Pozo de Banfield

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Pozo de Banfield, dependencia de la Brigada de Investigaciones de Banfield, fue un centro clandestino de detención argentino que funcionó entre noviembre de 1974 y octubre de 1978,[1] en el marco de la dictadura militar que gobernaba el país.[2] [3]

Este centro de detención tuvo la particularidad de empezar a funcionar como tal durante el gobierno constitucional de Isabel Perón, previo al golpe de Estado de 1976.[1] [3]

El edificio, de tres pisos, estaba ubicado en la intersección de las calles Siciliano y Vernet de la ciudad de Banfield, en el Gran Buenos Aires, a dos cuadras del Camino Negro. En la planta baja se encontraba la oficina del jefe, una sala de torturas y otras dependencias. En el primer piso había calabozos, oficinas, comedor y casino de personal, cocinas y baños, mientras que en el segundo había más calabozos y un baño.[4]

En total, 309 personas,[1] entre ellos ciudadanos uruguayos, paraguayos y chilenos, fueron alojadas en este centro. 97 aún permanecen desaparecidas y 5 fueron liberadas y posteriormente asesinadas. Entre los prisioneros, había cuatro mujeres que dieron a luz, cuyos hijos continúan sin ser identificados.[2] Se considera que una de las principales funciones de este centro ilegal fue albergar a detenidas durante los últimos meses de embarazo, para disponer luego de los recién nacidos, quienes eran separados de sus madres.[5] También en este sitio fueron alojados los estudiantes platenses secuestrados durante la Noche de los Lápices, en 1976.[6]

Tras el retorno a la democracia, en 1983, el centro se convirtió en una dependencia de la Policía Bonaerense. En 2006, tras el pedido de organizaciones sociales, el espacio fue cedido al área de Derechos Humanos provincial para construir un Museo de la Memoria.[7] [8]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]