Primera Guerra Civil Castellana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Primera Guerra Civil Castellana
la Guerra de los cien años
Battle najera froissart.jpg
La batalla de Nájera (1367)
Fecha 13511369
Lugar Corona de Castilla
Resultado Victoria de Enrique de Trastámara tras el asesinato de Pedro I.
Consecuencias
Beligerantes
Escudo de la Corona de Castilla.svg Pedristas:
Royal Arms of England (1340-1367).svg Reino de Inglaterra
Blason Royaume Navarre.svg Reino de Navarra[1]
Arms of the Emirate of Granada (1013-1492).svg Reino nazarí de Granada
Armoiries Majorque.svg Reino de Mallorca
Escudo de la Corona de Castilla.svg Enriquistas:
France moderne.svg Reino de Francia
Armas de Aragón.svg Corona de Aragón
Comandantes
Escudo de la Corona de Castilla.svg Pedro I
Royal Arms of England (1340-1367).svg Eduardo de Woodstock
Royal Arms of England (1340-1367).svg Juan de Gante
Blason Navarre.png Carlos II
Armoiries Majorque.svg Jaime IV[2]
Escudo de la Corona de Castilla.svg Enrique de Trastámara
Escudo de la Corona de Castilla.svg Tello de Castilla
Escudo de la Corona de Castilla.svg Fernando Sánchez de Tovar
France moderne.svg Beltrán Duguesclín

La Primera Guerra Civil Castellana fue un conflicto que se produjo entre los partidarios del rey Pedro I de Castilla, el Cruel para la nobleza o el Justiciero para el pueblo llano, y los partidarios de Enrique II de Castilla.

Motivos del conflicto[editar]

Crisis del poder nobiliario[editar]

La Primera Guerra Civil Castellana fue fruto de la división durante el reinado de Alfonso XI de la corte de Castilla: una encabezada por la reina María de Portugal, y otra por la amante del rey, Leonor de Guzmán, y que dio al soberano diez hijos, incluido Enrique de Trastámara. El conflicto, a veces descrito como una guerra de sucesión, fue más allá de los dos pretendientes al trono. La rebelión de Enrique de Trastámara, que se sostuvo con el apoyo de la nobleza castellana, frente al rey Pedro I de Castilla, intentó recortar las atribuciones de éste y, sobre todo, su influencia política. Esta alianza entre el hijo bastardo del rey Alfonso XI y la nobleza fue bien percibida por la población como un obstáculo a las leyes que Pedro promulgó en las Cortes de Valladolid de 1351, que promovían el comercio y la artesanía y la seguridad de las personas.

Como resultado, el pueblo llano apoyó al rey de Pedro, dándole el sobrenombre de Justiciero, mientras que sus enemigos lo apodaron el Cruel.

Pedro I de Castilla, el Cruel o el Justiciero, realizó una política de fortalecimiento de la autoridad real frente a la alta nobleza, al tiempo que comenzó una guerra contra Aragón.

En 1366 Enrique de Trastámara, hijo bastardo de Alfonso XI, regresó desde Francia, depuso a Pedro I de Castilla y se proclamó Rey en el monasterio de Las Huelgas.

Pedro I y Enrique de Trastámara[editar]

Hijo y heredero de Alfonso XI, Pedro I hace frente a la agitación de la alta nobleza de Castilla, especialmente de sus hermanastros Enrique de Trastámara y Fadrique Alfonso de Castilla a quienes, por influencia de su madre, el rey Alfonso XI, había colmado de honores generando el malestar de Pedro y la reina madre.

Tercer hijo ilegítimo de Alfonso XI y Leonor de Guzmán, Enrique fue adoptado por Rodrigo Álvarez de las Asturias, conde de Trastámara, que le transmite el título en 1345. La muerte de su padre causó caída en desgracia de su madre y la pérdida de su poder, lo que le condujo a rebelarse en 1351, fecha de la detención y ejecución de su madre por orden de Pedro I de Castilla.

En 1353, Pedro I de Castilla tiene 19 años. Bajo la influencia de su amante, María de Padilla, elige gobernar sosteniendo su poder en el pueblo llano. Su voluntad de fortalecer la autoridad real dio lugar a que tratara autoritariamente y con dureza a la nobleza alta castellana lo que ocasionó que ésta última pronto se rebelase abiertamente: su anterior favorito,el anciano Juan Alfonso de Albuquerque, deseoso de devolver el poder a la nobleza, organizaría una alianza entre los príncipes bastardos y el rey Pedro IV de Aragón.

En Toledo, capital de Castilla, Pedro I castiga brutalmente a los conspiradores y a sus parientes, declara la guerra a Aragón y mata a tres de sus medio hermanos. El Justiciero se convierte en el Cruel.

Inicio de la rebelión y de la guerra[editar]

Entre 1352 y 1354, la figura emblemática de la rebelión es el noble Juan Alfonso de Albuquerque, ex favorito del rey y la reina madre, quien cayó en desgracia cuando el matrimonio entre Pedro I de Castilla y Blanca de Borbón fracasó debido a los retrasos en el pago de la dote y los malos tratos infligidos por el soberano a su esposa. Albuquerque fue el arquitecto clave de la conspiración y pagaría el precio de su fracaso. Se refugió en Portugal y Pedro I, que contaba todavía con el apoyo de sus hermanastros Enrique y Fadrique, los sitúa guardando la frontera con Portugal, pero bajo la supervisión de un pariente de su amante María de Padilla. Habiendo sido informado en secreto de las relaciones entre sus medio-hermanos y Albuquerque, lleva a estos a unirse abiertamente a la rebelión, a la que también se sumaría un nuevo partido, compuesto de la familia y aliados de Juana de Castro, recién casada con Pedro I de Castilla gracias a la controvertida anulación de su matrimonio anterior y abandonada de la misma forma que Blanca de Borbón.

Hasta 1354, Enrique de Trastámara perpetra actos aislados de rebelión, con la ayuda de sus hermanos. Llevó a cabo su parte de un movimiento de resistencia más general, la de la nobleza castellana, cuyos episodios marcó los primeros años del reinado de Pedro I de Castilla. Estas rebeliones fueron duramente reprimidas por el rey, que no vacila en ejecutar a los agitadores, a pesar de su rango y de los usos con que se castigaban tales actos (prisión, exilio o confiscación de tierras y castillos).

Primera rebelión[editar]

En octubre de 1354, Albuquerque moría envenenado en Medina del Campo convirtiéndose Enrique de Trastámara en el jefe de la rebelión. Se celebra en Tejadillo, pueblo cercano a Toro una reunión entre los rebeldes y Pedro quien, a pesar de la vigilancia de que es objeto durante su estancia, logra convencer a los infantes de Aragón y Tello de Castilla, hermano de Enrique de Trastámara a abandonar la rebelión. Marcha a Segovia y convoca las Cortes en Burgos donde se votarían subsidios para armar un ejército para sofocar la rebelión.

En 1355, el ejército real toma la ciudad de Toledo, donde la población se levantó y empezó a ejecutar a los rebeldes. La ciudad de Toro cae en 1356. Estos primeros enfrentamientos benefician en gran medida al rey. Enrique de Trastámara debe huir y refugiarse en Francia con el rey Juan II y el delfín Carlos.

Guerra entre los reinos de Castilla y Aragón[editar]

Aprovechando la calma interna y tomando como pretexto un incidente entre una flota aragonesa y buques genoveses, Pedro I de Castilla declara la guerra a Aragón. Entre 1356 y 1361, el ejército castellano invade el reino aragonés y conquista varias ciudades.Al mismo tiempo Enrique de Trastámara y su ejército combaten al lado del rey de Aragón, Pedro IV el Ceremonioso. El 18 de mayo de 1361, se firmó la paz en Terrer.

Asimismo, entre 1356 y 1360, Pedro I de Castilla mata a sus enemigos: Juan de La Cerda, Fadrique Alfonso de Castilla, Juan de Aragón hermanastro de Pedro IV el Ceremonioso, Leonor de Castilla...

La dura guerra encabezada por Pedro I de Castilla contra el reino de Aragón y el resentimiento nacido de sus exacciones debilitan sustancialmente su poder y permiten a Enrique de Trastámara considerar una conquista del reino de Castilla.

Segunda rebelión[editar]

Enrique de Trastámara decidió atacar en 1360 y procedió a apoderarse de la ciudad de Nájera. Durante la toma de la ciudad, Juan Fernández de Hinestrosa, tío de María de Padilla y favorito de Pedro I de Castilla, fue asesinado. En represalia, Pedro I ordena la muerte de dos hermanos de Enrique y envía sus tropas a Nájera en abril. Enrique de Trastámara es derrotado y debe refugiarse en la ciudad. Inexplicablemente, Pedro I de Castilla no sitia la ciudad y vuelve a Sevilla. El Trastámara se refugió de nuevo en Francia.

Desarrollo del conflicto[editar]

Pedro I de Castilla pidió ayuda a Eduardo III de Inglaterra. Eduardo de Gales —el Príncipe Negro— recluta un gran ejército y se la concede a cambio del reembolso de los costes y de la concesión de territorios hispánicos. Así la guerra se internacionalizó.

El triunfo del ejército de Pedro en la batalla de Nájera le permitió recuperar el trono sin embargo su hermanastro Don Enrique consiguió escapar. Dado que la guerra con Don Enrique de Trastámara continuaba y no podía hacer frente a sus deudas en el pacto que hizo con los ingleses, el Príncipe Negro retiró sus tropas. Enrique II de Castilla financiado por los franceses lanzó un duro ataque contra Pedro I de Castilla, y finalmente, en la Batalla de Montiel, acabó con su vida en 1369.

Enrique II de Castilla fue declarado rey y la dinastía Trastámara se instauró en Castilla.

Notas[editar]

  1. Salvo cambio de bando esporádico.
  2. Pretendiente al trono en el exilio.

Bibliografía[editar]

  • Valdeón Baruque, Julio, Pedro I el Cruel y Enrique de Trastámara: ¿la primera guerra civil española?, Aguilar, 2003.

Enlaces externos[editar]