Principio de la Mínima Sorpresa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En informática, el Principio de la Mínima Sorpresa se aplica al diseño de interfaces, diseño de 'software' y la ergonomía.

Este principio establece que cuando dos elementos de una interfaz entran en conflicto o son ambiguos, el comportamiento del programa ha de ser el que genere la mínima sorpresa por parte del usuario. En particular, un programador debería pensar en el comportamiento que menos sorprenda a quien use el programa en lugar del más natural para quien conozca el comportamiento interno del mismo.[1]

En la práctica, conlleva la elección de acciones por defecto adecuadas.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]