Polinices

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Antígona y el cuerpo de Polinices

Polinices, en la mitología griega, era hijo de Edipo y Yocasta (o de Euriganía, según algunas versiones), y, por lo tanto, hermano de Eteocles, Antígona e Ismene. Su nombre significa pendenciero.[1] Cuando su padre murió, su hermano Eteocles y él se enzarzaron en una guerra que dio lugar a la muerte de ambos entre sí. Su tío, Creonte, hermano de Yocasta, se proclamó rey de Tebas. Creonte dio orden de no sepultar el cadáver de Polinices por haber traicionado a Tebas, pero su hermana Antígona desobedeció a Creonte y le dio sepultura.

Genealogía[editar]

Los mitógrafos coinciden en señalar a Edipo como padre de Polinices, pero hay distintas versiones acerca de la identidad de su madre. A veces se menciona que su madre era Yocasta y a veces a Euriganía.

Maldición de Edipo a sus hijos[editar]

Edipo descubrió que se había casado con su propia madre, Yocasta, y lanzó una maldición contra sus hijos Polinices y Eteocles en la que les deseó que se repartieran el reino de Tebas luchando entre ellos o, en otra versión, deseándoles directamente que se mataran el uno al otro.

Reparto del trono de Tebas[editar]

Polinices y Eteocles decidieron repartirse el reino pactando que cada uno reinaría alternativamente durante un año. En el año en que no les tocase reinar, deberían ausentarse de Tebas, para tratar de evitar así la maldición lanzada por su padre.

Tras un año de reinado de Eteocles, Polinices reclamó el cumplimiento del pacto, pero Eteocles se negó a ello. Los motivos de esta negativa no están claros y son diversos según los diferentes autores. Normalmente se dice sencillamente que Eteocles se negó a respetar el turno anual pero según Helánico de Lesbos, en realidad Eteocles había dado anteriormente a Polinices la posibilidad de escoger entre el trono y varios tesoros (el collar y el peplo de Harmonía) y Polinices había escogido la segunda opción.

Polinices en Argos[editar]

Habiendo sido expulsado de Tebas por su hermano, Polinices se refugió en Argos. Llegó al palacio de Adrasto, al mismo tiempo que Tideo, que había sido desterrado de Etolia y se emprendió una lucha entre estos dos últimos. Adrasto detuvo el combate y, siguiendo un oráculo que había recibido mediante el cual casaría a sus dos hijas con un león y un jabalí, decidió que Deípile se casaría con Tideo y Argía con Polinices (puesto que Polinices había acudido cubierto con una piel de león y Tideo con la de un jabalí). Polinices tuvo con Argía varios hijos: Tersandro, Timia y Alastor.

Tras conocer sus historias, Adrasto prometió a Polinices y a Tideo restituirlos en los tronos de los reinos de los que habían sido desterrados.

Expedición de los siete contra Tebas[editar]

Adrasto formó un ejército para tomar Tebas, mandado por siete caudillos. Uno de los caudillos, Anfiarao, se negaba a formar parte de la expedición, porque era adivino y sabía que iba a morir en la empresa pero Polinices sobornó a Erifila, su esposa, con el collar de Harmonía, para que decidiera en un arbitraje que su esposo tomaría parte en la expedición. Durante la marcha a Tebas se realizaron unos juegos fúnebres en honor de Arquémoro, un niño que había muerto accidentalmente mordido por una serpiente y en los que Polinices consiguió vencer en la prueba del pugilato. Tras llegar a Tebas, se inició el asedio de la ciudad. Durante el mismo, Polinices atacó la puerta defendida por su hermano Eteocles y decidieron retarse a un duelo singular, en el transcurso del cual se dieron muerte el uno al otro.

Sepultura del cuerpo de Polinices[editar]

Creonte, que pasó a ocupar el trono de Tebas, se negó a que el cuerpo de Polinices fuera sepultado, por haber peleado contra su patria. Sin embargo, Antígona, hermana de Polinices, desobedeció la orden y le dio sepultura o bien arrojó un puñado de tierra sobre el cadáver, por lo que Antígona fue encerrada viva en una tumba, donde murió o, en otra versión, fue salvada por su prometido, Hemón.[2]

Referencias[editar]

  1. Martin S. Ruipérez. El mito de Edipo, página 85. Madrid, Alianza, 2006. ISBN 84-206-6016-7
  2. Higino, Fábulas LXXII.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]