Prólogo del Evangelio de Juan

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El prólogo del Evangelio de Juan, es el comienzo del último relato canónico de la vida, ministerio, muerte y resurrección de Jesús. Dentro de sus palabras encontramos un resumen del resto del Evangelio. Es corto y preciso y aun así ha sido uno de los textos más difíciles de traducir y explicar del Nuevo Testamento, y uno de los que ha traído las más acaloradas discusiones y estudios.

Traducción del Primer versículo[editar]

Traducción Juan 1:1
Griego koiné Ἐν ἀρχῇ ἦν ὁ Λόγος, καὶ ὁ Λόγος ἦν πρὸς τὸν Θεόν, καὶ Θεὸς ἦν ὁ Λόγος.[1]
Transliteración en arche en ho logos kai ho logos en pros ton theon kai theos en ho logos.
Latín Vulgata In principio erat Verbum et Verbum erat apud Deum et Deus erat Verbum.
Español Literal en [el] principio (origen) era la palabra (Verbo), y la palabra (Verbo) estaba con (lit. hacia) Dios y Dios era la palabra (Verbo).[1]

La división de mayúsculas y minúsculas no existe en los textos griegos originales, los términos Dios y dios son diferenciados por los traductores según su entendimiento del texto.


Al igual que el resto de los libros del Nuevo Testamento, el Evangelio de Juan se escribió originalmente en griego koiné o común, no en el estilo clásico de los filósofos griegos.

El griego koiné ya era común desde la expansión griega en toda la cuenca del Mediterráneo e incluso fue aún más desarrollado a partir de las incursiones de Alejandro Magno hasta la India , el griego koiné llegó a ser el idioma internacional en la época de Jesús y sus Apóstoles y el medio natural para la edición de literatura que pretendiera tener gran distribución. Hoy se encuentran muchos manuscritos de gran antigüedad que conservan el evangelio de Juan.


Dentro del Primer versículo de este libro la expresión logos que se suele traducir a otros idiomas como Palabra o en inglés "The Word" etc, se refiere a Jesús, este es un hecho comúnmente aceptado a partir del uso de ese término en otras partes del mismo capítulo (compárense versículos 14 y 17 del capítulo 1).

El sentido adecuado que se da a este pasaje en español ha sido fuente de serias diferencias en el área de la Traducción Bíblica.

La forma más común en que encontramos este versículo en español es:

En el Principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios

( Versión Reina Valera 1995)

La mayoría de las versiones utilizan grafías similares por ejemplo La Biblia Latinoamericana, Edición Pastoral 1995 (Católica) dice:

En el Principio era la Palabra, y la Palabra estaba ante Dios y la Palabra era Dios

(La Biblia Latinoamericana Edición Pastoral 1995)

En el común de las versiones bíblicas españolas el sentido interpretativo de la traducción de este texto se inclina por señalar que la Palabra, es decir Jesús, es Dios. Sin embargo esto no es universal. Hay unas 70 traducciones, entre católicas , protestantes y otras a diversos idiomas que vierten este pasaje distinto a la forma tradicional.[2] Una de las 70,la Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras, editada por los Testigos de Jehová, traduce el pasaje de la siguiente manera.

En [el] principio la Palabra era, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era un dios

(Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras)

Esta última traducción ha traído severas críticas, en especial por apoyadores de la doctrina de la Trinidad, quienes postulan la idea de la divinidad de Jesús. Pues según su punto de vista, si Jesús fuese un "dios" fuera de Dios, cabría automáticamente la figura politeísta en este razonamiento.

Dificultades[editar]

La apropiada traducción se ve dificultada por dos grandes problemas: la Teología y el uso correcto de las reglas gramaticales.

Es claro que el fondo doctrinal del traductor repercutirá en su interpretación del texto en cuestión :

"Usted sólo llegaría a una interpretación Trinitaria de Juan 1:1, si viene a este pasaje con una teología Trinitaria ya desarrollada. Si usted se aproxima con un estricto monoteismo (que es lo que creo que Juan quiso expresar), entonces este pasaje sin duda apoyaría esa opinión"

William Arnold III, Colwell's Rule and John 1:1 en [1]

La enseñanza teológica más conocida, postula que Jesús es realmente Dios, al igual que el Padre y el Espíritu Santo, en lo que se denomina la Santísima Trinidad, aquéllos que postulan esta creencia, consideran que la traducción natural es:... la Palabra era Dios. Y esta es la postura más popular.

En este punto hay eruditos que se oponen firmemente a cualquier traducción que de a antender que Jesús no es el único Dios. Por ejemplo.

  • El Dr. J. R. Mantey: "No es erudito ni razonable traducir Juan 1:1 como 'La Palabra era un dios'"
  • El Dr. Bruce M. Metzger de Princeton (Profesor de Lenguaje y Literatura del Nuevo Testamento): "Como cuestión de hechos sólidos, sin embargo, esa tendencia es un terrible error de traducción. Se pasa por alto totalmente una norma establecida de la gramática griega que requiere la forma "... y el Verbo era Dios."
  • El Dr. Samuel J. Mikolaski de Zurich, Suiza: "Es monstruoso traducir la Frase como 'y la palabra era un dios'"


En oposición, aquellos que postulan la creencia de la subordinación de Cristo a Dios, consideran que Jesús es el agente principal de Dios pero no el creador mismo, para ellos la traducción "... la palabra era un dios" y otras son preferibles.

Por otra parte hay eruditos que consideran esta traducción como posible e incluso preferible

"Los traductores de la KJV, NRSV, NIV, NAB, NASB, AB, TEV y LB todos se aproximan a juan 1:1 ya creyendo ciertas cosas sobre la Palabra...y están seguros que sus traducciones concuerdan con sus creencias.... Irónicamente, algunos de estos mismos traductores critican a la Traducción del Nuevo Mundo con "sesgos doctrinales" por traducir este verso literalmente, libre de la influencia de la King James Version, siguiendo las sentencias del griego. Puede ser que los traductores de la TNM llegaran a la tarea de traducir Juan 1:1 con la tendencia que los otros traductores dicen. Lo que sucede es que su tendencia corresponde en este caso a una traducción más exacta del griego."

Beduhn in Truth in Translation: Accuracy and Bias in English Translations of the New Testament chapter 11 states:
  • Dr. Jason BeDuhn (Universidad de Arizona) con relación al apendice de the Kingdom Interlinear que da las razones por la que la TNM favorece la traducción de Juan 1:1 como la palabra no era "Dios" sino "un dios" dice que: "De hecho KIT [Apendice 2A, p.1139] la explicación es perfertamente correcta de acuerdo a lo que los mejores eruditos han dicho a este respecto.." Sin embargo cabría preguntarse quienes son éstos Eruditos a los que BeBuhn se refiere.
  • Murray J. Harris escribió: "De Acuerdo al punto de vista, únicamente gramatical, [QEOS HN hO LOGOS] podría interpretarse "la palabra era un dios,...." -Jesus As God, 1992, p. 60.
  • C. H. Dodd dijo: "Si la traducción sólo fuera problema de sustituir palabras, una posible traducción de [QEOS EN hO LOGOS]; podría ser, "La Palabra era un dios". Como una traducción palabra a palabra esto no estaría errado."

Cristianismo Primitivo: Padres de la Iglesia[editar]

Sin embargo, es interesante que los Padres de la Iglesia, tales como Ignacio de Antioquía, Justino Mártir, Ireneo de Lyon, entre muchos otros de finales sel siglo I y principios del siglo II creían en la Divinidad del Hijo. El de Ignacio de Antioquía, Padre Apostólico, es el más interesante, pues alguien tan antiguo como él y con cercanía apostólica ya testificaba de dicha realidad:

“Hay un solo médico, carnal y espiritual, engendrado e ingénito, en la carne hecho Dios, verdadera vida en la muerte, de María y de Dios, primero sufriente y luego impasible, Jesucristo nuestro Señor.”

Carta a los Efesios VII, 2 en González, C. I. (1993). María en los Padres Griegos: Estudio introductorio y textos. México, D.F. Pág. 257: Conferencia del Episcopado Mexicano/ Casa de la Biblia

Justino Mártir en sus Apologías menciona lo siguiente:

“Quienes afirman que el Padre es el Hijo, prueban ni conocer quién es el Padre, ni saber que el Padre de todos tiene un Hijo; éste es el Verbo y primogénito de Dios, y es Dios. ”

Apologías I, 63, 15 en González, C. I. (1993). María en los Padres Griegos: Estudio introductorio y textos. México, D.F. Pág. 263: Conferencia del Episcopado Mexicano/ Casa de la Biblia

Ireneo de Lyon en su libro Contra las Herejía, confirma el lugar del Verbo junto a el Padre:

“[...] de modo que antes Jesucristo nuestro Señor y Dios y Salvador y rey, según el beneplácito del Padre invisible "Toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en los infiernos, y toda lengua lo confiese", el cual juzgará a todos justamente.”

Contra las Herejías I, 10, 1 en González, C. I. (1993). María en los Padres Griegos: Estudio introductorio y textos. México, D.F. Pág. 271: Conferencia del Episcopado Mexicano/ Casa de la Biblia

Dado ésto, cabe preguntarse lo siguiente: ¿La traducción tradicional está en contra de las Escrituras y de la tradición de los primeros cristianos o afirma una realidad más que evidente? La escritura termina por afirmar la realidad del Verbo:

“Porque en Él habita toda la plenitud de la Deidad corporalmente […]”

Colosenses 2, 9. Straubinger, M. J. (2007). La Santa Biblia. La Plata: Universidad Católica de la Plata.

¿Politeísmo aceptado en la traducción?[editar]

Algunos sostienen que la traducción de los Testigos de Jehová: "y el Verbo era un dios", inevitablemente, pone en evidencia la existencia de "un dios" fuera de Dios. Con esto, tendríamos el problema racional del politeísmo.

En defensa de esta traducción se alega que la Biblia no niega la existencia de más de un dios, sin que ello signifique adoración politeista o que todo otro dios sea realmente falso o contrario al creador, y aluden a varios ejemplos de uso del término dios:

Entonces Jehová se enojó contra Moisés, y dijo: —¿No conozco yo a tu hermano Aarón, el levita, y que él habla bien? [...] Él hablará por ti al pueblo; será como tu boca, y tú ocuparás para él el lugar de Dios

Exodo 4:14,16 Reina Valera 1995

Jehová dijo a Moisés: Mira, yo te he constituido dios para el faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta

Exodo 7:1 Reina Valera 1995

En ambos textos se ve como Jehová nombra dios a Moisés, por lo que se podría decir que él llegó a ser un dios, nombrado por Dios y con su aprobación, esto no significaba que los israelitas adoraran a Moisés, tampoco quería decir que Moisés fuese un dios falso o que promoviera el politeísmo.

Con respecto a cómo estamos hechos los seres humanos en general la Biblia declara:

Pues lo hiciste poco menos que un dios,y lo coronaste de gloria y de honra:

Salmos 8:5 Nueva Versión Internacional

El término utilizado en hebreo aquí es elohim que significa "dioses", por lo que se pudiera traducir "lo hiciste un poco menor a los dioses". Refiriendose a los ángeles (véase Hebreos 2:7-9), por lo tanto todos los ángeles son considerados dioses, de nuevo esto no significa que se deba adorar a los ángeles ni que todos los ángeles sean dioses falsos o que promuevan el politeismo.

Yo dije: «Vosotros sois dioses y todos vosotros hijos del Altísimo;

Salmos 82:6 Reina Valera 1995

En este caso el término dios, se refiere a seres humanos que tenían el puesto de jueces en israel, los cuales no cumplieron con su trabajo. Jesús dijo: "...llamó dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios..." (Juan 10:35 Reina Valera 1995).

Por otra parte en una profecía escrita unos 600 años antes de Cristo el profeta Isaías señaló algunas características del Mesías, entre ellas, que se le llamaría dios fuerte :

Porque un niño nos ha nacido,hijo nos ha sido dado,y el principado sobre su hombro.Se llamará su nombre «Admirable consejero», «Dios fuerte», «Padre eterno», «Príncipe de paz».

Isaías 9:5

Referencias[editar]

  1. a b The Greek English New Testament. Christianity Today. 1975
  2. http://simplebibletruths.net/70-John-1-1-Truths.htm 70 traducciones no tradicionales de Juan 1:1


Enlaces externos[editar]

70 traducciones que vierten Juan 1:1 de forma diferente a la tradicional (inglés y otros idiomas)