Próxima Centauri

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Coordenadas: Mapa celestial 14h 29m 42.9487s, −62° 40′ 46.141″

Próxima Centauri
Proxima Centauri 2MASS Atlas.jpg
Próxima Centauri
Descubrimiento
Descubridor Robert Innes
Fecha 1915
Datos de observación
(Época J2000.0 (ICRS))
Constelación Centaurus
Ascensión recta (α) 14h 29m 42,95s[1]
Declinación (δ) −62° 40′ 46,1″[1]
Mag. aparente (V) 11.05[1]
Características físicas
Clasificación estelar M5.5 Ve[1]
Tipo Estrella fulgurante
Masa solar 0,123 ± 0,006[2] M
Radio (0,145 ± 0,011[2] R)
Índice de color 1,90[1] (B-V)
1,43[1] (U-B)
Magnitud absoluta 15,49[3]
Gravedad superficial 5,20 ± 0,23[2] (log g)
Luminosidad 0,0017[4] L
Temperatura superficial 3.042 ± 117[2] K
Periodo de rotación 83,5 días[5]
Edad 4,85×109[6]
Astrometría
Mov. propio en α 3775,40[1] mas/año
Mov. propio en δ 769,33[1] mas/año
Velocidad radial 21,7 ± 1,8[7] km/s
Distancia 4,22 ± 0,01 años luz
Paralaje 768,7 ± 0,3[8] mas
Referencias
SIMBAD enlace
Otras designaciones
Alfa Centauri C, CCDM J14396-6050C, GCTP 3278.00, GJ 551, HIP 70890, LFT 1110, LHS 49, LPM 526, LTT 5721, NLTT 37460, V645 Centauri[1]

Próxima Centauri[nb 1] (del latín proximus, -a, -um: «siguiente a» o «cercana a»)[9] es una estrella enana roja de 11ª magnitud aparente situada a aproximadamente 4,22 años luz (1,295 pársecs)[nb 2] de la Tierra, en la constelación de Centaurus y posiblemente perteneciente al sistema de Alfa Centauri. Descubierta en 1915 por Robert Innes, director del Observatorio Union de Sudáfrica, es la estrella más cercana al Sol,[6] aunque su intensidad lumínica es demasiado débil para ser observada sin instrumentos astronómicos. Su distancia con las estrellas que forman el sistema binario Alfa Centauri, es de 15.000 ± 700 unidades astronómicas [UA] (0,237 ± 0,011 años luz).[10] Próxima Centauri puede formar parte de un sistema estelar triple con Alfa Centauri A y B, pero este extremo no ha sido confirmado.

Debido a la proximidad de esta estrella, su diámetro angular puede medirse directamente, y ha sido calculado en un séptimo del diámetro solar.[6] La masa de Próxima Centauri es aproximadamente un octavo de la del Sol, y su densidad es unas 40 veces mayor. Aunque tiene una luminosidad media muy baja, Próxima es una estrella fulgurante que sufre espectaculares aumentos aleatorios de brillo debido a la actividad magnética.[11] El campo magnético de la estrella es creado por convección en todo el cuerpo estelar, y la actividad de destellos resultante genera una emisión de rayos X total similar a la producida por el Sol.[12] La mezcla del «combustible» en el núcleo de Próxima Centauri a través de la convección y la tasa de producción de energía relativamente baja de la estrella sugieren que será una estrella de secuencia principal, durante otros cuatro billones de años,[13] o casi 300 veces la actual edad del universo.[14]

La búsqueda de otros objetos estelares en órbita de Próxima Centauri ha sido infructuosa, descartando la presencia de enanas marrones y planetas supermasivos.[15] [16] Los estudios de su velocidad radial con precisión también han descartado la presencia de Súper-Tierras dentro de la zona habitable de la estrella.[17] [nb 3] La detección de objetos más pequeños requerirá el uso de nuevos instrumentos, como el Telescopio Espacial James Webb.[18] Ya que Próxima Centauri es una enana roja y una estrella fulgurante, se discute si un planeta orbitando esta estrella podría albergar vida.[19] [20] Sin embargo, debido a la proximidad de la estrella a la Tierra, se ha propuesto como un destino para los viajes interestelares.[21]

Observación[editar]

En 1915 el astrónomo Robert Innes, director del Observatorio Union en Johannesburgo (Sudáfrica), descubrió que Próxima Centauri compartía el mismo movimiento propio que Alfa Centauri.[22] Innes sugirió además el nombre de Próxima Centauri para la estrella.[23] En 1917, en el Real Observatorio del Cabo, de Ciudad del Cabo, el astrónomo holandés Joan Voûte midió la distancia mediante la paralaje trigonométrica y determinó que la distancia de Próxima Centauri al Sol era de 4,22 años luz. Pronto se vio que Próxima Centauri era muy poco luminosa, una de las estrellas con menor luminosidad conocida por aquel entonces.[24] La primera determinación precisa de la paralaje de Próxima Centauri fue realizada por el astrónomo estadounidense Harold l. Alden en 1928, que confirmó los resultados anteriores con una paralaje de 0,783 ± 0,005 segundos de arco.[25] [22] [23]

En 1951, Harlow Shapley anunció que Próxima Centauri era una estrella fulgurante. Los exámenes realizados en series de fotografías tomadas anteriormente mostraron que la estrella presentaba variaciones en su luminosidad de alrededor del 8%, haciendo de esta estrella la más activa entre las estrellas fulgurantes descubiertas hasta la fecha.[26]

La proximidad de la estrella permite la observación detallada de su actividad fulgurante. En 1980, el Observatorio Einstein produjo una detallada curva de energía de rayos X de un destello estelar de Próxima Centauri. Otras observaciones de los destellos se hicieron con los satélites Exosat y ROSAT, mientras que emisiones menores de rayos X, similares a destellos solares, fueron observados por el satélite japonés ASCA en 1995.[27] Próxima Centauri desde entonces ha sido objeto de estudio por la mayoría los observatorios de rayos X, incluyendo XMM-Newton y Chandra.[28]

Debido a la declinación hacia el sur de Próxima Centauri, sólo se puede ver al sur de los 27° N de latitud.[nb 4] Las enanas rojas como Próxima son demasiado tenues para ser observadas a simple vista; incluso desde Alfa Centauri A y B, Próxima sólo sería observable como una estrella de quinta magnitud.[29] [30] Tiene una magnitud visual aparente de 11, por lo que se necesita un telescopio con una apertura de al menos 8 cm para ser observada, incluso en condiciones de visualización ideal.[31]

Características[editar]

Tamaños relativos del Sol (Sun), Alfa Centauri A y B y Próxima Centauri.

Próxima Centauri es una enana roja —lo que implica que está en la secuencia principal en el diagrama de Hertzsprung–Russell— de tipo espectral es M5.5.[1] Además se la clasifica como «enana tipo M tardía», lo que significa que se sitúa hacia el extremo de menor masa y temperatura dentro de este tipo de estrellas.[6] Su magnitud absoluta, o su magnitud visual desde una distancia de 10 pársecs, es +15,5.[3]

Catalogada como una estrella fulgurante con la denominación de variable V645 Centauri,[1] muestra variaciones aleatorias de luminosidad debido en parte a su actividad magnética. Posee una masa equivalente a una octava parte de la masa solar y, por consiguiente, es una estrella de muy baja luminosidad. Su luminosidad total en todo el espectro electromagnético equivale a un 0,17% de la del Sol,[4] pero cuando se la observa en las longitudes de onda de la luz visible, en las que el ojo es más sensible, su luminosidad cae hasta el 0,0056% de la luminosidad solar,[32] puesto que más del 85% de su energía se irradia en longitudes de onda correspondientes al infrarrojo.[33]

Como Próxima Centauri es la estrella más cercana al Sistema Solar, se deduce que no hay enanas rojas que puedan verse a simple vista. Incluso desde las cercanas Alfa Centauri A y B, apenas se vería como una estrella de magnitud 5.[34]

Imagen de Próxima Centauri generada con el programa Celestia.

Considerando la paralaje de 772,3 ± 2,4 milisegundos de arco medida por el satélite Hipparcos (y la paralaje más precisa determinada por el telescopio espacial Hubble de 768,7 ± 0,3 milisegundos de arco),[8] Próxima Centauri se encuentra con casi toda certeza a una distancia de 4,2 años luz de distancia de la Tierra, o lo que es lo mismo, está 270.000 veces más alejada que el Sol. En sus cercanías se encuentran Alfa Centauri A y B (a 0,21 años luz), el Sol, la Estrella de Barnard (a 6,6 años luz) y Ross 154 (a 8,1 años luz).[35] [36] Vista desde la Tierra, Próxima está separada 2,2° de Alfa Centauri,[37] lo que equivale a 4 veces el diámetro angular de la luna llena.

Entre las estrellas conocidas, Próxima Centauri ha sido la estrella más cercana al Sol durante al menos 32.000 años y será así durante al menos otros 9.000 años, cuando será reemplazada por la Estrella de Barnard.[38] Próxima Centauri posee un movimiento propio relativamente grande, moviéndose cerca de 3,85 segundos de arco por año en el cielo.[39]

En el año 2002 el Very Large Telescope (VLT) utilizó interferometría óptica para medir el diámetro angular de Próxima Centauri, que resultó ser de 1,02 ± 0,08 milisegundos de arco. Como la distancia a la que se encuentra es bien conocida, pudo calcularse el radio de Próxima Centauri, obteniéndose el valor de 1/7 del radio solar o 1,5 veces el de Júpiter.[22] [40]

Debido a su relativa baja masa, el interior de la estrella es completamente convectivo, lo que significa que la energía es transferida al exterior por el movimiento físico del plasma y no por radiación. La convección está asociada con la generación y almacenamiento de un campo magnético. La energía magnética de este campo sale a la superficie mediante erupciones solares que incrementan por momentos la luminosidad de la estrella. Estas llamaradas tienen energía suficiente como para radiar rayos X,[41] y de hecho su luminosidad en ese rango es equivalente a la del Sol. No obstante, la actividad de la estrella es relativamente baja comparada con otras estrellas del mismo tipo[42] y dicha actividad parece variar en un período de aproximadamente 442 días.[43] A causa de los procesos de mezcla del combustible nuclear que se producen en su núcleo y a la relativamente baja tasa de producción de energía que tiene, Próxima permanecerá en la secuencia principal durante 4 × 1012 años[44] (unas 300 veces la edad actual del Universo).

Posibles compañeros subestelares[editar]

Masa máxima del objeto acompañante[45]
Periodo orbital
(días)
Separación
(UA)
Masa máxima
(MJup)
50 0.13 3.7
600 0.69 8.3
3000 1.00 22

La búsqueda de compañeros subestelares orbitando en torno a Próxima Centauri no ha tenido éxito hasta la fecha, descartando la presencia de enanas marrones y planetas supermasivos.[45] [46] Medidas de precisión de su velocidad radial también han descartado la presencia de «Supertierras» dentro de la zona de habitabilidad de la estrella. La detección de objetos menores requerirá el uso de nuevos equipos; por ello, Próxima Centauri, junto a Alfa Centauri A y B, está entre los objetivos del «Grupo 1» de la NASA en la misión denominada Space Interferometry Mission (SIM). En teoría, SIM será capaz de detectar planetas tan pequeños como tres veces la masa de la Tierra.[18] Dado que Próxima Centauri es una enana roja fulgurante, existe controversia sobre si un planeta que la orbitara podría albergar vida.

La presencia de un planeta masivo en torno a Próxima Centauri produciría un desplazamiento de la estrella a lo largo de la órbita. Si el plano orbital está inclinado respecto a la línea de visión desde la Tierra, dicho desplazamiento produciría cambios en la velocidad radial, que hasta el momento no han sido detectados. Ello constriñe de forma significativa la masa máxima del posible objeto acompañante.[45]

El sistema estelar Alfa Centauri[editar]

Ya desde su descubrimiento, se sugirió que Próxima Centauri era una verdadera componente del sistema estelar Alfa Centauri. A una distancia de apenas 0,21 años luz o 15.000 ± 700 UA,[10] Próxima Centauri puede orbitar alrededor de Alfa Centauri con un período orbital de 500.000 años o más. Por ello, recibe también el nombre de Alfa Centauri C. Estimaciones modernas, teniendo en cuenta la pequeña divergencia entre las velocidades relativas de las estrellas, sugieren que la posibilidad de que la alineación observada sea simple coincidencia es de aproximadamente una entre un millón.[47]

Los trabajos más recientes, que combinan datos del satélite Hipparcos con observaciones realizadas desde la Tierra, son coherentes con la hipótesis de que las tres estrellas están vinculadas entre sí. En este caso, Próxima se hallaría actualmente cerca del apoastro (máxima separación respecto al par interior AB). No obstante, se necesitan medidas más precisas de la velocidad radial para confirmar esta conclusión.[10]

Viaje interestelar[editar]

Se ha sugerido que Próxima Centauri es el destino más lógico para un primer viaje interestelar, pero, por ser una estrella fulgurante, posiblemente no sea muy hospitalaria. Aun así, suponiendo una velocidad de viaje de 40 km/s (frente a los 11 km/s del Apolo 10) el hombre tardaría en llegar allí aproximadamente unos 32.000 años.[nb 5]

Notas[editar]

  1. Según el Alfabeto Fonético Internacional: ˈprɒksɪmə sɛnˈtɔriː. Próxima se pronuncia ˈprɒksɪmə. Centauri puede pronunciarse como /sɛnˈtɔriː/ o /sɛnˈtɔraɪ/.
  2. La distancia a Próxima Centauri en kilómetros es:
    (4,22 al) × (9,46 × 1012 km/al) = 40.000.000.000.000 km
  3. Esto es en realidad un límite superior de la magnitud m sen i, donde i es el ángulo entre la órbita normal y la línea de visión. Si las órbitas planetarias están casi de frente, como en el caso de la Tierra, más planetas masivos podrían haber evitado la detección por el método de la velocidad radial.
  4. Para una estrella al sur del cénit, el ángulo al cénit es igual a la latitud menos la declinación. La estrella está oculta a la vista cuando el ángulo con el cénit es igual o mayor de 90º, esto es, por debajo del horizonte. Así, para Próxima Centauri:
    Máxima latitud = 90° + −62.68° = 27.32°.
    Cfr. Campbell, William Wallace (1899). The Elements of Practical Astronomy. London: Macmillan. pp. 109–110. http://books.google.com/?id=v2tEAAAAIAAJ. Consultado el 12-08-2008. 
  5. Dado que la distancia a Próxima Centauri es 4,0 × 1013 km y un año equivale a 32 millones de segundos, completar un viaje de 32.000 años (o ~1011 segundos) requiere una velocidad (no-relativista) de : (4.0 × 1013 km) / (1.0 × 1012 segundos) = 40 km/s. Comparativamente el Apolo 10 consiguió una velocidad récord de 11 km/s.

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h i j k V645 Cen/Proxima Centauri - Flare Star (SIMBAD)
  2. a b c d Ségransan, D.; Kervella, P.; Forveille, T.; Queloz, D. (2003). «First radius measurements of very low mass stars with the VLTI». Astronomy and Astrophysics 397:  pp. L5–L8. doi:10.1051/0004-6361:20021714. http://adsabs.harvard.edu/abs/2003A&A...397L...5S. 
  3. a b Kamper, K. W.; Wesselink, A. J. (1978). «Alpha and Proxima Centauri». Astronomical Journal 83:  pp. 1653–1659. doi:10.1086/112378. http://adsabs.harvard.edu/abs/1978AJ.....83.1653K. 
  4. a b Véase la primera tabla en Doyle, J. G.; Butler, C. J. (1990). «Optical and infrared photometry of dwarf M and K stars». Astronomy and Astrophysics 235:  pp. 335–339. Bibcode1990A&A...235..335D.  y la pág. 57 en Peebles, P. J. E. (1993). Principles of Physical Cosmology. Princeton, New Jersey: Princeton University Press. ISBN 0691019339. 
  5. Benedict, G. Fritz et al. (1998). «Photometry of Proxima Centauri and Barnard's Star Using Hubble Space Telescope Fine Guidance Sensor 3: A Search for Periodic Variations». The Astronomical Journal 116 (1):  pp. 429–439. doi:10.1086/300420. http://adsabs.harvard.edu/abs/1998AJ....116..429B. 
  6. a b c d Kervella, Pierre; Thevenin, Frederic (15-03-2003). «A Family Portrait of the Alpha Centauri System: VLT Interferometer Studies the Nearest Stars». ESO. Consultado el 14-10-2010. 
  7. García-Sánchez, J.; Weissman, P. R.; Preston, R. A.; Jones, D. L.; Lestrade, J.-F.; Latham, D. W.; Stefanik, R. P.; Paredes, J. M. (2001). «Stellar encounters with the solar system». Astronomy and Astrophysics 379 (2):  pp. 634–659. doi:10.1051/0004-6361:20011330. Bibcode2001A&A...379..634G. 
  8. a b G. Fritz Benedict et al (1999). «Interferometric Astrometry of Proxima Centauri and Barnard's Star Using HUBBLE SPACE TELESCOPE Fine Guidance Sensor 3: Detection Limits for Substellar Companions». The Astronomical Journal 118 (2):  pp. 1086-1100. http://adsabs.harvard.edu/abs/1999astro.ph..5318B. 
  9. «Latin Resources». Joint Association of Classical Teachers. Consultado el 15-07-2007.
  10. a b c Wertheimer, Jeremy G.; Laughlin, Gregory (2006). «Are Proxima and α Centauri Gravitationally Bound?». The Astronomical Journal 132 (5):  pp. 1995–1997. doi:10.1086/507771. http://adsabs.harvard.edu/abs/2006astro.ph..7401W. 
  11. Christian, D. J.; Mathioudakis, M.; Bloomfield, D. S.; Dupuis, J.; Keenan, F. P. (2004). «A Detailed Study of Opacity in the Upper Atmosphere of Proxima Centauri». The Astrophysical Journal 612 (2):  pp. 1140–1146. doi:10.1086/422803. http://adsabs.harvard.edu/abs/2004ApJ...612.1140C. 
  12. Wood, B. E.; Linsky, J. L.; Müller, H.-R.; Zank, G. P. (2001). «Observational Estimates for the Mass-Loss Rates of α Centauri and Proxima Centauri Using Hubble Space Telescope Lyα Spectra». The Astrophysical Journal 547 (1):  pp. L49–L52. doi:10.1086/318888. Bibcode2001ApJ...547L..49W. http://iopscience.iop.org/1538-4357/547/1/L49/pdf/1538-4357_547_1_L49.pdf. 
  13. Adams, Fred C.; Laughlin, Gregory; Graves, Genevieve J. M. «Red Dwarfs and the End of the Main Sequence». Gravitational Collapse: From Massive Stars to Planets. Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica. pp. 46–49. 
  14. Dunkley, J. et al. «Five-Year Wilkinson Microwave Anisotropy Probe (WMAP) Observations: Data Processing, Sky Maps, and Basic Results». NASA. Consultado el 06-03-2008.
  15. Kürster, M. (1999). «Precise radial velocities of Proxima Centauri. Strong constraints on a substellar companion». Astronomy & Astrophysics Letters 344:  pp. L5–L8. Bibcode1999A&A...344L...5K. 
  16. Schroeder, Daniel J.; Golimowski, David A.; Brukardt, Ryan A.; Burrows, Christopher J.; Caldwell, John J.; Fastie, William G.; Ford, Holland C.; Hesman, Brigette; Kletskin, Ilona; Krist, John E.; Royle, Patricia; Zubrowski, Richard. A. (2000). «A Search for Faint Companions to Nearby Stars Using the Wide Field Planetary Camera 2». The Astronomical Journal 119 (2):  pp. 906–922. doi:10.1086/301227. Bibcode2000AJ....119..906S. 
  17. Endl, M. and Kürster, M. (2008). «Toward detection of terrestrial planets in the habitable zone of our closest neighbor: Proxima Centauri». Astronomy and Astrophysics 488 (3):  pp. 1149–1153. doi:10.1051/0004-6361:200810058. Bibcode2008A&A...488.1149E. 
  18. a b Watanabe, Susan (18 Octubre de 2006). «Planet-Finding by Numbers». NASA JPL. Consultado el 09-10-2007.
  19. Tarter, Jill C. et al. (2007). «A Reappraisal of The Habitability of Planets around M Dwarf Stars». Astrobiology 7 (1):  pp. 30–65. doi:10.1089/ast.2006.0124. PMID 17407403. 
  20. Khodachenko, Maxim L. et al. (2007). «Coronal Mass Ejection (CME) Activity of Low Mass M Stars as An Important Factor for The Habitability of Terrestrial Exoplanets. I. CME Impact on Expected Magnetospheres of Earth-Like Exoplanets in Close-In Habitable Zones». Astrobiology 7 (1):  pp. 167–184. doi:10.1089/ast.2006.0127. PMID 17407406. 
  21. Gilster, Paul (2004). Centauri Dreams: Imagining and Planning. Springer. ISBN 038700436X. 
  22. a b c Queloz, Didier (29 Noviembre de 2002). «How Small are Small Stars Really? VLT Interferometer Measures the Size of Proxima Centauri and Other Nearby Stars». European Southern Observatory. Consultado el 09-07-2007.
  23. a b Alden, Harold L. (1928). «Alpha and Proxima Centauri». Astronomical Journal 39 (913):  pp. 20–23. doi:10.1086/104871. http://adsabs.harvard.edu/abs/1928AJ.....39...20A. 
  24. Voûte, J. (1917). «A 13th magnitude star in Centaurus with the same parallax as α Centauri». Monthly Notices of the Royal Astronomical Society 77:  pp. 650-651. http://adsabs.harvard.edu/cgi-bin/nph-bib_query?bibcode=1917MNRAS..77..650V&db_key=AST&data_type=HTML&formato=&high=444c5eb29022736. 
  25. Glass, I. S. (July 2007). «The Discovery of the Nearest Star». African Sky 11:  p. 39. Bibcode2007AfrSk..11...39G. 
  26. Shapley, Harlow (1951). «Proxima Centauri as a Flare Star». Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States of America 37 (1):  pp. 15-18. http://adsabs.harvard.edu/abs/1951PNAS...37...15S. 
  27. Haisch, Bernhard; Antunes, A.; Schmitt, J. H. M. M. (1995). «Solar-Like M-Class X-ray Flares on Proxima Centauri Observed by the ASCA Satellite». Science 268 (5215):  pp. 1327–1329. doi:10.1126/science.268.5215.1327. PMID 17778978. 
  28. Guedel, M.; Audard, M.; Reale, F.; Skinner, S. L.; Linsky, J. L. (2004). «Flares from small to large: X-ray spectroscopy of Proxima Centauri with XMM-Newton». Astronomy and Astrophysics 416 (2):  pp. 713–732. doi:10.1051/0004-6361:20031471. Bibcode2004A&A...416..713G. 
  29. «Proxima Centauri UV Flux Distribution». ESA/Laboratory for Space Astrophysics and Theoretical Physics. Consultado el 11-07-2007.
  30. Kaler, Jim. «Rigil Kentaurus». University of Illinois. Consultado el 03-08-2008.
  31. Sherrod, P. Clay; Koed, Thomas L.; Aleichem, Thomas L. Sholem (2003). A Complete Manual of Amateur Astronomy: Tools and Techniques for Astronomical Observations. Courier Dover Publications. ISBN 0486428206. 
  32. Cfr. pág. 8, Binney, James; Scott Tremaine (1987). Galactic Dynamics. Princeton, New Jersey: Princeton University Press. ISBN 0691084459. 
  33. Cfr. pág. 357, Leggett, S. K. (1992). «Infrared colors of low-mass stars». Astrophysical Journal Supplement Series 82 (1):  pp. 351–394. doi:10.1086/191720. http://adsabs.harvard.edu/abs/1992ApJS...82..351L. 
  34. «Proxima Centauri UV Flux Distribution». ESA/Laboratory for Space Astrophysics and Theoretical Physics. Consultado el 11-07-2007.
  35. «Barnard's Star». SolStation. Consultado el 06-08-2007.
  36. «Alpha Centauri 3». SolStation. Consultado el 21-07-2007.
  37. Wargelin, Bradford J.; Drake, Jeremy J. (2002). «Stringent X-Ray Constraints on Mass Loss from Proxima Centauri». The Astrophysical Journal 587:  pp. 503-514. http://adsabs.harvard.edu/abs/2002ApJ...578..503W. 
  38. Bell, George H. (2001). «The Search for the Extrasolar Planets: A Brief History of the Search, the Findings and the Future Implications, Section 2.». Arizona State University. Consultado el 09-07-2007. — Descripción de la controversia del planeta de Van de Kamp.
  39. Benedict, G. F. et al. Astrometric Stability and Precision of Fine Guidance Sensor #3: The Parallax and Proper Motion of Proxima Centauri. pp. 380-384. http://clyde.as.utexas.edu/SpAstNEW/Papers_in_pdf/%7BBen93%7DEarlyProx.pdf. Consultado el 11-07-2007. 
  40. Kervella, Pierre; Thevenin, Frederic (15-03-2003). «A Family Portrait of the Alpha Centauri System: VLT Interferometer Studies the Nearest Stars». ESO. Consultado el 09-07-2007. 
  41. Staff (30 Agosto de 2006). «Proxima Centauri: The Nearest Star to the Sun». Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics. Consultado el 09-07-2007.
  42. Wood, B. E.; Linsky, J. L.; Müller, H.-R.; Zank, G. P. (2001). «Observational Estimates for the Mass-Loss Rates of α Centauri and Proxima Centauri Using Hubble Space Telescope Lyα Spectra». The Astrophysical Journal 547 (1):  pp. L49-L52. http://adsabs.harvard.edu/abs/2001ApJ...547L..49W. 
  43. Cincunegui, C.; Díaz, R. F.; Mauas, P. J. D. (2007). «A possible activity cycle in Proxima Centauri». Astronomy and Astrophysics 461 (3):  pp. 1107-1113. http://adsabs.harvard.edu/abs/2007A&A...461.1107C. 
  44. Red Dwarfs and the End of the Main Sequence, Revista Mexicana de Astronomía y Astrofísica, pp. 46–49, http://adsabs.harvard.edu/abs/2004RMxAC..22...46A, consultado el 2008-06-24 
  45. a b c Kürster, M. et al. (1999). «Precise radial velocities of Proxima Centauri. Strong constraints on a substellar companion». Astronomy & Astrophysics Letters 344:  pp. L5–L8. Bibcode1999A&A...344L...5K. http://arxiv.org/abs/astro-ph/9903010v1. 
  46. Schroeder, Daniel J.; Golimowski, David A.; Brukardt, Ryan A.; Burrows, Christopher J.; Caldwell, John J.; Fastie, William G.; Ford, Holland C.; Hesman, Brigette; Kletskin, Ilona; Krist, John E.; Royle, Patricia; Zubrowski, Richard. A. (2000). «A Search for Faint Companions to Nearby Stars Using the Wide Field Planetary Camera 2». The Astronomical Journal 119 (2):  pp. 906–922. doi:10.1086/301227. http://adsabs.harvard.edu/abs/2000AJ....119..906S. 
  47. Matthews, Robert; Gilmore, Gerard (1993). «Is Proxima really in orbit about Alpha CEN A/B?». MNRAS 261:  pp. L5. http://adsabs.harvard.edu/abs/1993MNRAS.261L...5M. 

Enlaces externos[editar]