Prince of Persia: Las dos coronas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Prince of Persia: Las Dos Coronas
Desarrolladora(s) Ubisoft Montreal
Distribuidora(s) Ubisoft
Diseñador(es) Kevin Guillemette
Compositor(es) Stuart Chatwood
Motor d:q2377492
Plataforma(s) Windows, PlayStation 2, Móvil, Nintendo GameCube, Xbox, PlayStation Portable, Mac y Wii
Fecha(s) de lanzamiento

PlayStation 2

Bandera de los Estados Unidos 1 de diciembre de 2005
Bandera de Unión Europea 2 de diciembre de 2005

XBox, GameCube y Microsoft Windows

Bandera de los Estados Unidos 1 de diciembre de 2005
Bandera de Unión Europea 9 de diciembre de 2005


PSP, Wii (como Rival Swords)

Bandera de los Estados Unidos 3 de abril de 2007
Bandera de Unión Europea 5 de abril de 2007
Género(s) Aventura/Acción
Serie Prince of Persia
Modos de juego

Un jugador en 3ªpersona

Clasificación(es)

PG

PEGI: 12+
Formato(s) CD y DVD

Prince of Persia: The Two Thrones o Prince of Persia: Las Dos Coronas en español., es la tercera parte de la saga de las arenas del tiempo con Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo y Prince of Persia: El Alma del Guerrero que se lanzó a finales del 2005; y a finales del 2007 para PSP y Wii como Prince of Persia: Rival Swords.

Enlace a la serie[editar]

En el video de introducción, se muestran imágenes de un barco, en este viajan el príncipe y Kaileena. Regresan de la Isla del Tiempo, tras los sucesos acontecidos en Prince of Persia:El Alma del Guerrero. Ella inicia relatando: Todos cometemos errores, algunos pequeños, otros grandes. Pero su error, cargado de inocencia y promovido por el orgullo, fue el más grande y terrible de todos. Algunos creen que cuando el Príncipe viajó a la Isla del Tiempo, para escapar de la muerte, regresó solo; el amuleto destruido, El Dahaka sometido, La Emperatriz muerta. Por fin el Príncipe era libre...pero no fue así como sucedió. La verdad es que eligió salvarme de mi destino. Con ello me liberó...y nos condenó a todos El príncipe y Kaeleena navegan en el barco rumbo a Babilonia, hogar del príncipe, para vivir juntos. Entonces vemos como el príncipe, intentando deshacerse de cualquier objeto que tenga que ver con las arenas, tira al agua la última reliquia de las arenas del tiempo. Detrás de él, aparece Kaileena, que le dice Príncipe, de todos los futuros posibles, este era el más prometedor...pero algo ha cambiado. A lo que el Príncipe le responde No os preocupéis Kaileena. Ningún mal os aguarda en Babilonia, os lo prometo. Mirad, casi estamos en casa Cuando estaban llegando, descubren como Babilonia esta invadida, en ese momento atacan su barco y lo destruyen. Los dos caen al agua quedando inconscientes. Kaileena llega a la orilla y el Príncipe también, pero a varios metros de distancia. El Príncipe despierta y contempla el panorama de batalla. A lo lejos reconoce a Kaileena inconsciente. Observa como unos soldados la encuentran y se la llevan. El Príncipe grita Dejadla!. Aquí es donde el jugador comienza su recorrido.

Desarrollo de la historia[editar]

Ellos llegan a Babilonia y está toda la ciudad asediada, entonces atacan su barco y lo hunden, el príncipe se va por un lado y Kaileena por otro. Entonces vemos como el príncipe se despierta en la orilla del puerto, donde antes se comerciaba, y ve como se llevan a Kaileena dos guardias. Aquí es donde comienza el juego. A continuación él va en busca de Kaileena, atravesando trampas, enemigos, hasta que llega a la sala del trono y se escucha un diálogo de alguien que le habla a Kaileena. Ese alguien era el visir quien mata a Kaileena. Cuando viajó a la isla, encontró el reloj de arena, la daga del tiempo y libros con secretos. Dice que en un sueño la daga cobró vida y le dijo lo que debía hacer para conseguir la vida eterna. Mientras se escucha el diálogo, llega a donde está Kaileena, en la terraza.

Cuando llega el príncipe decide atacar a todos pero un hombre bajo y rechoncho le bloquea el paso junto a una mujer (Mahasti) que le clava una cadena (la Daggertail ) al brazo izquierdo. En ese momento Kaileena es atada y el visir, con la daga del tiempo, mata a Kaileena, convirtiéndola en arena, luego él mismo se la clava para conseguir la vida eterna, pero se transforma en un monstruo que podía volar con el poder de las arenas, tenía la piel dorada y unos picos alargados en la espalda que servían para atacar y para protegerse y, por si fuera poco, desata una plaga por todo el reino convirtiendo a todo su ejército en monstruos de arena. El príncipe logra romper la cadena, aunque se queda con un trozo enganchado, y va corriendo hacia la daga que se le cayó al visir mientras se transformaba, pero se derrumba todo, aun así coge la daga y la clava contra la pared para bajar sin morir. Después de bajar le pide perdón a su padre en donde quiera que esté. Entonces él va hacia abajo del palacio, pero cuando llega su brazo le empieza a doler y cae por un agujero.

Cuando se despierta, oyendo una voz diciéndole que se despierte, tiene el brazo un poco brillante. Está en las cloacas, mientras intenta salir escucha una voz que no sabe de dónde proviene. Llega un momento en que el brazo le duele mucho y se transforma en el príncipe oscuro. Después de luchar con algunos monstruos, habla con esa voz (que pertenece a su mitad maligna despertada por la magia de las arenas y creada por la rabia, orgullo y actos egoístas pasados del príncipe) y le pregunta si eso es permanente, está le dice que si él quiere lo será, a lo cual la voz le dice que al final lo querrá. Más tarde, el príncipe descubre que tiene que alimentarse de las arenas cuando esta en su forma maligna o de lo contrario morirá. Mientras se desarrolla la historia, llega a un estanque y cuando lo toca se vuelve a su apariencia normal, eso ocurre cada vez que toca el agua, siempre y cuando esté transformado en el príncipe oscuro. Más tarde se revela que esa voz y esa cosa en que se transforma, es su yo nunca explorado, sus sueños nunca cumplidos, y que se transforma en eso porque está infectado por las arenas a causa de la cadena.

Entonces el príncipe comienza a buscar al visir, mientras tanto él se transforma y se limpia. En un momento, el agarra una carroza para ahorrar tiempo, yendo por las calles de la ciudad, pero se encuentra con unos monstruos que llevan a un preso en una caja de barras de madera y lo comienzan a perseguir. A continuación, se ve cómo el preso escapa cayendo al suelo y rompiendo un lado de la caja con una patada. Mientras tanto, el príncipe sigue escapando hasta que entra en la ciudad (antes estaba en la ciudadela).

Más adelante, cuando iba a subir por un balcón, fue un monstruo a matarlo, pero unas flechan lo asesinan . El príncipe no sabe de dónde vinieron, así que sigue su camino. Más tarde lucha contra un monstruo gigante (Klompa) que resulta ser el guardián rechoncho que estaba en la terraza cuando mataron a Kaileena, pero el príncipe antes de enfrentarlo dice que era un monje afectado por el poder de las arenas. Al matarlo libera a unos ciudadanos, pero se comienza a transformar, y escapa por un túnel. Ya dentro, se transforma. Al pasar el tiempo el príncipe se destransforma después de pasar unas trampas.

Pasado un rato, vuelve a venir un monstruo hacia él y unas flechas también lo matan, entonces ve que es Farah. Después de un tiempo, deciden aliarse para matar al visir.

Mucho más tarde, el príncipe y Farah escuchan un grito de una mujer suplicando por su vida. El príncipe, obedeciendo a su voz interior corrupta, decide no hacer caso, pero Farah quiere salvarla, entonces se separan. Pero el príncipe, por una vez, piensa en alguien que no es él y vuelve para buscarla. El juego transcurre, hasta que la vuelve a encontrar, le dice que estaba equivocado, pero justo aparece alguien intenta matarlos, que resulta ser Mahasti, la mujer que le clavó la cadena al príncipe. Farah se va a ayudar a los guardias y el príncipe a ocuparse de Mahasti. La mata después de transformarse. Entonces, estando transformado, Farah lo ve, discuten y se vuelven a separar.

El príncipe va tras ella para explicárselo, cuando la encuentra, ya con su apariencia normal, le dice que lo siente, entre otras cosas y siguen la búsqueda. Mientras se desarrollaba la historia en que la buscaba de nuevo, la voz del príncipe oscuro se burla de él porque dice que es blando debido a sus sentimientos. Más tarde se vuelven a separar. El príncipe, eventualmente, queda encerrado en una mina abandonada, tras seguir a Farah. Después de usar una estatua de su padre para destruir una puerta, libera a muchos de los ciudadanos de Babilonia, que le gratifican. Luego agarra una carroza y sigue a unos monstruos. Durante su carrera en carroza el príncipe se encuentra más tarde luchando contra Axe y su amigo Blade, dos monstruos muy poderosos. Cuándo parecía que todas las esperanzas se habían apagado, termina de matarlos gracias a la ayuda de Farah, que se acuerda de él y vuelve en su ayuda. Vuelven a separarse y Farah logra llegar al salón del trono. Cuando se encuentran ella está encerrada al otro lado de un puente. Cuando va a por ella aparece el visir y captura a Farah para convertirla en su reina y el príncipe cae debido a que el visir destruye el puente.

Cuando va cayendo se transforma en el príncipe oscuro y se salva. Entonces se da cuenta de que está en el pozo de sus ancestros. Más tarde llega al fondo del pozo donde encuentra a su padre muerto. Él decide no seguir escapando de sus errores y decide afrontar las consecuencias, mientras vuelve a la normalidad, sin necesidad de tocar el agua.

Llega a la torre superior, donde está el visir y Farah.

Después de matar al visir clavándole la daga y liberar a Farah, aparece Kaileena (hecha de las arenas que dejó el visir y su ejército al ser destruidos), el príncipe le da la daga (al ser también de arena, esta se disuelve formando parte de ella). Kaileena libera al príncipe de la Daggertail y le dice que este mundo no se hizo para ella, pero que hay otros y encontrará su lugar como el príncipe ha encontrado el suyo, mientras ella desaparece en el viento. Cuando se disponen a irse el príncipe ve su corona, y cuando va a tomarla, aparece el príncipe oscuro y la toma antes de que él. Entonces, el príncipe empieza a atacarlo, y de repente aparece en un reino mental (en su propia mente). El príncipe oscuro dice que puede vivir sin la necesidad de arena, también le dice que él podría haber sido el rey más grande gracias a tener el poder de controlar el tiempo, que le advirtió y le repitió que no debería olvidar su misión, que él solo se dedicaba a llorar por su padre y Kaileena y Farah, y que él no había aparecido por arte de magia, que ningún visir lo conjuró, si él existía era porque el príncipe verdadero era así, que él era el príncipe de verdad (eso es lo que el príncipe oscuro le decía mientras el verdadero lo seguía en el reino mental de arena). En algunas ocasiones aparecía en lugares donde ya había estado (visiones tomadas de sus propios recuerdos). En uno de esos lugares, aparece en la habitación de Farah. Cuando vuelve al reino mental, está en una plataforma, con Farah diciéndole que no le haga caso a esas sombras, que este lugar apesta a tristeza y propósitos crueles, y que la siga. El príncipe le hace caso y siguiéndola sube por unas escaleras hacia una luz (la salida del reino mental), mientras sube se escucha al príncipe oscuro (su mitad corrupta) pidiéndole que no lo abandoné, entonces, se despierta.

Cuando se levanta, está en la torre superior con Farah. Más tarde, cuando contemplan la puesta de sol, Farah le pregunta: "¿Cómo sabías de verdad mi nombre?" (Le pregunta esto porque cuando la vio por primera vez le dijo: "Farah", y ella le preguntó que cómo sabía su nombre y él se inventó una excusa). Entonces el príncipe le dice: "Todos creen que el tiempo es como un río que fluye fuerte y seguro en una sola dirección, pero yo le he visto la cara al tiempo y os puedo asegurar que no es así. El tiempo es como un océano en la tormenta. Venid y os contaré una historia como nunca antes habréis escuchado otra...".Esta frase es con la que comienza el primer juego de esta saga, Prince of Persia: Las Arenas del Tiempo, que es como si el príncipe contase toda la historia de los tres juegos otra vez.

Desarrollo y producción[editar]

Los desarrolladores de Las Dos Coronas afirmaron que estaban destinados a hacer del juego una igualdad de Ubisoft, mezclando los dos anteriores Prince of Persia. El primer juego, Las Arenas del Tiempo, fue relativamente ligero en el estado de ánimo, mientras que la segunda, El Alma del Guerrero, fue significativamente más oscuro y sombrío.

Yuri Lowenthal fue confirmado su papel como actor de voz para el Príncipe. Yuri fue también el actor de voz para el Príncipe en The Sands of Time. El Prince oscuro fue expresado por Rick Miller. Stuart Chatwood y Inon Zur, de los compositores El Alma del Guerrero, ambos regresaron a componer la partitura del juego, que ha sido descrita como "tener influencias persas, pero es mucho más épica que Las arenas del tiempo".

Muchos videos oficiales fueron puestos en libertad con humor, como los bloopers de la mecánica (en un pre-formato prestados) y "vida real" de formación.

Primera Versión Desarrollada[editar]

Se sabe que antes del nombre "Las Dos Coronas" esta entrega se conocía antes como Kindred Blades (Espadas Semejantes en español), aunque ahora se conoce mucho más su existencia, en convenciones como la de E3 2005 se presentó trailers y gameplay que mostraban un ambiente más oscuro y sangriento, similar a El Alma del Guerrero, en cuanto a iluminación y también otros cambios como la presencia de mutilaciones, más matanzas rápidas y mucho más violentas, así también, se ve que el príncipe aún llevaba el medallón (mas no la daga, como arma se usaba una daga cualquiera) y vestía la armadura de El Alma del Guerrero junto con una bufanda en el cuello de color gris. En la historia, el príncipe (aún con la personalidad del juego anterior) regresa con su amada Kaileena, encuentra su ciudad asediada e intenta solucionar las cosas a su modo, pero en el intento es capturado (en vez de Kaileena). La Emperatriz del Tiempo se suicida para soltar las arenas y ayudar al príncipe, pero este en ese preciso momento el príncipe no tenía puesto el medallón y es infectado por las arenas del tiempo (aunque la infección nunca se ve en su brazo), creando al príncipe oscuro, quien aquí, tenía una apariencia diferente, de cabello blanco y ojos brillantes (la piel no cambiaba de color). En el juego este príncipe oscuro no perdía la salud, se podía elegir convertirse en este ser cada vez que se necesitaba si se tocaba el fuego y volver a la normalidad mediante el agua. La presencia de Farāh no fue confirmada porque no iban a haber personajes reciclados en esta versión (sino hasta cuando se empezó el desarrollo Las Dos Coronas) y se cree que el Vizir no aparecería, y también que abrían 2 finales como en El Alma del Guerrero. El actor que ponía voz al príncipe en El Alma del Guerrero también sería el de aquel juego.

Este juego fue desarrollado por completo, solo se esperaba a su lanzamiento en Diciembre del 2005, cuando varios de los fans se quejaron del ambiente oscuro parecido a El Alma del Guerrero, por eso el juego fue eliminado por desgracia y se comenzó a producir la versión que se lanzó (Las Dos Coronas). Este hecho creo la discordia entre aquellos que creían que la versión lanzada es un pésimo cambio a la primera versión y entre quienes creían que mejor se hubiera lanzado el "Kindred Blades".

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]

Prince of persia
Ubisoft