Escenario apocalíptico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Postapocalíptico»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Portada del cómic Atomic War! (noviembre de 1952).

En la ficción, tanto literaria como cinematográfica, sobre todo en la ciencia ficción, existen muchos escenarios en los que la Tierra ha sucumbido a alguna forma de Apocalipsis. En ocasiones a estos escenarios se les llama, de forma global, posapocalipsis.

Hecatombes nucleares[editar]

Señal que indica la presencia de un refugio nuclear en Chinatown, Nueva York.

Durante la guerra fría el temor a una guerra nuclear fue hábilmente explotado por Hollywood con grandes películas como ¿Teléfono rojo? volamos hacia Moscú (1964) o Juegos de guerra (1983). La idea más extendida en la literatura y el cine de las consecuencias de una hipotética guerra nuclear queda bien ilustrada en la frase de Albert Einstein "No conozco con qué armas se librará la Tercera Guerra Mundial, pero la cuarta se librará con palos y piedras." Así, la mayoría de escritores y directores imaginaron mundos arrasados en los que los protagonistas luchaban por sobrevivir entre las ruinas de nuestras ciudades.

Esta posibilidad es el escenario de Mad Max (1979), Un chico y su perro (1969) o El planeta de los simios (1968). En estas películas el mundo tal y como lo conocemos ha desaparecido. La sociedad no existe y los supervivientes tratan de vivir entre las ruinas. Estas historias suelen tener en común que se postula la desaparición de la civilización, si bien con importantes diferencias de una a otra.

En Mad Max, sobre todo en su primera entrega, la civilización no ha desaparecido completamente. Existen ciudades más o menos similares a las que hoy en día conocemos y donde se ha conseguido mantener cierto orden. Pero fuera de estos núcleos urbanos se extienden vastos desiertos en los que escasean los recursos, sobre todo el agua y la gasolina, y desarrapados supervivientes reúnen los pedazos útiles de las antiguas máquinas tratando de seguir adelante.

En El planeta de los simios la lesión sufrida por la civilización ha sido mucho más profunda; de hecho, los humanos han involucionado hasta la época de las cavernas, apenas poseen lenguaje y por supuesto no tienen tecnología.

Aunque el temor a la desaparición de la civilización tal y como la conocemos es casi una contaste en las obras de este tiempo, no todas tienen el mismo enfoque pesimista.

Un claro ejemplo de esto último es Cántico por Leibowitz (tanto el relato de 1955 como la novela de 1960). En esta historia de Walter M. Miller la civilización también ha sucumbido; justamente, a manos de los irritados supervivientes que han encontrado en la ciencia el origen del desastre. Sin embargo, el autor relatará la recuperación progresiva de la civilización y del saber, que ha sido preservado en los monasterios.

Tampoco faltó incluso quien pensaba que el ser humano seguiría adelante sin mayores problemas tras una Tercera Guerra Mundial que casi todos daban por segura. Menciones a esta guerra se hacen en Brigadas del espacio (1959), de Robert A. Heinlein, o en ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas? (1968) de Philip K. Dick, novelas que muestran la supervivencia del ser humano (y de su civilización) a pesar del desastre.

En España podemos encontrar un emotivo relato acerca de la tozudez y la esperanza, La cosecha (1987), de Javier Cuevas, en el que un agricultor se resiste a dejarse morir de tristeza en medio del invierno nuclear.

Extraterrestres[editar]

Las invasiones extraterrestres son uno de los grandes temas de la ciencia ficción.

Consisten en un ataque a la Tierra llevado a cabo por algún tipo de seres extraterrestres con el fin de conquistar el planeta. Los motivos pueden ser varios: valerse de los recursos del planeta, colonizarlo o, simplemente, destruirlo, si el guionista no ha conseguido una excusa mejor. Probablemente el primer ejemplo de invasión extraterrestre sea La guerra de los mundos de H.G. Wells. Escrita en 1898, describe una invasión por parte de seres provenientes de Marte. Poseedores de una Tecnología y un armamento superiores a los de los humanos, los marcianos no tienen problema en conquistar el sur de inglaterra, y sólo su desconocimiento de las formas de vida inferiores de nuestro planeta impide su victoria. Aunque el de Wells ha sido el cliché más popular con secuelas en prácticamente todas las épocas (p.e., Tumithak de los corredores (1932), La Tierra contra los platillos volantes (1956), Mars Attacks (1996)...), esta no ha sido la única modalidad de invasión extraterrestre. Existe una modalidad de invasión "oculta" en la que los invasores suplantan a los humanos de forma que el atacante no es identificado (Amos de títeres, Ladrones de cuerpos o Los invasores). Esta segunda forma resulta mucho más inquietente. Mientras la primera suele derivar, generalmente, en simples historias de acción y heroismo, la segunda suele implicar argumentos de terror más elaborados basados en la percepción de peligro en un entorno aparentemente normal y en la inseguridad de no poder saber si los amigos son, en realidad, enemigos disfrazados. Aunque muchas veces (casi siempre en los productos de serie B) las invasiones extraterrestres no eran más que meras excusas para hacer una historia más o menos entretenida pero intrascendente, en otras ocasiones el invasor resulta ser una metáfora o un recurso con el que el autor pretende dar a conocer sus ideas. Así, La guerra de los mundos era, en realidad, una crítica al colonialismo victoriano, Brigadas del espacio sirve a Heinlein para exponer las ventajas de un sistema político militar y Ladrones de cuerpos es una crítica al macarthismo.

Rebelión de las máquinas[editar]

Años después, con la energía atómica socialmente asumida por el hombre moderno y tranquilizados por el progresivo desarme de los bloques litigantes en la guerra fría, la llamada perestroika de la URSS, los miedos a la hecatombe nuclear se mitigaron, y prácticamente desaparecieron tras el colapso del bloque comunista. Ya no existía el escenario propicio para una guerra termonuclear a gran escala, todo lo más para un atentado terrorista con este tipo de arma.

En este ambiente tranquilizado, y de cara a una tercera guerra mundial, ya no tenía tanta importancia con qué tipo de armas se luchara, sino quién iba a ser el enemigo ahora que el comunismo ya no representaba peligro alguno. Así, la inteligencia artificial tomó el relevo de los misiles. Enfrentados de pronto a máquinas que parecían pensar y que, por aquel entonces, eran de complicado y poco intuitivo funcionamiento, muchos se sintieron desorientados. El miedo a esta nueva tecnología resultaría ser el siguiente paso.

Ya en 1967, Harlan Ellison cosechó un arrollador éxito con su novela No tengo boca y debo gritar. Tan sólo un año después era Stanley Kubrick quién oponía la inteligencia artificial a la humana en su película 2001, una odisea en el espacio.

Por tanto, cuando apareció en 1984 Terminator, de James Cameron, esta no era la primera en mostrar a la máquina como un peligro, pero sí se le puede atribuir el resurgimiento del género basado en la lucha contra las máquinas. No debe ser simple casualidad que Ellison fuera guionista también de esta película. Terminator 2 (1991) supuso la consolidación de esta temática, que a partir de este momento tendría presencia permanente, sobre todo entre los medios audiovisuales.

Porque si bien es cierto que la serie de televisión Battlestar Galactica (1978) ya mostraba a una humanidad acorralada por despiadados robots humanoides, los cylon, su nueva adaptación ha tenido mucho más éxito, con cuatro temporadas desde 2003.

Recientemente se ha retomado este motivo con fuerza, como muestra la saga de Matrix: Matrix (1999), Matrix Revolutions (2003), Matrix Reloaded (2003); la continuación de la lucha contra Skynet Terminator 3 (2003) y la adaptación "libre" de Yo, robot (2004). en el 2015 habra un gran guerra nuclear 3ww eje union sovietica aliado eeuu





































































sera el fin

Armas biológicas[editar]

A veces los escenarios apocalípticos lo son sólo para el ser humano. Ejemplos claros pueden ser 12 monos o 28 días después. En estos casos la raza humana sucumbe a una enfermedad que la diezma sin afectar al resto de las especies.

Aunque no se trata de una plaga vírica ni de ningún tipo de enfermedad, en Final Fantasy (2001) la Tierra ha sido arrasada por unas extrañas formas incorpóreas que acaban con todos los seres vivos y la humanidad vive encerrada en colonias impermeables a estos seres. Fuera de estas colonias el mundo es un desierto sin vida. Curiosamente, la amenaza ha llegado del espacio exterior a bordo de un asteroide, un magnífico vehículo de destrucción para algunos guionistas.

En El día de los trífidos (1951) se nos muestra algo diferente, en principio más aparatoso pero bastante sugestivo. La irresponsable manipulación genética de cierto tipo de planta con el posible fin de conseguir un aceite de calidad ha dado como resultado una híbrido que se reproduce con rapidez y es extremadamente peligroso, una especie de planta carnívora, gregaria y dotada de cierta inteligencia. Es de suponer que una especie de tales características fuera nociva no sólo para el ser humano, sino también para muchos otros tipos de animales.

12 monos (1995) o 28 días después (2002) se muestran mucho más preocupadas por el desarrollo de armas biológicas y de virus letales, estos sí, sólo dañinos para el ser humano. Lo que dejaría, irónicamente, a un planeta que, libre de nuestro peso, quizás se recuperase algo de los daños ecológicos que lo acechan. la reboot de El Planeta de los Simios también involucra a un virus como causante de la caída de la humanidad y su sustitución por simios evolucionados (a quienes los mismos experimentos genéticos que aumentaron su inteligencia le dieron inmunidad al virus).

Desastres ecológicos[editar]

El calentamiento global es una de las causas de apocalipsis en la ficción.

Los desastres ecológicos son la fuente de inspiración para otra rama completa de la ciencia ficción apocalíptica. Por ejemplo, en El mundo sumergido (1962) de J.G. Ballard un incremento de actividad solar derrite los casquetes polares. Como consecuencia de esto, el nivel de las aguas asciende, los helechos, los insectos y las iguanas conquistan las ciudades abandonadas y la humanidad debe migrar hacia los polos.

Un ejemplo similar al anterior pero mucho más extremo es la película Waterworld (1995), en el que toda la superficie del planeta está cubierta de agua y la tierra firme es una leyenda.

Pero no sólo las aguas pueden barrernos (debido al calentamiento global). En el extremo opuesto se encuentra El día después de mañana (2004). En esta película, curiosamente, ciertas hipotéticas investigaciones indican que el calentamiento global del planeta podría desencadenar un repentino y catastrófico cambio climático de la Tierra, trayendo una nueva e instantánea era glaciar.

También se puede considerar un desastre ecológico el escenario planteado en El día en que la Tierra se incendió (1961), aunque el origen del desastre esté en la bomba atómica. Debido a las pruebas atómicas de los gobiernos que se adentraban en la Guerra Fría, el eje de la Tierra sufre una variación y el clima varía, generando multitud de desastres naturales.

Por supuesto, no todos los desastres son atribuibles al hombre. En Invernáculo (1962) de Brian W. Aldiss la Tierra, debido al fenómeno de marea del Sol, ha detenido su rotación (mejor dicho: la ha sincronizado con el periodo de traslación), de forma que el Sol mantiene una posición fija en el cielo. Esto ha dado lugar a un crecimiento exagerado de las plantas, que son quienes dominan el planeta.

La nueva versión de Ultimatum a la Tierra (2008) escoge también la admonición ecológica en vez de la prevención atómica. Así, los extraterrestres que nos vigilan deciden acabar con los humanos por estar dilapidando los recursos naturales del planeta. Curiosamente, la solución final de Klaatu acaba está diseñada para acabar con todo rastro de vida sin discriminar a humanos de animales.

la película de 2010 2012, trata sobre el cumplimiento de la profecía de los mayas, que el mundo acabaría el 21 de diciembre del 2012, lo cual se cumple, debido a que el constante bombardeo de neutrinos del Sol provocó su transformación en partículas distintas que calentaron de manera sorprendente el núcleo terrestre, lo cual provocó un cambio total de la tierra, que incluye terremotos de 11,9 grados en la escala de Ritcher, supermaremotos gigantes, erupción simultánea de todos los volcanes del mundo, traslación total de las placas continentales, etc; que termina por dieazmar a la vida en la Tierra, aunque esta sobrevive debido a las Arcas de Supervivencia que la ONU había estado creando.

Apocalipsis zombi[editar]

Representación artística de un zombi.

En un apocalipsis zombi, se produce una resurrección masiva de muertos llamados popularmente como zombis. Este levantamiento, para poder recibir el tratamiento de apocalipsis, debe de ser global. Generalmente los zombis resucitados atacan a los humanos vivos, y su mordedura produce una infección que hace que cuando ese humano muera vuelva también a la vida como un zombi (en otros casos llega a producirse el cambio en vida). Esto produce una crisis que se extiende de manera exponencial y pone en en gran peligro a la humanidad: la progresión de la "plaga zombi" sobrepasa a las fuerzas de seguridad militares y civiles, causando la caída de la civilización presa del pánico y dejando grupos aislados de supervivientes, que deben conseguir mantenerse con vida en un mundo que se ha vuelto inhabitable y destruido.

Caída de un Meteorito en la tierra[editar]

nada más que explicar, en este escenario, cae un cuerpo celeste proveniente del espacio exterior. con unas proporciones titánicas, pueden arrasar con la vida de todo lo existente en la tierra. si cae en tierra se extingue vida animal, vida herbácea y terreno. si cae en el agua, crea un Tsunami increíblemente colosal que arrasa con todo a su paso. este es uno de los escenarios que podrían pasar, pero con una bajísima probabilidad, ya que los cuerpos que viajan en el espacio, son arrastrados por planetas grandes como júpiter y el sol, y no se ha dado ningún caso de un asteroide que se dirige directamente a la tierra.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]