Poliestireno extruido

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El poliestireno extruido, extrudido o extrusionado, también conocido por su acrónimo inglés XPS o styrofoam, es una espuma rígida resultante de la extrusión del poliestireno en presencia de un gas espumante, usada principalmente como aislante térmico.

Historia[editar]

El material se fabrica desde 2000 por la empresa Dow Chemical, que compró y desarrolló la patente al científico sueco C. G. Munters.[1] Se comercializa bajo la marca Styrofoam, con tal popularidad que en el mundo anglosajón se confunde el nombre de la marca con el del propio material (e incluso, incorrectamente, con el poliestireno expandido; un material distinto).

Propiedades[editar]

El poliestireno extruido comparte muchas características con el poliestireno expandido, pues su composición química es idéntica: aproximadamente un 95% de poliestireno y un 5% de gas. La diferencia radica únicamente en el proceso de conformación; pero es una diferencia crucial, ya que el extrusionado produce una estructura de burbuja cerrada, lo que convierte al poliestireno extrusionado en el único aislante térmico capaz de mojarse sin perder sus propiedades.

El XPS posee una conductividad térmica típica entre 0,033 W/mK[2] y 0,036 W/mK,[3] aunque existen poliestirenos con valores de hasta 0,029 W/mK.[4] El XPS presenta una baja absorción de agua (inferior al 0.7% a inmersión total)[5] y unas prestaciones mecánicas muy altas (entre 200 kPa y 700 kPa).[6] Tiene una densidad aparente entre 30[7] y 33 kg/m3.[2]

Usos[editar]

Debido a su elevada resistencia mecánica y a su tolerancia al agua, es un material que ha encontrado multitud de aplicaciones en la construcción. Se usa profusamente como aislamiento en suelos, especialmente en cámaras frigoríficas, y también en paneles de fachada; pero sobre todo, ha permitido la aparición de una nueva solución constructiva: la cubierta invertida. En este tipo de cubierta, el aislamiento térmico se coloca encima del impermeabilizante, una disposición que alarga la vida útil de la cubierta, pues el impermeabilizante no sufre las tensiones de la intemperie ni de los cambios bruscos de temperatura que con el tiempo terminan por deteriorarlo.

El poliestireno extrusionado se comercializa en planchas de grosores de unos pocos centímetros, que pueden ser de cantos lisos o bien cajeados a media madera. Sin embargo, por su ligereza, es preciso lastrarlo para evitar que sea succionado por el viento, de modo que las cubiertas invertidas más comunes colocan grava o diversos tipos de losas como remate final. Por este motivo, también se pueden encontrar en el mercado losas filtrantes, que consisten en planchas de poliestireno extrusionado adheridas a una loseta de hormigón que cumple las funciones de lastre, protección y acabado.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Boundy, Ray H.; J. Lawrence Amos. A History of the Dow Chemical Physics Lab. New York: Marcel Dekker, Inc.. pp. 117-128. ISBN 0-8247-8097-3. 
  2. a b Presidencia del Gobierno de España (1979). «Tabla 2.8. Conductividades térmicas de materiales empleados en cerramientos», en Real Decreto 2429/1979, de 6 de julio, por el que se aprueba la norma básica de edificación NBE-CT-79, sobre condiciones térmicas en los edificios. BOE n.º 253/1979. Pág. 24538.
  3. «Descripción». Consultado el 30 de septiembre de 2008.
  4. «Productos de poliestireno extruido». Consultado el 30 de septiembre de 2008.
  5. «ficha técnica Danopren». Consultado el 30 de septiembre de 2008.
  6. «Poliestireno Extruido». Consultado el 30 de septiembre de 2008.
  7. Ministerio de Presidencia de España (2006). «SE-AE. Anejo C. Prontuario de pesos y coeficientes de rozamiento interno», en Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación. Suplemento del BOE n.º 74/2006. Pág. 469.

Enlaces externos[editar]