Porcelana de pasta dura

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Porcelana de pasta dura, decorada en cobalto azul de la dinastía Qing, Museo de Pekín.

La porcelana de pasta dura está compuesta por un material cerámico inicialmente producido a partir de aglomerado que contenía caolinita y una roca feldespática denominada "petunse" y con una cocción a muy alta temperatura entre 1300 y 1500º.[1] Los expertos chinos creen que la porcelana dura apareció por primera vez en China alrededor del siglo II (dinastía Han del Este).[2]

Históricamente, el término de porcelana de pasta dura se refiere a las porcelanas de Asia preparadas a partir de estas materias primas. El secreto de su fabricación era desconocido en Europa hasta 1709, cuando Johann Friedrich Böttger de Meissen, con la ayuda del químico Ehrenfried Walther von Tschirnhaus descubrió la fórmula con la utilización de una tierra de las minas de Colditz, el caolín, alabastro calcinado y feldespato. Aunque la finalidad era la imitación lo más fiel posible de la porcelana china, la primeras producciones fueron realizadas en color blanco y poco a poco se fueron introduciendo más diversidad de colores.[3] A pesar de los intentos de mantenerlo en secreto, se extendió a otras alfarerías alemanes y posteriormente por toda Europa. Se conoció como porcelana alemana hasta que Alexandre Brongniart, director de la Manufacture nationale de Sèvres, hacia 1768, normalizó la composición de esta cerámica, excepcionalmente dura.[4]

Composiciones de recetas diversas[editar]

Detalle de unas de las cartas enviadas a Europa por F. X. d'Entrecolles.

Después del descubrimiento en Europa de la fórmula de Bötttger, se conocen algunas de las pruebas realizadas por Johann Jakob Ringler de la fábrica de Viena: «He realizado la prueba: cuatro libras de tierra de Badenocho loth (media onza) de cascajo de porcelana, ocho loth de buen yeso blanco; el resultado ha sido bueno y bonito. La mezcla de Ludwigsburg es la mejor: 16 libras de tierra Passau, 4 libras de buena arena blanca cocida,4 libras de buen tierra de Baden. Otra mezcla de ahorro: 33 libras de tierra de Passau, 16 libras de arena de Taurenberg.»[5] [Nota 1]

El jesuíta francés Francois Xavier d'Entrecolles en 1712 describió el proceso chino de fabricación de porcelana en sus cartas a Europa. «La porcelana de pasta dura, se refiere principalmente a formulaciones preparadas a partir de mezclas de caolín, feldespato y cuarzo. También se puede utilizar otras materias primas que incluyen trozos de cerámica, que son conocidas como petunse.»[6]

Al principio de la producción europea de la porcelana de pasta dura, el caolín que se empleaba era el alemán de Colditz y el que más se importaba a otros países el extraído de Aue. Ante la gran dificultad que esto presentaba, las industrias establecidas fuera de Alemania dedicaron sus esfuerzos a conseguir descubrir yacimientos más próximos a sus factorías, así fue como se consiguió en Bornholm de Dinamarca (1755); en Bassano de Italia (1762) y en Saint-Yrieix-la-Perche junto a Limoges, Francia (1768).[7]

Elaboración[editar]

La realización de esta porcelana se efectuaba en el torno y con molde según los modelos de las piezas. Los adornos añadidos en soperas, jarras o centros de mesa, así como las estatuillas, los elaboraban escultores especializados. En China se impermeabilizaba la pieza antes de su cocción, cuando ya había sido sometida a un desecado al aire libre, en ese momento se barnizaba por inmersión o pulverización. En Europa se hacía una primera cocción a unos 900º y después se procedía a dar el barniz con pincel o por inmersión. Los ingredientes de este barniz consistían en un compuesto de feldespato y cuarzo que se fundía con el cuerpo de la porcelana durante la segunda cocción realizada entre 1400º y 1500º, esta segunda cocción era idéntica en ambos continentes.[8]

Hornos[editar]

Horno redondo de globo para porcelana, vista del primer piso (Four des Casseaux) en Limoges.

En China se utilizaban unos hornos alargados, colocados en una pendiente natural de un monte o colina, que recibieron el nombre de «horno de dragón». El hornillo lo tenían en la parte más baja —era donde se alcanzaba la temperatura mayor de alrededor de 1400/1500º— y diversas cámaras de cocción, que en consonancia con la pendiente, los puntos de calor eran más suaves hacia la parte más alta del horno.

El desarrollo de la porcelana en Europa hizo necesario el conseguir hornos que alcanzaran temperaturas más altas de lo que hasta entonces se utilizaban. Se pasó de los hornos cilíndricos de túnel con un solo hornillo en un extremo a hornos redondos con dos pisos y donde el calor se repartía de manera más uniforme, disminuyendo así la rotura de las piezas, a las que se solía proteger en gacetas refractarias. En Francia se consiguió un mayor control de la temperatura gracias a las muflas; éstas estaban realizadas con ladrillos del mismo tipo que los hornos, se colocaban en el interior haciendo pilas con la intención de que el fuego los rodeara por todas partes. Dentro de estas muflas se colocaban las piezas a cocer. En todos los países europeos se realizaba la cocción en tres tiempos: primero la cocción de desecación hasta los 900º que solía durar de 12 a 14 horas; segundo con la cubierta del barniz a una cocción de 1400/1500º y el tercer tiempo consistía en una cocción a 800/900º una vez aplicados los colores decorativos.[9]

Decoración[editar]

Jarrón de porcelana de pasta dura europea (1735) Meissen, con decoración chinesa.

La decoración efectuada en China, fue en muchas ocasiones la propia cubierta dada después del desecado de la pieza. Según las épocas los colores y las decoraciones de la porcelana fueron variando, como también lo hizo su función. La porcelana china alcanzó una gran calidad a partir de finales del dinastía Tang (618-907); según dicen bajo esta dinastía, «un funcionario tocaba doce tazas de porcelana y su sonido poseía un timbre más claro que el del jade». Bajo la dinastía Sung (960-1279) el esmalte más empleado es el llamado celadón de color verde jade con diversas variantes de tonos. La decoración en azul cobalto y rojo se introdujo durante la dinastía Yuan (1279-1368) y en la siguiente Dinastía Ming (1368-1644) empezó la decoración policroma en dibujos realizados con un ligero relieve. Finalmente durante la dinastía Qing (1644-1912) la decoración se realizó en cinco colores, verde, amarillo, negro, rosa y el rojo sangre.[10]

En Europa la decoración a base de colores constituyó un secreto que guardaba cada manufactura celosamente y en ocasiones los propios pintores-decoradores, que fueron en definitiva los que al cambiar de fábrica, se llevaban con ellos su fórmula. Los colores todos derivaban de óxido de metales y entre éstos los había que se conseguían con baja o alta temperatura. El primer color del que se tiene noticia es el marrón en diversas tonalidades y el azul cobalto, ambos se aplicaban después de la desecación de las piezas. Los colores rojos, rosas, verdes y amarillos eran aplicados para conseguirlos en una cocción a pequeño fuego (800/900º). La decoración del dorado se realizaba en último lugar, con el uso de pincel y la mezcla del pan de oro con miel, con lo que se conseguía un resultado de oro bruñido; a finales del siglo XVIII se mezcló el oro con mercurio con lo que se conseguía un magnífico oro brillante, ambos sistemas de decoración se obtenían después de una cocción a baja temperatura. Otro sistema empleado era el pegar directamente el pan de oro sin cocción, pero el resultado no fue satisfactorio ya que la duración del dorado en la obra era menor.[11]

El tipo de dibujo empleado fue variado y cada fábrica tenía sus modelos, que iba variando según la moda del momento. Una de las decoraciones más empleadas eran las de inspiración en el arte chino o japonés. Las pinturas de Watteau o de Boucher junto con escenas neoclásicas fueron las que obtuvieron más éxito a finales del siglo XVIII. La producción de porcelana en pasta dura en figurillas, que representaban escenas de la comedia del arte, animales, clásicas, retratos fue realizada por artistas escultores, que además del modelado se ocupaban de la preparación de las piezas del molde para que después se pudieran unir las figuras con una pasta líquida sin dejar señal.[12]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. La equivalencia de tierra es igual a caolín.
    Los cascajos de porcelana, son los trozos de las piezas que se rompían durante la cocción en alta temperatura -en gran cantidad durante los primeros experimentos-, y que se recobraban para su utilización en las siguientes pastas.
    La equivalencia de yeso es igual a cuarzo.
    La equivalencia de arena es igual a feldespato de naturaleza cristalino.

Referencias[editar]

  1. DDAA Cerámica del Siglo XIX, 1989, p. 79.
  2. He Li, La Céramique chinoise, 2006, p. 39
  3. DDAA Cerámica del Siglo XVIII, 1989, pp. 26-29.
  4. DDAA. Vocabulaire technique de la Céramique, éditions du patrimoine, 2001 ISBN 2-85822-657-1
  5. Ducret, Siegfried (1957). «Die Rezepbücher des Arcanisten Johan Jakob Ringler in Ludwgsburg» (en alemán). Die Welt (10):  p. 43. 
  6. Wood, Nigel (1977). «Chinese Porcelain». Pottery Q 12 (47):  p. 101. 
  7. Maltese, 2001, p. 112.
  8. Maltese, 2001, pp. 112-113.
  9. Maltese, 2001, p. 113.
  10. Maltese, 2001, p. 114.
  11. Maltese, 2001, pp. 114-115.
  12. Maltese, 2001, p. 118.

Bibliografía[editar]

  • DDAA (1989). Cerámica del siglo XVIII. Volumen XXVII. Barcelona: Planeta Agostini. ISBN 84-395-1238-4. 
  • DDAA (1989). Cerámica del siglo XIX. Volumen XXVI. Barcelona: Planeta Agostini. ISBN 84-395-1237-6. 
  • Maltese, Corrado (2001). Las técnicas artísticas. Madrid: Ediciones Cátedra. ISBN 84-376-0228-9.