Presidente vitalicio

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Presidente vitalicio es un título asumido por algunos dictadores para eliminar los límites a su mandato, en la esperanza de que su autoridad y legitimidad, nunca serán disputados.

El primer caso conocido, fue cuando en la República romana, el dictador Julio César, se nombró a sí mismo "Dictador perpetuo" en el año 45 a. C. Originalmente, el cargo de dictador, solo podía ser desempeñado por seis meses. Su acción, fue siglos después imitada por el líder francés Napoleón Bonaparte que fue designado "primer cónsul vitalicio" en 1802. Desde entonces, varios dictadores, han adoptado títulos similares, bien por su autoridad, o por sus títeres.

Irónicamente, muchos de los líderes que se proclamaron a sí mismos presidente vitalicio, no han llegado a finalizar su mandato a la vez que su vida, sino que han sido depuestos de sus cargos, o asesinados, aunque en algunos casos, como Rafael Carrera y Turcios, François Duvalier, Saparmyrat Nyýazow, Francisco Franco, José Gaspar Rodríguez de Francia o Josip Broz Tito su mandato terminó con su muerte natural.

Algunos, han tenido, un mandato realmente largo, como los presidentes de Corea del Norte, Kim Il-sung o el de Cuba, Fidel Castro, que son frecuentemente tomados como ejemplos de presidentes vitalicios. Tras la muerte de Kim Il-sung, el gobierno norcoreano, situó el cargo de presidente de Corea del Norte fuera de la constitución, y declaró al difunto líder "Presidente Eterno" para conmemorar su memoria.

Otros, fracasaron en su intento de nombrarse presidente vitalicio, como Mobutu Sese Seko en Zaire en el año 1972.[1]

Notas[editar]

  1. Crawford Young and Thomas Turner, The Rise and Decline of the Zairian State, p. 211

Véase también[editar]