Pornografía

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Porno»)
Saltar a: navegación, búsqueda
La gran epidemia de pornografía, ilustración francesa del siglo XIX.

El término pornografía se refiere a todos aquellos materiales, imágenes o reproducciones que representan actos sexuales con el fin de provocar la excitación sexual del receptor. Desde la década de 1970, las películas y fotografías con dicho contenido sexual explícito recibían la clasificación X, para diferenciarlas de las de erotismo más suave (S).

Espectáculo pornográfico anunciado a la entrada de una sex shop.

La pornografía se manifiesta a través de una multitud de disciplinas, como cine, escultura, fotografía, historieta, literatura o pintura, y ha logrado un gran auge en medios como las revistas pornográficas e inclusive el audio (teléfono erótico), y últimamente Internet.

Etimología

El término «pornografía» procede de las palabras griegas πόρνη («pórnē», «prostituta») y γράφειν («gráphein», «grabar, escribir, ilustrar») y el sufijo -ία (-ía, «estado de, propiedad de, lugar de»), teniendo por lo tanto el significado de «descripción o ilustración de las prostitutas o de la prostitución». Hay que decir, sin embargo, que el término es de aparición reciente, pues en la Antigua Grecia nunca se usó la palabra «pornografía» y el uso más antiguo de que se tiene constancia es, en francés, de la década de 1800.

Historia

Bien podría decirse que la pornografía es casi tan vieja como el mundo. En tiempos prehistóricos se dibujaban o se hacían estatuillas con caracteres sexuales exagerados: con senos enormes, tal y como las Venus paleolíticas, o con falos prominentes. Sin embargo, en aquella época, la intención de estas representaciones no era excitar sexualmente, sino pedir a los dioses fertilidad y buenas cosechas.

En la India hay templos hinduistas construidos hace más de 2.500 años con decorados en relieve o esculturas que muestran parejas en el momento de la cópula. En China se han descubierto dibujos y grabados de la época de la dinastía Chin con representaciones en pleno acto sexual.

En las ruinas de las ciudades griegas se han encontrado desde jarrones con dibujos de parejas en el momento del coito hasta murales y textos con clara intencionalidad erótica. Las ruinas de la ciudad de Pompeya, en el sur de Italia, sepultada por una erupción en 79 d. C., son como una cápsula de tiempo que ha permitido conocer cómo se divertían los romanos. Los restos del principal burdel de la ciudad muestran numerosas escenas de sexo.

El surgimiento del cristianismo convirtió a las manifestaciones gráficas de sexualidad en un tabú, pero no desaparecieron del todo, pues resurgieron en el Renacimiento, bien abiertamente o bien de manera discreta o encubierta. La escultura que hizo Bernini de Teresa de Ávila la muestra en una pose que muchos interpretan como en un éxtasis orgásmico. En concreto el éxtasis místico se considera el equivalente espiritual al orgasmo físico.

Fotografía del siglo XIX, de autor anónimo

La pornografía, tal como la conocemos hoy en día, surgió con la aparición de la fotografía. Pocos años después de que Daguerre inventara su daguerrotipo ya se hacían las primeras fotos de desnudos y las primeras fotos de parejas en el momento del coito. En Gran Bretaña existe una fotografía tomada hacia el año 1890 que muestra una mujer realizando sexo oral a un hombre, en lo que sería la primera foto pornográfica en un país anglosajón. La invención del cinematógrafo amplió aún más la producción de pornografía, sobre todo después de la Segunda Guerra Mundial. En los Estados Unidos, la llamada revolución sexual de los años sesenta permitió que temas de sexualidad se trataran más abiertamente. Una consecuencia indirecta de estos cambios sociales fue el aumento en la producción gráfica de material de contenido erótico. De hecho, en 1959 el posterior prolífico realizador Russ Meyer rueda su primera película "El Inmoral Sr. Teas", que marcaría el inicio de la carrera de explotación del desnudo femenino en el cine, sin alcanzar todavía la explicitud del actual Porno; a estas películas de corte erótico se las denominaba nudies. Durante su posterior desarrollo, en la década de 1970 se realizaron una serie de películas, algunas con notable éxito comercial, entre ellas, Deep Throat (Garganta Profunda), Taboo e Inside Jennifer Wells.

En la década de 1980 llegó al público a través de videos. Con la difusión masiva del video, millones de personas en todo el mundo pudieron ver películas porno en la privacidad de sus hogares, sin tener que asistir a un cine porno, lo que resultaba algo embarazoso. Las estrellas pornográficas, como Cicciolina o Rocco Siffredi, se hicieron populares y ampliamente conocidas. Con el surgimiento de Internet, el porno ha alcanzado una expansión aún mucho mayor. Las películas de Jean Yves Le Castel, Rocco Siffredi, Jacobo "Charming" Tacher y Cristoph Clark marcan un antes y un después en la historia del cine pornográfico.

Tipos de pornografía

Aunque pueden realizarse varias clasificaciones según los participantes, la temática o las posturas, una forma muy extendida de agrupar los géneros pornográficos es de menos a más explícito (ya sean las posturas de pose o las acciones representadas). De esta manera estarían:

Softcore

Es el género pornográfico en el que las escenas de sexo no se muestran de forma explícita. En el cine y la televisión, en particular, no incluye primeros planos de genitales (masculinos ni femeninos) y tampoco muestra en detalle penetraciones y felaciones. Los actores o modelos suelen tapar una parte de sus cuerpos. Este género lo han practicado y practican muchas mujeres y hombres más o menos famosos, como Demi Moore en la película Striptease. También se emplea en la publicidad, aunque este uso ha sido criticado por organizaciones feministas.

Mediumcore o pornografía convencional

Es aquella donde los modelos enseñan la totalidad del cuerpo en posturas más o menos provocativas.

Las famosas revistas Playboy o Penthouse son quizá los ejemplos más conocidos de este tipo de pornografía. Pese a existir clasificaciones que las colocan en el apartado anterior.

Hardcore

Es el género pornográfico más extremo, pues muestra explícitamente el acto sexual, ya sea vaginal, anal u oral, o con aparatos o cualquier otro tipo de utensilios.

Este tipo de pornografía se subdivide según la orientación sexual: heterosexual, homosexual (masculino o femenino) y bisexual. Las primeras películas pornográficas y la gran mayoría de las películas actuales son heterosexuales; las películas gays son las segundas más vendidas y producidas. Existe también la variante del género transexual (hombres transformados en mujeres por medio del consumo de hormonas y uso de vestimenta) y la zoofilia (actos sexuales con animales).

Postporno

El postporno busca deliberadamente subvertir las reglas del porno tradicional (y, con ello, de los modelos de sexualidad que lo sustentan) con fines políticos (servir de medio a la articulación de otras sexualidades posibles, ajenas a los cánones hegemónicos).[1]

El concepto «postporno» fue introducido por el fotógrafo erótico Wink van Kempen y popularizado por la activista, trabajadora sexual y artista Annie Sprinkle. Se desarrolla en la década de los 90’s en EEUU y Canadá conectado con el activismo queer y el post-feminismo[2] . Surgió como un nuevo estatuto de la representación sexual: a través de una deconstrucción de la heteronormatividad y naturalización, Sprinkle nos hizo pensar en el sexo como una categoría abierta para el uso y apropiación del placer más allá del marco de victimización de la censura y el tabú. El movimiento se encuentra hoy activo y resulta corresponderse con un ambiente creativo y revolucionario que nos llama a reflexionar sobre lo que es una imagen pornográfica, lo que es el género, y todo lo que, en definitiva, se plantea el llamado transfeminismo[3] [4]

Es labor de la postpornografía hacer que sexualidades otras y formas nuevas de follar salten al panorama público y, por tanto, político; su discurso crítico revisa la historia del porno desde el post-feminismo y las luchas homosexuales para ganar un espacio de representación y consumo de la sexualidad y permitir la visibilización de lo otro, antes ausente en la pornografía. El postporno, comprendido como representación propia del movimiento queer, alberga en su centro dinámicas de empoderamiento, en estrecha relación con estrategias de apropiación; es toma de poder en sí mismo, pero también representación de apropiaciones posibles y creador por tanto de realidades disidentes del discurso normativo.[5]

Legalidad

Mapa del mundo de la pornografía (18 +) leyes      La pornografía es legal      La pornografía es legal con algunas restricciones      La pornografía es ilegal      Información no disponible

La situación legal de la pornografía depende de cada país y del tipo de material. En algunos países todas las formas de la pornografía son ilegales, mientras que otros tienen leyes muy liberales sobre la pornografía de adultos. Los actores que participan en películas pornográficas deben ser mayores de edad.

  • En los Estados Unidos, las restricciones que se han autoimpuesto las compañías obligan a los actores a someterse a exámenes médicos regularmente a fin de detectar enfermedades de transmisión sexual, sobre todo sida. En este país existe una red de salas específicas para todas las películas donde aparezca vello púbico (es el límite marcado por su legislación para catalogar a una película como pornográfica).
  • La pornografía infantil está prohibida en todos los países.[cita requerida]
  • Muchas legislaciones restringen la pornografía que muestra actos violentos o con animales.
  • En algunos países islámicos, todo tipo de pornografía es ilegal, hasta el punto de que puede afectar incluso a billetes bancarios (por ejemplo, un billete francés que reproducía el conocido cuadro La Libertad guiando al pueblo fue considerado pornográfico en algunos países integristas, ya que en esta obra el personaje central femenino muestra un pecho descubierto).[cita requerida]
  • En la República Popular China todas las formas de la pornografía son ilegales.[6]

Opiniones sobre la pornografía

Salman Rushdie defiende la pornografía como indicador de la libertad de expresión.

Actualmente existe una corriente de pensamiento que considera a la pornografía como una nueva forma de arte, que tiene por objeto mostrar la belleza de la sexualidad humana. Los que sostienen este parecer señalan que muchas formas de arte en un principio fueron menospreciadas, infravaloradas o incomprendidas, como ocurrió con las obras de arte del Postimpresionismo del pintor holandés Vincent Van Gogh, al cual nunca se le reconoció ningún valor significativo a sus obras durante su vida. Tanto fue así que incluso una señora de su época usó uno de sus cuadros para tapar un hoyo de su gallinero. Manifiestan que el mundo cambia constantemente y siempre ha cambiado, que cambian los intereses o aparecen nuevos intereses, y cambia el arte y aparecen nuevas formas de arte.

Algunas personas, como el productor de pornografía Larry Flynt y el escritor Salman Rushdie, han argumentado que la pornografía es vital para la libertad y que una sociedad libre y civilizada debe ser juzgada en función de su disposición a aceptar la pornografía.[7] Esta teoría se ve reforzada por el hecho de que muy pocos regímenes dictatoriales permiten o permitieron la pornografía; ya sean estos confesionales, como la España de Francisco Franco, o comunistas, como la Kampuchea Democrática.[cita requerida]

Por otro lado, su existencia provoca un fuerte rechazo en determinadas culturas o sectores conservadores de la sociedad. En contra de la pornografía se argumenta que:

  • Puede convertirse en un vicio adictivo pernicioso para el individuo.
  • Que es degradante para la mujer.
  • Que es utilizada con fines comerciales.
  • Que la pornografía explota la libido, erotizando el cerebro.
  • Que ésta induce a personas sin criterio formado a objetizar al sexo opuesto.
  • Que los individuos con pobre formación moral y cultural pueden ser inducidos mediante su lectura o visualización, a explorar sus propias fantasías libidinosas transgrediendo valores éticos y considerándolo ofensivo para las buenas costumbres.
  • Que la pornografía sólo es para individuos con criterio formado.
  • Que desvirtúa el acto sexual como la máxima manifestación del amor.
  • Que, siendo una manifestación de angustia sexual, causada por la represión social, desvirtuaría el acto de todo erotismo en la cotidianidad de la vida en pareja, acarreando así la insatisfacción y el deseo por nuevas experiencias.

La crítica a la pornografía proviene principalmente de dos direcciones: por una parte, de los conservadores y religiosos, y por otra de algunos sectores feministas.[cita requerida]

Los conservadores religiosos tildan la pornografía de inmoral y consideran que el sexo está reservado para las parejas casadas y que la proliferación de la pornografía da lugar a un aumento de lo que llaman comportamientos inmorales en la sociedad. Religiones con amplio número de adeptos en todo el mundo, como el cristianismo, condenan la existencia de la pornografía. Por ejemplo, para esta religión el acto sexual debe orientarse a ser una fuente de felicidad mutua que ayude a unir a una pareja heterosexual y que por medio de este acto ocurra la procreación. También el Islam condena tajantemente la pornografía.

Muchas formas de pornografía, por lo tanto, estarían en contra de este concepto.

Algunos críticos feministas, especialmente estadounidenses, consideran que la pornografía degrada a las mujeres al utilizarlas como objetos sexuales para el disfrute de los hombres, ya que de hecho, en la gran mayoría de las películas y fotografías el hombre tiene un papel dominante. También la critican por estar en su inmensa mayoría dirigida a un público masculino, generalmente heterosexual, y por lo tanto ofrecer una visión muy unilateral de la sexualidad.

Suele darse un especial rechazo, en relación con la pornografía en su vertiente más dura, como puede ser la que explota el sadismo, el sadomasoquismo, la zoofilia, la pedofilia, la coprofilia o la necrofilia.

Otros estudios que han resaltado las consecuencias negativas de la pornografía son los siguientes:

  • Los profesores Dolf Zillman de la Universidad de Indiana y Jennings Bryant de la Universidad de Houston encontraron que la exposición repetida a la pornografía tiene como resultado una satisfacción disminuida con la pareja, una disminución en la valoración de la fidelidad y un aumento mayor en la importancia del sexo sin compromiso.
Jenna Jameson, la Reina del Porno. Con más de 200 películas, es la actriz porno con más éxito de la historia.[8]
  • Un estudio realizado por el doctor Reo Christensen[9] de la Universidad de Miami en Oxford, Ohio, encontró que la pornografía deja la impresión en los espectadores de que el sexo no tiene relación con la intimidad; que no está relacionado con el amor, el compromiso o el matrimonio; que formas extrañas del sexo dan la mayor satisfacción (como zoofilia) y que el sexo irresponsable no tiene consecuencias adversas.
  • Además, en una serie de estudios efectuados por los doctores Elizabeth Oddone-Paolucci y Mark Genuis de la Fundación Nacional para la Investigación sobre la Familia y la Educación (National Foundation for Family Research and Education), así como el doctor Claudio Violato de la Universidad de Calgary, se observaron numerosos cambios en las percepciones con respecto a la sexualidad y la conducta sexual después de exponer repetidamente voluntarios a la pornografía (es decir, seis sesiones semanales de 1 hora). Estos incluyen la trivialización de la violación como una ofensa criminal, el aumento de la insensibilidad hacia la sexualidad femenina y el descontento con las relaciones sexuales.

En cambio, algunos otros estudios han demostrado la inexistencia de un vínculo entre la pornografía y la violencia sexual. Es el caso del estudio sociológico del investigador canadiense Simon Louis Lajeunesse, profesor asociado de la Universidad de Montreal, quien después de investigar el tema durante dos años llegó a la conclusión de que para la mayoría de los usuarios se trata, más bien, de satisfacer una fantasía marginal debido a su monosexualidad (expresión original del filósofo francés Michel Foucault) y que sería abusivo extrapolar casos patológicos. Los hallazgos de su estudio fueron, en resumen, los siguientes:

  • De todos los entrevistados (un total de dos mil estudiantes universitarios, sobre todo mujeres), un grupo de 20, todos heterosexuales, aceptaron hablar de sus hábitos de ver pornografía.
  • Todos los entrevistados indicaron que buscaban pornografía en Internet.
  • Prácticamente todos los varones miran videos pornográficos, pero eso no afecta sus relaciones con las mujeres ni tampoco su comportamiento sexual. Por ejemplo, los varones que miran pornografía no son, en realidad, más violentos sexualmente que quienes no los miran.
  • Una diferencia significativa fue que los solteros consumían dos veces más pornografía (tres sesiones de 42 minutos por semana, en promedio) que quienes vivían en pareja (1.7 sesiones de 27 minutos, en promedio).
  • Solteros o no, casi todos ven pornografía en solitario, y no desean compartir ese momento íntimo con ninguna otra persona, ni siquiera con su pareja.
  • Algunos de los usuarios de pornografía la integran en un programa más amplio.
  • Otro de los comportamientos frecuentes es el de que los varones suelen seleccionar las escenas que les gustan y oprimen el botón de "avance rápido" (FFWW) en las que les disgustan o que no les interesan. Se trata, en este último caso, de escenas de violencia o, también, de eyaculaciones colectivas, que los usuarios consideraron muchas veces "repugnantes".
  • Los varones buscan en la pornografía fantasías que ya habían tenido cuando tuvieron su primer encuentro sexual, en general alrededor de los 12 años de edad. Sin embargo, su "guion" se desvanece al toparse con la realidad.
  • Tanto la hipótesis del espejo (la suposición de que las personas consumidoras de pornografía desearán llevar a cabo, en la vida real, lo que vieron en pantalla) como la hipótesis de la catarsis (que indica que la pornografía libra a los usuarios de algunas pulsiones y "purifica" al espectador) son nulas. En opinión del autor del estudio, los varones separan claramente sus fantasías de la vida real.[10] [11]

Opiniones feministas

Así como sucede con la prostitución, el feminismo tiene opiniones divididas con respecto a la pornografía, dicho debate se enmarca en las Guerras feministas por el sexo que comienzan con la década del 1980.

Una corriente, llamada abolicionista y representada por Catharine Mackinnon y Andrea Dworkin, va a utilizar la pornografía como modelo para explicar la opresión política y sexual de las mujeres. Bajo el eslogan de Robin Morgan «la pornografía es la teoría, la violación la práctica», condenan la representación de la sexualidad femenina llevada a cabo por los medios de comunicación como una forma de promoción de la violencia de género, de la sumisión sexual y política de las mujeres.

La otra corriente, denominada prosexo y de la cual Ellen Willis es una de las pioneras, critica la complicidad del feminismo abolicionista con las estructuras patriarcales que reprimen y controlan el cuerpo de las mujeres en la sociedad heterosexual. Para Willis, las feministas abolicionistas devuelven al Estado el poder de regular la representación de la sexualidad, concediendo doble poder a una institución ancestral de origen patriarcal. Los resultados del movimiento antipornografía en Canadá resultaron, según Beatriz Preciado, en censura contra películas y publicaciones procedentes de sexualidades minoritarias, especialmente las representaciones lesbianas (por la presencia de dildos[12] ) y las lesbianas sadomasoquistas (que la comisión estatal consideraba vejatorias para las mujeres), mientras que las representaciones estereotipadas de la mujer en el porno heterosexual no resultaron censuradas.[13]

Reducción de ventas

En años recientes, la producción mundial de pornografía se ha visto duramente afectada por el problema de las copias no autorizadas online, que han puesto el porno al alcance de muchos a un costo extremadamente reducido. En sitios de video online como (YouPorn, RedTube), servicios de alojamiento de archivos (RapidShare, Megaupload), redes p2p (BitTorrent, MLDonkey), y otros sitios los usuarios pueden ver o descargar todo tipo de filmes pornos, desde pequeños fragmentos de 10 minutos de duración, hasta películas completas de 1 hora o más, de forma completamente gratuita, lo que ha ocasionado enormes pérdidas financieras a la industria[cita requerida].

En Estados Unidos, el principal productor mundial de porno, las principales empresas han registrado descensos en sus ganancias de entre 25% y 40%. A fines de 2010 corrían rumores de que los estudios más importantes se habían visto obligados a despedir a numerosos actores y actrices y a disminuir su producción, mientras que los estudios más pequeños habían desaparecido. En Europa la situación parece ser similar.

En América Latina, las copias no autorizadas de dichos materiales ha tenido efectos significativos en Brasil y Argentina, los dos principales países productores del género en la región. En el primero, la empresa Brasileirinhas admitió en 2008 que sus ventas habían caído considerablemente, aunque sin mencionar números, mientras que 100% Vídeo, la principal cadena de videoclubes del país, decidió retirar los DVD pornos de sus estanterías, debido a la escasez de demanda de los clientes. En Argentina, en tanto, de las dos empresas productoras que existían en 2009, una cesó sus actividades y la otra se encuentra a punto de cerrar.

Referencias

  1. Orgaz Alonso, S. Christian y Rujas Martínez-Novillo, Javier. Tecnologías, sexualidades y relaciones de poder en las formas de clasificación del porno en internet Pag 17 Nota 11
  2. SociologiaGeneroURJC Postporno, una nueva forma de hacer política
  3. Salanova, Marisol Género indescifrable:videoarte, Machinima y postporno Pag 6
  4. Salanova, Marisol Orígenes de la iconografía BDSM en la estética postporno Valencia, junio de 2011 Pag 50
  5. García del Castillo, Alberto. Asalto al poder en el porno. Apropiación y empoderamiento en las narraciones postpornográficas En Revista Ícono 14, 2011, Año 9 Esp., pp. 361-377. ISSN 1697-8293. Madrid (España)
  6. http://www.state.gov/g/drl/rls/hrrpt/2009/eap/135989.htm
  7. Baxter, Sarah; Brooks, Richard (08-08-2004). «Porn is vital to freedom, says Rushdie». Times Online (London: Times Newspapers). Archived from the original on 2007-11-08. Consultado el 08-11-2007. «Pornography exists everywhere, of course, but when it comes into societies in which it’s difficult for young men and women to get together and do what young men and women often like doing, it satisfies a more general need.... While doing so, it sometimes becomes a kind of standard-bearer for freedom, even civilisation.» 
  8. «The (Porn) Player». by Matthew Miller, Forbes magazine (4 de julio de 2005). Consultado el 1 de febrero de 2007.
  9. Book review: Your Child in an X-Rated World: What You Need to Know to Make a Difference
  10. «La Jornada: Desmiente estudio vínculo entre pornografía y violencia sexual».
  11. «Are the effects of pornography negligible?».
  12. Se usa la expresión inglesa tal como es usada por Preciado y el feminismo pro-sexo.
  13. PRECIADO, Beatriz. Reportaje: Después del feminismo. La mujer en los márgenes. Artículo de Babelia - Diario El País. 13/01/07

Bibliografía

  • Hunt, L. (ed.): The Invention of Pornography. Zone Books. New York, 1993. ISBN 0-942299-68-X.
  • Hyde, H. M.: A History of Pornography. Heinemann. London, 1964.

Véase también

Enlaces externos