Primer Convenio de Ginebra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Primera Convención de Ginebra, año 1864

El Primer Convenio de Ginebra, para Aliviar la Suerte de la Condición de los Heridos de los Ejércitos en Campaña, es uno de los cuatro tratados internaciones de los Convenios de Ginebra. Define "la base sobre la que descansan las normas del derecho internacional para la protección de las víctimas durante los conflictos armados".[1] Fue adoptada por primera vez en 1864, pero se ha actualizado de manera significativa en 1906, 1929 y 1949. Está inextricablemente ligado al Comité Internacional de la Cruz Roja, que es a la vez el instigador de la creación y de hacer cumplir los artículos de esas convenciones.

Historia[editar]

El Primer Convenio de Ginebra se instituyó en un período crítico en la historia política y militar de Europa política. Entre la caída de Napoleón I en la Batalla de Waterloo en 1815 y el ascenso de su sobrino en la campaña de Italia de 1859, las potencias habían mantenido la paz en el oeste de Europa.[2] Sin embargo, con el conflicto en la península de Crimea, la guerra había vuelto a Europa, y mientras que los problemas estaban "en una región distante y de difícil acceso", el norte de Italia, "se convirtió en un modo de acceder desde todas partes de Europa occidental, que al instante se llenó de curiosos y de observadores", mientras el derramamiento de sangre que, hasta entonces no era excesivo a la vista, resultó algo extraño y sorprendente.[2] A pesar de su intención de aminorar los estragos de la guerra el inicio de la Primera Convención de Ginebra inauguró "una renovación de la actividad militar a gran escala, a la que el pueblo de Europa occidental... no estaba acostumbrados desde que Napoleón I había sido eliminado."[2]

El movimiento por un conjunto internacional de las leyes para regir el tratamiento y la atención a los heridos y prisioneros de guerra comenzó cuando el activista de socorro Henri Dunant fue testigo de la batalla de Solferino en 1859, combate entre los ejércitos de franceses - piamonteses y el Ejército austriaco en el norte de Italia.[3] El posterior sufrimiento de los 40 000 soldados heridos que quedaron en el campo debido a la falta de instalaciones, personal, y treguas para darles la asistencia médica motivó a Dunant entrar en acción acción. Al regresar a Ginebra, Dunant publicó su cuenta de Un souvenir de Solferino y, a través de su pertenencia a la Sociedad de Ginebra para el Bienestar Público, instó a convocar a una conferencia internacional, ayudando después a crear el Comité Internacional de la Cruz Roja en 1863.[4]

El Comité Internacional de la Cruz Roja, al tiempo que reconoce que es "sobre todo, el deber y la responsabilidad de una nación, es salvaguardar la salud y el bienestar físico de su propio pueblo", sabiá que siempre, sobre todo en tiempos de guerra, serián "una necesidad las agencias voluntarias para complementarlas...los organismos oficiales encargadas de estas responsabilidades en todos los países."[5] Para asegurarse de que su misión era ampliamente aceptada, se requería un conjunto de normas para regir sus propias actividades y las de las partes beligerantes implicadas.

El 22 de agosto de 1864, varios países europeos se congregaron en Ginebra, Suiza donde se firmó el Primer Convenio de Ginebra:

Firma del Primer Convenio de Ginebra por algunas de las principales potencias europeas en el año 1864
  1. Gran Ducado de Baden (hoy Alemania)
  2. Reino de Bélgica
  3. Dinamarca
  4. Imperio Francés
  5. Hesse-Darmstadt (hoy Alemania)
  6. Reino de Italia
  7. Reino de los Países Bajos
  8. Reino de Portugal
  9. Reino de Prusia (hoy Alemania)
  10. Reino de España
  11. Confederación Suiza
  12. Reino de Wurtemberg (hoy Alemania)

Noruega y Suecia firmaron en el mes de diciembre.

No sólo fue el primero,sino que fue también el más básico y "su fuerza obligatoria deriva desde el consentimiento implícito de los Estados que lo han aceptado y aplicado en la realización de sus operaciones militares."[2] Este primer esfuerzo previene sólo para:

  1. la inmunidad de captura y destrucción de todos los centros para el tratamiento de soldados heridos y enfermos,
  2. la recepción y tratamiento imparcial de todos los combatientes,
  3. la protección de los civiles que prestan ayuda a los heridos, y
  4. el reconocimiento del símbolo de la Cruz Roja como medio de identificación de personas y equipos cubiertos por el acuerdo.[6]

A pesar de sus mandatos básicos fue un éxito en la rápida ejecución de importantes reformas.

Debido a las ambigüedades significativas en los artículos de ciertos términos y conceptos, y más aún a la rápida evolución de la guerra y la tecnología militar, los artículos originales tuvieron que ser revisados y ampliados, en gran parte en el Segundo Convenio de Ginebra en 1906 y en el Convenio de La Haya de 1899 que amplió los artículos a la guerra marítima.[7] Fue actualizado de nuevo en 1929 cuando se hicieron pequeñas modificaciones al mismo. Sin embargo, como Jean S. Pictet, Director del Comité Internacional de la Cruz Roja, señaló en 1951, "la ley, sin embargo, siempre va a la zaga de la caridad, sino que además llega tarde en la conformación de las realidades de la vida y la necesidades de la humanidad", como tal, es deber de la Cruz Roja "ayudar en la ampliación del ámbito de la aplicación de la ley, en el supuesto de que... la ley conservará su valor", principalmente a través de la revisión y ampliación de estos principios básicos del Primer Convenio de Ginebra.[1]

Resumen de las disposiciones[editar]

Los diez artículos originales del tratado de 1864[8] se han ampliado a los actuales 64 artículos. Este largo tratado protege a los soldados que están fuera de combate (fuera de la batalla, debido a una enfermedad o lesión), así como del personal sanitario y religioso y de los civiles en la zona de batalla. Entre sus principales disposiciones:

  • Artículo 12; Establece que los soldados heridos y los enfermos que están fuera de la batalla debe ser tratados con humanidad y, en particular, no deben ser muertos, heridos, torturados o sometidos a la experimentación biológica. Este artículo es la piedra angular del tratado, y define los principios de la mayoría del resto que derivan del tratado,[9] incluyendo la obligación de respetar las unidades médicas y sus establecimientos (capítulo III), al personal encargado de la atención de los heridos (capítulo IV), a los edificios y a el material (capítulo V), a los medios de transporte sanitarios (Capítulo VI), y al signo de protección (Capítulo VII).
  • Artículo 15; Establece que los soldados heridos y los enfermos deben ser recogidos, atendidos y protegidos, aunque también pueden llegar a ser prisioneros de guerra.
  • Artículo 16; Exige que las partes en conflicto deben registrar la identidad de los muertos y heridos, y transmitir esta información a la parte contraria.
  • Artículo 9: permite a la Cruz Roja Internacional, "o a otro organismo humanitario imparcial" proporcionar protección y socorro a los soldados heridos y enfermos, así como al personal sanitario y religioso.

Para un debate detallado de cada artículo del tratado, ver el texto original[10] y el comentario.[9] [11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b Pictet, Jean S. (1951), «The New Geneva Conventions for the Protection of War Victims», The American Journal of International Law 45 (3): 462–475 
  2. a b c d Davis, George B. (1907), «The Geneva Convention of 1906», The American Journal of International Law 1 (2): 400+ 
  3. Baxter, Richard (1977), «Human Rights in War», Bulletin of the American Academy of Arts and Sciences 31 (2): 5 
  4. Sperry, C.S. (1906), «The Revision of the Geneva Convention, 1906», Proceedings of the American Political Science Association 3: 33 
  5. Anderson, Chandler P. (1920), «The International Red Cross Organization», The American Journal of International Law 14 (1): 210 
  6. Encyclopædia Britannica, s.v. "Geneva Conventions", http://search.eb.com/ (accessed March 10, 2009).
  7. Enciclopedia Británica, "Convenios de Ginebra".
  8. «Convention for the Amelioration of the Condition of the Wounded in Armies in the Field. Geneva, 22 August 1864». The American National Red Cross. Consultado el 20 de noviembre de 2009.
  9. a b Pictet, Jean (1958). Geneva Conventions of 12 August 1949: Commentary. International Committee of the Red Cross. Consultado el 20-11-2009. «There are currently 194 countries party to the 1949 Geneva Conventions, including this first treaty but also including the other three.» 
  10. «Convention (I) for the Amelioration of the Condition of the Wounded and Sick in Armed Forces in the Field. Geneva, 12 August 1949.». The American National Red Cross. Consultado el 20 de noviembre de 2009.
  11. «States party to the main treaties». The American National Red Cross. Consultado el 5 de diciembre de 2009.

Further reading[editar]

  • Chandler P. Anderson, "International Red Cross Organization," The American Journal of International Law, 1920
  • Richard Baxter, "Human Rights in War," Bulleting of the American Academy of Arts and Sciences, 1977
  • George B. Davis, "The Geneva Convention," The American Journal of International Law, 1907
  • Jean S. Pictet, "The New Geneva Conventions for the Protection of War Victims," The American Journal of International Law, 1951