Pro-Huerta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Pro-huerta»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Laboratorio de biología molecular del INTA

Pro-huerta es un programa pionero y exitoso para promover la seguridad alimentaria que se dirige a la población en situación de pobreza estructural y vulnerable. El Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la República Argentina, ha creado este programa que se lleva a cabo desde 1990 hasta la actualidad. Su fin es que las familias y comunidades logren generar sus alimentos frescos en huertas y granjas. Pro-huerta tiene un alcance de 3,5 millones de personas en América Latina y ha promovido la realización de más de 600.000 huertas familiares.

Promueve una alimentación diaria con frutas y verduras frescas, y otros productos de granjas, y además ayuda a conservar y procesar domésticamente alimentos. Por otra parte estimula las redes de trueque y microemprendimientos.

Según datos aportados por el INTA, en 2010 Pro-Huerta cuenta con 19.000 promotores o agentes multiplicadores, que acompañan la labor de alrededor de 700 técnicos intervinientes. Esta red de vinculación comprende más de 9600 instituciones, escuelas y entidades (municipales, provinciales y nacionales). De las 630.000 huertas familias asistidas y de las 148.000 granjas, el 33% correspone a áreas rurales, el 40% a áreas urbanas y el 27% a grandes ciudades".[1]


Educación hortícola y alimentaria[editar]

Entrada a la Estación Experimental Anguil.

Pro-Huerta atiende a familias urbanas y rurales bajo la llamada línea de pobreza. Uno de los grupos que prioriza es el de niños de escuelas de zonas socialmente críticas.

Para participar en el programa se precisa: tener una superficie adecuada para realizar una huerta, y tomar parte en la capacitación del Programa mismo. Los futuros beneficiarios asumen el compromiso para la continuidad en el cultivo de la huerta. Inicialmente Pro-Huerta seleccionó semillas hortícolas de “tipo” (12 especies) como constitutiva para una huerta de familia de cinco personas con una superficie de 100 m². El programa originado en Argentina se fue adaptando a las diversas condiciones agroecológicas, diferenciándolas según regiones y consumo local. El programa tiene dos campañas anuales: “otoño-invierno” y “primavera-verano”.[2]

La propuesta de capacitación del Pro-Huerta contempla tanto actividades formales como no formales de mucha importancia pedagógica. La capacitación procura consolidar los saberes, valores y recursos para incrementar las capacidades de la gente.

Impacto social, económico y ambiental[editar]

El programa Pro-huerta viene teniendo un gran impacto alimentario, social y ambiental del programa, lo cual también es objeto de estudio y mejora del programa.

Tanto en las huertas familiares como las comunitarias, lo que se procura es un modelo de autoabastecimiento. Por su parte, las huertas escolares cumplen un rol principalmente tienen un rol más bien motivacional y pedagógico. A nivel nutricional se ha observado que la producción de huertas familiares típicas, cubrirían más del 70 % de la recomendación global de consumo con un 75% de vitamina A y 37% de vitamina C .

El programa Pro-Huerta se basa en la elevada pertenencia de sus actores y está propiciada por una coordinación horizontal y el desarrollo de estrategias participativas. Para ello capacita promotores voluntarios, y genera, adapta y aplica las tecnologías apropiadas. Esta práctica productiva promueve el uso de técnicas amigables con el medio ambiente, el aprovechamiento de recursos locales y el uso de tecnologías apropiadas que mejoran el hábitat y la calidad de vida de las familias productoras y todo su entorno y toda su comunidad. Por último, en cuanto al medioambiente, se ha evaluado que se producen mejoras en las condiciones sanitarias, fortalecimiento de la biodiversidad y las técnicas ancestrales agronómicas. El programa es interpretado como sustentable y eficiente a nivel social, económico y ambiental.

Cooperación Sur-Sur[editar]

Se ha considerado que el programa Pro-Huerta es un ejemplo notable de cooperación Sur-Sur. Un ejemplo saliente lo constituye el proyecto llevado a cabo exitosamente en Haití desde el 2005 con 17.000 familias (110.000 personas) con la ayuda de Canadá y España.[3]

Referencia[editar]

  1. El Pro-Huerta cumple 20 años, 31 de julio de 2010, diario La Nación.
  2. [1]
  3. [2]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]