Pringá

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pringá de puchero andaluz servida de la forma tradicional, una vez aplastada con el pan.
Montaditos de pringá.

Se llama pringá (de «pringar»,[1] por la forma tradicional de comerla) a los ingredientes cárnicos del puchero o del cocido andaluz, es decir, a la carne —magro, falda, pollo, etcétera—, morcilla, chorizo y tocino, que, una vez cocinados junto al resto del guiso, se desmenuzan y pringan con trozos de pan para tomarlos como segundo plato, o bien se trituran para untarlos en pan. Son particularmente populares los montaditos de pringá, que se sirven como tapa. Se comercializa industrialmente a modo de paté.[2] También se usa como ingrediente de otras recetas más elaboradas, particularmente croquetas. Es un plato típicamente andaluz.

Historia[editar]

Según Emilia González Sevilla,[3] la pringá procede de la olla podrida, plato que a su vez se originó de la antigua adafina sefardí, guiso que se preparaba en el siglo XV los viernes por la noche a fuego lento para consumir caliente al día siguiente respetando el sabbat (obviamente esta receta no incluía cerdo, sino cordero).

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Real Academia Española (2001), «pringar2», Diccionario de la Lengua Española (22.ª edición), http://buscon.rae.es/draeI/SrvltGUIBusUsual?LEMA=pringar 
  2. Véanse por ejemplo las comercializadas por Hermanos Moreno bajo la marca Casanaval.
  3. González Sevilla, E. (1998). A la mesa con los reyes de España. Ediciones Temas de Hoy. ISBN 978-84-7880-912-7. 

Enlaces externos[editar]