Prehistoria de China

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El hombre de Lantian.

El territorio que actualmente ocupa la República Popular China ha estado poblado desde hace miles de años. Se han encontrado restos de homínidos que constituyen los antepasados más remotos del hombre. De hecho, para muchos expertos cada vez está más claro que éste pudo ser uno de los escenarios, junto con África, donde surgió la civilización humana. Así lo demuestran los restos encontrados pertenecientes al hombre de Renzidong, de hace más de dos millones de años; el hombre de Yuanmou de hace un millón setecientos mil años; el hombre de Nihewan de hace un millón quinientos mil años; el hombre de Lantian de hace unos seiscientos mil años; el hombre de Nankín de hace medio millón de años o el hombre de Pekín, el más conocido de todos ellos, ya que cuando se descubrió en 1929 se identificó como el "eslabón perdido" de la evolución humana.

Posteriormente surgirían otras culturas, como el hombre de Dali, que vivió en Yunnan hace entre 230.000 y 180.000 años; el hombre de Maba en Cantón; el hombre de Fujian de hace unos 200.000 años o el hombre de Dingcun, en la provincia de Shanxi, de hace unos 100.000 años.

El Homo sapiens hace su aparición hace unos 40.000 años. El hombre de la caverna superior, encontrado en Zhoukoudian, vivió hace 18.000 años y revela un grado de evolución de mayor complejidad respecto a otras culturas del sur del país. Hace unos 10.000 años se empieza a cultivar arroz en el río Yangzi y poco después mijo en la provincia de Henan.

En el VIII milenio a. C. las culturas de la zona del valle del río Amarillo se hicieron sedentarias. Un milenio después comenzaría la domesticación de animales. Es el comienzo de lo que actualmente conocemos como civilización china, los primeros vestigios de la civilización han que acabaría asimilando en mayor o menor medida las otras culturas surgidas en el sur y oeste del país.

Cultura de Longshan.

Entre el VII y VI milenio a. C. surgen las primeras civilizaciones neolíticas, Peilikan y Cishan, precursoras de la cultura de Yangshao, que se extendería por las actuales provincias de Gansu y Shaanxi, entre el V milenio a. C. y el III milenio a. C. Fue la primera en abarcar una gran área. Son característicos sus objetos en cerámica pintada, con inscripciones que podrían ser el comienzo de los caracteres chinos de escritura. Una cultura semejante es la de majiayao, desarrollada en Gansu y Qinghai.

Contemporáneamente a la de Yangshao surgen otras culturas: en el delta del río Yangzi la de Hemudu entre los años 5.000 y 3.000 a. C. y posteriormente la de Liangzhu, considerada su heredera; la de Hongshan, entre los años 4.000 y 2.500 a. C., en la actual región de Mongolia Interior y que posteriormente se extiende por las actuales Hebei y Liaoning, que fabrica amuletos de jade y presenta un gran desarrollo de los rituales funerarios; la de Dadiwan, en Gansu y la de Dawenkou.

De todas estas culturas sólo sobrevivirían las de Yangshao, Dawenkou y Hongshan, que se fusionarían en la cultura de Longshan, comienzo de la unidad territorial y política de Llanura del Norte de China. En este substrato cultural surgen las figuras semilegendarias del Emperador Amarillo y de los tres augustos y cinco emperadores, el último de los cuales, Yu, fundaría la dinastía Xia, entrando así China en su época histórica.