mera práctica jurisdiccional. Se la denominó práctica judicial, práctica civil o practis iudicium.[6] En el siglo XIX se sustituye el término “práctica” por procedimiento, y el método de la materia describe al proceso y examina el alcance de sus disposiciones. Ya en esta época Chiovenda la llamó derecho procesal.[6]

Luego surgen otras formas de denominarlo. Por ejemplo, en la doctrina francesa —respecto del derecho procesal civil— era común la denominación droit judiciaire prive, mientras que en la doctrina española lo era el vocablo derecho jurisdiccional. Pero estos términos no son coincidentes en cuanto al contenido que abarcan. La primera se refiere a la concepción tradicional que se refería al derecho judicial, mientras que la segunda es más amplia que la primera, abarcando además del derecho procesal propiamente dicho, la organización de los tribunales.[6]

La doctrina alemana prefirió el término prozess frente a procedur. La escuela italiana, desde el siglo XII al XVIII se refirió a la materia con el término iudizio, y en el siglo XIX —por influencia francesa— lo sustituyó por procedura, y finalmente en el siglo XX —por influencia alemana— fue sustituido por diritto procesuale.[6]

Conceptos implicados[editar]

El derecho procesal se estructura en torno a tres conceptos básicos:

  • La jurisdicción es la función que tienen los tribunales de justicia de conocer, sentenciar y ejecutar lo sentenciado en los conflictos que sean sometidos a su decisión.
  • La acción es el medio por el cual una persona insta a la jurisdicción que se pronuncie sobre un asunto y otorgue efectiva y justa tutela jurisdiccional. La acción compete al derecho que tiene el ciudadano de pedir tutela jurídica ante el Estado.
  • El proceso es el medio a través del cual se ejerce la Jurisdicción. Se trata de un medio de resolución de conflictos heterocompositivos, en el que el órgano jurisdiccional (tercero) entra a dirimir-resolver la controversia jurídica existente entre dos partes procesales. Por el contrario, el Procedimiento es el conjunto de actuaciones judiciales que tienen como objeto la efectiva y justa realización del derecho material, podríamos decir que el Procedimiento es la andadura material del Proceso (en las explicaciones de Derecho siempre se pone como ejemplo ferroviario, el Proceso serían la locomotora que para llegar a su fin (aplicación del Derecho) se traslada a través de las vías (Procedimiento).

Proceso civil y proceso penal[editar]

El derecho procesal como conjunto de normas que regulan la actividad jurisdiccional del Estado, se puede distinguir por sus diferencias que han determinado en regularlos con distintas normas propias en ciertos elementos como la actuación del juez, la prueba, pero esto no afecta a la unidad del derecho procesal general.[7]

El derecho procesal civil —en palabras de Couture— «es la rama de la ciencia jurídica que estudia la naturaleza, desenvolvimiento y eficacia del conjunto de relaciones jurídicas denominado proceso civil».[8]

Por otra parte, el Derecho procesal penal es el conjunto de normas jurídicas correspondientes al derecho público interno que regulan cualquier proceso de carácter penal desde su inicio hasta su fin entre el estado y los particulares tiene un carácter primordial como un estudio de una justa e imparcial administración de justicia: la actividad de los jueces y la ley de fondo en la sentencia. Tiene como función investigar, identificar y sancionar (en caso de que así sea requerido) las conductas que constituyen delitos, evaluando las circunstancias particulares en cada caso y con el propósito de preservar el orden social. El derecho procesal penal busca objetivos claramente concernientes al orden público.

Etapas del proceso penal

Etapa preliminar (averiguación previa) Denuncia o querella (aquí puede aplicar la flagrancia). Fase de investigacion Consignacion

Preinstruccion Auto de radicacion Declaracion preparatoria Auto de plazo Constitucional

Instrucción Ofrecimiento y desahogo de pruebas

Juicio Conclusiones del Ministerio Público y de la defensa; audiencia de vista

Primera instancia Sentencia

Segunda instancia Ejecución

Etapas de procesos no penales Expositiva, postulatorias o polémica.

       Demandas, contestaciones, reconvenciones(contra demanda).

Probatoria o demostrativa Ofrecimiento y desahogo de pruebas.

Conclusiva Alegatos

Primera instancia Sentencia

Segunda Instancia Ejecución procesal.

Características[editar]

El derecho procesal se considera una rama de derecho público, único, instrumental y autónoma.

Es de derecho público, ya que regula la intervención, organización y competencia del Estado en el proceso cuando interviene por medio de los Tribunales. Asimismo tiene el carácter de publicidad debido a que es un derecho que no se ocupa de regular directamente los intereses de los particulares sino los intereses generales de la comunidad.[7] [9]

Es un derecho de carácter instrumental, ya que no constituye un fin en sí mismo sino que sirve como medio o instrumento para hacer valer el derecho sustantivo mediante pretensiones procesales.[7] Este carácter instrumental (también llamado «formal» o «adjetivo») es el que lo diferencia de otras ramas del Derecho Positivo; instrumentalidad que consiste en estar integrado por normas que regulan el proceso jurisdiccional, medio a través del cual se busca eliminar la insatisfacción jurídica y así asegurar la efectividad de los derechos «materiales» o «sustantivos».[10] Es decir, que si bien puede haber derecho sustantivo sin que exista regulación procesal, en cambio, no tiene sentido concebir la idea de un derecho compuesto únicamente de normas procesales.[7] [9]

Es una rama autónoma pues no está subordinada conceptualmente a ningún área del Derecho (civil, mercantil, etc.). Esta autonomía se debe a que, si bien a mediados del siglo XIX no era más que un apéndice de los derechos sustanciales, hoy en día es toda una rama autónoma, ya que de acuerdo al grado de desarrollo de la disciplina, posee conceptos propios (como el de «debido proceso», «jurisdicción» o la «cosa juzgada») e instituciones propias, y también posee principios propios, los llamados principios del derecho procesal.[7] [9] [11]

El derecho procesal se caracteriza también por su unidad: no hay un derecho procesal por cada derecho sustantivo sino que hay un único derecho procesal. Gracias a esta unidad, es posible aplicar a todo proceso principios, instituciones y conceptos del derecho procesal a cualquier tipo de proceso sin importar que su objeto esté vinculado a un derecho sustantivo determinado (como el derecho civil, penal, laboral, etc.). Esta unidad no significa que, por ejemplo, se sigan los mismos procedimientos en un proceso en el que se tramita un divorcio que en otro que se condene al cumplimiento de un contrato, sino que lo que se establece es la existencia de algunas normativas especiales en determinadas materias, en el marco de un único Derecho Procesal.[7] [9]

Si bien algún sector de la doctrina habla de una característica «formal» del derecho procesal como la regulación de la forma de la actividad jurisdiccional del Estado y el cumplimiento de ciertos requisitos o formalidades para que sea procedente una cualquiera actuación judicial, algunas de estas normas en sí no constituyen o están en la frontera de lo que es derecho procesal, siendo en algunos casos decisión constitucional o de derecho administrativo.[12]

Sujetos del proceso[editar]

Los sujetos del proceso son aquellos que en relación a un proceso determinado, se encuentran en una situación jurídica procesal de acuerdo a lo dispuesto por la norma procesal, y que en virtud de ello, están habilitados para imputárseles los efectos de un acto procesal o realizan efectivamente dichos actos.[13] En el proceso jurisdiccional implica a sujetos que, o están habilitados para que les sea imputados los efectos de los actos procesales que se dan en el proceso, o se encuentran habilitados para realizar dichos actos.[13]

Para que un sujeto sea considerado sujeto del proceso y por lo tanto pueda realizar actos procesales o pueda serle imputados los efectos de actos procesales, debe poseer determinadas capacidades y legitimaciones dependiendo del sujeto del que se trate. La capacidad es un aspecto intrínseco del sujeto, una característica que el mismo debe poseer. La legitimación es una circunstancia extrínseca, una relación del sujeto con el objeto o con otro sujeto.

Los sujetos también se pueden clasificar de acuerdo a si se tratan de sujetos principales (o necesarios), o si son sujetos auxiliares (o eventuales). Los sujetos principales son aquellos sin los cuales no es posible tener un proceso jurisdiccional, mientras que los auxiliares pueden no estar presentes.

Tribunal[editar]

El tribunal es un órgano que las normas jurídicas le otorgan el poder-deber de ejercer la jurisdicción, es decir, resolver litigios con eficacia de cosa juzgada. El tribunal es uno de los sujetos principales del proceso, y puede tratarse del tribunal titular de un órgano del Poder Judicial ejerciendo función jurisdiccional (en definitiva, el Estado), y a las personas físicas designadas como árbitros.

Interesados principales[editar]

Los interesados principales son las partes litigantes en un proceso determinado, y se tratan del actor y el demandado.[14] La parte es la persona o conjunto de personas que actúa en el proceso judicial defendiendo su pretensión frente a un conflicto actual sometido a la decisión de un tribunal de justicia.

Auxiliares[editar]

Terceros[editar]

Si bien en el proceso las partes intervinientes son quienes hacen los actos de proposición en virtud del principio dispositivo, se admite que los terceros participen en el proceso (y por lo tanto, se incorporan al mismo personas distintas de las partes originarias), con el propósito de hacer valer intereses propios de este tercero vinculados con el objeto del proceso,[15] y que si se dictase sentencia favorable a una u otra parte —actor o demandado—, podría verse afectado en su derecho.[16] Esto encuentra su fundamento en que resulta conveniente extender los efectos de la cosa juzgada a todos los interesados en una misma relación jurídica, y en una razón de economía procesal, concentrando en un solo proceso lo que serían ambos, de esta forma economizando recursos.

La participación de los terceros debe distinguirse dependiendo del tipo de proceso que se trate. En los procesos de conocimiento, cuando interviene de manera excluyente, asume el papel de parte actora frente a las otras dos partes originarias y la sentencia definitiva lo afectará por igual. Pero en los procesos ejecutivos, cautelares y de ejecución, el tercero se limitará a hacer valer su derecho.

La intervención del tercero puede ser voluntaria o provocada. La voluntaria es la que surge por la propia determinación del mismo tercero, mientras que la provocada es aquella en la que el tercero es citado judicialmente de oficio o a petición de parte. En la intervención voluntaria principal (o excluyente) se da una acumulación de pretensiones, ya que se interpone allí una nueva pretensión frente al actor y demandado originarios. Para poder realizar esta pretensión se requiere que el derecho del tercero se funde en un interés directo, personal y legítimo,[16] además de la legitimación en la causa.

La intervención voluntaria en un proceso también se puede subclasificar en adhesiva (o coadyuvante),[15] que puede tomar dos formas, una simple y otra autónoma o litisconsorcial. La intervención adhesiva simple se da cuando un tercero, en razón de tener un interés jurídico relacionado con aquel alegado por las partes originarias, se une al proceso para adherirse al éxito de la pretensión o al éxito de la oposición de la misma.[16] Aquí, a diferencia de la principal, el tercero no asume la calidad de parte autónoma. Los requisitos de participación suelen ser los mismos que para la intervención principal.

Con repecto a la intervención provocada del tercero, esta se da cuando en un proceso pendiente se cita a un tercero para que participe en este, ya sea de oficio o a petición de parte. Esta citación puede ser en garantía de la pretensión, citación de evicción, citación del legitimado para intervenir o la citación del tercero pretendiente.[16]

Fuentes del derecho procesal[editar]

El análisis de las fuentes del derecho (procesal) implica tener en cuenta el estudio de derecho comparado de los distintos sistemas jurídicos, ya que estas fuentes pueden variar de acuerdo a ellos. En el sistema de derecho continental europeo se pondera a la ley antes que otras fuentes como la jurisprudencia o la costumbre (que no suelen ser consideradas fuentes formales), mientras que en el sistema del common law estas últimas dos cobran mayor fuerza.

Las fuentes pueden ser formales, materiales o históricas. Así, una fuente formal es aquella a partir de la cual se crean u originan normas jurídicas, que son admitidas como tales por el derecho positivo en cuestión. Por lo tanto, las fuentes del derecho procesal son los procedimientos a través de los cuales se da origen a normas jurídicas procesales, ya sea en forma directa o indirecta (mediante una remisión a otra fuente), para la regulación del proceso jurisdiccional mediante normas generales y abstractas, generales y concretas, individuales y abstractas e individuales y concretas.

Procedimientos de creación de normas constitucionales de derecho procesal

Para la creación de normas de materia procesal en la Constitución se toma en cuenta los procedimientos de reforma de la Constitución. Estos dependen de cada sistema jurídico de cada país. Estos procedimientos, al crear normas procesales de rango constitucional, son normas de mayor jerarquía en el ordenamiento jurídico.

Entre estos es posible distinguir a aquellas normas que enuncian reglas que se aplican a conductas reguladas por todas las ramas del Derecho Positivo, y por lo tanto, también al Derecho Procesal, como por ejemplo aquellas que establecen el derecho a la igualdad, la libertad, etc; y a aquellas normas de contenido procesal que, si bien en muchos casos por no ser normas materialmente constitucionales, han sido incluidas en la Constitución con la única intención de evitar que el legislador se aparte de ellas. Esto tiene sentido en las constituciones rígidas más que en las constituciones flexibles. Esto no obsta a que hayan normas procesales que materialmente y formalmente sean constitucionales.[17]

Procedimientos de creación de normas procesales legales

Las normas constitucionales como tales son generales y abstractas, y por esto en ellas se establece su complementación mediante el dictado de normas legales. Así, por lo tanto, se deduce que el procedimiento de creación de normas de Derecho Procesal de rango legal se trata del procedimiento de creación de las leyes.[17]

Procedimiento de creación de normas procesales internacionales

Los tratados internacionales en materia procesal que regulan los procesos que involucran a más de un Estado, ya sea que se trate de Derecho Internacional Público o Derecho Internacional Privado, constituye una fuente para el derecho interno siempre que el Estado adhiera al tratado y lo ratifique, de este modo asimilándose y tomando fuerza de ley.[17]

Creación de normas procesales por la doctrina

En ciertos casos relativos a la integración del Derecho procesal, las conclusiones de los estudios doctrinarios acerca de cómo debería ser una norma procesal general, en cuanto esta doctrina sea de las «más recibidas» en ciertos supuestos, se convierten ellas mismas en normas de derecho procesal, y por lo tanto, debe de ser considerada una fuente formal de derecho procesal. No obstante, esto no incluye las conclusiones a las que la doctrina llega sobre normas procesales vigentes, por lo que dichas conclusiones no se constituyen en normas procesales.[17]

Para que a partir de este medio surjan normas procesales, debe tenerse en cuenta lo dispuesto en la Constitución, en el caso de que en ella se haya previsto algún procedimiento específico de creación de normas en la materia y sobre la integración del derecho.

Procedimiento de creación de normas procesales consuetudinarias (costumbre)

Consiste en la creación de normas procesales generales a través de la costumbre, es decir, a través de la reiteración de una conducta determinada por una sociedad, con la convicción de que esa conducta es obligatoria y que su incumplimiento trae consigo una sanción.[17] Esta fuente de derecho procesal cobra fuerza y notoriedad en aquellos ordenamientos jurídicos en los que rige el common law, siendo, junto a la jurisprudencia obligatoria, fuente formal de Derecho. Sin embargo, en los sistemas jurídicos de Derecho continental europeo, esta fuente no tiene tal relevancia, en muchos casos no siendo admitida como fuente formal sino material, o solamente siendo tomada como fuente en aquellos casos en que la ley expresamente se remita a ella.

Procedimiento de creación de normas procesales reglamentarias

En el derecho procesal, también se suelen dictar normas procesales de carácter reglamentario (derecho administrativo) por parte de la Corte Suprema, Poder Ejecutivo, Tribunal de lo Contencioso Administrativo u otros órganos. En este caso no suele oponerse a la reserva legal de la Constitución (en aquellas que lo preven), siempre que la ley se remita a estas normas con el fin de su propia reglamentación. Esta reglamentación es admisible, por lo tanto, cuando es realizada por el máximo órgano jurisdiccional en su propia jurisdicción.[17]

Creación de normas procesales por el tribunal en el caso concreto

En ciertos casos, durante el procedimiento judicial, se admite de parte de la ley que el tribunal tome decisiones o resoluciones para la instancia en curso, en lo que se refiere a las reglas que regirán durante el proceso en concreto. Estas medidas constituyen un marco de cierta discrecionalidad en donde el tribunal por sí mismo puede decidir, por ejemplo, la adopción de providencias judiciales.[17]

Creación de normas procesales por los interesados principales en un proceso

En esta hipótesis, es posible concebir la creación de normas de parte de los interesados principales en el proceso individual en el que intervienen, esto es, la autonomía de la voluntad característica del Derecho privado. Por ejemplo, el caso en el que por medio del acuerdo de partes se decide que el tribunal a intervenir en el proceso sea un árbitro.[17]

Procedimiento de creación de normas procesales generales por los tribunales (jurisprudencia obligatoria o de precedentes)

Esta fuente, al igual que la costumbre, es fuente formal en los sistemas jurídicos de Derecho Anglosajón, sin embargo, no lo es en aquellos sistemas jurídicos basados en el Derecho continental europeo. La jurisprudencia obligatoria consiste en el dictado de una resolución judicial en un proceso que se convierte en una norma jurídica general, abstracta y obligatoria, actuando como un precedente que a partir de allí en más deberá fallarse de acuerdo a ésta en los casos análogos, por todos los tribunales.[17]

Procedimiento de creación de normas procesales a través de los principios generales de Derecho

En sí, esta no es una fuente ordinaria como las otras, sino que constituye más bien un método de integración del Derecho, de normas de máxima generalidad obtenidas mediante la deducción del ordenamiento jurídico.[17]

Principios procesales[editar]

Los principios del Derecho son reglas generales que, a pesar de que formalmente no han sido integrados en el ordenamiento jurídico, se entiende que forman parte de este, porque sirven de fundamento a otros enunciados normativos particulares, o bien recogen de forma abstracta el contenido de un grupo de ellos. Así, los principios del Derecho Procesal son criterios generales a partir de los cuales el legislador va a concretar luego en numerosas disposiciones específicas la regulación del proceso y el proceder de sus sujetos.[18] En este sentido, Couture mencionaba que «toda ley procesal, todo texto particular que regula un trámite del proceso, es, en primer término, el desenvolvimiento de un principio procesal (...)».[18] [19]

Los principios procesales se caracterizan por presentarse en forma complementaria y en forma bifrontal. La complementariedad significa que los principios no se dan de forma aislada, sino que muy a menudo se presentan en grupo. Por ejemplo, del principio de igualdad en un proceso contencioso se derivan otros como el principio de bilateralidad o el de contradicción. La bifrontalidad refiere a que, en general, de un principio procesal se puede inferir su opuesto, esto es, que existe la viabilidad técnica de su opuesto, tanto así que las legislaciones pueden, por ejemplo, del principio de escrituralidad a su opuesto, el principio de oralidad.

Evolución histórica[editar]

Sistemas jurídicos procesales[editar]

La distinción de los distintos sistema procesales contemporáneos se relaciona con la de los grandes sistemas jurídicos vigentes en el mundo. La doctrina procesalista de los distintos países no se han puesto de acuerdo acerca de una lista taxativa de sistemas procesales, habiéndo aquellos que dan una lista restringida y otros que dan una más amplia.[20] Estos sistemas responden a realidades políticas, sociales, culturales y religiosas distintas. Por ejemplo, Couture clasificaba los sistemas de la siguiente forma:

  • Sistemas orientales. Son ordenamientos jurídicos con cierta forma estática, preservando algunas fórmulas tradicionales. Algunos de estos sistemas tienen códigos de procedimiento civil modernos, pero la tradición, las costumbres inmemoriables e incluso el orden religioso pueden tener influencia en el orden civil.
    Estos sistemas se pueden agrupar en tres categorías: el sistema chino, el hindú y el musulmán.[20] En cuanto al sistema chino, no necesariamente agrupa al sistema japonés, debido a las diferencias entre ambos ordenamientos procesalistas.
  • Sistema soviético. En el momento en que Couture escribe su obra (década de los años 1950) la Unión Soviética era una realidad. Hoy en día esta clasificación carecería de vigencia dado que ya no existe. Este sistema jurídico se ubicaba entre los sistemas orientales y el romano occidental, y tenía un carácter inmemorial y codificado. El sistema estaba inspirado por el discurso de Lenin: «el Tribunal es uno de los instrumentos del poder del proletariado y de la clase trabajadora rural». Las instituciones procesales del derecho soviético eran sumamente similares a las del derecho romano occidental.[20]
  • Sistema procesal occidental. En occidente, esta categoría agrupa —ya desde hace siglos— al derecho procesal romano y al derecho procesal germánico. A lo largo de la historia, los pueblos europeos han tenido contacto con uno u otro sistema procesal, dándose como resultado algunas fusiones. Posteriormente con la influencia del cristianismo, muchos de estos ordenamientos jurídicos tendieron a irse hacia el derecho romano, a través de las instituciones del derecho canónico. Couture, a continuación, clasifica contemporáneamente varios sistemas occidentales: el sistema hispanoamericano, el luso-brasileño, el francés e italiano, el anglo-americano, y el austro-alemán.[20]

Ramas del derecho procesal[editar]

Existen varias ramas distintas del derecho procesal. Sin embargo, existen dos divisiones importantes:

En los últimos tiempos la importancia del derecho mercantil y del derecho de empresa, y la autonomía que han tomado los procesos en los que se aplica este tipo de derecho (en particular el Concurso de acreedores o la Quiebra) ha hecho que comience a postularse la existencia de un auténtico derecho procesal Mercantil o derecho procesal Concursal.

  • Por el objeto de la disciplina:
    • Derecho procesal orgánico: esta rama estudia la organización y atribuciones de los tribunales de justicia, y el estatuto de quienes conforman éstos.
    • Derecho procesal funcional: esta rama estudia los procedimientos y las actuaciones que integran éstos.

Derecho procesal orgánico (estática procesal)[editar]

Se refiere a los órganos que componen la administración de justicia, su relación entre sí y con los órganos de gobierno. El derecho procesal dícese de la rama que tiene como objetivo ver los procesos jurídicos tanto así como iguales en sí mismos.

Derecho procesal funcional (dinámica procesal)[editar]

Se refiere a la forma en cómo las partes y los organismos impartidores de justicia funcionan, los procedimientos a realizarse en los juicios y los recursos o acciones establecidas para ello. Esto es, la conducta que deben observar tanto las partes como el órgano (poder jurisdiccional) en la tramitación de los asuntos sometidos al conocimiento y decisión de éstos.

Las normas del derecho procesal funcional en cuanto a su naturaleza son de orden público, de ius cogens, y en cuanto tales deben ser aplicadas forzosamente. Ahora bien, esto no debe confundirse con el carácter de las normas aplicables al fondo del asunto que se está juzgando - que pueden ser normas de derecho dispositivo o imperativo -. Si el objeto del proceso está regido por normas de carácter dispositivo, esto se puede manifestar en una serie de instituciones o figuras procesales, en las que las partes ponen fin al proceso (o lo evitan) por ejercer precisamente su poder de disposición sobre el objeto del mismo. Se trata de: Excepcionalmente son normas de índole privado lo que acontece con ciertos derechos que las partes pueden ejercer:

  • Desistimiento de la demanda: la parte demandante decide no continuar con la demanda, renunciando a seguir litigando sobre el asunto en el mismo y, eventualmente, en otro procedimiento.
  • Renuncia: La parte demandante decide renunciar a su acción, antes de intentarla.
  • Allanamiento: la parte demandada decide avenirse a las pretensiones del demandante declarándolo así personalmente o por su representante legal o procesal (procurador) con poderes suficientes para ello, si no existen otras partes demandadas y no se lesionan los intereses públicos o de terceros el Juez pone fin al proceso dictando sentencia de conformidad con las pretensiones del actor y condenando al pago de las costas si existió un requerimiento fehaciente previo a la demanda.
  • Transacción: forma de evitar o poner término a un proceso judicial.
  • Avenimiento: forma de poner término al juicio por acuerdo de las partes, sin la intervención del Juez, como en el caso de la conciliación.
  • Conciliación: forma de poner término al juicio, por acuerdo de las partes, dentro de un proceso judicial. En esta, el juez puede haber propuesto bases para el arreglo.
  • Compromiso: las partes designan a un tercero como árbitro para que conozca del asunto. Se trata de un mecanismo privado de resolución de conflictos que está al margen de la jurisdicción.
  • Abandono del procedimiento o caducidad de la instancia: Se produce cuando transcurre cierto tiempo sin que las partes nada hagan en un proceso, esto es, se requiere la inactividad de las partes.
  • Caducidad de la acción: la misma se produce cuando ha transcurrido el tiempo legal marcado en los códigos de fondo para las determinadas acciones judiciales a entablar y la misma no se ha iniciado o no se ha suspendido o interrumpido. Por ejemplo, el plazo de caducidad de la acción para reclamar daños y perjuicios es de 2 (dos) años, si durante el transcurso de ese tiempo no se inició la acción judicial o no se efectuaron actos interruptivos o suspensivos (por ej. mediación obligatoria), la acción prescribe no pudido reclamar los daños y perjuicios ocasionados.

Interpretación e integración[editar]

Lagunas lógicas[editar]

Lagunas técnicas[editar]

Ámbito de validez[editar]

El ámbito de validez de las normas jurídicas puede ser temporal, territorial, o personal. El ámbito territorial de validez, es decir, el territorio en donde serán aplicables las normas procesales es aquel previsto en la misma Ley procesal; aunque en general, en los estados unitarios será en todo el territorio, mientras que en los estados federales, será en todo el territorio de la federación si es la Ley procesal federal, o podrá ser sólo en el ámbito del territorio del Estado parte si se trata de la Ley procesal estadual. A esto se suman los casos excepcionales, como las embajadas de los países y las naves y aeronaves en los que será aplicable la ley del país de la bandera.

Situaciones jurídicas procesales[editar]

Las situaciones jurídicas procesales son la posición en que se encuentran los distintos sujetos de un proceso, frente a la norma jurídica que regula el proceso.[21] Las situaciones jurídicas procesales pertenecen a la estática procesal, al estudio del proceso prescindiendo de su movimiento o desenvolvimiento;[22] en tanto que los actos procesales son la dinámica procesal. El Derecho, con el fin de organizar el proceso, atrubuye a sus actores ciertos poderes y deberes para regular su actuación. Las situaciones jurídico procesales pueden ser activas, aquellas que confieren a su titular una posición de supremacía; o pasivas, aquellas que dejan a su titular en una situación de sujeción o subordinación.[22]

Hechos y actos procesales[editar]

Los actos procesales son aquellos emanados de las partes, de los agentes de la jurisdiccion o aun de terceros ligados al proceso, susceptibles de crear, modificar o extinguir efectos procesales.

Los hechos procesales son los acontecimientos de la vida que proyectan sus efectos sobre el proceso.

Funciones procesales[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Tarigo, 2010, pp. 37-38
  2. a b c d Couture, 1958, pp. 9-11
  3. Devis Echandía, Hernando (1985). Teoría general del proceso. Editorial Universidad. ISBN 9789509072770. 
  4. Asencio Mellado, José María (1997). Introducción al derecho procesal. Illustrated. p. 254. ISBN 9788480024389. 
  5. «Derecho material y procesal - Derecho Procesal Civil.». Facultad de Derecho. Consultado el 22 de agosto de 2012.
  6. a b c d Couture, 1958, pp. 4-8
  7. a b c d e f Abal Oliú, 2008, pp. 46-51
  8. Couture, 1958, pp. 3-4
  9. a b c d Tarigo, 2010, pp. 38-42
  10. Barrios de Angelis, 1981, pp. 59-60
  11. Alsina, 1956, pp. 40-43: «Mientras las reglas de procedimiento estaban con­ fundidas con las de fondo, participaban de su naturaleza jurídica y estaban sometidas a principios análogos. Pero, a medida que el procedimiento fué independizándose hasta constituir una legislación autónoma, se la substrajo paulatinamente a su influencia, reconociéndosele un régimen ju­rídico propio».
    «Hoy no puede negarse la autonomía del derecho pro­cesal. Frente a la legislación de fondo, su contenido es distinto como diverso su objeto. La acción, la relación procesal, la sentencia, con sus supuestos de órgano judicial y determinación de su competencia, se rigen por normas propias e independientes».
  12. Abal Oliú, 2008, pp. 39-42
  13. a b Abal Oliú, 2008, pp. 201-224
  14. Alsina, 1956, pp. 471-496: «En todo proceso intervienen dos partes: una que pretende en nombre propio o en cuyo nombre se pretende la actuación de una norma legal, por lo cual se le llama actora, y otra frente a la cual esa actuación es exigida, por lo que se le llama demandada. Es una consecuencia del prin­cipio de contradicción...».
  15. a b Chiovenda, 1922b, pp. 27-36: «El sujeto particular de la relación procesal, no siempre es necesariamente el sujeto de la relación sustancial deducida en el pleito. (...) el sustituto procesal obra en nombre propio y es parte en el pleito...».
  16. a b c d Tarigo, 2010, pp. 317-329: «La intervención de terceros en el proceso tiene lugar cuando, durante su desarrollo, ya sea en forma espontánea o provocada, se incorporan a él personas distintas de las partes originarias, con el objeto de hacer valer derechos o intereses propios, aunque vinculados con el objeto del proceso pendiente...».
  17. a b c d e f g h i j Abal Oliú, 2008, pp. 55-81
  18. a b Abal Oliú, 2008, pp. 119-174
  19. Couture, Eduardo J. (1978). Estudios de Derecho Procesal Civil. Tomo III (2ª edición). Buenos Aires: Depalma. p. 51. 
  20. a b c d Couture, 1958, pp. 12-24
  21. Arlas, José (1978). «Situaciones jurídicas procesales». Revista Uruguaya de Derecho Procesal No. 1.
  22. a b Tarigo, 2010, pp. 75-82

Bibliografía[editar]

  • Abal Oliú, Alejandro (2008). Derecho Procesal (3ª edición). Montevideo: Fundación de Cultura Universitaria. 
  • Alsina, Hugo (1956). Tratado Teórico Práctico de Derecho Procesal Civil y Comercial. Tomo I - parte general (2ª edición). Buenos Aires: Ediar. OCLC 868293898. 
  • Barrios de Angelis, Dante (1981). Introducción al Proceso (2ª edición). Montevideo: Idea. 
  • Chiovenda, Giuseppe (1922a). Princìpii di diritto processuale civile [Principios de Derecho Procesal Civil]. Tomo 1. trad. José Casáis y Santaló (3ª edición). Madrid: Editorial Reus. OCLC 15645136. LCCN 31016084. 
  • ————— (1922b). Princìpii di diritto processuale civile [Principios de Derecho Procesal Civil]. Tomo 2. trad. José Casáis y Santaló (3ª edición). Madrid: Editorial Reus. OCLC 15645136. 
  • Couture, Eduardo (1958). Fundamentos del Derecho Procesal Civil (3ª edición). Buenos Aires: Depalma. 
  • Monroy Galvéz, Juan (1996). Introducción al proceso civil. Tomo 1. Bogotá: Temis. ISBN 9789583501067. OCLC 318401739. 
  • Tarigo, Enrique (abril de 2010). Lecciones de Derecho Procesal Civil. Tomo I (6ª edición). Montevideo: Fundación de Cultura Universitaria. ISBN 9974-2-0187-X. 

Enlaces externos[editar]

Normativa procesal[editar]